El Luchadero

Salvando las distancias

Al final ha habido consenso político en las distancias de seguridad en relación a la nueva Ley de Caza Vasca. Bien está, más vale tarde que nunca. Posiblemente no satisfaga a todos los entes afectados, pero es lo que hay y sus razones tendrán quienes lo han acordado.

07 mar. 2011 - 1.959 lecturas - No hay comentarios

No me gusta hablar en materia de caza de victorias, y menos de derrotas, porque unas tienen muchos compañeros de ocasión y las otras enemigos por doquier. Así que mejor dejarlo en una disputa nula. Bien está lo que bien parece. Tampoco es el momento de agradecer a unos y criticar a otros, los políticos se defienden por sí solos, el tiempo olvida pero también aclara. Quizá sea el momento de reflexión con la idea de respetar la futura Ley y mantener si cabe unos lazos de convivencia y seguridad más firmes entre todos los agentes sociales afectados por la misma. Espero y deseo que así sea, nadie debe defender lo indefendible.

En definitiva y resumiendo, la enmienda transicional al proyecto de Ley que se presentó en el parlamento vasco el pasado día 20 las distancias de seguridad serán las siguientes: 100 metros a caseríos, chalets y edificios habitables aislados, y 200 metros a núcleos urbanos (tipificados en la ley del suelo), agroturismos o casas rurales y explotaciones agrarias prioritarias (también tipificados), normalmente todas ellas ubicadas en núcleos rurales. También 200 metros de distancia de seguridad durante la práctica de la caza mayor con cartuchería metálica (rifles).

Pues eso, que no es poco si valoran los cazadores cómo estaban las cosas hace bien poco. Ahora solo resta esperar a que en unas pocas semanas se apruebe la Ley en el Parlamento. De agradecer, cómo no, a todos aquellos que en uno u otro sentido han aportado alegaciones para documentar más a los políticos a la hora de tomar decisiones. Tiempo habrá para analizar en profundidad la ley en todo su contenido una vez vea la luz en breve.

Ahora toca definir urgentemente cómo va a quedar el Nuevo Reglamento de Armas, entiendo que bien para el colectivo, abordar con fuerza el tema de los daños producidos en carretera por animales salvajes y, cómo no, la tan manida contrapasa. Por cierto, me dicen desde ADECAP que hay que entregar en su sede las firmas recogidas a favor de esta práctica.