El Luchadero

Dima es la cita

A nada que el tiempo acompañe, el campo de aviación de Dima acogerá a una gran multitud de cazadores y pescadores conscientes de que su presencia es el mejor aval para la continuidad de sus aficiones.

08 jun. 2014 - 2.156 lecturas - No hay comentarios

Y es que esta fiesta es todo un referente en el estado en cuanto a número de asistentes que cobija, tanto de aficionados como de simpatizantes. Todos tienen un compromiso con su afición y responsabilidad, y este año más si cabe, al estar en juego la prórroga de la torcaz hasta finales de febrero, la solución a los daños a la agricultura por animales salvajes, la retirada de los permisos de armas por cualquier banalidad incluso al margen de la práctica de la caza y la ampliación de la vigencia de los permisos de armas de los mayores de 60 y 70 años.

Asistirán igualmente cazadores y pescadores de otras comunidades vecinas como Navarra, Castilla y León y Cantabria, deseosas de exteriorizar su alegría al haber conseguido la Oficina Nacional de la Caza, donde Adecap tiene una participación muy importante, la modificación de la Ley de Seguridad Vial en lo que se refiere a las responsabilidades derivadas de accidentes de circulación con animales silvestres. No en vano en materia de caza todos hablan la misma lengua, tienen las mismas inquietudes y respiran los mismos aires de libertad y justicia. De ahí que todos van a ser bien recibidos, faltaría más.

¿Qué tendrá esto de la caza que tanto une y motiva para seguir defendiendo juntos una actividad de la que se sienten orgullosos? Quítenles el equipo de fútbol de sus amores, incluso la política, y lo soportarán, bien o mal, pero no les quiten la caza porque habrán acabado con una forma de ser y entender la vida.

¿Sabían que en época de caza salen más cazadores al campo que gente asiste a los campos de fútbol? De qué si no iban a ser capaces de agrupar tanta gente en pleno monte (Dima) y con medios económicos tan limitados ¿Cuántos partidos políticos serían capaces de hacerlo? Y eso que dicen ser muchos los que no comulgan con la práctica de la caza.

Decía Manuel Alcántara con la sapiencia y arte que le caracteriza, «son muchos los que no admiten que en el ser humano haya contradicciones y tengan un gato o un perro en su casa y vayan después a la plaza de toros a ver lidiar seis toros, seis». Grande, D. Manuel.