Con toda esta información, el lector comprenderá que la caza del leopardo con perros no es tan fácil ni tan ‘matemática’ como se piensa, sino mas bien metódica, técnica y, por supuesto, incierta.