Captiva nº 5
¡Jabalosos!
La caza en las zonas oseras
No es raro que cazadores de la Cordillera Cantábrica puedan toparse con un ejemplar de oso mientras realizan una batida al jabalí, pues, en territorios oseros, el deambular diario de ambas especies es parejo. Sus desplazamientos, amparados por la espesa vegetación, la escasa visibilidad o la distancia de observación, y a pesar de sus diferentes morfologías, provocan confusiones si el cazador no se muestra atento.
Texto: Redacción
Imágenes: Fundación Oso Pardo y Redacción
Demostrada que la protección del oso no es incompatible con la caza, la Fundación Oso Pardo (FOP) siempre ha estado a la búsqueda de las mejores soluciones para compatibilizar las batidas de jabalí en la Cordillera Cantábrica con la conservación del oso pardo.

La silueta de un animal corpulento y de tonalidad oscura, medio tapado por la vegetación, hace dudar al cazador sobre la especie que está observando y, para estos casos, en la FOP se ha acuñado el término ‘jabaloso’, que expresa la dificultad que entraña la correcta identificación del animal en cuestión.

Con el apoyo económico de la Fundación Biodiversidad, la FOP ha aportado a las sociedades de cazadores material para su guardería, un estudio de actuaciones de mejora del hábitat en los cotos y cerca de 1.400 pastores eléctricos para proteger cultivos y praderas de los ataques del jabalí, y evitar de esta manera que ganaderos y agricultores coloquen lazos de acero ilegales que pueden llegar a atrapar ejemplares de oso pardo. En la imagen, entrega de pastores eléctricos para evitar daños de jabalí.

La FOP ha trabajado estrechamente con federaciones y sociedades de cazadores, alquilado y gestionado derechos de caza y, con sus Patrullas Oso, ha contribuido a vigilar los cotos de caza con los que la FOP tenía firmados convenios de colaboración.

Hoy en día, el proyecto ‘Caza y Oso’ se desarrolla en Asturias y Cantabria, aunando esfuerzos con sociedades y federaciones de caza para conocer la presencia de osos en los cotos y combatir el furtivismo y el veneno. En la imagen, lucha conjunta contra el trampeo ilegal.

El proyecto ‘Caza y Oso’ también está promoviendo el uso de emisoras para reducir los conflictos con los plantígrados en el transcurso de las cacerías y está fomentando la formación y las campañas informativas entre el colectivo de cazadores, con diversas publicaciones.

Así, entre conservacionistas y cazadores, lograremos que, poco a poco, la población osera de la Cordillera Cantábrica remonte el vuelo…