El Luchadero

El 15 de abril es la cita

Los constantes ataques de todo tipo que está soportando estoicamente el colectivo de cazadores por los grupos animalistas ha hecho que la RFEC pretenda movilizar el 15 de abril en 50 ciudades de España a los cazadores, sean o no federados.

19 feb. 2018 - 6.192 lecturas - No hay comentarios

Así las cosas las federaciones de Bizkaia y Araba en breve contactarán con sus correspondientes sociedades para organizar en ambas capitales las pertinentes movilizaciones. Y es que las humillaciones que están padeciendo están siendo un sinvivir. Un constante despropósito también las medidas que pretenden introducir estos grupos en gran parte de la fauna.

Es el caso de la cabra montés en Guadarrama o el arruí en la Sierra Espuña, en la región de Murcia. Ni más ni menos que acabar con la especie en Murcia por tratarse de una especie invasora. Y digo yo, ¿qué tendrá que ver que se trate de una especie africana si aquí no ha invadido nada y está generando riqueza, beneficios científicos y medio-ambientales en la zona? La Fundación Artemisan, que ha denunciado el exterminio del arruí, recuerda que las poblaciones de muflones del Atlas norteafricano en España es la única en Europa, mientras que en África está prácticamente extinguido y asegura que la labor de exterminio realizada por la Administración murciana ha dejado cientos de cadáveres abandonados en Sierra Espuña en contra de la legislación. Así como quien lava, al fin y al cabo la administración debe tener patente de corso y los acólitos neofascistas verdes que le rodean y que parecen ser la divina pomada ni les cuento. Así nos crece el pelo.

Para romper y malgastar somos únicos, ahora bien, generar riqueza debe ser harina de otro costal. Cincuenta años llevan los arruís en Sierra Espuña, no reúnen ninguno de los requisitos para ser declarada especie invasora porque no contamina, no se hibrida, no transmite enfermedades, no perjudica a las economías locales —todo lo contrario— y no desplaza a la cabra montés, según A. de Miguel, catedrático de la Universidad Politécnica de Madrid. ¿Pero cree alguien que a estos grupos de animalistas les importa algo las cabras y la madre que les parió? No, no les importa un rábano, les importa vender una imagen puritana para captar votos entre los urbanitas, esos que no son capaces de distinguir un arruí de una cabra de Urkiola.