No Perdamos el Norte

Seguridad sin complejos

Ya empezada la temporada de caza mayor y después de haber trotado por montes gallegos y asturianos, he comprobado para mi disgusto que lo de la seguridad en la caza mayor en Galicia, está comenzando a caer en un cierto hastío.

12 nov. 2009 - 5.696 lecturas - 12 comentarios

Desde hace unos ocho años a esta parte las campañas de concienciación que se han llevado a cabo por parte de la Federación, Mutuasport, la Dirección General de Conservación de la Naturaleza, y a las cuales yo mismo también he aportando mi humilde granito de arena, han sido muy efectivas.

Recuerdo, con cierta amargura, el haber tenido que soportar como desde la opinión de algunos sectores cinegéticos, se me acusaba de pretender que los cazadores fuésemos vestidos de payasos al monte. En Galicia en particular, y en todo el norte en general, se ha asumido el chaleco de seguridad con una naturalidad que nos homologa al resto de Europa; pues en ella no se puede concebir una cacería sin esta uniformidad de chalecos rojizos.

Desde sectores federativos se han promocionado los de color amarillo o quizás mejor definirlo como un verde fosforito. La cuestión es muy simple, pues según fuentes sanitarias, existe un pequeño porcentaje de la población que sufriendo de daltonismo… (confusión de colores) no consiguen distinguir el naranja correctamente.

De ahí que los servicios de emergencias en algunos países, como por ejemplo México, los usan de color naranja con unas tiras de verde fosforito. Es indudable que la mayor visibilidad, incluso a gran distancia, se consigue con el anaranjado. Los que hemos utilizado esas prendas desde hace tiempo lo tenemos claro. Pero quizás es el momento de rediseñar estas vestimentas al igual que ocurre con los organismos de emergencia anteriormente mencionados, para así optimizar las ventajas de ambas tonalidades.

Estamos hablando de vidas humanas, de compañeros cazadores durante nuestras batidas, pero yo también lo haría extrapolable a seteros, senderistas, trabajadores forestales etc. Pues no son sólo útiles para la seguridad en la caza, sino también para poder localizar a personas que se adentran en el bosque para otras actividades.

Las piezas de caza mayor de nuestras batidas no perciben estos colores, ellas ven en en un tono similar a una vieja foto sepia. Sí distinguen el movimiento, aunque mi ya dilatada experiencia personal me hace afirmar que la caza le llega a uno exactamente igual al puesto que si se fuese vestido de Rambo.

Muchas legislaciones autonómicas han incurrido en una lasitud excesiva al respecto. En Galicia ya está concienciada la gran mayoría, solo falta dar el paso de la obligatoriedad para imponerlo a la minoría no concienciada. No puedo entender como la Federación gallega ha dicho amén a los controles de alcoholemia —que me parece bien, pero habrá que definir de cuántos gramos en sangre estamos hablando— y en cambio sigue negándose a promover que la administración imponga definitivamente el uso de una prenda que en colectivo de caza mayor ya tiene asimilada en su gran mayoría.

Castilla y León hace obligatorio el chaleco sólo a perreros; craso error… también lo necesitan los monteros, y no es cuestión de andar con diferencias cromático-sociales.

Mención aparte merece la comunidad cántabra, donde algún iluminado se ha pasado tres pueblos intentando imponer su uso en la caza menor, cosa contraproducente pues estas piezas, al contrario de las de mayor, sí distinguen muy bien los colores.

Atrás he dejado las normas de comportamiento que son importantísimas, así como el sentido común y la buena cabeza… ¡Que ante estas dos corazas naturales, que se quiten chalecos antibalas ni rabos de gaita!


PD: Esta columna de opinión ha sido publicada en Federcaza de Octubre del presente año; su redacción, como es lógico, ha sido anterior. La cuestión es que una de las imperfecciones legales que se denuncian, ha sido corregida por parte de la Junta de Castilla y León mediante su publicación en la orden de vedas. En ella se hace obligatorio el uso de prendas de alta visibilidad para la modalidad de batida o montería para todos los participantes, no sólo para los perreros. Ni clasismo, ni complejos… con medidas así también cinegéticamente somos un poco más Europa.

 

12 comentarios
12 nov. 2009 19:40
muros
muros  
Está seguro que las piezas de menor también distinguen los colores? Se lo digo porque siempre pensé que veían igual que las de mayor, en blanco y negro, para entendernos.
13 nov. 2009 10:38
bretoncito
Amigo Chan, sólo hacerle una apreciación. En la Orden anual de Vedas que regula el ejercicio de la caza en Castilla y León para la temporada 09/10 queda establecida la obligatoriedad de una prenda de color llamativo. Este punto se ha llevado a tal extremo por parte de la guardería oficial de la Junta que en alguna montería ya se han producido sanciones por no vestir con indumentarias de este tipo. Es más, se ofrece la posibilidad de usar gorra o chaleco y no se permite el uso de brazaletes. Incluso la Junta de Castilla y León ha regalado cientos de gorras en las monterías de la Reserva Regional de Urbión con su logotipo oficial. Lo que pasa es que ya sabemos lo que pasa. Yo personalmente he visto que la gente va al puesto con los guardas, con el chaleco puesto, o la gorra, y cuando enmpieza la montería se la quita,algo que no entiendo. De hecho como le digo, ya se han producido sanciones por el incumplimiento de esta norma. Lo que ocurre en estos casos es que los que sí la cumplen, la cumplimos, nos sentimos como ese conductor que está esperando un semáforo en rojo, y llega el listo de turno y se lo salta, tiene un golpe y encima tiene la culpa. Jurídicamente, y en caso de accidente, el hecho de no llevar la oportuna prenda obligatoria, podría acarrearle al infractor, a parte de un riesgo evidente de accidente, problemas a la hora de su defensa, caso de que el accidente no fuese mortal. Por eso y por seguridad propia y ajena se hace necesario el uso, preferiblemente del chaleco. Un saludo a todos y buena caza.
13 nov. 2009 12:23
Francisco Chan  
Compañero Muros: No soy biólogo, no seré yo quien te lo justifique técnicamente. Si me lo han confirmado fuentes de la Facultad de Veterinaria, diversa bibliografía consultada y mi experiencia. Pongo por ejemplo a un buen amigo, palomero de afición, que cuando estrenaba ropa de camuflaje tenía la precaución de pasarle una luz ultravioleta para ver si las fibras sintéticas emitían espectros de luz no perceptible al ser humano. El consideraba que la torcaz tiene capacidad de distinguir el espectro ultravioleta.
Pensemos además que los ungulados, en general, tienen hábitos nocturnos, las especies de menor no; esto por fuerza tiene que condicionar la percepción de colores.

Con respecto a Bretoncito, decirle que no decaiga, los que hemos sido pioneros en el uso y abuso de la propaganda del chaleco de seguridad, hemos tenido que tragar de todo. Recuerdo que en una ocasión llamaron a un medio de comunicación en el que yo colaboraba promocionando estas medidas de seguridad en la caza diciendo, si un servidor tenía intereses comerciales en alguna fábrica de chalecos…

Mi experiencia de años es clara, más de un jabalí he cazado a tres o cuatro metros y más de un corzo me ha casi atropellado llevando el chaleco. El que no se lo pone, lo comparo con aquel que pueda sentirse “más macho” por no colocarse el casco en una moto, este tipo de gente debe ser desterrada de nuestro colectivo.
13 nov. 2009 13:59
Kachi
Kachi  
Muros, las torcaces y sus primas no solo ditinguen los colores sino que algunos tratamientos para repeler el agua emiten una especie de aura que detectan a leguas.

Recuerdo con las ocas blancas en la orilla del San Lorenzo como los Pourvaier (guías) ponían especial interés en el camuflagge y en que no se nos viesen ni las cejas.

Los yankees, que en esto del camo van años luz por delante, se han dado cuenta hace mucho que para cazar anátidas el que más caza es el que mejor camuflado va.

El caso de la arcea es significativo pues sin duda es uno de los camos naturales mejor conseguidos y si las aves se camuflan para evitar que se las zampen los halcones....por algo será.

Saludos
13 nov. 2009 15:58
muros
muros  
por contestar, y si realmente te dijeron en la facultad de Veterinaria que algunas especies de menor distinguen los colores no soy yo quien rebatirlo, simplemente preguntaba por ingnarancia en este campo. Ahora la verdad a mi que la paloma me vea me da bastante igual, pues no la cazo, como mucho puedo tirar a alguna despistada que sale cerca yendo a becadas (dos a lo sumo por temporada).
A modo personal este jueves, ayer mismo, he estrenado un chaleco nuevo de caza, color naranja, se me ve desde la otra punta del coto casi, pero tengo comprobado, yendo con otros amigos y llevando todos chalecos llamativos para vernos en lo espeso del monte, que las arceas aguantan lo mismo la muestra de los perros y a nosotros mismos, por lo cual no me preocupa demasiado que me vean. Es más, este chaleco lo pillé porque otros amigos cazadores de becadas lo usan y no tienen menor índice de cazadas que otros años, sinó más o menos igual, dependiendo de la entrada.

Un saludo
13 nov. 2009 17:08
Francisco Chan  
Coincido plenamente contigo, la experiencia que me transmiten muchos cazadores de becada, es también satisfactoria usando estos chalecos naranja. Creo que la becada es la escepción que confirma la regla, en su caza no estorba esta prenda de seguridad.Es posible que incluso se achanten más aguantando la muestra, no lo se... . Quizas Kachi que tiene amplia experiencia con la sorda pueda sacarnos de dudas.
14 nov. 2009 00:19
Kachi
Kachi  
Pues yo la primera vez que use chaleco rojo, perdón naranja fosforito, fue precisamente cazando Arceas, aunque en este caso eran “Scolopax minor” y me pareció muy práctico cazando emboscado entre varios.
Yo, desde hace años, utilizo siempre una gorra de color naranja, la uso cazando menor desde perdiz a becada y pasando por las batidas de corzo y jabalí, me parece francamente útil porque cambiando de dirección cuando te pasa una perdiz o becada volando es muy fácil ver a tu compañero y la mente asocia rápidamente, además es un color que no puede confundirse con cualquier otro tono del campo.
Creo que los animales detectan menos el naranja fosforito que el amarillo chillón y desde luego los que llevan bandas reflectantes no son aconsejables, yo me traje unos de Canadá específicos para la caza muy cómodos, por cierto allí es obligatorio llevarlos.
También en la caza mayor ocurre como en la menor, los colores para unas especies pasan desapercibidos y otros cantan más que Machín, a nadie se le ocurre ir a carneros, rebecos o cabras con un chaleco fosforito porque estos te detectan a leguas, pero claro aquí como cazas a rececho tampoco es tan necesario y desde luego para recechar el camo es más que interesante (aunque estarse quietecito también).
Un saludo.
Ah Muros, por mucho naranja en el que te embutas yo creo que para esta temporada es mejor el color Beige de los cirios, habrá que ir pensando en poner alguno para que cambie el viento y entren las picudas.
15 nov. 2009 19:33
muros
muros  
son como las meigas, yo no las vi, pero habelas hailas,jeje

Yo ya puse media docena de velas a San Huberto, y otra media docena a Eolo, para que entre los dos, con uno este año no llega, nos cambien un poco los vientos y entre algo de nordés, porque sinó malo, malo.

Un saludo

17 nov. 2009 20:46
beretta686e
tengo la sensacion que somos "europeos", y nos gusta alardear de ello.... solo para estupendas normas de todas clases.....Señores, para ser EUROPEOS hay que empezar por tener los mismos beneficios sociales, economicos, laborables y un largo etc. Mas vale que todos estos señores que se dedican a darle tanto bombo a u simple chaleco y llenarse la boca con estas cosas, se dedicaran a comparar lo atrasados que estamos respecto a ellos.
17 nov. 2009 22:41
muros
muros  
creo que en este artículo en concreto se habla de medidas de seguridad en la caza, más concretamente de los chalecos. No estamos comentando otras cosas, con lo cual lo que usted dice lo discute en el foro apropiado, pero creo que este no es el lugar.

Un saludo
24 nov. 2009 12:07
Pa echarse al monte
Una idea. ¿No sería también una buena medida la de ponerse una gorra o sombrero de color naranja o verde fosforito?. Lo digo porque por ejemplo desde mi experiencia en puesto de tirador en batidas de jabalí en el Norte, creo que al estar en un cortadero en cambio de rasante con respecto a otro compañero tirador si en tu posición solo asoma por el cambio de rasante tu cabeza, de nada te sirve llevar el chaleco de seguridad pues este no lo ve tu compañero y puede sobrevenir el accidente a la salida y disparo a la pieza. En cambio al llevar la cabeza (la parte mas vulnerable ante un balazo) correctamente señalizada y visible, te aseguras el ser visto desde prácticamente todos los ángulos.
24 nov. 2009 14:02
Francisco Chan  
La seguridad ante todo…. Creo que es una buena frase y lo de la gorra mejor idea, eso intituyo.
Cualquiera de los sistemas es válido, tampoco es cuestión de ir vestido de butanero de pies a cabeza.
La prenda de seguridad no obliga a renunciar a las tradicionales normas de la montería,esto es:
No moverse del puesto, identificar exactamente la posición de los monteros linderos (la emisora con el pinganillo colocado ayuda mucho a esto), identificar la pieza, portar el arma enfundada y descargada hasta el puesto. Pero sobre todo mucho cuidado con los tiros a cambio de rasante. Nunca…nunca…nunca…disparar al viso. Si tuviésemos toda una línea de tiro colocada en un cortafuegos, habremos de cubrir de tal forma que todos los tiradores hagan puesto de espaldas a la mancha a batir. Conseguiremos que los disparos se produzcan a pieza pasada, nuca hacia la mancha donde hay batidores y perros. De esta forma al secundar el tiro, cada nuevo disparo se aleja más de la línea de tiradores. El chaleco o gorra de seguridad, adquiere protagonismo mayor en los perreros y como ayuda para la localización de puestos en la ladera de enfrente. En el caso de valles de alta montaña, se producen tiros de este tipo, incluso a más de doscientos metros y el chaleco se ve a kilómetros… ¡Buena falta hace!.
Recuerda compañero, que como premisa de una batida segura está el sentido común y la buena cabeza del montero y del organizador. El chaleco o la gorra, lo complementan magníficamente, no lo sustituyen.