No Perdamos el Norte

23 dic. 2016 9:15

Un comentario
12.888 lecturas

Por sierras y bosques gallegos cazando mayor

En una estructura de microcotos parroquiales, en muchos casos, el fracaso de la extinta caza menor no es ajeno a la responsabilidad de sus gestores.

Francisco Chan Francisco Chan

La llegada de la caza mayor ha sido un regalo de la naturaleza que no nos merecemos. Las mismas estructuras de gestión, fracasadas de la menor, son las que enarbolan a la mayor y hasta se atreven a pronosticar futuros de gestión, cuando no han sabido siquiera diagnosticar el fracaso del pasado. Son ahora los mismos perros con otros collares los que cantan a parado.

Traílla y batida montera

Ambas formas de caza coexisten en funci√≥n de la orograf√≠a, h√°bitat y costumbres de la zona. B√°sicamente, y con excepciones en Ourense y zonas monta√Īosas de Pontevedra, se suelta y en el resto se suele emplazar con el perro de cuerda. Con√ßertar la Ca√ßa, que dir√≠an en tiempos de D. Alfonso XI.

La efectividad de la caza emplazando, cuando puede haber seis, siete o m√°s monteros cortando rastros, entre una maleza selv√°tica es mucho mayor que monteando a la suelta.

Suelen las ma√Īanas ser trabajosas para los perros de rastro y, despu√©s de comer, se juntan monteros y cazadores y en una armada, en corto, se visitan uno o m√°s emplaces de jabal√≠. De media se suele sacar un jabal√≠ abatido en cada emplace visitado y como, al contrario que en Asturias, no existe cupo diario; la extracci√≥n suele ser abundante.

Hoy se escucha la opinión en muchos foros de más de un montero gallego que, más allá del autocontrol, se imponga un cupo máximo como en Asturias.

Luego entra la ética del buen montero para soltar en todos los emplaces, o no. Porque, una vez terminados los precintos, la administración está en plan de regalarlos como churros y luego nos quejaremos cuando la abundancia de los magníficos gestores vuelva a convertirse en escasez y necesidad como con la caza menor.

La caza en monter√≠a o a la suelta requiere de un mayor despliegue de personal y de perros. Sus resultados son m√°s inciertos y producen m√°s ceros, aunque de vez en cuando se ven perchas bastante grandes. En este sentido suele reunir a varias pe√Īas y ser m√°s social. El sistema de emplace con perro de cuerda se suele celebrar dentro de cada coto, incluso dentro de cada cuadrilla, de las que cada coto pueda tener varias. Dicho de otra forma, es una actividad cineg√©tica mucho m√°s endog√°mica que la monter√≠a, evidentemente.

Poblaciones y previsiones monteras hasta enero

Mientras en el resto de Espa√Īa la temporada de caza mayor no empieza hasta octubre, en Galicia, sometidos a la dictadura de lo pol√≠ticamente correcto con respecto a los da√Īos agr√≠colas, se comienza el √ļltimo fin de semana de agosto. Suelen ser batidas mixtas, jabal√≠ y corzo.

No es el calor el mejor aliado para conseguir que grifones y sabuesos obtengan buenos resultados. Con que no se mueran de un golpe de calor ya es bastante. Ser√° a lo largo del oto√Īo, cuando las temperaturas caigan y las lluvias rieguen el secarral, cuando mejoren las capturas. Mientras tanto creo que lo √ļnico que se ha conseguido es molestar a las cochinas en el monte y empujarlas hacia las zonas urbanas y los cultivos.

Mientras no se recoja el ma√≠z, no debiera permitirse el inicio de la caza con perros. Lejos de solucionar el problema de los da√Īos agr√≠colas, esta anticipaci√≥n, sin lugar a dudas, lo acent√ļa.

El jabalí

En cuanto a las poblaciones de jabal√≠, el bajonazo ha sido impresionante. La Conseller√≠a de Medio Ambiente hab√≠a encargado un estudio sobre las poblaciones de jabal√≠, determinando el equipo del prestigioso profesor Enrique Valero, de la Facultad de Forestales de Pontevedra, que la ca√≠da hab√≠a sido cercana al 50% de los individuos en unos pocos a√Īos solamente. Esto sirvi√≥ para convencer a la administraci√≥n de la necesidad de recortar la temporada, porque literalmente nos qued√°bamos sin jabal√≠.

Se recortó finalmente un mes en la época de la paridera que buena falta hará.

Desgraciadamente, la segunda parte del trabajo que el profesor Valero redact√≥ y en el que participaron todas las asociaciones cineg√©ticas de Galicia, duerme el sue√Īo de los justos en un caj√≥n. Esa segunda parte que consist√≠a en determinar las formas de manejo de las poblaciones de jabal√≠ en distintas √°reas, no parece ser del agrado de la nueva directora general, Ana Mar√≠a D√≠az L√≥pez, m√°s proclive a pol√≠ticas populistas que cient√≠ficas. Una pena.

Esto no es una cuestión electoralista. Feijoo nombró a una de las mejores directoras generales que hemos conocido, Verónica Tellado. El cambio por la actual ha sido nefasto y ha significado una paralización absoluta de la administración en el departamento medioambiental. Una pena.

El corzo

El corzo parece haber detenido su caída en picado a consecuencia del moscardo y sus problemas asociados de predación, lobo, perros asilvestrados etc. No dejemos atrás una presión cinegética excesiva en muchos casos, no en todos.

En zonas del norte de Lugo, donde la afección había sido máxima, al bajar el vector de transmisión parece que, poco a poco, se está recuperando la especie libre de larvas…

Ciervo

Sigue aumentando al este, norte y sur de Ourense. Parece que el lobo, con un aumento alarmante de su poblaci√≥n, adem√°s de los da√Īos ganaderos, est√° ayudando a una mayor dispersi√≥n y colonizaci√≥n de nuevos lugares al ciervo en Galicia. Tambi√©n es cierto que donde existe la selecci√≥n natural de la predaci√≥n tambi√©n ayuda a la mejora del trofeo, esa es mi impresi√≥n. Mejor criterio tendr√°n los cient√≠ficos, que yo no lo soy.

Cabe tambi√©n rese√Īar que esta especie se est√° expandiendo ya fuera de las Fragas do Eume, en el norte de A Coru√Īa, y tambi√©n en los aleda√Īos de Mondo√Īedo, en Lugo, aunque sus trofeos son de menor entidad que los ourensanos. En el caso de las Fragas do Eume la especie est√° pidiendo a gritos una adecuada gesti√≥n de hembras.

Cabra montés

Como ya predije el a√Īo pasado con notable revuelo medi√°tico, una falta de gesti√≥n, ahora con claridad achacable al principal responsable medioambiental, ha permitido que solo se cazase este a√Īo pasado un ejemplar trofeo y no se ejecutase la important√≠sima extracci√≥n de selectivos. La poblaci√≥n se muestra exultante en zonas del Xur√©s como Rio Caldo, aunque finalmente ser√° el nuevo conteo contratado a rega√Īadientes por la Xunta a Luis Llaneza quien determinar√° cient√≠ficamente los censos y zonas de caza en los acotados del Parque Natural, con toda seguridad.

Osos

Aunque no es una especie cinegética, su aumento en Galicia es un síntoma claro de la buena salud que presenta la especie en todo el norte. También en su dispersión influye la presión predadora del lupo.

Sabido es que una manada de lobos puede entretener perfectamente a una osa, al tiempo que otros miembros del clan dan buena cuenta de los esbardos.

Hace tres o cuatro a√Īos he podido comprobar c√≥mo una osa que se sab√≠a hab√≠a parido en Navia de Suarna, se dejaba ver con sus cr√≠as por Castro de Valcarce y Pedrafita, en la raya de Le√≥n. Una noche los oseznos acabaron meti√©ndose en medio el pueblo por la presi√≥n del lobo. Poco les falt√≥ a los pobrecillos para pedirle ayuda a la Guardia Civil.

En las semanas y meses siguientes hemos tenido en la Asociación de Caza Maior de Galicia conocimiento del deambular de la prolífica madre hacia Samos, en pleno camino de Santiago, y luego, más al sur, hacia los colmenares de Seceda do Caurel.

Hoy son nuestros socios en A Pobra de Brollón, cerca de Monforte, los que nos indican que estos jovenzuelos, ya mozotes, se han estabilizado en aquella zona. Incluso alguno de ellos ha sido visto a muchos quilómetros de allí, en O Irixo, ya cerca de la linde de Pontevedra en lo que parece un simple viaje de exploración.

La naturaleza en el Noroeste nos da mucho m√°s de lo que nos merecemos. Entre las incapacidades y vanidades de unos, el af√°n de lucro de otros y la cobard√≠a de pol√≠ticos y administraci√≥n, no consigo explicarme esta relativa abundancia que hace adivinar un futuro mejor si nosotros, los cazadores, dej√°semos de pensar en la malsana competencia entre pe√Īas, y de aceptar por parte de quienes dicen representarnos, la sucia coima de la subvenci√≥n cuando es para cerrar boca y retratarse genuflexos al lado del poder.

Las cosas podrían ser distintas si los cazadores fuésemos capaces a pensar en el futuro y en la caza que dejaremos a nuestros hijos, que no toda la culpa es de los otros, nosotros también ayudamos con nuestros egoísmos y cobardías sociales al ocultar nuestra condición.

 

1 comentarios
26 dic. 20:46
Mos.
Mos. «¬ŅTienes ideas que desees compartir?»
Soberbio, magnífico. En su línea Sr. Chan. El primer párrafo es para enmarcar.
Francisco Chan El blog de la Asoc. de Clubes de Caza Maior de Galicia

Conversaciones Activas

RSS