Por último, unos buenos prismáticos y un medidor de distancia, que si tiene corrección de ángulo, mejor. Y, para finalizar, mencionar la gran ayuda que puede suponer contar con el apoyo de un buen perro de sangre.