El Luchadero

Madrid será la cita

A un mes de una media veda incierta como todas ellas, los cazadores se reúnen en grupos para hablar de la nueva temporada y, cómo no, de la infinidad de problemas que les presentan los grupos ecologistas, una barbaridad, y lógicamente se cabrean.

31 jul. 2016 - 2.273 lecturas - No hay comentarios

El cazador, la caza, se ve sometido, nunca mejor dicho, a una auténtica cacería de ataques que muchos medios de comunicación los airean sin analizarlos lo más mínimo. El mensaje es claro y dramático: todo apunta a que desde los grupos anticaza, sobre todo animalistas, pretenden cercar y encorsetar la caza, cuando no anularla.

Este no es un análisis exclusivo de Adecap y de la Oficina Nacional de la Caza, sino compartido por todos los entes estatales del mundo de la caza. Todos van a pelear por su gente, su razón de ser. Están a tiempo de responder.

El arranque, el trampolín de la respuesta, se asienta en la gran manifestación que el año próximo van a celebrar en el Paseo de La Castellana de Madrid cazadores, pescadores, medio rural, el mundo del toro, medios de difusión especializados… Allí estarán todos a pie de obra, con sus familias y amigos. Son momentos de fajarse, de decir, de gritar que tienen derecho a cazar y pescar que pagan, y mucho, que no son pieza fácil de cobrar.

En Madrid deben oírse ráfagas de reivindicación y de orgullo, deben correr vientos de esperanza y firmeza, deben quedar rastros de unidad y fuerza. Están a tiempo. De ellos depende. Esperar y callar puede ser firmar el parte de defunción de algo que es de ellos y que les quieren quitar.

En cuanto a las codornices, todo apunta a que han subido pocas. Posiblemente más de un cazador se pregunte ¿cómo es posible con el cosechón que vamos a tener, si de siempre se ha sabido la estrecha relación que mantiene ésta con la densidad de animales? Se supone que al haber llovido también por el sur peninsular las codornices están aguantando más. Una vez cosechado, como es de rigor, subirán a las zonas con más tradición codornicera. Pero esto son conjeturas que se irán desvelando en unos días, cuando las cosechadoras den paso a las ovejas.