No Perdamos el Norte

¡Detente pluma!

Me encuentro, en estos días de asueto pascual, releyendo la obra del insigne y gran cazador que fue el Conde de Yebes. Digo insigne, por su dedicación literaria y artística a la escultura que, al igual que su prosa, trató siempre de transmitir la belleza del lance y el amor a la caza natural. No lo trato de insigne por cuestiones aristocráticas o de título nobiliario que, como dice mi esposa, no deja de ser el mote de pueblo de las familias de alcurnia.

26 mar. 2013 - 5.776 lecturas - 4 comentarios

En la recopilación de sus artículos titulada: La hora del Lubicán, la humildad de su autor se pone de manifiesto con mayor claridad si cabe. Como resultado de esta sencillez su grandeza personal queda patente. Él es el padre de esa gran faena literaria titulada Veinte años de Caza Mayor y no le duelen prendas reconocer que el prólogo que a este libro dedicó Ortega y Gasset, supera y ensombrece su propia obra hasta unos extremos en que él mismo llega a afirmar de corazón y desde un segundo plano que, más que escritor del libro, se siente tan solo propiciador del prólogo.

Al Conde de Yebes le tocó vivir una realidad social distinta a la nuestra, algo que ha sido común con otros muchos grandes cazadores coetáneos suyos, también escritores al igual que él. En mi mente está mi admirado convecino José María Castroviejo, o el ínclito Cunqueiro, quienes en una época de azarosa dictadura franquista, tenían los redaños de escribir y publicar de forma vehemente sobre cuestiones que a los que hoy rondamos la cuarentena, no se nos ocurriría pensar que podía hacerse en aquella época.

Me sorprende ver artículos publicados en aquellos tiempos de dictadura donde Castroviejo o Yebes hacían pública crítica de los errores y quebrantos que la mala gestión estatal provocaban a la caza. Solo el bueno del conde de Yebes ponía de vez en cuando freno a su denuncia con una expresión de contundente lamento… «Detente pluma».

A colosales hombres y cazadores como ellos debemos la creación de las grandes Reservas de Caza, o de la Junta de Homologación de Trofeos, la cual en pleno siglo XXI sigue absolutamente atascada por la incompetencia de la administración en mi tierra, Galicia. Me sorprende mucho leer artículos en donde, en plena dictadura, estos dos autores se cruzaban bofetadas literarias en el ABC contra personajes que en 1970 ya nos llamaban asesinos a los cazadores. Digo que me sorprende esto porque el dictador era cazador, y después de este tipo de improperios, en mi imaginario, se me dibuja que a aquel enemigo de la cinegética le hubiesen dado el paseíllo, y tal cosa no ha sido así.

Yebes y Castroviejo criticaron, publicándolo abiertamente, la necesidad de una nueva ley de caza, la del 70. Hoy, en mi tierra, parece que criticar la incompetencia de quienes acaban de redactar un nuevo borrador no puede hacerse porque, en seguida, te llegan recaditos de que si has sido muy duro con el Director Xeral, que si era mejor esto, o lo otro. La verdad, comparado con el estereotipo de censura franquista, se me antoja que en la actualidad la calidad de libertad de expresión no es mucho mejor. Es más, hay dentro del gremio que se hace llamar periodismo cinegético más de un indocumentado dispuesto a dar alabanza al federativo de turno, o al Director Xeral, para que después le den la subvención que nutre su chiringuito lúdico gastronómico o el sobresueldo, por ser un buen profesional afecto al régimen.

En el ámbito privado los ciudadanos no solíamos reflexionar sobre la calidad de nuestra democracia. Quizás hoy lo hacemos algo más, con tanto escándalo económico en las altas esferas. Hoy empezamos a tener conciencia de que lo que vemos en prensa pueda tan solo ser la punta del iceberg que, bajo cuya superficie, puedan estar fluyendo pequeños témpanos de corrupción y de intereses que hacen que se pierdan nuestros dineros entre los jugos gástricos de los libasubvenciones en vez de hacerlo invirtiendo en el medio natural.

Debería haber sido más precavido. Quizás hubiese sido mejor haber escrito ya, hace un par de párrafos, un… ¡Detente pluma! Como sabía hacer Yebes.

 

4 comentarios

AntiSpam: Para enviar el comentario, por favor,
escribe la palabra de la coordenada D4:

  A B C D
1 paloma ciervo corzo oso
2 liebre zorro conejo perdiz
3 lobo elefante urraca rebeco
4 becada zorzal codorniz torcaz

¿Por qué debo hacer esto?

Al tener que introducir la palabra que aparece en la coordenada nos estás ayudando a evitar los post automatizados realizados por spambots —robots publicitarios que llenan los foros de mensajes no deseados—.

El funcionamiento es muy sencillo: sólo tienes que escribir en el cuadro de texto la palabra que aparece en el cruce de la columna y la fila especificadas. Para más facilidad puedes seleccionar la palabra con el puntero del ratón y arrastrarla hasta el cuadro de texto.

Los usuarios registrados de Club de Caza no necesitan dar este paso.

27 mar. 2013 08:28
Mos.
Mos. «¿Tienes ideas que desees compartir?»

El Sr. Chan escribe:
"...hay dentro del gremio que se hace llamar periodismo cinegético más de un indocumentado dispuesto a dar alabanza al federativo de turno, o al Director Xeral, para que después le den la subvención que nutre su chiringuito lúdico gastronómico o el sobresueldo, por ser un buen profesional afecto al régimen..."

Y yo le digo que no detenga su pluma don Francisco, escriba, pero escriba con fundamento, ponga nombres y apellidos de esos indocumentados que se nutren de subvenciones públicas. Es más, casi casi está usted obligado. No tire la piedra y esconda la mano.
Además le animo a que ponga nombre, como hice yo, a los culpables de que el borrador de la nueva ley sea tan malparido, y ya puestos, póngale también su puyita a la federación, que parece que no está por la labor de protestar mucho, aunque algún dirigente provincial bien alimentado seguro que pertenece al grupo de los chiringuitos lúdicos.
Saludos desde la tierra del agua.
27 mar. 2013 13:58
Francisco Chan  
Créame si le digo que la suerte está echada y las cosas ya se han echo como hay que hacerlas y donde hay que hacerlas. Yo, caballero no soy periodista. Desarrollo mi columna de opinión en libertad y sin un editor que respalde mis posibles responsabilidades jurídicas, en consecuencia el procedimiento adecuado es el que es, y ya está iniciado.
En cuanto al responsable del podrido documento que es el borrador de la Lei de Caza de Galicia, está,, a mi entender, en una situación similar a la "Pepa" (Constitución liberal de 1812)...Cuentan de ella que. "Entre todos la mataron y ella sola se murió". Antes presumían en la subdirección que iba a ser la maravillosa ley de futuro que nos cuentan en el preámbulo. Ahora ellos no han sido los responsables... ¿Quien pues?... Las jefaturas de servicio provinciales... Ellos dicen no, que va, a nosotros nadie nos ha dejado meter cuchara. Aproca...No, no nos han recogido las alegaciones y nos posicionamos en contra. Unitega, coño estos han pedido la dimisión del Sr. Marquina e incluso recurrido hasta al defensor del pueblo (lo cual los honra porque me parece muy digno) ....Tampoco les han recogido las alegaciones. La Asociación de Caza mayor, que hemos presentado dos pliegos de alegaciones, consensuadas y discutidas también con la Fed. Galega y con otros colectivos y que están colgados en nuestra web, tampoco hemos sido satisfechos...Hemos protestado y responsabilizado al Director Xeral que en caso de no aparecer el asesino de los derechos de la caza social de Galicia, es el primer sospechoso. El mayordomo de la novela, en definitiva. Él es el que ha encargado a un determinado bufete te abogados, con partida presupuestaria consignada, la redacción de una ley infinitamente inferior, incluso, al borrador inicial; obsoleta, falta de sentido común y que en vez de ser una ley para los próximos treinta años, nos retrotrae a una situación de principios del siglo XX, antes de la República. Cuando se ansiaba una ley de caza moderna y acorde a los tiempos. Llegó así la lei del 70, la de Franco, que se parió en interminables comisiones de expertos, cazadores, agrónomos, forestales. Fue en estas comisiones donde participó activamente el Conde de Yebes, aludido en mi artículo. Primero fueron los técnicos y conocedores de la materia y después los juristas para finalmente los políticos. El resultado fue una de las mejores leyes, y que todavía rige en muchas comunidades autónomas. La Federación Galega depositó toda su confianza en que las alegaciones serían recogidas, y picaron como pardillos, porque realmente creo que estaban confiando en alguien que presumía tener la sartén por el mango, cosa que no era así. Creo que la verdad es un compendio de todo lo que afirman Aproca, Unitega, y la Fed. Aunque yo a eso sumo la convicción que manejamos desde la Asociación de Caza Mayor, y es que había tanta prisa por que se luciese un determinado bufete al que se le contrató el darle la forma jurídica, que en un deseo de alagar a sus superiores y de cumplir plazos, se olvidaron de que lo importante era el fondo. Este es un anteproyecto obsoleto y peor que la ley que tenemos en la actualidad casi prefiero que nos dejen con la Franco del 70 y el único responsable, perdón, el mayor responsable es el Dir Xeral, D. Ricardo García Borregón, quien debería de dimitir o ser cesado. Para comenzar de nuevo con un proceso constituyente de la nueva ley de caza, como se hizo en la del setenta. La partida ahora está en un punto en el que todas las asociaciones de caza han hecho piña con la Federación Galega. Pero ojo, esto no es una carta blanca. Después del precedente por el cual el Dir. Xeral intentó anular este año el primer día de al apertura de la menor, con la complacencia de la FGC, por coincidir con el día de las elecciones autonómicas. Las demás asociaciones están "con la escopeta cargada" preparadas por si vuelven a percibir una flaqueza similar en la presidencia de la FGC en cuanto a la organización de lo que parece un inevitable paseo, fiesta popular y churrascada, de unos 20.000 cazadores con
sus perros por el Obradoiro.
27 mar. 2013 21:28
+1
Mos.
Mos. «¿Tienes ideas que desees compartir?»
Bravo, eso es poner los puntos sobre las ies. Si señor.
28 mar. 2013 18:49
rifle
Siga,siga...No se detenga por el bien de la caza y de los cazadores. Siga Usted para que todo el mundo conozco los " Trucos" de quienes se autoproclaman representanes y defensores de la caza. ..Siga Usted para que todos aquellos que engordan sus cuentas a costa de la buena voluntad de unos y gracias a la complicidad de otros se están cargando la caza en este país Siga siga para que todos puedan pecibir el "TUFO" a politiqueo barato que cada día encaja más piezas.... Dictadura, totalitarismo, Censura,Amiguismo están al orden del día en el mundo de la caza. Usted SIGA, pese a quien le pese y CAIGA quien CAIGA... pero así nos enteraremos todos de LO QUE HAY... SIGA...SIGA...