Captiva nº 5
Todos contra el fuego
Más vale prevenir…
Han llegado ya las altas temperaturas y, con ellas, la misma amenaza que ronda, año tras año, nuestros campos: los incendios. Descuidos y negligencias provocan fuegos destructores que arrasan nuestros montes y nuestra fauna, destruyendo el equilibrio ecológico del campo, alterando el paisaje y originando severos daños en el suelo.
Redacción
Antes, los principales causantes del fuego en el monte eran los fenómenos naturales, como los rayos. En la actualidad, el origen de los incendios forestales es debido a accidentes, a negligencias en las tareas agrícolas o a la utilización turística y recreativa del campo, pero, desgraciadamente, también a desaprensivos y enfermos que dan lugar a un número cada vez mayor de fuegos intencionados.

Todos los cazadores debemos sensibilizarnos acerca del perjuicio que los incendios forestales y poner todas las medidas a nuestro alcance para evitarlos. Sirvan los puntos que reflejamos a continuación como un pequeño recordatorio. ¡Todos contra el fuego!

  • En caso de condiciones meteorológicas que favorezcan la propagación de incendios, abstenernos de encender fuego en el campo o en el monte.

  • Limitar el uso del fuego en el medio natural en el verano.

  • No dejar abandonada una hoguera y tener a mano una provisión de agua en prevención de un incendio.

  • Si se hace fuego en lugares autorizados asegúrese de que al marcharse quedan apagados con agua y tierra, y no abandone los rescoldos hasta que dejen de humear.

  • No hacer fuego en días con fuerte viento. El fuego ha de mantenerse en unas dimensiones que lo hagan controlable en todo momento. Una vez finalizado el uso del mismo, proceder a apagarlo totalmente.

  • No fumar en el monte.

  • No dejar abandonadas colillas ni tirar las mismas desde el interior de los vehículos.

  • No dejar abandonados vidrios u otras sustancias inflamables, ni dejar sin recoger los cartuchos de caza con tacos de papel u otros materiales combustibles.

  • Limitar la circulación de vehículos a motor por pistas forestales situadas fuera de la red de carreteras a las servidumbres de paso, a la gestión agroforestal y a las labores de vigilancia y extinción.

  • Limitar el periodo autorizado para la quema de residuos agrícolas y forestales en los meses de verano, así como la quema de basureros y escombreras.

  • En caso de incendio, no conduzca a través del humo. Sitúe su vehículo en un lugar sin vegetación, alejado del fuego y encienda las luces.

  • Ante un incendio observe la dirección del fuego y prevea una salida de escape; la ropa le protegerá; respire con un pañuelo húmedo tapando boca y nariz; vigile el viento, un cambio puede hacer que el fuego le rodee, vaya siempre en sentido contrario; trate de ir a las zonas más desprovistas de vegetación; no huya del fuego ladera arriba, es mejor pasar por los flancos o zonas ya quemadas; no huya hacia barrancos, hondonadas o agujeros, procure quedarse junto a cortafuegos o barreras naturales (río, carreteras); si el fuego le rodea, sitúese en tierra ya quemada; conserve la calma y obedezca las instrucciones de los agentes forestales o de protección civil.


En caso de producirse un incendio o si observas una columna de humo en el monte o una situación negligente de terceras personas, comunícalo al Centro de Emergencias 112.