El Luchadero

Peligra la media veda

No es fácil entender esa presión constante que ejerce sobre la práctica de la caza un pequeño pero activo sector del mal llamado mundo del ecologismo. Puedo entender y entiendo que no comulguen con los principios venatorios, como admito que haya actividades humanas que no sean del agrado de los cazadores. El sol sale para todos y todos dentro del respeto deberíamos mantener un equilibrio de voluntades que nos haga avanzar.

01 sep. 2013 - 3.389 lecturas - No hay comentarios

El hombre es un tránsfugo de la Naturaleza, se escapó de ella y empezó a hacer historia esforzándose en realizar lo imaginario, lo inverosímil, tal vez lo imposible. De esa enorme incomodidad e inquietud que es la historia, procura el ser humano descansar, volviendo transitoriamente a la Naturaleza por medio de la caza. No en vano la vida que nos es dada tiene sus minutos contados y además nos es dada vacía. Por eso la sustancia de cada vida reside en sus ocupaciones. Tan pronto como el hombre descubre una rendija en la maraña de sus trabajos escapa por ella al ejercicio de actividades venturosas.

Indagando un poco en la historia se llega a la conclusión de que la ocupación más preciada por el hombre ha sido la caza. Estos principios que así contados deberían cuando menos hacer reflexionar a los llamados ecologistas, ni mucho menos tienen cabida en su comportamiento con los cazadores. Allá ellos. De hecho Acmaden-Ecologistas en Acción han interpuesto una demanda contencioso administrativa contra las órdenes de veda de Castilla y León y Castilla La Mancha.

La demanda en cuestión se centra en la media veda al entender que algunas especies como la codorniz, tórtola, torcaz y perdiz con reclamo se cazan en época de celo, reproducción y cría, invadiendo el principio de sostenibilidad. De momento las administraciones de las dos Castillas, las dos federaciones territoriales y los Aproca, miembros de la Oficina Nacional de la Caza, presentaron en su fecha los correspondientes recursos.

¿Qué puede pasar? No lo sé, cualquier cosa. De momento más que nunca procede que los cazadores se mantengan unidos a la espera de la resolución que sopeso será en breve. Una cosa es bien cierta, difícilmente aceptará el colectivo la prohibición de la media veda, algo que ha ejercido desde siempre y no hay motivo o argumento alguno para que ahora sea distinto, por mucho que algunos se empeñen en lo contrario. Un ataque de primer orden a los modestos, a la caza social. Algo que me preocupa y mucho.

En cuanto a codornices en zonas con poca presión cinegética, más capturas ahora que a mediados de agosto.