Internacional

Hungría, un paraíso para la caza

Texto: Marcos Jiménez
www.ventedecaza.com

1/6

La gran llanura Húngara con su inmensidad y belleza posee una riqueza cinegética sorprendente. Corzos, jabalíes, ciervos, gamos y muflones son abundantes en este pequeño país, y están acompañados por una importante población de liebres y faisanes y, en las zonas influenciadas por el Danubio la cantidad de patos y gansos es espectacular.

Toda esta abundancia es posible por el tradicional respeto de los húngaros hacia la naturaleza, a un modelo de gestión riguroso y contrastado, y por el reconocimiento común del valor económico que la caza supone para ellos.

Todas las cacerías tienen su atractivo, pero especialmente hay que resaltar aquellas que se celebran en invierno -de noviembre a febrero- donde las intensas y copiosas nevadas, aparte de no suponer dificultad alguna para la celebración de las cacerías, aportan una belleza singular al paraje donde estas se celebran.

2/6

Jabalíes

Batidas

Hungría tiene una numerosa población de jabalíes de gran tamaño e importantes trofeos.

Una organización sencilla y eficaz, muy pocos y pequeños perros, y unos ojeadores conocedores del terreno y muy organizados, hacen posible el resultado en la cantidad y calidad esperadas.

En nuestra organización la calidad esta asegurada abatiéndose un 60% de trofeos con más de 19 cm. de longitud de colmillo.

Los cazaderos generalmente muy arbolados, y la entrada de piaras muy numerosas a los puestos, dificultan el tiro y la selección de grandes trofeos.

Esperas

Ocasionalmente y como complemento de otras cacerías o recechos se pueden realizar esperas, en zonas reservadas. Estas reservas están muy cuidadas y disponen de grandes trofeos.

3/6

Tiradas de patos

La población de aves acuáticas en Hungría es muy numerosa, aspecto que ya se aprecia cuando paseamos y contemplamos el Danubio en la zona mas turística y monumental de Budapest.

Los diversos afluentes del Danubio, lagos y zonas inundadas facilitan la celebración de grandes tiradas. Su organización tampoco es compleja y consiste en apostarse en puestos previamente preparados entre las tierras de labor -comederos habituales de estas aves-, y su regreso a la querencia en los humedales.

Cuando los patos no regresan chorreados sino que lo hacen en grandes barras, el tiro requiere de experiencia y habilidad.

Estas cacerías se organizan en función del número de piezas que se desea abatir, eligiendo las zonas más adecuadas.

4/6

Caza en mano de faisanes

La mayoría de los términos municipales de Hungría poseen una importante población de faisanes, estos junto con las liebres se ven por todas partes, ofreciendo una nota pintoresca. La abundancia de estos animales no transmite la realidad de la eficaz gestión que en estos términos se realiza.

Estas aves salvajes tienen un vuelo potente y permiten su caza en mano y en ojeo. Eligiendo en ambos casos los cazaderos que por su densidad se ajustan al número de piezas que deseamos abatir.

5/6

Turismo

Budapest es una capital de las más bellas de Europa, y es el resultado de la unificación en 1873, de las cuidades de Buda y de Pest ambas situadas a las orillas del Danubio.

Reconocida como Patrimonio de la Humanidad, obligada son las visitas al Castillo de Buda, el Puente de las Cadenas, la Plaza de los Héroes, el Parlamento, la Basílica de San Esteban entre otros edificios y monumentos que esta capital posee.

La visita a esta maravillosa ciudad y el ejercicio de la caza merecen una visita a este atractivo país.

6/6