Encuentro en Aspe, Alicante
19-26/04/2009

 

√Čste es el relato de una quedada muy singular.

El domingo19/4/09 me levant√© muy temprano, sobre las 5:30. Hab√≠amos quedado a las 6:00 el Cu√Īao (Jose), SIMO y yo para partir hacia Benidorm, que all√≠ nos estaban esperando el Tequi y el Lubinero. La ma√Īana no pintaba muy bien ya que desde que me hab√≠a levantado estaba lloviendo, pero eran tantas las ganas que ni lo dudamos. Todos al coche y hacia Benidorm, que hab√≠amos quedado a las 7:00. Al llegar all√≠, como era de esperar, ya estaban en el sitio (para trabajar no, pero para cazar bien tempranito). Tambi√©n estaba lloviendo all√≠, pero pensamos que por la zona de Aspe, que est√° todo m√°s seco que el ojo de Benito, no llover√≠a y partimos a la hora, a las 8:00.

El Sr. √ćcaro nos estaba esperando en el lugar acordado, y mientras tanto JG y su hijo nos llamaban para decir que acudir√≠an al coto. Okero se hab√≠a perdido y la lluvia no cesaba, la verdad es que no pintaba nada bien, el d√≠a estaba muy cerrado y hacia ya varias horas que llov√≠a, el terreno se notaba que estaba empapado. Estuvimos comentado qu√© hacer y con esas lleg√≥ el due√Īo del coto. La verdad que el t√≠o se port√≥, ya que nos dijo: ¬ęhaced lo que quer√°is pero yo no las soltar√≠a¬Ľ. La verdad es que ten√≠a raz√≥n, pero eran tantas las ganas que ten√≠amos, que le dijimos: ¬ęusted nos abre la casa, almorzamos y a ver si amaina la lluvia y podemos cazar¬Ľ, y as√≠ lo hizo. Fuimos al coto, nos abri√≥ la casa y almorzamos cocas y dem√°s alimentos ideales para la dieta mediterr√°nea.

La cosa es que teníamos más ganas de apretar el gatillo que nada y la cosa prometía, ya que nos habíamos traído una caja de platos, máquina semiprofesional para lanzarlos y un jefe máquina que ni que hablar (ése soy yo).

Al mismo tiempo ten√≠amos que probar el marcador cuenta platos electr√≥nico de √ļltima generaci√≥n que hab√≠a tra√≠do el Sr. √ćcaro, especialmente dise√Īado para los d√≠as de lluvia, y que ten√≠amos el privilegio de ser nosotros los primeros en utilizar.

Ten√≠amos premios y todo, que consist√≠an en que el primer clasificado y los ocho primeros no fregaban la paella y el √ļltimo s√≠, as√≠ que por goleada espectacular el Sr. Okero tuvo que fregar la paella dos veces antes y despu√©s de comer.

Antes de comer vino Cartuchín, para poder deleitarse con la paellita que íbamos a preparar. Y qué decir con referencia a la paella que nos comimos, y más haciéndola yo. Pues genial, ah, y se realizó cumpliendo con la normativa actual de manipulación de alimentos, ya que se hizo hasta con guantes de látex.

Despu√©s de comer, cafetito y a terminar unos cuantos platos que hab√≠a tra√≠do JG. Y todos a casa, que seg√ļn hab√≠amos acordado el pr√≥ximo domingo 26/04/09 ten√≠amos de nuevo quedada, hab√≠a que soltar las codornices.

A mediados de semana me llamó el Lubinero comentando que no podía asistir a la tirada ya que tenía que salir de viaje y el Tequi, como es un cabezón y no se quiere sacar el carnet de coche pues tampoco pudo venir. Pero no era hora de volverse atrás, así que aunque hubiese dos fallos íbamos a realizar la tirada, era demasiado tiempo preparando y mirando que les acoplase bien a todos para echarlo todo a perder.

Y la tirada se hizo y que sí se hizo, aunque el Sr. Maldonado pronosticó agua para el fin de semana nosotros, a las 8, todos en el coto, y con tres invitados de lujo: Pepe, su hijo y otro chaval, que perdone pero no recuerdo su nombre. Pepe, como siempre, venía a llenarse la panza y hablar un poco de caza ya que todo no tiene que ser pegar tiros, pero tanto su hijo como el otro chaval venían a cazar.

Mientras unos soltaban las codornices los otros prepar√°bamos el almuerzo. Despu√©s de almorzar todos a por los perros y las escopetas, ya que hab√≠a demasiadas ganas de campo, tanto para los perros que desde enero que no cazaban como para nosotros. La ma√Īana estuvo bien, hac√≠a calor pero se cazaron bastantes piezas.

Lo √ļnico negativo fue que Okero tuvo que salir al campo con el perro de Pepe, ya que el suyo tiene miedo a los disparos. Era el primer d√≠a que cazaba con √©l, ya que su verdadero perro falleci√≥ a dos semanas del encuentro por la dichosa leishmaniosis o picada de mosquito.

A medio d√≠a me tuvo que llamar JG por tel√©fono, ya que me hab√≠a olvidado de la hora que era y como no hab√≠a tenido una ma√Īana muy buena y el perro me lo estaba haciendo bien, ni acordarme de hacer la paella. Pero a m√°s de uno ya le sonaban las tripas, as√≠ que nada, hacia arriba ya preparar la paella. Los comensales me comentaron que si esta semana no iba a utilizar los guantes (se ve que les gustaron)¬† pero les di con un canto en los dientes y saqu√© los guantes, y se hizo la paella con guantes.

Despu√©s de comer estuvimos plante√°ndonos si salir a cazar un rato o realizar una tiradita a los platos, ya que por si las moscas, y si las previsiones meteorol√≥gicas no fallaban, llov√≠a y no pod√≠amos realizar la tirada. Pero como en estas ocasiones se hace lo que la mayor√≠a de la gente quiere, decidimos cazar las pocas codornices que quedaban en el campo, y no estuvo mal. La verdad es que nadie se qued√≥ sin pillar cacho, una dos o tres, pero todos colgaron alguna. La verdad es que yo personalmente me qued√© con ganas pero vino el due√Īo del coto y nos tuvimos que ir marchando.

Lo √ļnico que tengo que a√Īadir a esta cr√≥nica es que, la verdad, da gusto juntarse con la gente del foro a los cuales s√≥lo conoces por los post que escriben, y poder intercambiar experiencias, impresiones y pasar un d√≠a disfrutando de lo que m√°s nos gusta, que es la caza y todo el ritual tanto previo como posterior que la caza en s√≠ conlleva. Espero que la pr√≥xima no se demore mucho y a ver si antes de empezar la general podemos juntarnos de nuevo y pasar un d√≠a agradable.

Juan José Pons