El Luchadero

Los reyes del viento

Hace 50 años más o menos, no era normal encontrar fuera del País Vasco perros de pluma de pura raza. ¡Ojo!, que los había, pero menos, entiéndanme. También es cierto que muchos perros de ‘medio pelo’ aportan tanto como el que más a base de afición y manejo del dueño.

20 ene. 2013 - 3.336 lecturas - No hay comentarios

Posiblemente el hecho de que la caza de la becada se practicase antaño mayoritariamente por los cazadores norteños hizo que se ayudasen de animales de pura raza para poder ejercer con cierta garantía una práctica harto compleja, donde el perro juega un papel determinante. Fruto de esta inquietud los cazadores vascos buscaron en el extranjero —lugar de origen de muchas razas— los animales más selectos que les ayudasen a conseguir una línea genética de calidad que aportase, a pie de campo, resultados, plasticidad y belleza.

A día de hoy podemos decir con la cabeza bien alta que los perros de nuestra comunidad compiten de tú a tú con los mejores del mundo en las modalidades de San Huberto, gran busca y caza práctica. De hecho, profesionales como Iñaki Elorriaga, Josean Rekondo, Condado, Ayesta, Urra, Mourenza, Oñaederra, Modesta Iraola e Ismael Carro, entre otros, han conseguido los títulos internacionales más importantes. Y créanme que competir con adiestradores de perro que nos llevan años de experiencia y disponen de toda clase de medios no es tarea fácil. Por eso y mucho más merecen nuestra admiración y respeto, al margen de que sean muchísimos los cazadores de a pie que se han nutrido de animales descendientes de esos perros de fórmula uno.

Sin embargo nuestros criadores necesitan el apoyo de las instituciones para seguir compitiendo en igualdad de condiciones. ¿Sabían que no tenemos un solo campo de adiestramiento para las modalidades de gran busca y caza práctica? Pues no, no lo tenemos, y eso es vital durante el periodo de la veda. Tampoco es de recibo que campeones del mundo tengan que pagar de su bolsillo los gastos que genera tener que desplazarse a otros países para entrenar y competir. Cuando costaría bien poco dotarles aquí, en nuestra tierra, de los medios necesarios, incluso para celebrar campeonatos internacionales, con lo que conllevaría de riqueza a la hostelería y servicios.

Pues bien, Álava, por sus condiciones orográficas, es el lugar adecuado. De ahí que Iker Ortiz de Lejarazu, presidente de la FAC, ya se haya preocupado de transmitirlo a la Diputada de Agricultura de Álava. Al parecer a habido receptibilidad. Apoyo del colectivo no le va a faltar.