El Luchadero

Más jabalíes que perdices

A punto de desvedarse las especies menores todo apunta a que la más representativa de la avifauna ibérica, la perdiz roja, sigue su lento periplo regresivo. Sin embargo en algunas zonas muy concretas donde la presión cinegética es baja y la gestión de sus poblaciones aceptable se ven perdices en número suficiente como para cazarlas controladamente.

11 oct. 2015 - 1.694 lecturas - No hay comentarios

Por el contrario aquellas que siguen entendiendo que «Dios proveerá y la Naturaleza siempre sabia lo arreglará» más vale que se quiten la venda de los ojos. A no ser que el Parlamento Europeo tome buena nota del informe que la Oficina Nacional de la Caza le ha entregado por medio de la FACE sobre la situación del campo español, donde fungicidas, pesticidas y herbicidas están acabando con muchas especies. Una vez más toca esperar como siempre y van…

Pero no hay más remedio, es la única institución que tiene fuerza y poder para arreglar este cáncer que está terminando con cuanto de puro tenían nuestros campos. El último cartucho, así como suena. Más de 25 años llevo denunciando estos hechos y aquí no mueve ficha ni el Tato. Que no venga pues la Administración hablando de ecologismo, conservacionismo y medidas agroambientales porque créanme que es todo pura mentira, ganas de adornar todas estas barbaridades y engañar a la gente. ¿Cómo tendrán la desfachatez de salir en los medios poco menos que llorando por la muerte de un animal protegido y permiten luego que se envenene a cientos de miles?

Así que, compañeros, de momento vamos a preocuparnos de cuidar lo poco que nos queda porque de no intervenir Bruselas, en pocos años las pocas perdices que quedan van a pasar a mejor vida. Llegado el caso había quien se conforme con las de repoblación y posiblemente sea la única solución. Pero estarán de acuerdo conmigo en que, por muy puras que sean, nunca es lo mismo. Sin más.

Me comenta Santiago Iturmendi, Presidente de la Federación de Castilla y León, que hay más jabalíes que perdices en muchas zonas. Y tiene razón por mucho que nos cueste admitirlo. Me acuerdo con nostalgia como hace 35-40 años, colgar cazando a rabo una docena de perdices estaba al alcance de una buena escopeta. Hoy por el contrario colgar 3 perdices en enero es más difícil que hacer un hat trick en fútbol.

Con las palomas, por el contrario, no habrá problemas porque altas o bajas, con frío o calor van a pasar como siempre. Otra cosa es que lo hagan por la zona que uno esté. De momento poco se han movido.