El Luchadero

Alternativas

Terminó una buena media veda por lo que a la codorniz se refiere y en general los aficionados satisfechos en aquellos acotados norteños donde la codorniz raramente escasea todos los años. Las tórtolas por el contrario, de momento en la Comunidad Autónoma Vasca, mal.

25 sep. 2011 - 1.720 lecturas - No hay comentarios

Las altas temperaturas y, sobre todo, la carencia de lluvias y nieblas han hecho que no paren en Euskadi a su regreso de Centro Europa rumbo a sus cuarteles africanos. Abatir en la CAV seis ejemplares es todo un récord. Por el contrario me comentaba Ivan Paredes, natural de Guipúzcoa y propietario de la orgánica SYC SPORTING, que en los acotados que posee en Córdoba (Argentina), las tórtolas están consideradas como plaga y su caza sin cupo se permite durante todo el año. De hecho causan tanto daño a las cosechas que el estado argentino ha llegado a autorizar en algunas zonas el envenenamiento puntual de la especie. Por ello no duda en garantizar a un cazador medio los 1500 disparos diarios. Concretamente un cazador americano llegó a disparar 4000 cartuchos en su afán de conseguir un record de capturas en un día.

Estamos hablando de millones de tórtolas que arrasan por completo muchos campos de cereal. La tarea se antoja compleja para regular sus poblaciones a los muchos cazadores de distintos países que acuden seducidos por el bajo precio de las cacerías y la calidad de servicios y alojamientos a pie de campo. Al parecer no solo las tórtolas son abundantísimas sino que torcaces y patos les siguen a la zaga.

Pues eso, una tentación para los que gustan darle al dedo y pasar unos días de vacaciones en un hotel de cinco estrellas. El que no se consuela es porque no quiere o puede, que de todo hay en la viña del Señor.

Los jabalineros vizcaínos han empezado la temporada con capturas aceptables y todo apunta por los avistamientos que la temporada, a nada que los perros respondan, va a ser buena. Curiosamente este animal ha pasado de ser el segundón de turno a primera figura en las monterías sureñas por aquello de la crisis y su bajo coste.

En cuanto a las becadas, pendiente de desvedarse ya, se han visto las primeras el 10 de septiembre en los montes próximos a Cestona (Guipúzcoa). Una buena y esperanzadora noticia.