El Luchadero

Nos vemos en Dima

Mañana, al despuntar el alba, cazadores y pescadores ocuparán el campo de aviación de Dima (Bizkaia) para disfrutar de una jornada plena de actividades y reclamar con su presencia a las autoridades del estado un mayor control de las redes sociales por lo que se refiere al veneno que escupen los animalistas contra los cazadores un día sí y otro también.

17 jun. 2017 - 1.920 lecturas - No hay comentarios

Y es que desear públicamente la muerte de los cazadores entre otras lindezas que no me atrevo ni a citarles, no le agrada a nadie, máxime cuando los cazadores quizás solo hayan pecado de ser menos sensibles, más realistas, pero mucho más conocedores de la realidad de la Naturaleza. Gente de tinta entera.

Así las cosas el perro para los cazadores siempre ha sido uno más de la familia, el mejor compañero, algo que muchas veces no hay dinero para hacerse con uno que destaque. Así como suena, y que nadie entienda que estoy poco menos que desvariando porque sé lo que me digo. Tal es así que en los últimos años, que tenga yo constancia, han fallecido ahogados 15 cazadores por intentar salvar a sus perros que habían caído bien a algún canal de agua o sobre todo a una balsa de riego, con base de plásticos. Para que digan cuatro memos que los cazadores abandonan a los perros.

No sé si lo dicen por mala entraña o por ignorancia propia de gente que no sabe de qué va esto de la caza y de los perros. Para reconocer la imprescindible labor de estos animales, mañana en Dima los protagonistas van a ser ellos. Algunos vendrán de la mano de sus dueños y otros, las de mayor, con su rehalero al frente en grupos de 12 aproximadamente, perfectamente acollarados como corresponde a la rehala. Rehalas que a toque de caracola marcharán por la pista de actividades. Gustará, porque por estos lares no se ve con facilidad por las especiales circunstancias que concurren en la forma que se caza el jabalí.

Habida cuenta que las actividades se iniciarán mañana a las 10 horas la organización recomienda madrugar un poco para poder aparcar mucho más fácil y próximo a la pista de actividades. Y en cuanto a la infraestructura, el paraje dispone de merenderos, agua, cruz roja, servicios, aparcamientos, bares, productos del país… El tiempo parece que va a acompañar y el ambiente bueno, se respira camaradería.

Poco más, Dima, su espíritu una vez más puede ser la fiesta de lanzamiento para solucionar los graves problemas que están encorsetando al colectivo de cazadores. Nos vemos en Dima.