El Blog de J.A. Sarasketa

13 jul. 2014 17:26

1.968 lecturas

Desveda

Como era previsible la Junta de Castilla y León desvedará la codorniz a partir del 15/8 y la tórtola y torcaz el 23, con un número de 20 días hábiles hasta el 14/9 como fecha tope. La menor desde el 25/10 hasta el cuarto domingo de enero. En cuanto al jabalí se autoriza su caza desde el 28/9 hasta el tercer domingo de febrero.

Así las cosas, más o menos aceptables en principio, todo apunta a que codornices hay ahora. Días que cantan mucho y otros el silencio en el campo es poco menos que sepulcral en la zona baja de La Bureba, según me comenta el guarda de caza Benito López de la empresa Ibercaza 21.

Me dice también este buen profesional que las perdices han criado bien por esa zona. De hecho se ven muchas polladas de 12-15 días detrás de la solicita madre. Por el contrario a Santiago Iturmendi, presidente de la Federación castellano leonesa, le preocupa las bajas temperaturas que está haciendo en las parameras castellanas durante la noche. Y es que 4-5 grados pueden causar bajas entre los perdigones en el momento que la madre, por necesidades alimenticias, deje de cobijarlos un rato debajo de su cuerpo.

Mucho más le anima a Santiago el hecho de que se esté dejando de cortar muchas piezas de esparceta, para posteriormente una vez segadas utilizarla como simiente. Sabido es que el pipirigallo o esparceta es un alimento extraordinario tanto para las especies menores como mayores.

Y hablando del guarderío, les diré que su trabajo es determinante para el funcionamiento de un acotado. Vigilará todos los días del año para que ningún intruso se meta donde no debe. Regulará legalmente los pequeños predadores que tantas bajas causan a las perdices. Exigirá a los agricultores un laboreo de la tierra acorde con la normativa. Aportará grano a los animales durante el invierno y sobre todo informará a los cazadores hasta qué punto deben ejercer la práctica de la caza.

Un guarda que tenga afición y voluntad como Benito es un tesoro que los cazadores deben preservar por encima de todo. Porque aquello de Dios proveerá y la naturaleza casi siempre sabia lo arreglará no vale en los tiempos que corren. La mano del hombre poderosa donde las haya ha trastocado totalmente el medio y solamente él puede corregirlo. Así que todo lo que se gasta en un buen guarda, seguro que va revertir con intereses.