No Perdamos el Norte

Atlántico… corzos con sabor a sal…

Cuando en nuestro solar patrio hablamos de corzos, nuestro magín vuela a las estepas cerealistas castellanas, o a sus frondosidades burgalesas o sorianas. Volamos hacia los conocidos pagos de seguras puntuaciones y precios prohibitivos.

03 abr. 2010 - 7.491 lecturas - 32 comentarios

Tendemos a emular en nuestros comportamientos cinegéticos a aquellos que en los años setenta salían en peregrinación a Torremolinos, pues el que no veraneaba allí, no era nadie. De la misma forma hoy, a más de uno le puede entrar la frustración cinegética si no caza su corzo en Soria, donde se podrá codear con las escopetas de más rancio abolengo.



Otros corzos son posibles


Fuera del ámbito de Castilla y León, otros corzos son posibles. Podemos encontrar abundancia del capreolus en toda la esfera de la Cornisa Cantábrica, incluso allí donde esta pierde su nombre y sus ansias de balconada sobre el mar, para llamarse Galicia. El recechista corcero vive quizás allí, entre verdores, más cerca de la tierra y más lejos de su cartera, el encuentro con el ansiado duendecillo.

Que las poblaciones van en uno y otro lado en aumento es cierto, pero empiezan a aparecer algunos nubarrones cerniéndose sobre los corzos leoneses, que un año tras otro no hacen otra cosa más que mermar las calidades de sus cuernas. Bien es cierto que mi discurso generaliza, no pretendiendo profundizar en casos concretos, que a mi entender son una digna excepción a esta regla. Y es que la palabra mágica se llama “gestión”. Por diseño estructural de la propiedad, la gestión teóricamente es más fácil de afrontar en tierras de Castilla-León, que de Galicia.

¿Donde se encuentra entonces el problema en las poblaciones castellanas?. La respuesta es fácil, en la intromisión de la administración hace en la iniciativa privada de gestión de los cotos. En Galicia, al igual que en Castilla y León, la administración aprueba los planes técnicos firmados por los profesionales competentes en la materia. En ellos se define la superficie del coto, su carga de especies e individuos, y los aprovechamientos cinegéticos correspondientes, la diferencia estriba en que mientras la administración gallega cobra un euro por cada precinto, la castellana está cobrando unos quinientos euros. Si fuesen ladrillos, les llamaríamos especulación, personalmente yo creo que lo es. Creo que jamás se ha vendido el metro cuadrado de plástico tan caro. Cierto es que estos dineros revierten después en la Junta Vecinal, pero a efectos de la gestión y de la existencia de unas poblaciones corceras saneadas donde se invierta el dinero es lo de menos.

El descaste de hembras como herramienta


Además de todo esto la administración castellana no permite descastes mediante batidas a hembras, justo al contrario que ocurre en pagos galaicos. El aprovechamiento en algunos de los cotos que conozco en la sierra leonesa limítrofe con Galicia, ronda los ocho machos en un ámbito de 3000 Ha. Si además de esta exigua cantidad, no de rebaja el número de hembras, no nos debería de extrañar la aparición de enfermedades y defectos en la cuerna que cada temporada que pasa, no hacen otra cosa que acentuarse.

En las zonas cantábricas, y en el Finisterre en concreto, aun siendo terrenos de menor contenido en calcio, de tener en la zona norte menos horas de sol que pueden actuar negativamente en la metabolización de la vitamina “D”, apreciamos muy poco a poco, año tras año, mejores calidades en la cuerna.

Si tomamos como ejemplo un coto en la costa cantábrica de Lugo muy conocido por mi veremos que en sus 7.000 Ha se fija un aprovechamiento de 50 ejemplares mitad hembras y mitad machos, la Xunta da libertad para que los abates se produzcan mediante batidas, o recechos. La directiva del coto ha decidido, muy inteligentemente destinar diez precintos a rececho de machos. El resto de los precintos serán usados para la caza en batida, con lo cual aparte de regular el exceso de población de hembras, se abaten machos a la carrera sin valorar su trofeo, de forma que lo normal es que se abatan individuos que rara vez pasan de simples selectivos.

Estas prácticas hacen que la población se mantenga alta, pero no masificada. La consanguinidad controlada y los abates ajustados al plan técnico aprobado por la administración. En consecuencia y comparando ambos cotos, sin que ello tenga valor científico alguno, he de señalar que no pareciéndome mucho los ejemplares que se extraen en esta zona de Galicia, encontramos que entre machos y hembras se abaten en este coto gallego 4.44 corzos más que en el coto leonés de referencia por cada 1000Ha.

La cuestión es que en el leonés ni se abaten hembras, ni machos defectuosos, por eso es imposible que se mejore la especie con ese tipo de gestión la situación en la zona castellano-leonesa.

Otro aspecto a tener en cuenta, es la incentivación que del furtivismo se está haciendo en un mundo donde la oferta y la demanda imponen su tiranía. Hemos de pensar que resulta bastante improbable que se estén respetando tasas de abate en un coto como el leonés de referencia que describo, cuando cualquier salida campera nos permite contemplar “pelotas” de doce individuos.

En estas zonas se está haciendo imposible dar una sola batida al jabalí, ante la gran densidad de corzo. Los perros se marchan con el goloso rastro de estos últimos dejando a los monteros con un palmo de narices, y a los perreros sin canes. De esta simbiosis también las poblaciones de jabalí se ven beneficiadas, pues difícilmente tendrán necesidad de levantarse de sus encames ya que no les sería fácil encontrar mejor escudero que varios corzos dejando rastros cruzados por todos lados.

Febrero y el descaste


En Galicia las batidas al descaste se hacen a primeros de noviembre, hecho de menos que no se produzcan en febrero. Época en que las hembras andan más apelotonadas en el monte, sus corcinos destetados y ya grandotes, los machos con la borra claramente diferenciados de las hembras, y de estas, las que estuviesen preñadas, con su diapausa embrionaria sin iniciar el desarrollo del feto.

Y es que en noviembre cabe la posibilidad de abatir alguna madre que no tenga destetado al corcino, cosa que no encaja mucho con la ética que debe guiar los actos del cazador.

De la realización de estas batidas, se destila un cierto efecto secundario, de alguna forma se produce una selección natural en donde los menos dotados, o más inexpertos, pierden su paciencia antes que los más veteranos y sanos. En la naturaleza perder la paciencia y la vida son todo uno, es la ley… Si durante la época de recechos pudiésemos tener el suficiente tiempo para disfrutar sin trabas de ese precinto, conseguiremos encontrar, sin duda, a ese veterano emboscado como el que recientemente ha abatido mi amigo Oscar Garriga en Castroverde…(Lugo), no tiene nada que envidiar a un oro suyo del año pasado, y para muestra un botón. Esto nos indica que fuera de los circuitos comerciales habituales, también hay vida, en el caso de Galicia, entre sus brumas atlánticas habremos de percibir en sus corzos un cierto “sabor a sal” que a poco que lo degustemos, jamás hemos de olvidar.


Publicado en Caza Mayor

 

32 comentarios
06 abr. 2010 12:15
Kachy
Estimado Paco:
Permite diferir de tu artículo, la verdad es que no sé por dónde empezar así que disculpa si mi intervención resulta inconexa.
Voy a empezar por la Gestión, la manida Gestión cinegética, es curioso pues había leído en alguna publicación del sector un interesante artículo firmado por el Sr. Centenera en el que mencionando la gestión aludía a la herramienta del matarile de esos ejemplares que por una u otra causa deberían de ser eliminados, en este caso se centraba en los animales próximos a carreteras u otros que por distintas consideraciones del gestor se consideraban selectivos y digo que recalcaba eliminarles ahora en Abril, cuando es más fácil localizarles, lo que se puede traducir que estarán a tiro de “ventanilla” y que serán matados en aras de la gestión por algún individuo que se cree está cazando y por ende ha de denominársele cazador.
Pues no, yo no gestiono, yo cazó, si en aras de la gestión se ha de regular una población que se utilicen los medios necesarios, que se mate, pero el señor que la mata no es un cazador, puede ser un gestor, puede ser el guarda, puede ser un profesional (en Inglaterra hay una figura muy concreta para este tipo de acciones).
Me hablas de ese coto de 7.000 Hectáreas de la cornisa cantábrica que ambos conocemos, cuando comentas la caza de hembras se me viene a la cabeza una imagen que se dio lugar allí, en aras de la gestión y con toda la cobertura legal que permitía su extracción puede ver catorce hembras de corzo abatidas en una jornada, toda una masacre, un éxito para la gestión a la baja y un despropósito amén de una desagradable imagen plástica para este que suscribe.
La idea de ese coto, como de muchos otros de nuestra tierriña a la hora de escoger sus métodos de captura no es otra que el incremento de beneficios para que los socios suelten menos telas por las tarjetas, mi querido Paco aquí no es la junta vecinal la que se beneficia, son los socios de número del coto que redondean su presupuesto vendiendo X precintos, cierto que el plástico cuesta menos de un Euro en la oficina de la Xunta, pero ¿A cuánto se revende ese mismo plástico cuando pasa a manos de un cazador foráneo?
Comentas en relación con León que en esta comunidad no se autoriza la caza de hembras, creo que no es así, que sí se autoriza aunque a rececho, modalidad por cierto que debería ser obligatoria para abatir este tipo de ejemplares ya que si hablamos de gestión y selección lo realmente complicado es hacerlo bien y abatir el ejemplar correcto, con las hembras de corzo raya lo imposible y debería dejarse en manos de personal altamente cualificado y no en el gatillo de cualquier cazador, claro otra cosa será que intentemos acabar con la población corcera, algo sencillo y que a mi modo de ver y por lo que se extrae de las ordenes de Vedas de esta comunidad es lo que se pretende.
Por cierto, hablando del Calcio, querido amigo, el Calcio es un factor en la formación de la cuerna pero ni con mucho es el más importante, el consumo de calcio tiene un porcentaje establecido y si te pasas no lo asimilas, sencillamente igual que haría un ser humano, lo meas.
Me dices que los cupos de extracción son los que figuran en los planes cinegéticos, te comento algo, en ese coto de la franja costera rara vez encuentras un corzo que supere los 80 puntos, la mayoría son corzos cuyas cuernas son ridículas, por contrario en un coto de León con las mismas hectáreas y la misma densidad, cualquier corzo que abatías superaba con creces esos ochenta puntos y la media se acercaba a los 90, algo extraño de explicar basándonos en que a mayor extracción y menor número de individuos se mejora la calidad de la cuerna, todo un misterio.
Y en cuanto a los planes cinegéticos….pues más de lo mismo, los Tecores no quieren soltar, así que para hacer un P.O.C. decente habrá que gastar mucho flus, al final todo se queda en logaritmos y cálculos binarios, con un mágico toque digital a la tecla “Enter” salen como los churros en fin de año.
Las pelotas, mejor decir “grupos familiares” son muy evidentes en los meses finales del invierno, la diferencia de apreciación entre un coto Castellano-Leonés y uno Galaico pude ser muy subjetiva, ten en cuenta amigo mío que en un coto de León el biotopo vegetal es muy distinto y vas a ver un 80% de los corzos que vivan en ese predio, sin embargo la cobertura vegetal gallega, con mayor densidad de árboles perennes (y no digamos en ese coto marítimo que mentas) hace muy difícil el censo.
Lo que sí hay que alabar es que la Xunta este año ha permitido cazar a rececho hasta el 1 de Agosto, abriendo la posibilidad de buscar esos machos grandes que durante el resto del año permanecen emboscados y que el celo les obligará a ser más obvios, entonces sí podríamos cazar algún ejemplar parecido al plata que abatió tu amigo en Castroverde, el oro, por desgracia para Galicia se lo llevaron todos los romanos, aunque alguno hemos tenido la suerte de tropezar con alguna pepita que suelta ha quedado por el camino, que como tú bien sabes ocurre como las meigas que haber….hailas.
Un Saludo.
Kachy
08 abr. 2010 19:45
Francisco Chan  
Compañero Kachy:

No siento que difieras de mi opinión, yo diría que matizas ó la amplías con la tuya.
Es más, diría que en algunas cosas estoy de acuerdo contigo, el espacio es limitado y no se puede tratar todo, en otros casos matizo tu opinión no pretendiendo sentar cátedra sobre nada, porque ni puedo, ni quiero, ni creo que en estas lides existan verdades absolutas.

Estoy de acuerdo contigo y a mí me pasa lo mismo, no confundo caza con gestión , yo también cazo, o eso pretendo. El que gestiona, o debería de hacerlo, es el responsable del coto.
No estoy de acuerdo con el Sr. Centenera, cuándo plantea la eliminación selectiva de corzos cerca de las carreteras en prevención de accidentes. Puede ser contraproducente, se han dado casos de experiencias más positivas abatiendo corzos en una franja aproximada de un kilómetro. Por no extenderme, parece ser que los que viven cerca de carreteras ya están “bastante acostumbrados al tráfico” y si los abatimos vendrán otros que son novatos en estas lides, a ocupar su territorio aumentando así el número de accidentes.

Soy consciente que el método perfeccionista para el control efectivo del corzo es el rececho pero, no pretendas subir todos los escalones de un golpe. En Galicia se está permitiendo que se cacen exclusivamente en batida y esto es una barbaridad. También es una barbaridad que en cotos de León no se permita ninguna batida para el control excesivo de hembras.
En el equilibrio está el punto. Pero lo que no comparto contigo, bajo ningún concepto, es la reivindicación de que, la caza de trofeos por parte del recechista sea la admisible, y la de hembras ó defectuosos se haga por “ profesionales”. No se puede desposeer a las hembras, o machos defectuosos, de una cierta gloria cinegética que sí se le otorga al de los buenos cuernos. Todos cazan, los que son trofeistas, y los que no lo son, o no pueden permitírselo económicamente
Yo considero tan cazador al recechista de trofeo, como al de selectivo, como al modesto participante de una batida, gracias a Dios la caza en el norte se puede practicar de muchas formas, y desde muchas realidades económicas personales.
Opino que la batida tiene un componente histórico, además del social absolutamente irrenunciable, y aunque no sea el método más perfecto, es bastante razonable para conseguir el control de la posible sobrepoblación de ejemplares.
De no ser así podríamos caer en el clasismo cinegético, ojo estamos hablando de cotos sociales,¡no te olvides! No de cortijos andaluces.
Por otra parte, tampoco entiendo esa postura estética aberrando de un tapete de catorce corzas. Si étas se han cazado y precintado cumpliendo el supuestamente buen P.O.C. ¿Qué importancia tiene si se han abatido en un día, en dos o en quince?. ¿ Es que es más estético un tapete de catorce ciervos o jabalíes?....


Aprovecho para saludarte y desearte una buena temporada de recechos.
Quedo a tu disposición.

Nota: Tenemos pendiente una “ Estrella Galicia” bien fria..
13 abr. 2010 14:18
Kachy
Discúlpame Paco por no haberte contestado antes, pero ya sabes lo exigente que puede ser compatibilizar la temporada de rececho con el pan nuestro de cada día.
La visión de una masacre (en el amplio significado del galicismo) amparada en la legalidad siempre me ha repugnado bastante, ya se trate de corzos, ciervos o perdices, es más bien un tema ético desde la particular perspectiva de lo escaso que tenemos o teníamos los cazadores gallegos. Para unos será un acto cinegético para recordar, para otros un día afortunado, todo depende de los ojos con que se mire, para mí son otros tantos individuos que se le han quitado al coto al estar, sin ningún lugar a duda, preñadas todas las hembras.
Que abogamos por quitar efectivos del coto escudándonos en los daños provocados, pues como argumento de gestión me parece flaco pues parece que tratamos de gestionar a la baja, no se me ocurre otra explicación, muerto el perro se acabo la rabia y luego ¿Qué?.
Desde luego la gestión debería ir encaminada en dos direcciones, cantidad y calidad, el que consiga buena cantidad y mucha calidad aprobara con nota, los que no pasen el corte tendrán un deficiente “cum lauden”, para muestra un botón, mira que se matan corzos en la franja costera gallega y sin embargo en cuanto a la calidad de sus cuernas es raro encontrar algún trofeo que supere los 300 gramos, pero aún así te diría que estamos lejos de conseguir una cantidad de individuos tan abultada como la que se da en la llanura Europea, Polonia o Hungría, la misma Francia y qué decir de Alemania, tienen densidades mucho más abultadas que las nuestras, por mucho que los Gallegos nos empecinamos en demostrar que hay tantos corzos como eucaliptos.
Sinceramente, creo que el solomillo de los trofeos, Burgos Sur y Soria, tienen tantos corzos como presumimos nosotros y sin embargo….mira tú la media de gramos.
Así que el cazador debería cazar e intentar, como cuando se dejaba de perseguir los bandos a los que solo les veías cuatro perdices, gestionar su población para que al menos quede madre.
Los cotos de la franja costera gozan de buena salud, pero ojo porque ya no tanta, el resto de los cotos, y a lo que se está viendo en lo que va de temporada de rececho, han notado una más que sensible disminución de efectivos, en unos más, en otros menos, pero la tónica general cotiza a la baja.
Ojo, que no todo el mundo está preocupado, más bien al contrario, yo mismo he detectado como disminuyen los accidentes, en los cuatro primeros meses del 2010 comparados con los dos años anteriores, hay un 60% menos, lo cual se podría traducir en que las poblaciones han bajado.
No es que a uno le preocupe mucho, pero como la gestión de tú coto depende mucho de cómo gestione el suyo el vecino, por aquello de las mallas de acero, veremos si en lugar de ser una constante la presencia del corzo no nos vamos encontrando con lagunas aisladas, eso sería realmente preocupante.
Sin duda debería de hacerse un censo, por lógica cada P.O.C. debe de hacer el suyo pero ¿Cuántos redactores de proyecto has visto haciendo recuentos?.
Sin duda tiene mucho que ver esa obsesión en vender la caza que uno no caza, empezamos con los corzos y acabaremos sacando tajada a los jabalís, tal vez esos cotos sociales que venden la caza debieran reconvertirse en gestores de caza a golpe de monedero, entonces sabríamos realmente lo que cuesta un corzo y lo poco que valoramos lo que para muchos, como el mana, ha caído del cielo.
Un Abrazo.
Kachy
14 abr. 2010 21:13
Azul
Azul  
Es que no me fío nada de la palabra “gestión”. Me suena a que alguien quiere gestionar, sí , pero el bolsillo propio.

Tenemos un modelo que no es ni el mejor ni el peor, es el que es y punto, seguramente cuando hace más de 500 años la alta nobleza y la iglesia comenzaron a aforar terrenos a familias de campesinos por tres vidas de reyes jamás imaginaron que la cosa iba a acabar como ha acabado.

Tenemos un modelo de caza mayor que funciona, sí, sí, funciona. Sería de auténticos necios negar que en los últimos 20 años la caza mayor en Galicia ha mejorado una barbaridad sin hacer nada ni gestionar nada de nada. No es el mejor modelo, pero seguro que tampoco es el peor. Todo el que quiere cazar, caza sin problemas e independientemente de su poder adquisitivo. Lo que determina lo que cace y como cace cada uno es más bien su pericia que cualquier otra cosa. Poco a poco se irá mejorando, pero es mucho mejor que lo mejoremos poco a poco los cazadores y nunca jamás los “gestionadores”.

Kachy, esto no es Alemania ni nunca lo será. Conozco un ingeniero forestal ya jubilado que vive al norte de Baviera. Conoce esto y hablamos de vez en cuando. Se ha dedicado a la gestión cinegética toda su vida y ENVIDIA lo que tenemos aquí. Sus palabras al referirse a su modelo de caza es que tienen montes pero en vez de montes son parques llenos de animales. Según sus palabras se mima demasiado la caza, se “gestiona demasiado”. Está muy interesado en la caza del jabalí a traílla, que considera una joya (le encantan los perros de jabalí y la caza del jabalí). Me insta siempre a que procuremos que la caza siga teniendo el componente de incertidumbre y salvajismo que tiene hoy día.

Corzos aquí hay de sobra, es cierto en unos sitios más que hace años, en otros igual y en otros menos, pero sigue habiendo corzos y ya se irá estabilizando la población con el tiempo en cada comarca, entonces… ¿para qué andar “fedellando” en las poblaciones?. Dejémoslos en paz que como hemos hecho hasta ahora (es decir, nada) las cosas han ido funcionando, y si funcionan ¿para qué cambiarlas?.

Los recechistas no son ninguna panacea de la gestión, yo pienso que todo lo contrario. Puede haber uno honrado y que sepa lo que hace de cada mil, y punto pelota. Todos conocemos casos de tipos que van recechando corzos… y que en cuanto tienen la oportunidad de ir solos (o ni eso) recechan de paso todo lo demás que camina a cuatro patas, en el monte siempre hay quien ve, sobre todo en esta tierra.

Gracias a dios no tenemos grandes trofeos, ni abundan los buenos lugares para recechar como se puede recechar fuera de aquí, es mejor que no se sepa mucho ni lo que hay ni cómo es lo que hay por aquí. Pasar desapercibidos, decir que hay poco, malo y con muchos inconvenientes (al fin y al cabo no está nada lejos de la verdad) y “seguir con nuestra vida”.

¿Profesionales escogiendo corzas? Kachy, ¿has bebido? estamos en Lugo, no en las Scottish Lowlands en las tierras de la compañía tal o del propietario cual. La corza burra que le sale a fulanito en octubre para la buchaca y la lista que aguanta o se escurre como puede criará para el año que viene. Y no pasa nada, así nos va bien.

Francisco, Kachy, de verdad creo que os hacéis demasiadas pajas mentales, ambos.

Hablando de los "gestionadores"... ¿cómo me voy a fiar de alguien que no se fía de mí?. Huele mal, muy mal.

Saludos.
15 abr. 2010 10:04
Kachy
Dear Azul :
Tirando de retrovisor, como diría el amigo “Che”, vuelvo a ver cómo y sobre todo donde se comenzó a cazar el corzo en esta tierra, recuerdo los primeros ejemplares y el respeto, avalado por el pánico a la vara del “tío del tricornio”, que se tenía por las pequeñas “cabras”, el paisanaje afirmaba y se reafirmaba en la creencia de que estos animales habían sido soltados por la administración y que cada uno de ellos tenía implantado un “microchip” que lo localizaba tanto vivo como muerto, este cuento podría aplicarse con otras especies que supuestamente son soltadas desde helicópteros y lo que parece broma algunos, todavía hoy, lo jurarían con la diestra sobre la Biblia, ambos sabemos de lo que hablamos.
El corzo se respetaba y el respeto hizo que las poblaciones medraran en consonancia con el exuberante medio en el que vivían, con el jabalí ocurrió algo parecido, aunque este medro porque los cazadores tardaron años luz en conseguir perros, en especializar sus cuadrillas y en ganar adeptos a su causa, una cuadrilla que tuviese buenos perros cazaba en veinte cotos distintos cada temporada, hoy hay veinte cuadrillas para el mismo coto.
En Alemania el respeto les viene de antiguo, no tengo ninguna duda de que se impuso del mismo modo, a golpe de vara, pero sin duda hace muchos más lustros, estoy convencido de que si los alemanes leen el Lazarillo, no conseguirían entender como en el primer hurto no cuelgan a Lázaro del puente de Tormes, no solo el campo es distinto, la gente es distinta, ojo que yo me quedo con la mía.
Yo no tiraría corzas tan alegremente, ni a rececho, ni por un tío que sepa lo que se hace, ni a lo que lleven los perros en una batida, es una opinión personal, desde luego al corzo se le ha perdido el respeto, se han despellejado muchos y se ha comprobado que no llevan ningún implante, que se les de caña es un hecho, que si mucha o poca, lo desconozco, quizá hay más factores que influyen pero la población ha bajado en algunos lugares de forma alarmante.
Sí en un coto de jabalí los cazas en espera y en batida, ya veremos qué ocurre con la población, quizá el corzo no debiera cazarse tanto, quizá no se puedan compatibilizar ambas modalidades, lo cierto es que todo lo que tenga que ver con la caza mayor en Galicia es novedoso, pues hablamos de veinte años que como decía Gardel…no son nada.
Espero equivocarme y que no se repita lo que ocurrió en las montañas que lindan con León, repasando una crónica en un boletín de la ACE, cinco años atrás yo apuntaba la posibilidad de que la cabaña de corzos estaba descendiendo alarmantemente, por desgracia hoy es una realidad.
Un Saludo.
K
15 abr. 2010 14:05
Azul
Azul  
Ahora ya he entendido mejor. Mi opinion, que es mia, sin fundarse en nada objetivo y por tanto con un valor extremadamente limitado, es que al corzo le queda, todavia en Galicia, mucho territorio por "conquistar". Opino que habria que preguntarles a los que no tienen corzos si los quieren o no.

Si los quieren pienso que no deberiamos matar hembras, y si no los quieren, si.

Al lado de Lugo voy a entrenar mucho desde hace aprox. ocho años, como bien sabes. Se llego a un pico de corzos hace cuatro o cinco años, hubo un bajon y ahora se han vuelto a recuperar sin llegar a las cifras de antes. Tu conoces el terreno, ¿coincides conmigo?.

Esto no es exclusivo de una zona, ha pasado en varias distantes entre si en la misma provincia, o al menos a mi me ha parecido asi.

No obstante fijate, cada vez hay mas cervuno del grande y en mas sitios, mas rebecos, lobos, jabalis y corzos (a grandes rasgos, en general) se mantienen y hasta comienzan a frecuentar esto los osos... seguramente hace 20 años no cabria ni imaginarse lo que ha pasado.

Saludos.
16 abr. 2010 10:30
Kachi
Kachi  
De eso se trata, queremos que haya muchos o queremos lo contrario.
Para que colonice tiene que haber zonas cuya densidad se convierta en insoportable, esas zonas “madre” van produciendo efectivos y el producto es que se produce una expansión.
En algunas ocasiones esa expansión viene determinada por factores externos, en la Costa de Lugo, por ejemplo, el mar es un factor determinante para que los animales vayan colonizando hacía el interior, sin embargo a la hora de fijar cupos de captura la administración debería tutelar los planes cinegéticos y globalizar su redacción teniendo en cuenta las comarcas, ya que en la Constitución no se han tenido en cuenta a la hora de organizar territorialmente el Estado que se tengan en cuenta en los estatutos autonómicos.
La gestión no se puede quedar anquilosada, ha de ser puntual y moderna pues constantemente aparecen factores determinantes que impiden el flujo constante de una población cinegética, por poner otro ejemplo, la A-6 influyó mucho en la colonización del corzo en los cotos del Noreste de la provincia de Lugo, seguro que la Autovía del Cantábrico va a influir en las poblaciones de corzo y jabalí del occidente Lucense, pues como si de un tajo se tratase crea una barrera infranqueable entre las comarcas de A Mariña y A Terrachá, sin embargo eso solo será tenido en cuenta a posteriori, como tú bien has dicho, cuando los picos de capturas y avistamientos vayan a la baja, ¿Por qué no se tiene en cuenta y se gestiona ahora?, ¿Por qué asociaciones de cazadores que sin duda se van a ver afectadas y la Federación no han formulado las pertinentes alegaciones cuando el proyecto fue expuesto? ¿Dónde estaban los ecologistas esos que se agarraban a los huevos y nos llamaban matarifes en Portomarín?.
Pues parece que a nadie le importa una higa, se empapizan con el palabro “Gestión”, unos gestionan para que no haya más especies que les entorpezcan cazar la que les interesa, otros gestionan a manga ancha porque los papeles de reclamación les atascan los despachos, los ciudadanos (que somos todos) quieren carreteras de aglomerado y sin baches para pisar el acelerador a fondo y llegar antes a su destino, por eso ni el que no mataría una mosca cuando fotocopia un corzo en la parrilla de su coche se acuerda de la madre de todos los corzos y obviando lo que puede influir en la gestión cinegética busca a cualquiera que pueda gestionar la reparación de su vehículo y su propia cartera.
Quizá que haya mucho no beneficia a nadie, ni siquiera al verdadero cazador que se distingue de “el otro” por buscar lo escaso, lo incierto y lo complicado, me rio yo de esos que como las golondrinas aterrizan en primavera por estos pagos, buscando carriles y praderas para pasar un fin de semana tirando corzos….cazarlos es otra cosa, pero bueno esta es otra historia.
En la zona donde entrenas y que como bien sabes yo pateo bastante este año la escasez se ha convertido en lo cotidiano, quizá vaya perdiendo aptitudes pero yo no veo…..ni un rabo.

Un abrazo D.
16 abr. 2010 14:35
Azul
Azul  
Estoy de acuerdo contigo. Desde luego si queremos más corzos habría que dejar de cazar hembras unos pocos años. De hecho la expansión impresionante que vivimos hace unos cuantos años se cortó radicalmente seguramente por aquella creencia que decías (la de los microchips, aunque lo que hacían muchos era matarlos y dejarlos tirados en el monte) y por las autovías y autopistas (que estoy convencido que para el corzo son un factor limitante importantísimo), pero es seguro que una razón nada secundaria fue que se permitiesen cazar hembras; pero claro, estas cosas las vemos a toro pasado.

Por supuesto que la regulación de la caza debería ser comarcal, y en mi opinión los tecores también, y muchos ayuntamientos. Cuando viví en Muros traté de convencerlos para que fusionasen su tecor con el de Carnota, lo racional es hacer las mismas cosas a un lado de la sierra y al otro, porque los jabalís, los lobos y las liebres son exactamente los mismos individuos a uno y otro lado.

La cuestión entonces sería la que planteas… ¿queremos más corzos? personalmente no me molestan lo más mínimo, por mí que haya los que quiera, me gusta que en el monte haya de todo, ya me he acostumbrado a ello, ya he adaptado mi manera de cazar, mi manera de entrenar los perros… y además estoy convencido de que si no fuesen corzos sería otra cosa más tarde o más temprano, así que no nos queda otra que adaptarnos a una realidad en la que hay que especializar los perros, suponiendo esto cazar con muy pocos y trabajarlos mucho. El que lo ha entendido (que ya somos muchos) bien, y la panda de vagos que no… ya sabe lo que le queda.

Pero el tema no es lo que queramos tú o yo, el tema es lo que quiere la Admón. y la gente “en general”, y me temo que ni unos ni otros quieren demasiados corzos, en realidad ni demasiados corzos, ni jabalís, ni conejos, ni nada de nada. Pienso que una medida crucial para superar este problema sería la inclusión en los seguros de automóvil de la cobertura por atropello de animales, que hoy día aunque la pidas y la quieras pagar aparte… nanay de la china, y estoy incluyendo también todo el ganado mostrenco, que es muy importante para nuestros montes, y más que debería serlo.

Por la zona cercana a Lugo de la que hablamos ambos este año yo también quería verlos para ir “limpiando” una perra, pero me encontré con que me costaba un huevo. Los hay (ya te digo que pienso que no tantos como hace unos años) pero están dentro del monte, se ven muchas camas, muchos roces, patucadas, se ve excremento, los oyes saltar y también se ven, pero metiéndote. Tampoco veo tantos como el año pasado cuando voy a trabajar al amanecer (70 kms por la Terra Chá, por cierto hoy uno atropellado en el enlace Baamonde-Vilalba), pero cuando asoman ves grupos muy similares en número a los que se veían en los mismos sitios hace un año por esta época; pero ya te digo, parece que asoman menos. Sin embargo en la zona de Friol que tambien frecuento hay más corzos ahora que hace un par de años, y de hecho he visto uno hace poco impresionante de cuerna que supongo que acabará atropellado.

De todas maneras, Kachy, en esa zona cercana a Lugo que ambos conocemos y frecuentamos hay una cantidad enorme de perros grandes y “ociosos” circulando por el monte a todas horas, será que ya no tienen vacas en casa de las qué ocuparse, pero lo cierto es que, joder, no salen del monte.

Saludos.
17 abr. 2010 12:28
Azul
Azul  
... pero "sujeto" estaba releyendo este tema y me ha parecido que Francisco esta viviendo en el presente una situacion que Kachy y yo ya hemos pasado hace años. Quizas el corzo ahora esta pegando el subidon en donde caza Francisco (que no se donde es, supongo que Pontevedra o por ahi), mientras que en otros lados eso ya lo hemos vivido hace bastante tiempo.

Francisco, me ha sorprendido mucho leerte esto:
" En estas zonas se está haciendo imposible dar una sola batida al jabalí, ante la gran densidad de corzo. Los perros se marchan con el goloso rastro de estos últimos dejando a los monteros con un palmo de narices, y a los perreros sin canes."

¿Tu cazas en Galicia? ¿en que zona?, es que me extraña mucho que llames perreros a los monteros y monteros a las posturas, y aparte lo que mas me llama la atencion es que digas que no se puedan hacer batidas de jabali donde hay muchisimo corzo porque nosotros vivimos esa situacion a diario y, joder si se puede, ¡claro que se puede!. Ese "problema" se minimiza a base de trailla y trabajar mucho con los perros de rastro en temporada y en veda. Si necesitas "asesoramiento" te puedo dar un par de telefonos para que vayas a mirar como se hace con cuadrillas que pasan de los 100 jabalis por temporada en medio de un mar de corzos, cazando con muy pocos perros.

Saludos.
17 abr. 2010 22:00
Francisco Chan  
Intentaré no extenderme, agradezco de antemano el tono y buen rollo. Repito otra vez, nadie posee la verdad absoluta.
Me parecen interesantes todas las aportaciones pero yo, defiendo de antemano la caza combinada, los recechos y las batidas. Sé que los planes técnicos muchas veces son manifiestamente mejorables, pero es lo que hay, y hay que darlos por buenos.
Me molesta, y sospecho al igual que vosotros, que la administración está mirando para otros lados( los daños). Se ha perdido en Galicia el respeto al corzo, en Ancares el corzo, es plato de la sobrepoblación de lobos, en algún coto concreto en la Ribeira Sacra, y en muchos en general, Ourense es lo que más conozco, se les liquida en batida sin precintar, en cacerías de jabalí, con doble cero cuando se caza zorro. La Guardia Civil no revisa si las piezas están bien precintadas o no. Tenéis razón se ha perdido respeto al corzo.
Pido como mínimo:

Que se cumplan los planes aprobados

Que se vigilen precintos en la carretera, no tocando las narices en el monte e interrumpiendo las cacerías

Que no se permitan batidas, si no se ha abatido una cuarta parte, por decir algo, previamente en rececho

Que no se sigan haciendo batidas a hembras en las fechas en que se hacen, cuando todavía están amamantando corcinos (es que técnicamente preñadas están medio año). Cácense en febrero cuando los “banonciños” están destetados para garantizar su supervivencia.

Azul.- Eres traillero, y como tal acostumbrado a un tipo de caza mayor más individualista que la montería. Cazo en toda Galicia menos en A Coruña. Mi modalidad es la batida o montería, quien creo que no se mueve de los alrededores de su terruño eres tú, de no ser así sabrías que se caza, “a la suelta” en la mayor parte de Ourense, en zonas del sur de Lugo, en los magníficos cazaderos del Suido en Pontevedra etc.
Si analizas mi artículo, verás que la existencia de mucho corzo interrumpiendo la caza del jabalí, se refería a León, concretamente en La Cabrera, donde nadie con dos dedos de frente tendría gónadas a dedicarse a emplazar.
En general se caza en batida o montería en zonas de grandes llanuras y valles inmensos de vegetación continua, donde emplazar a cuerda es una pérdida de tiempo, que solo sirve para alimentar el ego individual del poseedor del can.
Para ver eso, como solo se divierte un tío, no se desplazan treinta personas a un cazadero.
El célebre gancho gallego, es un invento de hace quince años solamente, nació como truquillo legislativo para que el perrero
pudiese llevar arma de fuego.
No te metas en cuestiones semánticas, sea en gallego o castellano y desde Argote de Molina, el que lleva el perro es perrero ¡Y A MUCHA HONRA!, y el que ocupa postura es montero.
Existen zonas donde la traílla es la adecuada, otras es mejor la batida a la suelta, y eso ya dentro de Galicia, que la recorro de norte a sur, incluso el norte de Portugal.
Los trailleros, os creéis que el mundo termina al final de una cuerda y es mucho más amplio (dicho sea con todo respeto).
Te pido que no te enfades si lo que estoy diciendo te parece fuerte, aquí no nos vemos de frente, si me vieses verías que mi intención no es ofenderte, bajo ningún concepto.

Pero antes de pedirme el pedigrí de galleguidad, deberías practicar la broma aquella del anuncio de la radio, cuando dice….¡Hay que viajar más…..!
18 abr. 2010 23:37
o cazador sen cartos
El corzo se ha expandido por Galicia porque ha tenido espacio, hábitat idóneo y alimento para ello. El efecto de la gestión que, como apunta Azul, en Galicia es bastante aceptable y ha mejorado muchísimo en poco tiempo, ha actuado e impactado de un modo en el que, exceptuando Tecores con excelentes guarderías y planes bien conformados (se cuentan con los dedos de la mano) apenas ha incidio una alteración alarmista poblacional .

Me sorprende bastante que alguno se rasgue las vestiduras solicitando "profesionales" para abatir hembras o ejemplares defectuosos ... ¿para qué estamos los CAZADORES?... Bastante caña nos están dando a nivel de imagen, precisamente porque no hemos sabido cohesionar nuestras demandas como colectivo unido remando en una sóla dirección, y porque también la contaminación de intereses económicos y federativos se han metido de por medio. Tampoco hemos sabido desligarnos de la imagen de caza-deporte, en vez de caza como elemento de gestión, aficción y consustancial al hombre. El que más zorros caza es el campeón de una ¿?¿competición?¿?... en vez de valorar el lote de perros que mejor ha cazado... y así nos va...

Estoy de acuerdo que Galicia está muy lejos de un modelo óptimo de gestión, pero el corzo está en clara expansión en la mayoría de nuestra comunidad y en ello los cazadores poco hemos tenido que ver y sino, que alguien me lo demuestre... Lo que sí podemos actuar es sobre "lo que hay" porque ese "hay" se modificará en función de la gestión de un Tecor pero "hubo" y en muchas zonas "hay" sin que ni nosotros ni nadie hubiese hecho nada para que "hubiese"; y esto es una realidad innegable, como también lo es que el lobo le ha hecho mucho daño en sus "cunas primigenias"; así como los zorros, muy infravalorado por nosostros como depredador.

Suscribo al cien por cien lo dicho por Azul: el recechismo me suena a especulación, no estoy en su contra pero opino, al igual que Francisco Chan, que tanto rececho como batida son las dos modalidades idóneas para practicar su caza y llevar a cabo el plan de gestión. Ya sabemos que en el tema rechista hay un runruneo de fondo de todos conocido... en el que se mueven intereses de fondo que van a intentar distanciar el punto de partida de todos los ciudadanos desde el punto de vista económico para poder acceder a una actividad en la que todos deberíamos de poder disfrutar, indepoendientmente de nustro status social o eonómico: un escritor millonario no posee más derecho a cazar que un paisano de la mariña lucense... Se va intentar tender a una especie de de castellanización de su gestión en función de informes técnicos que tocarán lo que le interese tocar, y que van a intentar incidir en una reforma de la Ley de caza en Galicia o la orden de vedas en este sentido, y me parece obligado dar el primer aviso de navegantes de que sobre la batida se cierne el peligro del rececho clasista y señorial que nos arrebataría una forma y tradición de cazar el corzo que ha perdurado hasta los días de hoy desde hace muchos años, y resulta del todo paradójico que, a pesar de haber "arrasado" -según algunos- mediante la batida a tantas hembras, gocemos de niveles de población corzunos tan importantes en la actualidad. Alguien hablaba de las 14 hembras ¿acaso no entraban en el cupo? ¿Acaso es menos ético que un plantel de jabalinas? ¿Es más ético el que le arrea sartenzos a 5 corzos con un precinto y se queda tan ancho?... Porque por poner ejemplos se podrían poner unos cuantos. Por tanto, defiendo la practica de las modalidades a cargo de cazadores que se atengan a su plan de gestión.

Estoy de acuedo que de los planes de gestión se encargan los gestores, pero somos los cazadores los que debemos de plantear qué objetivos queremos conseguir mediante el plan: porque pueden variar mucho en función de lo que busquemos; y este no es un parámetro uniforme. Dependiendo de ese objetivo, el plan será uno u otro...

Respecto al respeto de los cazadores con la ley en el tema de los precintos, es un tema escabroso y me choca que salga el nombre de un "lugar concreto" y que a alguien le consta; debería denunciarlo si así le consta...

Un saludo.
19 abr. 2010 11:06
Francisco Chan  
Cazador sin cartos.- Suscribo todo lo dicho por tí.
Nunca jamás querría un desplazamiento de la batida de caza social, por el rececho. Ambas son compatibles y al cazador de batida el que tenga trofeo o sea hembra, le trae al pairo.
Interesante la idea de desligar la competición de la caza de verdad, creo que es una asignatura pendiente para demostrar a la sociedad, lo que es la realidad de la caza. Una actividad absolutamente necesaria para mantener el medio rural, esto no ocurriría si no ayuda a su economía.
También a ello contribuyen los recehos, a dinamizar la economía de un rural deprimido, pues a ello hay que sumar el gasto que hace el recechista en hostelería, que en primavera está en su punto más bajo.
Una cuarta parte de abates en rececho
El resto en batida
Siempre el fin social de la caza por delante, pero en algunos cotos del interior, cuando estos pueblos ya se han despoblado el fin social se pierde.
Ya solo quedan allí cazadores urbanos de fin de semana, los descendientes de sus antiguos habitantes en donde tres o cuatro hacen del viejo coto de la aldea, su cortijo privado. Eso no es cumplir con una visión social.
Desgraciadamente lo de no precintar corzos resulta bastante más generalizado de lo que piensas. No he identificado ningún coto en concreto, sino que me he referido a uno, o alguno de la Ribeira Sacra, que es una comarca muy amplia.
Si aparte de la convicción tubiese las pruebas, no te quepa ni la menor duda de que lo denunciaría.
Pero desgraciadamente, también tengo la convicción de que la administración colabora con su omisión, es la primera interesada en que se cace más de lo apropiado, asi pagan menos daños.
Ojo, hablo de recelos o sospechas por si tenemos que ponernos exquisitos, añadiré PRESUNTAMENTE

Gracias por tu participación
19 abr. 2010 14:25
cazador sen cartos
Gracias a ti Francisco, un cordial saludo.
20 abr. 2010 13:51
Kachy
Sr. “cazador sen…”:
Conviene aclarar algún concepto, pues parece que Vd. ha leído como ha querido y ha interpretado como le ha dado la Royal gana.
En primer lugar y de una vez por todas, EL RECECHO Y LA BATIDA EN GALICIA SON TOTAL Y PERFECTAMENTE COMPATIBLES, el modo en que cada Tecor quiera extraer su cupo legar es una cuestión totalmente particular y por lo tanto respetable e inviolable.
Eso no quita que uno no sepa diferenciar un bodegón de una masacre (parafraseando a Delibes), al cuadro que pintan catorce hembras de corzo con su respectivos precintos legales a los pies de sus captores puede llamársele de todo, pero por su plasticidad no sería la herramienta de gestión a presentar en una mesa de caza donde haya personas sensibles (ya no anticaza).
La gestión abarca un abanico de posibilidades más amplio que el simple sartenazo, extraer cupos es una parte de la gestión, hacerlo bien es otra, puede que Vd. este capacitado para determinar el animal a gestionar en un vistazo a tenazón cuando cruza un cortadero, servidor no lo está y creo que dejar la gestión al albedrío de los dientes de una marabunta de sawes es cuando menos peregrino.
Añado que aquí (Galicia) nadie ha “gestionado” la caza mayor, causa asombro pues su afirmación cuando lo único que se ha hecho (salvo raras excepciones) es apretar más o menos el dedo.
También me pasma su afirmación sobre los valores poblacionales de hoy en día, o bien es usted novel en esta materia o flojo de memoria pues los índices poblacionales de hace cinco años no se ven hoy en ningún Tecor de la franja occidental, le animo a que haga una encuesta entre los cazadores que habitualmente cazan en esos predios.
Aludir al lobo o al zorro, como único exponente para la disminución de poblaciones es subjetivo, pues tendría lógica en algunas áreas concretas pero resulta del todo inexplicable en otras cuya población de canidos no ha variado en las últimas décadas, seguro que hay algo más que este lego desconoce.
Mire Vd., el corzo, los jabalís, las perdices, liebres, conejos u otras especies cinegéticas le importan un moco a ecologistas y otros defensores del medio natural, sí les importan las que crean polémica como los lobos y como más novedad los zorros.
Yo me considero deportista y cazo deportivamente, Vd. da palos de ciego la caza es un deporte, la competición es otra cosa, ser deportivo es jugar limpio, un concepto que los ingleses (que usan Game para el acto de cazar) tienen muy claro cuando se refieren a un “Sportmen”.
En cuanto a la comercialización de la caza, bien sea rececho, tarjetas de día para caza mayor o menor (las curiosamente denominas invitaciones a tanto y cuanto) o utilización de los terrenos del coto para comerciar con caza soltada, habría mucho que matizar.
Comparto su opinión en cuanto a que los cotos no debieran ejercer de fariseos vendiendo su caza, seguro que si hay excedente habrá socios que quieran cazar esos excedentes, no me vale la excusa de que hay que amortizar los gastos del Tecor, no me vale cuando la media que se paga por una tarjeta de caza en Galicia suele estar en torno a los 60 Euros, a todos nos cuesta aflojar pero pregunte Vd. cuanto pagan cazadores con los mismos recursos que los gallegos por el coto de caza de su pueblo, eso de la caza social me suena a mordaza democrática que no mide por igual rasero a todos los cazadores, los de menor nos sentimos atenazados por las mayorías de la caza grande y así muchas más cosas, apandemos con todos los gastos del coto y no veamos fantasmas donde no los hay, el rececho del corzo no es patente de ricos y adinerados, la especulación va directamente proporcionada con el dueño de los percebes que es el que pone precio y vende, curioso pues que el coto social dependiendo de donde sople el viento se vuelve antisocial y capitalista.
No me ha quedado claro el tema de los precintos, ni su último párrafo, entre otras cosas porque los cupos creo que no son ningún problema en esta tierra, asombrado se quedaría si comprueba (en su mano está pues es un documento público) los cupos de extracción (traducidos a plástico numerado) que tienen algunos cotos cuyas hectáreas apenas superan los dos millares, con tanto plástico legal me extraña que haya alguien que quiera emular a Jesucristo en Cana y multiplicar lo que ya por norma es prácticamente imposible, de todo habrá que no lo dudo, pero acláreme el concepto.
Y por último, ¿A qué se refiere cuando habla de que se acusa a alguien?, no he visto en todos los escritos nada que no sea generalización de un hecho, le ruego me lo explique, oiga.
Amigo Paco, no supongas que ese que firma Azul se reduce a un minúsculo Terruño, yo le conozco bien y te puedo asegurar que cuando todavía le costaba levantar el rifle amanecía muchas veces en los montes Aquilianos, en plena Cabrera Leonesa, creo que en eso te lleva años de ventaja, ha cazado mucho en toda Galicia, ha recechado de tú a tú en muchos montes allende del Piedrafita, sabe lo que es una rehala, una recova, una jauría y un equipagge de primera mano y aunque joven (que suerte) te aseguro que nos da sopas con onda a muchos que andamos buscando centímetros de pared para colgar otro despojo y además…….de casta le viene al galgo.
Un saludo.
20 abr. 2010 14:19
Francisco Chan  
No prejuzgo, y seguro que Azul me da mil vueltas. Coincido con él y con todos vosotros en el 80% de lo argumentado, esta diversidad, esta haciendo un un buen caldo.Con él, yo personalmente, enriquezco mi opinión.
Es por ello que no quiero hacer del matiz una norma, no pretendo discutir lo que no tiene importancia, o es secundario. Por eso aclaro que me pareció enteder que Azul dudaba de mi experiencia en Galicia, dando por hecho, o así lo entendí, que en Galicia no se monteaba en batida, y solo se hacía cordeando, pues no es cierto y la cosa anda por el 50%, nada más, todo lo demás pueden ser opiniones personales sobre la efectividad de uno u otro método. A mi la trailla no me gusta, y donde cazo es contraproducente.
No discuto que cuando esta técnica se traslade a terrenos más cerrados y con muchas pistas o carreteras,distintos a los que yo cazo; entonces seré yo quien pierda la razón, y diré que la trailla es más efectiva.
Eso es una cosa , e insinuar que la trailla es el único " Dios verdadero" es otra muy distinta.

Un dia de estos haré un artículo Trailla vs. Batida y seguro que saltarán chispas dialécticas de las que disfrutaremos todos..

Gracias
21 abr. 2010 00:26
cazador sencartos
Sr. Kachy, dice usted textualmente:
“Conviene aclarar algún concepto, pues parece que Vd. ha leído como ha querido y ha interpretado como le ha dado la Royal gana.
En primer lugar y de una vez por todas, EL RECECHO Y LA BATIDA EN GALICIA SON TOTAL Y PERFECTAMENTE COMPATIBLES, el modo en que cada Tecor quiera extraer su cupo legar es una cuestión totalmente particular y por lo tanto respetable e inviolable.”

Nadie ha dicho lo contrario… reléeame usted y saldrá de dudas… por cierto, totalmente de acuerdo con usted en este punto. Mire lo que dije: “opino, al igual que Francisco Chan, que tanto rececho como batida son las dos modalidades idóneas para practicar su caza y llevar a cabo el plan de gestión.” No sé si malinterpreta o tergiversa mis declaraciones, como no le conozco personalmente, quiero pensar bien y quedarme con la primera de las dos posibilidades. Encuentro en alguna de sus palabras algunas contradicciones, o al menos así lo interpreto, ya que le iré exponiendo detalladamente en mi exposición, porque ya sabe que a través de este medio y en ocasiones nos malinterpretamos unos a otros.
Habla usted de la “estética” en referencia al tema de las 14 hembras abatidas de modo legal y con su precinto correspondiente. Es que además resulta que el tema de la estética es tan interpretativo, subjetivo y opinable que, mire usted, aquí nos moveríamos en interminables discusiones sobre lo que para uno es estético y para otro no lo es. Y también resulta asombroso que tengamos que “justificarnos” ante la sociedad por cumplir con la legalidad, y la legalidad es llevar a cabo el plan de aprovechamiento y gestión y “extraer” un cupo de hembras previamente fijado, entre otras muchas cosas, como todos sabemos…
Sobre el tema de la estética en temas tan opinables –no así en otros- y dudosos como el que nos ocupa, le pondré un ejemplo que en realidad es un chiste, pero que hay quien dice que fue real. El renombrado y célebre pintor Raymond de Toulouse-Lautrec expuso su primer desnudo en el mítico “Musée du Louvre” de París. El cuadro representaba la escena de una hermosa dama desnuda ante un hombre. Unas señoras se escandalizaban y comentaban de modo vehemente acerca de lo que consideraban como “una vulgar obscenidad que no merecía estar expuesto en tan distinguido museo”. Ante estes comentarios se le acercó un señor que les dijo: ¿Señoras, porqué motivo se escandalizan ustedes?, a lo que las mismas respondieron: ¿es que está usted ciego, no ve como yace esa señora que han dibujado desnuda y, para más inri, yace en esa pose delante de un hombre? El señor respondió: “Pues no entiendo el porqué de su asombro y escándalo, porque lo que he reflejado en esa pintura ha sido la esbelta y bella figura femenina: la de una esposa que se desnuda delante de su marido”. Las señoras quedaron tan perplejas como coloradas, y no supieron responder al autor del cuadro…





Habla usted de un abanico de posibilidades para gestionar y habla bien; además que yo sepa, nadie ha afirmado que la batida se utilice para seleccionar determinados ejemplares, y creo que mezcla argumentos, ya que lo que se le ha criticado, y no sólo por mi parte, sino por parte de los otros dos contertulios, que en el método de extracción que se realiza a través del rececho en los casos que sus carácterísticas así lo hagan necesario, se tenga que llamar a “profesionales” y no a cazadores. Es una especie de puritanismo que no acabo de entender… De todos modos le puedo asegurar que en los cortaderos y en las laderas y “vagoadas” de nuestras sierras y montes, antes de apretar el gatillo, en la época en la que sólo se pueden abatir machos, por poner un ejemplo, creo que todos sabemos escoger y saber diferenciar quien tiene cuernos y quien no los tiene… Y también sabemos diferenciar perfectamente un cabrito de en ejemplar adulto, no le quepa duda… De todos modos, le diré que estoy a favor de incrementar una formación más completa del cazador. Le diré que yo mismo a finales de los años 70 se planteó el tema de un exámen al cazador que incluyese una formación teórica basada acerca de la biología de las especies tanto cazables como no cazables, entre otra materia más variada que incluyese conocimientos básicos del biotopo y hábitat de las mismas; así como un examen práctico del manejo de armas, y la sorprendente respuesta verbal que se dió por aquel entonces fue la de “mire usted, deje las cosas como están porque si no, los paisanos no nos queman el monte, nos queman las oficinas”–palabras del propio ingeniero del ICONA responsable de aquel momento-; relegando a los cazadores gallegos por aquel entonces, al más completo ostracismo, y además haciendo unas insinuaciones mediante las que nos adjetivaban como “incendiarios en potencia”.

Dice usted que en Galicia nadie gestiona la caza mayor, y sin embargo he leído en esta misma web que usted dice que caza y gestiona varios cotos de la zona de Lugo. ¿Se gestionan mal? ¿Ni siquiera usted cumple con los planes de aprovechamiento?. Le puedo asegurar que, a pesar de que como dije, el trayecto experiencial del nuevo modelo de gestión cinegética es corto en nuestra comunidad, muchos de los tecores en los que me muevo cumplen con los cupos establecidos y rellenan los impresos con claridad, y esta es una concienzación que ha sido creciente en la mayoría de entorno que conozco por parte de los interesados, que somos todos a los que nos gusta cazar y que luchamos o intentamos con los medios de los que disponemos intentar que nuestras especies gocen de buenas y sanas poblaciones. Es una cuestión de tiempo, experiencia y recorrido. Cada vez es más frecuente que desde nuestro colectivo se tomen nota y apunten los animales vistos y no cazados; así como otro tipo de parámetros que nos pueden ayudar a desarrollar y mejorar de cara al futuro dichos planes en los diferentes tecores.

Habla usted de las poblaciones de corzo de la franja occidental ¿gestiona usted o conoce estudios serios elaborados para tal fin?. Por mi parte le diré que algo de esa zona conozco, y le puedo decir que la palabra “corzo” suena cada vez con mayor frecuencia en tecores que abarcan gran parte de la provincia de Pontevedra y, sin ir más lejos, le puedo hablar de los aledaños de Vigo, o de atropellos de ejemplares en lugares más cercanos a la costa donde jamás antes se habían visto. Eso sin hablar de la franja occidental ourensana, donde la ribera del Río Miño se lleva la palma: las famosas “cabras” como le llaman los asombrados paisanos, que hace 10 ó 15 años ni siquiera sabían que existiesen.
Me sorprenden sus comentarios sobre el lobo, y me sorprenden porque nadie aquí ha hablado sobre que sean el único factor exponente sobre la disminución de las poblaciones de corzo, sino que en las zonas o cunas primigenias, allá donde se abatían y había las primeras poblaciones de corzo, es donde justamente el lobo más daño ha hecho, pero resulta obvio cuando usted mismo me da la razón, ahora que acordaba de unas declaraciones suyas en respuesta al señor Chan en esta misma web y que voy a entrecomillar para que quien nos pueda leer no se lleve a engaño:
Dice Usted aquí que no caza, que más bien gestiona:
“El primero será que hablamos del lobo en Galicia, de ahí que de nada valdrá extrapolar su aprovechamiento a otras reservas, en la comunidad autónoma Gallega solamente hay una reserva de caza, la de Ancares, de la cual ya hablo Vd. largo y tendido, por cierto causo bastante estupor en la comarca ya que a diferencia de uno, que caza y lleva cazando muchos años en las ocho mil y pico hectáreas que abarca esta reserva, a Vd. allí no le conocía ni el tato, sin embargo y aunque hablase de oídas, de lo que le contaban o de lo que “me” leyó a mí en algún que otro foro cinegético donde exprese su acertada opinión con anterioridad (Consultar histórico) no podía estar más de acuerda, tanto en cuanto el primer lobo que se había matado en esa reserva (dentro de la legalidad) se había hecho cuando cazábamos corzo un común amigo y servidor, que por cierto no me llevé el honor del “number one” por haber fallado uno a “cascaporro” unos meses antes….pero centrémonos.
Dice Vd. que “en mis dos cotos”, verá Sr. Chan, en los ocho cotos donde cazo a rececho en primavera, (matizando que cuando digo “cazo” no quiero decir que compre un precinto, sino más bien que gestiono el aprovechamiento del corzo a rececho durante todo el período legalmente establecido y que en su conjunto suponen alrededor de las 50.000 hectáreas), se puede hablar de una presencia constante y agobiante del canido salvaje, avistamientos, rastros y despojos dejan clara su presencia, resolviendo la ecuación sobre el “porque” no se ve un rabo en algunos días que a priori deberían provechosos. ”

http://www.club-caza.com/blog/norte/postver.asp?p=56

En qué quedamos, usted caza, gestiona o no, se considera cazador de menor cuando afirma que los de la mayor marginan a los de la menor muy poco democráticamente; y en otras ocasiones dice que caza corzos en rececho, por tanto es cazador de mayor a rachas…; en fin, creo que me confunde un poco sobre su postura de las cosas, porque varía tanto entre unas intervenciones y otras, que debe de ser que yo no lo capto y escapa a mi entedimiento, discúlpeme pues… Mire lo que dice usted al principio de este mismo hilo de debate, dice que no gestiona y en el párrafo siguiente que a continuación cito nos dice que gestiona… ¿Me lo puede explicar para que me quede claro?... Me refiero a este párrafo suyo, de este mismo hilo, en su primera intervención, ya que criticando a Rafael Centenera –uno de los mayores expertos sobre corzo en España, junto a Gerardo Pajares- nos dice que ahora resulta que no gestiona… ¿En que quedamos, a ..o.. b ?:

“Estimado Paco:
Permite diferir de tu artículo, la verdad es que no sé por dónde empezar así que disculpa si mi intervención resulta inconexa.
Voy a empezar por la Gestión, la manida Gestión cinegética, es curioso pues había leído en alguna publicación del sector un interesante artículo firmado por el Sr. Centenera en el que mencionando la gestión aludía a la herramienta del matarile de esos ejemplares que por una u otra causa deberían de ser eliminados, en este caso se centraba en los animales próximos a carreteras u otros que por distintas consideraciones del gestor se consideraban selectivos y digo que recalcaba eliminarles ahora en Abril, cuando es más fácil localizarles, lo que se puede traducir que estarán a tiro de “ventanilla” y que serán matados en aras de la gestión por algún individuo que se cree está cazando y por ende ha de denominársele cazador.
Pues no, yo no gestiono, yo cazó, si en aras de la gestión se ha de regular una población que se utilicen los medios necesarios, que se mate, pero el señor que la mata no es un cazador, puede ser un gestor, puede ser el guarda, puede ser un profesional (en Inglaterra hay una figura muy concreta para este tipo de acciones).”



Le vuelvo a repetir que cuando hablo de O Invernadoiro y de la Reserva dos Ancares, que usted conoce muy bien, hablo de que la incidencia de la predación de lobo sobre corzo ha incidido de modo significativo, como usted dice en el párrafo que he entrecomillado más arriba y cuyo link adjunto, para que pueda comprobar que uno también ese pasa por esta web a leer opiniones. Supongo que también conocerá el reciente estudio realizado por una bióloga en O Invernadoiro en el que concluye que el lobo del Macizo Central Ourensano se alimenta práctica y exclusivamente de caza. Un estudio que ha llevado su tiempo y le puedo asegurar que los paisanos de pueblos como Rebordechao, Correchouso, Toro, Camba, PortoCamba y O Navallo conocen muy bien las mañas del canis lupus, no vaya a ser que se nos olvide que por la provincia de Ourense resulta que ya ha habido épocas de “corzos –que no vacas- flacos”…
Cuando hablamos de deporte y si nos atenemos a la definición de la RAE –cito-: Deporte es una actividad física ejercida como juego y/o competición cuya práctica supone entretenimiento y sujeción a unas normas establecidas”. Pero resulta que la caza no es ni un juego ni una competición. El mero esfuerzo físico tampoco nos conduce a la acepción de deporte: el hecho de “hacer nuestras necesidades” no creo que sea un deporte, como tampoco la actividad ejercida por un obrero en una cadena de producción o la de un soldador o herrero que tiene que trabajar con pesos durante su jornada laboral. La “caza competición deportiva” amparada por la Federación ha conllevado a un deterioro de nuestra imagen ante la sociedad, basándose en un precepto incoherente, máxime en estes tiempos que corren, ya que la palabra “deporte” está mal adecuada a la práctica de la caza en nuestro país. De hecho, durante décadas se ha asociado socialmente como un deporte, cuando en realidad es una actividad que trasciende a lo meramente deportivo y competitivo, ya que ha sido, es y será una actividad consustancial al género humano con una gran connotación, por otra parte del arte y lo artístico… Comparto además opiniones como la de José Ignacio Ñudí quien, en este interesante artículo, desgrana perfectamente el porqué la caza es solamente caza y no deporte: http://unacaza.blogspot.com/2010/02/la-caza-es-caza-y-no-un-deporte.html

Nos queda el tema comercial. Creo sinceramente que las sociedades (SOCIEDADES QUE LO SON SIN ANIMO DE LUCRO-no lo olvidemos-), que son asimismo titulares de los diferentes tecores no debieran competir de modo desleal con las entidades -constituidas como sociedades mercantiles- profesionales de gestión, que pagan sus impuestos como empresas que son. Los gastos del tecor debieran de ser sufragados por quienes disfrutan privadamente de su caza pues, si bien pueden ser titulares de sus terrenos y sus derechos, no son propietarias de sus especies cazables en modo alguno, aunque creo que sus intereses y derechos han de tenerse siempre en notable consideración. En este caso y siguiendo con su ejemplo, resulta que el dueño de los percebes no es un armador profesional porque en este caso los percebes –corzos- no poseen un dueño apriorístico y son y están declarados como rex nullius.

Por último, espero que me aclare mis dudas sobre eso de que se siente como cazador de menor atenazado por la abrumadora presión de los intereses de los cazadores de mayor, ya que como usted mismo afirmaba en algún párrafo que he entrecomillado más arriba, dice que practica el rececho de corzo. Eso de defender nuestros intereses dependiendo de la época y práctica o modalidad que practiquemos me suena un poco individualista, en vez de buscar una cohesión del cazador como un colectivo que auna intereses en aras de aguntar mejor los envites que se nos auguran poderosos en un futuro en el que la caza es cada vez más mirada con lupa ante una sociedad a la que no deberíamos presentar justificación de lo que hacemos, sino invitarla a que conozcan lo que hacemos en nuestros tecores, a fin de desterrar esa imagen del cazador que solo va al monte a pegar tiros, sin importarle en absoluto el entorno natural, la gestión y buena salud de las poblaciones de especies, tanto cazables como no cazables.

Un saludo y disculpe si le he malinterpretado.





21 abr. 2010 13:15
Kachy
Pues gustosamente le aclaro.
No entiendo la caza sin perro, así que…principalmente cazador de arceas, a tiempo parcial corzo y para rellenar huecos todo lo que se tercie.
Dice Vd. que gestiono, pues mire sigue leyendo a media, como puede deducirse de mis palabras, gestiono el aprovechamiento…, la gestión, repito, es más amplia, si gestionase me ocuparía de hacer desbroces, recuentos, plantaciones, predadores y un montón de etc., aunque es cierto como dice que se aprovecha para hacer recuentos que podrían estimar la población, yo suelo pasarlos a una hoja Excel y los resultados son pintorescos, ahora ¿Se aprovechan esos recuentos?.
Me gustaría saber que baremo utiliza y en base a que, para clasificar a Don Rafael Centenera Ulecia como uno de los mayores expertos sobre corzos en España, le aseguro que hay otros muchos que en unos casos comparten su opinión y en otra muestran diferencias, si se trata de dar nombres yo podría citarle de carrerilla otros veinte con los que he compartido jornadas de caza, mesa, mantel y lectura cinegética, sin duda cualquiera de ellos con argumentos científicos más validos que los míos (los suyos los desconozco) pero curiosamente con posturas antagónicas entre ellos, pero ojo que lo mismo ocurre con la becada, el ciervo, el jabalí…, quizá debiera decirse que fulano sabe mucho de tal o cual población de corzos, como dice un buen amigo mío y le aseguro que uno de esos expertos, “yo sé de corzos, pero de los de mí pueblo”, poco o nada tiene que ver la gestión que se pueda hacer en Soria con la que se hace en la montaña Luguesa, no le extrañe entonces que discrepe cuando alguno de estos científicos en aras de su particular doctrina se confunda caza con gestión, le repito que ese trabalenguas denominado gestión cinegética, para muchos que pisamos tojos a diario, no sea más que un recurso para llenarse la bolsa, una quimera que vende muy bien en la sociedad de hoy en día.
Mi modo de ver la plástica al igual que la interpretación de la palabra Deporte es, le repito, personalísimo, yo creo que hago deporte mientras caza, ya me dirá Vd. como se le puede denominar a seis horas de ascensión por una pared alpina para intentar quitarle la pellica a una gamuza, o buscar unas perdices que han quebrado a mil y pico metros para tirarse en la ladera de enfrente, si cuando cazó no hago deporte venga Vd. y lo vea, de todos modos ha de ser riguroso pues la segunda acepción que ha obviado atendiendo a sus intereses dice:
“Recreación, pasatiempo, placer, diversión o ejercicio físico, por lo común al aire libre”
Así pues la caza es una recreación, un pasatiempo que produce placer y diversión en la que se produce un ejercicio físico al aire libre, como me decía Paco en una reciente conversación telefónica “Blanco y en botella”.
En cuanto a lo que denomina “Tema comercial”, vea Vd. que yo comparto su opinión en lo referente a quien ha de pagar lo que disfruta, pero ojo, tenga en cuenta que el latinismo “Res nullius”, y si aplicamos latinismos hagámoslo con un mínimo rigor pues usted ha puesto “Rex nullius” (Rey de nadie), tiene vigencia hasta que la pieza es abatida, pues a partir de este momento es de quien la abate, a partir de aquí habría que entablar un debate que se me antoja farragoso pues los dueños de los aprovechamientos son los propietarios del terreno, lo titulares del Tecor tienen cedidos esos derechos según el acuerdo al que hayan llegado con el/los propietarios.
He dejado para el final (y seguro que me quedan muchas más cosas, Vd. me perdonara) dos temas, el lobo y la capacidad del cazador para gestionar a golpe de gatillo.
En primer tema, el lobo, solo le voy a decir que hay que ser muy cauto y no me extenderé más, doctores tiene la Iglesia, pero dudo mucho que un solo factor influya tanto y sobre todo a tan corto plazo en las poblaciones cinegéticas.
En cuanto a la capacidad para gestionar determinada especie creo que se confunde o yo me he expresado mal, no digo que el profesional abata tal o cual especie, sino que su dedo sea el que señale lo que se debe abatir, matar siempre ha sido más sencillo que escoger quien debe ser matado.
Si Vd. aboga por formar a los cazadores y a costa de parecer pedante, conviene que vaya predicando con el ejemplo, los toros llevan cuernos, los corzos “CUERNAS” la diferencia, como Vd. sabe es que los primeros son perpetuos y los segundos renovable, me gustaría ver esa eficacia de interpretación en la temporada macho cuando un ejemplar que ha desmogado antes del 10 de Octubre pasa corriendo seguido de un par de sabuesos ligeros en un cortafuegos ante nuestros ojos, hay que ser muy agudo para ver los mogotes colorados, que Vd. quiere cazar machos en batida y que además, como dicen, en batida el trofeo importa una higa, pues a atizarles en Enero, cuando la diferencia de un macho emborrado y una hembra es más que evidente, en Francia lo hacen así y….no pasa nada.
Bueno, mis disculpas por el ladrillo y permita que en un par de días no responda que estoy un poco liado.
Un saludo.
21 abr. 2010 20:17
cazador s cartos
Uno de los estudios científicos más completos sobre la especie corzo es el de la estación biológica de Köln (Dinamarca), fruto de cinco años de seguimiento de una población de más de cien corzos marcados con collares numerados y, si bien queda algo distante en el tiempo, arrojó mucha luz sobre lo que hoy sabemos de la especie y del que yo, como cazador preocupado por el tema, me informé allá por los años 70, cuando precisamente comenzaba en Galicia la explosión demográfica de la especie.

Con este bagaje inicial y mi experiencia de paseos, comprobación de balizamientos territoriales y conteo de que efectivamente están ocupados esos territorios en la época de caza, añadiendo las modernas tecnologías como pueden ser las cámaras fotográficas que se activan por sensor de movimientos, así como la ayuda de la guardería, vine en la conclusión de que las complicadas ecuaciones que los gestores nos vienen haciendo para estimar teóricamente los censos, no se alejan mucho de la realidad.

Hablando de gestión, del verbo latino gero, geres, gerere, gesi, gestum, literalmente traducido: “llevar a cabo”, lo cual nos viene a decir que el “cabo” de toda gestión, en nuestro tema, es la caza.

Lo de la cuerna/o, le remito a la XXII edición del diccionario de la RAE:
- Cuerna: “Cuerno macizo………” osea, la cuerna es también un cuerno, o bien “vaso rústico hecho con cuerno de vacuno” y define:
-Cuerno: “protuberancia ósea…..de algunos animales…” por tanto, vale para cualquier animal. Aunque en nuestra común tierra también se llaman “gallos”, y a los corzos “corzas” –curiosamente-, bien sean machos o hembras y derivado de la acepción anterior, también “galleiros”.

Lo de la “s” por la “x”, referido a la palabra “rex”, no es más que un lapsus debido a lo apretado del teclado del portátil y su proximidad en el mismo. Pero mire Vd, no vamos a enzarzarnos en disquisiciones semánticas ni a tratar de darnos lecciones de temas que se alejan del fondo del asunto.

Vd. emplea demasiado el término “matar”; como reza el lema de un madrileño club de reconocido abolengo cinegético, “Venare non est occidare”, dejo la traducción a sus, sin duda, buenos conocimientos de nuestra lengua madre, y me permito añadir una oración de infinitivo según la pura gramática latina: “Venare humanum est”, que encierra toda una filosofía acerca de entender la caza como algo consustancial al mero hecho de pertenecer a nuestra especie. Lo de matar no dice nada a favor nuestro si lo incluimos en nuestro léxico habitual y empaña nuestra imagen.

¿Corzos desmogados a primeros de octubre…? Pues aunque nunca los vi, puede que sea una rara excepción y no debe tomarse como ejemplo.

“Por sus obras los conoceréis…”, proverbio que yo aplico para calificar los conocimientos del Señor Centenera, sin perjucio de otras más preclaras mentes que como usted dice conoce, y comparte mesa y mantel, etc… pero, por lo visto, ante esa gran cantidad de entendidos, pasa aquello de lo del Quijote cuando dice algo así como que “lo que a Sancho engorda y produce bienestar, a D. Quijote produce enfermedad”. Sin duda, las de éstes, no deben ser más que hipótesis u opiniones encontradas, ya que en base al más estricto rigor del empirismo científico, no cabe más que una deducción lógica que concluya el resultado de los datos ciertos obtenidos. Por mucho que difieran los biotopos, hábitat o como queramos llamarle de los lucenses y sorianos, para el corzo el 99 % de la gestión en ambos es básicamente la misma: misma latitud y pequeñas diferencias de flora, misma biología, ambos climas muy fríos, exceptuando pequeños localismos marítimos que pueden variar minimamente la época de celo y comportamientos post-desmogue.

El análisis de más de 500 excrementos de lobo a lo largo de 5 años en la Serra do Invernadoiro (Ourense), confirmó que el 95 % -aprox. – procedía de la especie corzo. Las poblaciones actuales de ungulados en dicho espacio están siendo diezmadas y esparcidas a los tecores colindantes por causa de la acción predatoria e intranquilizante (a la hora de fijar querencias) del canis lupus signatus (Cabrera).

En muchos países de Europa exigen obligatoriamente el empleo de prismáticos para la caza mayor. Muchos cazadores por su edad pueden tener defectos visuales y el empleo de esta herramienta podría ayudar a valorar los capreolus que fugazmente zigzaguean
y escorzan en nuestros visores como “tragando balas”. Algo mucho más difícil que tirar “al quieto”.

Como son muchas más nuestras coincidencias que nuestras divergencias, por mi parte doy por finalizada la diatriba.

Un saludo.
21 abr. 2010 20:57
Azul
Azul  
He leido la retahila y la verdad es que no me ha aclarado gran cosa, salvo que a Kachy se le ha ido la olla en el parrafo en el que se refiere a mi, en realidad solamente soy aprendiz de muchos de los monteros con los que tengo la suerte de cazar en donde cazo. Solo dire que, por ejemplo en la zona de A Coruña "limite" en la A-6 desde el mar hasta por lo menos Curtis, hay bastantes menos corzos ahora que hace unos años, y ello es exclusiva culpa nuestra, de los cazadores de esa zona.

Pero bueno, mi respuesta es para el post de hace unos dias de Francisco.

Te voy a explicar un par de cosas, Francisco.

Se va a hacer un poco largo pero da igual, el que quiera que lo lea y el que no… que mire otra cosa.
No me ofendes, hombre, jajaja… si en realidad te crees lo que has escrito sobre la traílla… allá tú.

Si lo que decías en tus primeras intervenciones me llamaba la atención por figurárseme lenguaje cuasi ininteligible, lo que dices ahora me parece, directamente, tupí-guaraní.

De entrada te aclaro que desde hace dos años (con una excepción por compromiso) no voy a batidas de corzo, han dejado de interesarme porque las cosas se han vuelto demasiado fáciles, y la gente demasiado cómoda, y porqué no decirlo, los perros de corzo son cada vez peores.

Dices que al corzo se le ha perdido el respeto… y yo creo que nunca se le ha tenido respeto. Seamos realistas, es una caza y un animal que no despierta interés en la inmensa mayoría de cazadores.

Eso que dices que sucede con el corzo en Ourense y aledaños lo conozco, tengo amigos y conocidos por esa zona, por lo que sé es algo generalizado y a mí me suena a chino, porque por los distintos sitios de la mitad norte de Galicia por donde cazo si a alguien se le ocurre matar un corzo durante una batida de jabalí lo menos que le puede pasar es que los compañeros lo expulsen de la cuadrilla, cuando no que se vaya a casa (o directamente a urgencias) bien calentito por matarles una cabra a los perros.

Respecto al corzo: Obviamente a mí también me parece muy bien que se cumplan los planes aprobados, pero el quid de la cuestión es que muchos de esos planes son completamente irreales, unos por exceso y otros por defecto. La Admon no se preocupa de verificar que los planes se ciñan a la realidad que existe en el monte, sino que es cada tecor el que hace corresponder los planes con una supuesta realidad; y unos lo hacen bien y otros mal, eso ya es cosa de los socios y las directivas, lo cual no me parece mal.

El tema de los precintos en las carreteras me parece totalmente secundario; cuando hay gente que mata corzos por encima del cupo en las batidas, ese “exceso” se queda en las casas alrededor de donde se ha producido la batida. Los controles deben existir sobre todo en el monte, en las cacerías, aunque nunca mientras se están celebrando, sino antes o después mientras se observa “durante”. Yo diría que la época de control de precintos en carretera debería ser precisamente ésta, la época del rececho, una modalidad donde hay mucho furtivismo y mucha infracción.

Eso de que no debería haber batidas sin haber recechos es una opinión con la que no estoy en absoluto de acuerdo. No sé si en esto te mueves por conveniencias personales (quizás te guste especialmente el rececho o tienes intereses pecuniarios en el tema), a mí me parece que lo correcto es dejar a los tecores que hagan a este respecto lo que quieran y les parezca mejor, siempre después de la correspondiente votación en asamblea. Si se quiere que haya recechos, bien, y sino no pasa absolutamente nada. Es más, bajo mi particular punto de vista, preferiría pagar algo más cada año y que no se vendiesen los recechos, reservando la mayor parte para los socios que se apuntasen para tal fin y sorteándolos exclusivamente entre ellos sin posibilidad de cesión del derecho de caza.

Para que funcione el tema de vender recechos de calidad lo primero que hay que tener es una infraestructura adecuada: entre otras cosas buenos guardas o guías y montes como dios manda, y esto no es posible tenerlo si los tecores son pequeños o siquiera medianos. A ver si la gente se da cuenta de una puñetera vez de que los tecores deberían ser comarcales, de muchos miles de hectáreas y muchos socios, porque se pueden hacer más cosas, de más calidad y de manera mucho más profesionalizada, evitando, por ejemplo, esa maldición de la reventa de corzos.

Es cierto que en octubre algunas hembras todavía están amamantando. De todas maneras te digo que creo que la supervivencia de los corzos amamantados (de corcinos ya no tienen nada) no corre peligro alguno. En septiembre y octubre ya corren y saltan que se matan. Tampoco me parecería mal que se cazasen las hembras en febrero, en realidad ni las hembras ni los machos. De lo que sí estoy seguro es de que si las batidas de corzo se realizasen en febrero el impacto sobre la población iba a ser mucho mayor sobre todo en aquellos tecores donde se pasan los cupos por el forro de los cojones, porque en febrero, como bien sabes, “non hai monte” y toda la bichería es mucho más fácil de abatir. En fin… si se cumpliesen los cupos… y en esto hilo con algo que Kachy dice más arriba, hablando de la “honradez alemana”… por ejemplo, se estima que cada año casi el 20% de la saludable población de lince boreal sueco la furtivean los propios “honrados” cazadores suecos. En todas partes cuecen habas, aunque seguramente aquí se cuezan más y más gordas, por eso creo que cazar corzos en febrero, aunque no me importaría, no sería algo positivo para el corzo.


Y ahora pasamos al tema de la traílla y de lo viajado que está cada uno.

Empiezo por lo segundo. Nunca he cazado en Ourense y conociendo la chapucera (personal opinión) manera de cazar el jabalí que tienen o tenéis por allí será difícil que hoy día baje. No obstante te cuento que he cazado el jabalí al menos en cinco distintas comunidades autónomas y en diferentes modalidades, desde Fisterra al Pirineo gerundense y desde Estaca de Bares a Badajoz. Así que viajado estoy un poquito, lo suficiente como para tener muy claro lo que quiero y lo que me gusta, después de haber visto lo que muchos otros hacen.

A este respecto tengo muy claro que la caza utilizando muchos perros en manchas fijas, tipo lo que hacéis vosotros, es cosa mala por varias cosas, algunas las explicaré después, pero una no menor es que en este tipo de caza se “tiende” hacia el robo; ¿cómo es esto posible? pues muy fácil, es un tipo de caza en el que con el tiempo (o sin tiempo) se acaba cebando previamente la mancha “de la semana”, y eso es ejercer de ladrón con todas las letras, las seis letras más el acento. Es una trampa de lo más infame.

En el tema de la caza del jabalí con la ayuda de perros atraillados tienes unas ideas del todo inexactas, sin duda fruto del desconocimiento. Te preciso que si nos atenemos a la concepción histórica de la montería en España (no de eso en lo que ha derivado la montería en el sur en los últimos 200 años), lo que se hace en la mayor parte de Galicia, en Asturias y en Cantabria con ayuda de perros atraillados (localización previa de encame, colocación de puestos y ataque con perros) se parece mucho más a la montería que las batidas o macrobatidas que es lo que son en realidad lo que hoy se denomina “monterías”. Además con perros atraillados ni se “ganchea” ni se “bate”, sino que se montea. Pero bueno, esto son más que nada cuestiones semánticas e historiográficas que no importan demasiado. No obstante si necesitas bibliografía al respecto no hay problema, me lo demandas y te hago llegar la que quieras, porque eso que dices de Argote de Molina, etc… es FALSO , y si insistes en lo contrario expondré citas muy concretas sobre lo que siglos antes y siglos DESPUÉS de ese tiempo consideraban un Montero, y lo que destilan muy fehacientemente es que sin perro/s ni emplazamientos no había montero ni montería.

No sé de donde sacas que la caza con la ayuda de perros atraillados es más “individualista” que una batida o macrobatida (me vas a perdonar pero me niego a llamar a eso montería). Lo que sucede en la caza a traílla es que los monteros (me vas a perdonar de nuevo pero me niego rotundamente a llamarles “perreros”) y sus perros tienen un papel fundamental, mientras que la gente que únicamente se ocupa de ponerse en una postura (si llamamos monteros a los que se dedican sólo a esto estamos vendiendo a precio de saldo este sustantivo) tiene un papel secundario, pero bueno, a mí es algo que me parece completamente normal y razonable, al fin y al cabo los que están en las posturas pueden tirarle a algo gracias a que los monteros hacen bien su trabajo.

No obstante a este respecto te digo que la caza a traílla es una caza en equipo. Los monteros salen a buscar rastros con sus perros y muchos de los que no tienen perros ayudan buscando rastros de vista, yendo a recoger monteros a tal sitio o a tal otro, informando, sirviendo de contacto, sabiendo atajar huidas con maestría y diligencia, ayudando en la suelta y después recogiendo los perros, organizando las armadas y sus cambios sobre la marcha, orientando a los demás sobre las pasadas más probables cuando los perros se van de la armada, etc… muy a menudo su colaboración es fundamental aunque no tengan perros (aunque esto sea raro en una persona de las caracteristicas que estoy exponiendo) y para mí también son monteros. La imagen de la gente esperando en el bar a que los monteros vuelvan es en muchos casos cierta y en otros muchos no, además a estos exclusivos del bar se les relega generalmente a posturas “menores”, tal como debe ser.

Hablas de unas cosas rarísimas, Francisco, como que las macrobatidas tienen lugar en sitios de mucha vegetación continua o llanuras, o en lugares como la Cabrera. Yo conozco la Cabrera y la zona del Teleno y allí no se caza con perros atraillados porque no saben más, si cazasen con perros atraillados otro gallo les cantaría, porque la traílla no solamente sirve para “emplazar”, de hecho sabrás, como cazador viajero que presumes que eres, que en zonas de Asturias y de Cantabria generalmente no emplazan y sin embargo usan la traílla. Yo mismo, por el lugar donde cazo (con montes de cientos de has. ininterrumpidas) cazo el jabalí a traílla de una manera mixta, pues hay bastantes lugares donde no se puede emplazar, pero siempre buscamos los rastros de encame con perros de cuerda y soltamos exclusivamente sobre rastro. Hacer esto es lo más práctico y lo más efectivo a causa de que hay relativamente pocos jabalís y sí muchos corzos y otra caza.

Dices que cazando a traílla solamente se divierte un tío y esto es ROTUNDAMENTE FALSO. Siempre hay varias personas utilizando perros atraillados, y no pocos días emplazan (“aplazan” en galego) varias de esas personas y por lo tanto se hacen varias sueltas. Cada una de esas personas, emplacen o no, mientras buscan se divierten, al igual que otras personas que les ayudan aunque no lleven perro. Y ya después en las sueltas TODOS tienen vista, oídos y armas para divertirse, y en muchas ocasiones incluso sueltan perros personas que no buscan. Repito que tu aseveración también a este respecto es ROTUNDAMENTE FALSA, porque TODOS nos divertimos, de lo contrario iria a cazar uno y no quince.

Hace 20 años acudí a mi primera cacería de jabalí, con 14 años, recuerdo perfectamente a aquellos monteros de Meira, CON SUS PERROS DE TRAÍLLA y cazamos exactamente igual que cazamos hoy. De 15 años nada de nada, esto de la traílla hace años no se usaba porque casi no había jabalís y sobre todo porque no había corzos, pero se acogió DE NUEVO esta modalidad de manera natural, y esto fue así porque la memoria de la traílla nunca se olvidó del todo en determinadas comarcas gallegas (del norte, claro), aún vive quien emplazaba lobos con un griffon atado a una cuerda en los 60. En cuanto a que los monteros lleven o no arma, no veo ninguna razón para que no la puedan llevar, ni qué demonios tiene eso que ver con el “gancho” ni con cuestiones legales. De todas maneras te diré una cosa, Francisco; si el montero hace las cosas bien y se sueltan cuatro o cinco buenos perros sobre rastro cierto, el montero hace puesto con los demás porque no tiene sentido meterse al monte para nada. Donde cazo los monteros jamás nos metemos al monte salvo cuando algo va mal, todos hacemos postura.

Pero bueno, ahora te diré yo lo que a mí no me gusta de las batidas o macrobatidas “a suelta”:

1.- No es posible tener buenos perros cazando sin buscar los rastros antes para soltar sobre ellos, ya porque es misión imposible tenerlos limpios, ya porque se intenta suplir esta falta de calidad con cantidad. De hecho muchos sabemos que cazar con mucha cantidad de perros es algo que denota falta absoluta de calidad de los mismos o simplemente que sus dueños son unos masoquistas a los que les encanta gastar el dinero en desparasitaciones, papeles, pienso y remolques de doble eje.

2.- Se molesta una cantidad ingente de animales que no son objeto de caza, y cuya caza en muchos casos no está siquiera permitida, ya sean corzos, venados, zorros o garduñas, por citar lo más habitual.

3.- No es, en absoluto, una caza selectiva. Si los perros dan con una puerca parida (cosa perfectamente posible) le pueden matar todos los rancholos, la molestan. Si en un tecor se pretende incrementar la población de jabalí se evitarán cazar hembras adultas, prefiriendo la caza de machos adultos e individuos subadultos de ambos sexos. Cazando a traílla es perfectamente posible seleccionar previamente a la suelta el animal o animales concretos que se prefieren cazar y cuando se suelta la posibilidad de molestar otra caza se minimiza una barbaridad.

4.- Cuando los perros se van tras un animal o tras un rastro fuera de la zona “marcada”, ya no se puede hacer nada, y esto es una auténtica putada.

No sigo porque sinceramente los puntos 2 y 3 son de tal importancia que cualquier otra cosa puesta a su lado es una razón infinitamente menor. Para mí echar perros “a lo bruto” al monte para intentar cazar jabalís habiendo corzos y otra caza a tutiple en el monte, es la representación más fiel de la impericia y la vagancia. Y lo más gracioso es que después a esta gente le pasa lo mismo que a ti refiriéndote a León: se queja de que “hay muchos corzos”, los perros se lían y “no salen jabalís”. Lo dicho: impericia y vagancia.

La tendencia es otra, en unos casos por razón de la dinámica de la población gallega y en otros porque el corzo se extiende por todas partes: cuadrillas cada vez más pequeñas, pocos perros y especializados y por supuesto búsqueda de rastros previa a la suelta. Al final, dentro de 20-30 años, seguramente el jabalí se pueda cazar tipo “al salto” (como pasa en muchos sitios del mundo) y por tanto las cosas se sigan moviendo, cambiando.

Saludos y por supuesto que cada uno cace como le dé la gana, faltaría más
22 abr. 2010 08:55
Azul
Azul  
... quería decir AP-9.

Recordé ayer en el coche que Francisco hacía referencia a escribir un artículo Suelta vs Traílla... la verdad es que no sé a cuento de qué podría venir un escrito de esa índole. Yo creo que sobra completamente el término "versus". Cada uno que cace como quiera, sepa o pueda y punto pelota.

Sé por mis conocidos en Ourense que es cada vez más gente (sobre todo joven) la que clama en muchas de las cuadrillas que cazan "a suelta" para cambiar la manera de cazar, pero Francisco, es un problema completamente menor y exclusivamente vuestro, ese tipo de "discusión" no se da más que en vuestra zona.

Saludos.
22 abr. 2010 19:43
o cazador sen cartos
Señor Azul, me parece poco serio por su parte realizar generalizaciones ofensivas sobre el global de cazadores de una provincia en la que, según sus mismas palabras, jamás ha cazado, ya que, según usted mismo dice, le “han hablado de oídas” y claro, señalar con el dedo de modo gratuito a lo que sucede en Ourense de modo generalizado, realizando acusaciones tan graves como las que aquí ha vertido, podrían plantearle a usted algún que otro disgusto a nivel judicial, y no se lo digo por mi, que llevo haciendo y preparando buenos perros de jabalí sin necesidad de la traílla desde hace más de 30 años, sino porque cualquier otro ourensano que lea la cantidad de calificativos ofensivos que sobre el global de la realidad de nuestra provincia ha expuesto usted en este foro público desde su “elevado altar” (por aquello de que dice que <>), podría sentirse más que ofendido por sus palabras... Sus generalizaciones son del todo ofensivas y me duele tener que leer en un ámbito público algunas de sus palabras y de su exposición, que refleja, sin duda, un total desconocimiento de la zona a la que alude de un modo casi catedraticio y con una visión que en ocasiones, trasluce una especie de “ominisapiencia monocolor atraillada”, excluyendo y denostando las demás alternativas.

Flaco favor hace Vd. a la imagen del colectivo de cazadores, cuando en un medio público como es un foro accesible a cualquier ciudadano sensible con la naturaleza, realiza afirmaciones tales como que somos los cazadores los que hemos hecho disminuir ostensiblemente la población de corzos en determinadas zonas que menciona. ¿Posee usted estudios serios que así lo ratifiquen o son sus simples deducciones?. Mire Vd, casi todas las semanas, en el Telexornal de la TVG o en otro tipo de medios de comunicación, tenemos noticias cada vez más frecuentes de ataques del lobo al ganado o a personas en las provincias de A Coruña o Pontevedra. ¿Me puede decir qué comen los lobos los días que no comen ovejas, potros o terneros? La existencia de ganado en régimen extensivo en los montes es determinante para que fijen querencia en esas zonas familias de lobo, que son animales condicionados en sus genes para cazar presas vivas, siendo esta lección de matar, la primera que enseña la loba a sus cachorros nada más salir al campo y una vez éstos se hallan preparados para ello. ¿Sabe usted el porcentaje de corcinos que son presas del zorro? ¿Sabe que la causa más frecuente de la mortalidad de corcinos es debido a esta causa? ¿Sabe usted que el zorro es un depredador muy infravalorado en este aspecto en nuestro país?

Tenemos que medir muy mucho lo que afirmamos públicamente aunque, como en cualquier otro aspecto de la vida, siempre hay infractores de la Ley que, afortunadamente son los menos y nunca, por sus fechorías, vamos a juzgar al total del colectivo social.

Tampoco puede Vd. meter a todos los cazadores ourensanos en el mismo saco y decir que no tenemos idea de cazar el jabalí, ni tampoco mencionar la excelencia de la traílla como método idóneo. Son dos modalidades y ambas son respetables sabiendo practicarlas, como no… Si sus escasas o nulas experiencias en esta provincia le han proporcionado mal recuerdo, lo lamento, pero conozco en detalle las andanzas de casi todas las cuadrillas de la provincia y le aseguro que distan mucho de lo que Vd. afirma “que le dicen de oídas”.


No es necesario tener que cazar mediante la modalidad de traílla para tener hecho a un buen perro de jabalí. La selección, cría y entrenamiento, el esfuerzo, la tenacidad y constancia, la dedicación y el afán de superación, y por supuesto, la experiencia del cazador y sus conocimientos aplicados a todo ello, son condiciones necesarias e imprescindibles para que logremos que un sabueso soltado sobre un rastro reciente de jabalí, sea capaz de realizar un buen acercamiento y acoso del suido.

Ha tocado muchas cosas: con algunas estoy de acuerdo, pero con otras me parece que ha sido un poco aventurado, así que empezaré por desmenuzar algunas de ellas, mas otras que yo introduciré, a fin de exponer mi punto de vista partiendo de una premisa que usted tiene por cierta y yo por totalmente falsa: que un perro entrenado de traílla es más completo que aquel que ha sido enseñado para ser soltado sobre una especie de ungulado o, sin tener que rizar tanto el rizo y la “famosa moda del perro limpio o del pobriño perro sucio”, afirmar que sea necesario limpiar perros para que un can bien enseñado, sepa acercar el primer rastro que hemos decidido darle, resuelva esa fase con solvencia, lata a parado y acose como es debido, mediante el apoyo y trabajo de una perfecta y armónica jauría que logre arrancar de la espesura a las piezas objeto de caza hacia las posturas que, en algunos casos, no son tan cómodas como usted presupone en algunos puntos de su comentarios, ya que suele llevar a veces incluso una hora u hora y media o más a pie, para poder acceder a alguna de ellas…

Por otro lado, los siglos han pasado, el hombre ha hecho uso de las nuevas tecnologías en aras de su comodidad y utilidad, como el uso de collares localizadores, el de trail - cams para poder esbozar modestos censos poblacionales de las diferentes especies a cazar y sus características –y digo modestos-, el uso de walkie- talkies, gran cantidad de desbroces, pistas forestales, caminos y carreteras comarcales para poder desplazarse más comodamente; pero sin embargo y a pesar de todo esto, la caza sigue siendo, EN ESENCIA, como el mismo Cerfon, Gridel, Covarsí, Lanorville, Martínez de Espinar e incluso el mítico Gaston Phoebus en su “ Livre de chasse” nos relataban a través de sus trascendentales obras. No hace falta remontarnos a obras de la literatura cinegética más modernas para comprender como en los días de helada las reses suelen encamar al naciente y cómo sus querencias van cambiando variablemente y de modo anticipado a lo que nosotros llamamos “cambios de las condiciones climatológicas”. Este y otro tipo de condicionantes son imprescindibles para el conocimiento de dónde hemos de darle rastro a nuestros fieles compañeros.
Los antiguamente llamados “piquers” por G Lanorville en su obra “La caza del jabalí” eran los que, ya al alba, se dedicaban a examinar las huellas de los suidos y posteriormente influían de modo determinante en la decisión de soltar sobre las que deseaban, si así también lo permitían la variabilidad de las condiciones climatológicas u otro tipo de factores. Por tanto, la selectividad no es una característica exclusiva del traillero, sino de cualquier CAZADOR que sepa diferenciar los rastros y sepa asimismo decidir y distinguir sobre los que ha de soltar, en función de los mismos y huellas de la pieza que es objeto de caza. Le puedo asegurar que conozco lugares en los que, nadie de los que aquí ha venido con traílla de la zona de Lugo, ha sido capaz de delimitar el encame de un jabalí a menos de dos kilómetros como mínimo, debido a la enorme, kilométrica, inexpugnable y abrupta espesura dominante – que no es como la de la Cabrera-, montes que por cierto conozco, sobre todo los de la Cabrera baja, zona en la que he monteado y en la que las escobas o “Xestas” e inmensos robledales que parecen infinitos son dulce miel para nuestras piernas y trabajo de canes; eso sí, algún zarzal entre bancales de viñedos abandonados y según qué zonas, pero nada que ver con otro tipo de montes que conozco y cazo en los que el traillero que lo ha intentado, llega a un sitio y siempre se hace la misma pregunta ¿E agora por onde se pasa?, (también sé de alguno que hubo venir desde Lugo a buscar sus afamados grifones y sabuesos en barca para rescatarles de allí a unos días porque estaban “empenados”, completamente atrapados en un monte del que no sabían salir y del que los canes lugareños salieron rápida y prestamente); y es que resulta que desde ese punto concreto hasta el hipotético encame del jabalí puede haber varios kilómetros, incluso más de 10 y hallarse fuera de la mancha a batir, pero ese tipo de circunstancias que atañen al lugar de la suelta y los ejemplares sobre los que se ha de soltar también las sabemos los “vagos” que llevamos 40 años cazando en suelta sobre rastro, no vaya usted a pensar... Y ahí quizás coincidamos tanto yo como usted: ambos soltaríamos los perros en ese sitio del que ya no se puede andar más, porque no hay pistas que rodeeen al monte ni caminos accesibles para poder estrechar la delimitación de su posible encame -a mi su delimitación tan concienzuda no me importa tanto como sí quizás a usted-: hay monte y sólo monte para dar y tomar, y es ésta una dificultad que a mi se me antoja necesaria y consustancial a la caza, porque no debe faltar. Personalmente no me gustan los emplazamientos en “toxales” completamente rodeados de caminos y forestales o enormes prados y posturas que, apiñándose en un escaso radio de poco más de dos hectáreas, sueltan un “ataque” de jauría en ese minúsculo trozo de defensa que le otorgamos al posible escape del jabalí, y no me negará que este tipo de prácticas son bastante habituales por parte de algunos grupos de cazadores.


En el tema de la traílla, los franceses le llaman “faire le pied” –“hacer el pié”- ; diríamos: buscar la huella, y se hace con un perrín que sepa a lo que se anda y que haya sido entrenado para tal cometido. Este es un método que casi siempre excluye algo que para muchos de nosotros constituye parte esencial de los que nos gusta y sentimos: lo que D. Eduardo Trigo de Yarto (d.e.p) denominaba “caza clamorosa”, esto es, LA INCERTIDUMBRE. Para muchos de nosotros, tener la seguridad de que en un lugar determinado cuyo cerco podemos estrechar en gran medida, se hallan las piezas objeto de caza, sin que quede mayor probabilidad de escape para la pieza que el fallo del tiro, no nos gusta.
A menudo buscamos las huellas el día anterior y las comprobamos al día siguiente, y si no hay huellas frescas, pues simplemente, no soltamos.
Nos negamos a que los componentes de la cacería esperen horas y horas en los bares, o donde les apetezca, hasta que llegue el recado del emplazamiento, ya que preferimos más bien que nuestros “piquers”, que ya al alba se dedican a examinar rastros a pie y en absoluto silencio y sin perro –por aquello de no “molestar” ni espantar la caza en los lugares determinados y más querenciosos de paso-, le comuniquen al responsable sus impresiones de modo lo más rápido y eficaz posible, poniéndonos a cazar como un equipo organizado y preciso en el que cada uno tiene su función, pudiendo disfrutar de una mañana de caza en su total plenitud.

Me sorprenden sus comentarios más que dudosos acerca de que en la modalidad de suelta se molesta más a la caza que los que lo hacen mediante el empleo de la traílla: ¿acaso el traillero que se recorre un kilómetro o varios a través de nuestros montes a primera hora de la mañana con su can no molesta a los posibles ungulados y /u otras especies que en ese momento pudiesen hallarse próximos a la marabunta de cuerdas y sabuesos que cortan tantos y tantos rastros en los distintos lugares en los que se busca el emplazamiento definitivo? ¿a qué viene esta especie de puritanismo de “molestar” o “dejar de molestar”?. Le aseguro que un perro bien enseñado que sea soltado sobre un rastro reciente, sabe perfectamente acercar, latir a parado, y acosar sobre lo que se le ha dado rastro, porque para su conocimiento, en la provincia de Ourense y desde hace más de 40 años, cada vez son más los que saben darle rastro a sus perros. La acción de cazar, está claro que supone una presión sobre la fauna presente en la zona a batir, puesto que la sóla presencia humana, el ruido de vehículos (nosotros solemos aposturar a pie, en absoluto silencio y con los vehículos bien lejos de las posturas), conversaciones por los walkies, sonidos como las detonaciones de las armas o ladridos de perros son, necesariamente elementos que infieren en la tranquilidad de las reses pero esto ha sido es y será normal en la caza. Eso de molestar más o molestar menos, me parece que es llevar los límites de la estética más allá de lo razonablemente permisible y lógico.


Respecto al tema de la exclusividad de la selectividad que usted parece atribuirle a la traílla, me temo que se equivoca y mucho. Como le dije, un CAZADOR de caza mayor sabe perfectamente distinguir las huellas y rastros sobre los que se ha de soltar, y si me apura un poco y en caso de dudas sobre la existencia de jabalinas recién paridas que no hayan dado la cara en lugares donde poner examinar sus huellas, siempre podemos disponer de las trail cams para poder saber qué es lo que se mueve por la mancha y decidir, asimismo, no soltar en esa zona, para no correr el riesgo de que los canes se vean envueltos en una escena que, a todos los que nos gusta la caza del jabalí, no nos gustaría que se diese lugar. Y le diré más: cada vez son más los tecores ourensanos que están cerrando el día 6 de enero la caza del jabalí…

Para terminar, mire Usted, reconozco, aprecio y respeto total y absolutamente la encomiable labor y esfuerzo que llevan a cabo los trailleros para hacer a buen perro que se dedique a practicar esta modalidad, pero no relegue usted de modo apriorístico e injustificado, y con total desconocimiento de lo que está diciendo, a todos los amantes de la modalidad de suelta, ya que no somos ni masocas ni vagos –que disponemos de zonas de adiestramiento donde evitar que nuestros perros se echen a perder en la epóca de veda, como también podemos llevarlos atraillados a otras zonas del tecor-. Muchos de eses “masocas y vagos” que parece usted meter en el mismo saco, antes de que usted hubiese nacido, ya colgaban buenos macarenos en montes kilométricos y muy grandes de “leña” continua –ahí donde le aseguro que la traílla se queda cortita cortita, ya que la cuerda no llega-, tras extenuantes acosos por medio de sabuesos muy bien enseñados para cazar en suelta sobre rastro. Así que dejemos que cada cual escoja la modalidad que más le gusta e idónea le parece y no prejuzguemos a los que no cazan igual que nosotros…

Reciba usted un saludo.
22 abr. 2010 23:07
Perry Manson
No os molesteis con Azul, es un Genio y los genios son así, cansinos, pedantes y les gusta dar lecciones gratis. Parece el Perico Castejón de la trailla, un sabelotodo que no ha ido al colegio porque no le hacía falta, uffff que cansino el tio con sus sabuesos, sus traillas y su sabiduría y buen hacer.
Haber si se pone de acuerdo con Castejón y escriben juntos un libro que se titulr, "Urracos a traílla contra dioses y jabalíes".

Un saludo, lo dicho, no os molesteis.
23 abr. 2010 00:18
castiñeiro
a lo mejor..querido perry, es que tanto de frotarle la lámpara ....ha salido...el tema es como vuelve para adentro..pediremos tres deseos!!! ;-)
23 abr. 2010 04:16
cans a solta
¡¡Ay David, David!!...sempre sacando os pes do testo, e cando será o día que defendas as tuas ideas sin insultar a quenes non as comparten.
Cazador sen cartos; reciba usted mi aplauso.
23 abr. 2010 18:34
Kachy
Contestación al cazador sen cartos.
Espero ser breve.
Entiendo el latinismo, pero no la comparto en absoluto, matar es el fin de toda cacería, si no cazásemos para matar estaríamos haciendo otra cosa, lo contrario es demagogia y por mucho que este tan de moda ahora y no comulgo con eso, ahora bien no en toda cacería se ha de tener éxito y no por ello habremos disfrutado más o menos, por cierto haciendo patria, ese lema lo grabamos con hilo blanco en el escudo del primer club de caza con arco que se hizo en Galicia hace….ni me acuerdo, lo cual yo vote en contra ya que me parecía ñoño y pedante.
No me cabe duda de que Vd. será el rey del mambo cinegético y que sin duda conocerá al ciento por ciento de individuos que pululan por su coto, para ese viaje no hacen falta alforjas hay un libro magnifico de Brenda A. Mayle “How Many Deer” que le viene al pelo, además está documentado en Escocia que para el que no lo sepa es muy parecida a nuestros pinares Cantábricos, como moraleja se recomienda constantemente la prudencia.
¿Cómo puede comparar un corzo de Dinamarca con un ejemplar de A Mariña? Hay que ser muy osado para afirmarlo y aunque yo no soy Biólogo no hace falta más que echar un vistazo a los prados y ver que la hierba de Ribadeo le lleva veinte días a la de Castroverde, en los corzos influye muchísimo la altitud, mucho la latitud y bastante el lugar donde vivan.
Mire Vd. en lo que se cuela es en el celo, porque aquí curiosamente los corzos de Dinamarca no difieren mucho de los de Celanova y a finales de Julio andan todos enfilados buscando hembras.
Seguro que yo, a pesar de su Nick, tengo la cuenta más roja que Vd., pero algo de caza he practicado más allá de Pedrafita y ni Ingleses, ni Húngaros ni Gabachos, que nos llevan lustros en cuanto a Gestión Cinegética obvian ser cautos a la hora de establecer sus planes teniendo en cuenta factores que pueden influir en una radical bajada ad hoc y con el plan redactado, ellos tienen los crudos inviernos y nosotros el lobo y el gatillo, en esto último coincido con David en que ha sido la presión venatoria lo que ha mermado y mucho algunas poblaciones de corzo.
Ya le comenté en otro foro y en otra ocasión que Vd. sabrá mucho de empanadas, pero que para hablar de corzos con esa arrogancia hay que estar muchas horas en el monte, hay que usar y saber usar la óptica y sobre todo ser sumamente cauto, de nada vale tirar del Google para buscar algo que avale nuestra peregrina teoría, el exceso de información nos hace cometer errores y llevar fuera de contexto algunas cosas como lo de Dinamarca.
Creo que interpreta mal y de nuevo lo extrapola fuera de su laboratorio, el lobo en el invernadeiro actúa de un modo y en los montes de Mondoñedo de otro, allí se nutre del ganado mostrenco, siempre más sencillo de abatir y con menor gasto de calorías, le invito analizar las cagadas de esta cabaña lobera cuando Vd. guste.
Corzos desmogados a primeros de octubre, pues muchos hombre, tantos como descorreados en el mes de febrero, todo dependerá del año, de la edad y de muchas otras cosas, le aconsejo que en lugar de colocar el libro del Corzo del Sr. Centenera como relleno de biblioteca lo lea, Gerardo dice lo mismo en su “Pasión por las Seis puntas” como me consta que este último no lo pudo adquirir en su día (ya agotada la edición) se lo presto cuando quiera, así como algún otro de Prior (Richard).
Cuando vi la “x” en el latinismo se me ocurrió pensar en Vd. (el de las empanadas) porque cometió varias veces el mismo error en otros foros, no pasa nada hombre, pero no me vaya dando lecciones de gramática latina (que soy un lego poco cultivado) y luego me coloque un “estes”, a mí me importa una higa que le dé coces a la lengua del manco, yo cometo un montón de faltas ortográfica y gramaticales, lo que no entiendo es cómo se empeña en parecer lo que no es.
Ya le dije en su día que los corzos tienen cuernas, por ahí se empieza, si me habla de su ilustrado círculo venatorio y luego suelta prendas que ni su 300 Wtb soportaría, no me pida que de mucho crédito a sus afirmaciones, será que ahora llueve o que la crisis (cosa que no le deseo) ha llegado a los banquetes.
No cuesta tanto decir, hombre me he equivocado, no sé porque hay que darle tantas vueltas a las cosas, que coño dice de visores, lo que hay que hacer es prohibir rotundamente el uso de rifles en las batidas de caza mayor y hacernos a todos llevar la escopeta, ya verá como cuando los que tiran tan largo aprendan que para comer carne fresca hay que apuntar bien y cerca, no habrá confusiones entre una CUERNA y unas orejas, aunque a alguno le importe un CUERNO.
Lamento no ser más refinado en el mensaje, ni tratar con más rigor algunas cosas, pero a diferencia de Vd. yo sí estoy en temporada y el tiempo mi querido señor…apremia.
Por cierto, no pretendo darme la razón en nada, es MI OPINION personal.
Un Saludo
23 abr. 2010 20:58
Azul.
Me había equivocado, en realidad sí que he cazado en esa provincia, en unos montes distintos de lo habitual en el resto de Galicia.

Así que hablo “de oídas”… hablo simplemente de lo que prácticamente todas las semanas me hablan ourensanos tanto por teléfono como por mail que están hasta los huevos de tener que cazar “a lo loco” o que simplemente, ante la “chafallada” general, optan por incumplir la legalidad y dedicarse al jabalí en petit comité con sus perros solamente entre finales de octubre y principios de enero.

No sé qué calificativos tan ofensivos y GENERALES he podido escribir en mi anterior post. Se me ocurren cuatro:

1.- Ladrón. Efectivamente pienso que el que ceba una mancha durante la semana para dar una cacería durante el fin de semana es un ladrón. Pero lo más curioso es que lo dije sin pensar en que fuese ya una realidad. El que se dé por aludido que levante la mano y que me explique las razones por las que no le debo considerar un ladrón.

2.- Chapucera (personal opinión). No tengo nada en contra de que cada uno cace como le dé la santísima gana, vaya, es que me da exactamente lo mismo. Ahora bien, estamos en un país libre y si yo pienso que llegar a un monte, aposturarlo y soltar tropecientos perros en varios sitios habiendo otra bichería en abundancia y sin buscar rastros previos es una forma chapucera de cazar el jabalí, ESTOY EN MI PERFECTO DERECHO DE PENSARLO Y DE DECIRLO.

3.- Masoquista. Me remito a la explicación del punto 2.

4.- Impericia y vagancia. Repito lo del punto 2 y añado que el caso es ya el descojone padre cuando los implicados se quejan de que los perros “se lían” con los corzos… no te jode, claro que se lían, pero principalmente por culpa tuya, no de los perros.

Cazador sen cartos, como no tienes ni puñetera idea de lo que pasa con los corzos en la zona a la que me refiero, te lo explico, ya que yo soy de allí. Lobos allí ni mi abuelo, que en paz descanse y que nació en 1914, los recordaba (pero sí corzos y jabalís), aunque haya alguno de vez en cuando una vez subida la cuesta que separa As Mariñas del interior. Y zorros, ojalá hubiese 10 veces más de los que por desgracia hay hoy. Lo que ha pasado con el corzo en esa zona es culpa nuestra, de los cazadores, y no hay más vuelta de hoja.

Tiene gracia que me trates de traillero cuando muchos otros no me tienen por tal. Ni yo me considero traillero. Uso la traílla simplemente por necesidad y siempre que puedo intentando dar margen a los perros para disfrutar de un buen trabajo de suelta, que es lo que en realidad me gusta, disfruto y valoro más. No me impresiona en absoluto lo que puedas contar del monte en el que cazas, a otros nos toca lidiar con cosas parecidas y no se nos caen los anillos.

Me hace gracia eso de que conoces al detalle las andanzas de casi todas las cuadrillas de la provincia… está muy bien eso. Y mira, respecto a la diatriba que te has largado con referencias a esto y a lo otro y a lo de más allá… ¿ya te sientes mejor? te hago un resumen, no te preocupes: Cazando el jabalí la cosa esta en presentarles o no un rastro a las narices a los perros… bien, pues presentarselo es LO QUE HAY QUE HACER y a lo que me he referido en mi post anterior y ¡ahora tú me cuentas que haces lo mismo! jajaja… sabes lo que pasa… que “se o fixeras...” y más todavía “se o fixeras ben...”

Cazador sen cartos: ni trail-cam, ni radiolocalizador, ni walkie ni gaitas verdes en vinagre, la realidad es la realidad, y mientras que el uso de la traílla es por definición caza selectiva, la suelta indiscriminada NO.

En cuanto a la cuerda, tus referencias son como las de Chan, vagas y repletas de inexactitudes, me remito a mi anterior post. Acabarás usándola y dándote cuenta de que un perrín… por los cojones, es el propio monte el que os apretará las tuercas, tiempo al tiempo. Lo que estáis pasando vosotros ahora, y lo que viene, ya otros lo pasaron antes que vosotros.

Saludos
23 abr. 2010 22:48
xesteira
Dede logo que a ten!!! mentres uns razoan, respetan e alaban a laboura dos "trailleros"..outros adícanse a chamar vagos, ladróns, vagos, chapuceiros, inexpertos ( e que o vocablo en Galego de "impericio" non o si ).
DIN QUE POLA BOCA MORRE O PEZ...E A DAME IMPRESIO QUE O CONGRÍO TEN O ANZÓ NA TRIPA....QUE NOXENTO!!!!

Cas descalificacións dun xeito de entender a caza ( entre cazadores ) ou os insultos e minoracions persoais, non se vai a ningún lado...

Un pouquiño de por favor..home!!!

Eu non practico a caza maior..pero dame noxo, ver como uns ( Chan e cazador sen cartos manteñen un tono cordial e razoado na exposicion dos temas e Sr. Azul e Kachy, montan a "alborada" con eses foguetes...

Xa son maiorciños i expertos cazadores, demostreno ..leñe!!

Unha aperta a todos...e especialmente a "cans a solta" que xa lle deu un tironciño de "orellas"...coma os cativos...
23 abr. 2010 23:59
gaio
SR azul.

coincido plenamente co sr. xesteira, aínda que resido en Vigo hai moitos anos, coñezo ben a provincia de Ourense e os seus cazadores, de feito un fillo meu, vive na miña vila natal, e pracitca a caza do xabarín de toda a vida ( como se fixo sempre en Ourense ), nos chamamoslle batida e punto...saímos o monte a paslo ben cos nosos cans e amigos e non empregamos a "corda" pra localizar os xabaríns.

Din que a experiencia e a nai da ciencia, e un cazador veterán que leva tempo nesto, sabe leer os rastros pra solta los cas nil , exactamente igual cun "cordeiro" ( xa vexo que non llegusta que lle chamen "traillero" ), logo os cans fan o resto, e se se consegue levantar os bichos, tirarlles a abtir algún exemplar, pois millor que millor, senon con sair ocampo e ver traballar os cans, comer otaco o aire libre cos compañeiros e desconectar do agobio do choio diario...xa e bastante!!!

Na nosa zona, non hai forma humana de "emplazar" ou "Aplazar" ( como carllo se diga ) un porco, pola montina, e a orografía...hai moi poucas pistas e o monte esta desmadrado hai mooitos anos, os postos son naturais, e é o que hai...

Non me parece xusto nin serio que empregue descalificativos contra os cazadores Ourensans..cando como ud. dí en moitas ocasións "non ten p... idea" ou descalifica, creendose que o sabe todo...a súa derradeira frase, indo de sobrado e que vostede xa pasou..."xa pasou de que"...pero cantos anos leva vostede practicando a caza do xabarín??
Home non sexa tan presuntuoso, que o "orgullo" non e bó, pra nada na vida, e sempre se aprende algo dos demais.

Pra rematar confundeme vostede pois desdicese, cando fala de que nunca cazou en Ourense, nin ten pensado "baixar" coñecendo??? de oidas??? a chapucera??? forma de cazar o xabarín na miña provincia natal..
pra na súa seguinte intervención falar de se equivoca?? ( o que ten "boca" claro que se equivoca, hasta os "macarenos" oiga!!) que si ten cazado!!!, en fin que xa non me creo nada do que conte, porque son equivocacions moi gordas, aínda no suposto de que asistira ( outorgandolle o benfcio da dúbida ) a unha ou duas batidas na nosa provincia, non é pra sentar cátedra do xeito que vostede o fai, menospreciando e humillando o noso xeito de practicala nosa paixón.

O dito, sexa mais respetuoso e tolerante, e non tan "alegre" que non por moito latir, ou darlle "o rabo" se chega antes a ningures..

Unha aperta a todos os cazadores Galegos.
24 abr. 2010 00:34
o cazador sen cartos
Ha errado el tiro, Sr. Kachy, ya me contará a qué viene lo de la empanada y lo de los banquetes. El estilo barriobajero que salpica su intervención en su bajada a la descalificación personal, denota un serio problema de educación y formas o modos de dialogar e intercambiar puntos de vista con naturalidad. Desde luego, se equivoca de interlocutor, y tenga en cuenta que no voy ponerme a su altura. El tener que recurrir a las descalificación personal, denota claramente la falta de argumentos en un medio público en el que el intercambio de opiniones debería discurrir por unos cauces de educada dialéctica y de una ética de la que por lo visto Vd carece. Repito que se ha equivocado de persona , ya que yo peino bastantes más canas que Vd.


Continuando en su serie de conjeturas que, por lo visto son las que condicionan sus premisas , viene a caer en otra conclusión errada. Mire Vd, siendo el finado D. José Ignacio Garbayo Abascal, jefe de la Delegación Provincial del ICONA de Ourense y el ingeniero D. Eduardo Olano Gurriarán, (que vive, bebe y puede dar fe) jefe del servicio de caza y pesca, conseguí el estudio de la estación biológica de Köln en Dinamarca y, juntamente con este último, lo compartimos, estudiamos y tuvimos en cuenta a la hora de actuar en el Macizo Central Ourensano: éste sí que es un estudio con rigor científico.

Las simples observaciones de naturalista pueden llevar a conclusiones tan erradas como aquel que vino a concluir que la existencia de abejorros venía determinada por la existencia de gatos en su entorno, porque al hacer estos insectos sus nidos en agujeros de ratones, donde había gatos no hay ratones y por tanto, tampoco abejorros. A esta simplista conclusión puede llegar Vd. cualquier día, si sigue afirmando, sin estudio científico que lo avale, que los lobos, en Mondoñedo o en otro lugar cualquiera, fijan su acción predatoria exclusiva sobre el ganado mostrenco. Y como ésta, muchas de las que, como simples naturalistas-cazadores podemos llegar a concluir.

Le aseguro que las High Lands de Escocia, son muy distintas a cualquier otro paisaje hispano, sin perjuicio de que los “pinares corciles” puedan ser parecidos a los de nuestro país.

Como Dinamarca y Escocia se hallan entre los mismos paralelos, lo del común a todos los corzos son las conclusiones del estudio danés (sobre cien corzos en 175 has. de cultivos y 375 de bosque), sean de dónde sean aunque, que duda cabe, existen otros factores que condicionan comportamientos también comunes a la especie, pero que difieren en época.

Prudencia sí, mucha prudencia, pero siempre en base a planes específicos bien hechos y ajustados a la zona.

Es todo un hallazgo por su parte los numerosísimos avistamientos que dice haber comprobado de corzos desmogados a principios de octubre o descorreados en febrero. En mis 50 años de caza del corzo no tuve oportunidad de haber visto ninguno de éstos, por lo que sigo pensando que son rarísimas excepciones. Como tal de “rarísimas”, también va a ser rarísimo alguien disparándoles.

Puestos a rechazar la evolución de las armas y siguiendo la involución que usted propone, podemos acabar desembocando en el tirachinas o en el hacha de sílex para tirarles todavía más cerca. El gran cazador de elefantes que fue Teodore Lefêvre decía: “L’animal doit recevoir la balle que lui ait destinée en ignorant ce que lui arrive” (el animal debe recibir la bala que le es destinada ignorando lo que le sucede). Compare, según la fórmula de la energía, la que proporciona una bala de escopeta con una bala de rifle.

Ya que usted se ha referido a diferentes fuentes de internet, mire Vd por donde, ojeando estes días algunos foros de los que soy asiduo lector, he encontrado intervenciones suyas:
http://www.corzo.info/foro/read.php?1,8489,page=2
Cito textualmente lo que usted dice:

“Cazar corzos en Abril, para aquellos que alardeamos de cazadores, e incluso para esos románticos del palo con cordelito y la flecha lenta, debería ponernos a la altura de aquellos que se liberan del stress en un cercon de una hectárea apilando jabalís, para la comunidad científica será una maravilla, para un cazador de corzos una repugnancia.”

Declaraciones en las que existe una gran contradicción que acaece en usted en muy corto espacio de tiempo porque, claro, como muchas veces me decía, fruto de su gran capacidad de síntesis, Don Vicente Risco: “ Nesta vida todo é a según”, refiriéndose a aquello de Ramón de Campoamor que decía: “ En esta vida nada es verdad y mentira, sino del cristal con que se mira”. Y es que está usted en plena temporada, como ya ha afirmado…

Cualquier cazador medianamente astuto hubiera deducido de la frase “Venare non est occidare”, algo más que la interpretación literal que Vd. interesadamente hace, aquel cazador hubiera entendido que cazar es algo más que matar.

Un saludo.



24 abr. 2010 01:22
Perry Manson
No merece la pena, éste es otro Genio que sienta cátedra, ya son tres para el libro con Perico.

Uffff. Título del libro: " Sabios, urracos, lobos y sabuesos atraillados contra corzos y jabalíes".
A ver si vuelven a la lámpara pero dicen por ahí qye llevan fuera años años.

Un saludo.
26 abr. 2010 12:51
Kachy
Sr. “…sen cartos”

Recuerdo que hace años con motivo de la vistita Papal a tierras del Principado un grupo de díscolos le recibió con un “graffiti” cuyo lema era:

“Totus, non somus tan tontus”

Señor mío no ofenda mi inteligencia, su estilo, su manida costumbre solicitando datos y cifras, su testaruda obsesión en llevarse el gato al agua, su infinita rutina de “copiar-pegar”, su querencia al “Google” y su firma “Venare…” dejan tanto tufo que hasta un ciego podría saber desde donde golpea Vd. el teclado.

Si quisiera discutir, discutiría, por ejemplo:

Que en las Highlands (todo junto) de Escocia, que tienen como máximo 1.300 m. de altitud, las laderas de “moor” son terrenos de turba y brezo muy parecidas a las estribaciones de la galaica sierra del Xistral, pero Escocia tiene algo más que montañas, en las “Lowlands” la similitud con algunas zonas del norte de Lugo es más que evidente, pero claro o se sabe Geografía o se ha estado allí para poder hablar de memoria.

Que la dieta del lobo es totalmente oportunista, que ni los corzos de Almazan se comportan igual que los de Betanzos, pero por suerte en Galicia y por partida doble en Lugo, vive y trabaja una persona que está considerada actualmente un experto en el Lobo, con publicaciones (eso que tanto le gusta a Vd.) que le avalan como tal, además trabaja asiduamente con la Xunta de Galicia, se trata del Biólogo Don Luis Rodríguez Llaneza, a ver si contacta con él y le pone un poco al día, yo le paso su Telf. e incluso su dirección, siempre que Vd. publiqué un Post veraz (toda una quimera) sobre los datos que ha podido recabar de este señor ya que tanta terquedad manifiesta sobre el asunto.

Que ni Vd. lleva cincuenta años cazando, ni ha visto tantos corzos como quiere hacer creer al respetable, ni siquiera se ha parado a pensar pues es obvio que si derrochase toda esa cultura cinegética con la que intenta adornar sus intervenciones le explicaría a los contertulios ese curioso hecho que se da en las batidas de corzo, donde lo excepcional es abatir un buen macho siendo el mayor porcentaje corzos jóvenes con trofeos a la par, lo curioso es que cuando se practica el rececho en la misma zona la calidad del trofeo mejora considerablemente, así que o bien se cambian el sombrero en la época de celo, o esos machos viejos, desmogados o a punto de hacerlo se internan en los más profundo del monte, como hacen todos los cérvidos una vez pierden su trofeo, basta echar un vistazo a los pivotes de cualquier cráneo para determinar la época del año en que ha sido cazado.

Que una bala de escopeta sale a 500 m/s, pero que a cien ya no va ni a la mitad de velocidad, perdiendo efectividad letal, pero que un proyectil de rifle sale a ochocientos y pico (de media, su .300 sale a bastante más) pero a 1.000 metros todavía mantiene mucha energía, por lo tanto el riesgo es mayor y a los accidentes me remito, aunque yo cuando hablaba de corzos, batidas y escopeta me refería a utilizar la escopeta con la munición diseñada para ella, el perdigón de plomo, al igual que ocurre en muchas zonas de Francia. Donde la densidad de población y el hábitat en que se cazan los corzos coincidan, sería recomendable utilizar los perdigones del doble cero, que matan al corzo y dejan vivas a las personas.

Y que como Vd. dice “Venare non est occidere” señor mío, en el rececho hay que utilizar los ojos y eso que confunde con las Témporas, el culo, hay que “venar” mucho para “occidere”, le recuerdo aquello de “perdiz velada, perdiz cazada” y eso son muchas horas con los gemelos en la mano, denota Vd. un desconocimiento superlativo, pues conocer las querencias, valorar los trofeos, buscar las entradas y un largo etc., ocupa el mayor porcentaje en la ecuación que determinara el éxito para conseguir lo que andamos buscando, de ahí que a principios de temporada siempre es más rentable cargar con unos prismas pesados y con un engorroso largavistas que hacerlo con tres kilos de acero alemán que puedan precipitar el resultado, el mejor mes para hacer eso....Abril.

Comete Vd. los mismos errores, “humanum est” tropezar hasta la saciedad en la misma piedra.

No me interesa en absoluto su opinión como a Vd. no le interesa la mía, hubiera ahorrado mucho tiempo si en lugar de firmar como lo ha hecho hubiera puesto su nombre, su apellido o aquel “Nick” que le hizo famoso en aquel otro foro de donde salió…. corriendo.
26 abr. 2010 16:57
o cazador sen cartos
En fin, sigue Vd. equivocado en cuanto a la persona. Esto es lo de menos. Es seguro que algunos lectores ourensanos ya me deben tener localizado por lo que he dicho en mi anterior post y lo que sigue.

Yo no presumo de cultura cinegética, que vd. tilda de adorno para la galería. Le reitero que siempre tuve inquietudes naturalistas por las especies que cazaba y, estando (años 70), en la Sierra do Fial das Corzas, lavando en un arroyuelo el contenido estomacal de un corzo para tomar nota de las especies que comía, se nos acercó una pareja de biólogos que venían descorazonados de darse una vuelta por la finca de los montes del Invernadero y ver la poca avifauna que contenía, y tampoco les pareció normal que un cazador se preocupara por esas cosas.

Si Vd. lee detenidamente una anterior intervención mía, verá que afirmé que la existencia de ganado en régimen extensivo o mostrenco, es fundamental para fijar sus querencias familias de lobos: ahí tenemos coincidencia. Si bien sigo notando la falta de datos (num. de excrementos analizados y tiempo del estudio etc) en su cita del Sr. Rodríguez Llaneza.

En la Sierra de la Culebra se hizo otro estudio de excrementos y se comprobó que en la medida que el ciervo aumentaba su población, el lobo variaba su preferencia del corzo hacia el ciervo.

Volviendo a mis viejas vivencias cinegéticas (ojalá como Vd. me cree, fuera tan joven, tuviese aquellas piernas de antes y el corazón mas sano), recuerdo que a raíz de los luctuosos sucesos que acaecieron en los alrededores de Ourense capital, en el 75, cazamos en tres meses, por diversos y, en algunos casos heterodoxos procedimientos, la friolera cifra de 73 lobos, cuya genuina certificación de autenticidad específica fue expedida por laboratorios de Madrid tras el análisis de muestras que se le enviaron. Estos lobos, para nuestra sorpresa se habían vuelto carroñeros, alimentándose de las muchísimas gallinas que, en pleno boom granjero, tiraban los titulares de estas explotaciones por las ventanas en lugar de arrojarlas a las pozas de cal. El efecto “tiburón” ( la película) que cundió en toda la provincia hizo que el ICONA fuera drástico en el tema. “La culpa” había sido de que la inspección sanitaria, en plena época de cría de la especie, hiciera cumplir a rajatabla lo de la fosa de cal, encontrándose las lobas sin nada que regurgitarle a las crías, de la noche a la mañana. El oportunismo de la especie o lo que Margalef definía como estrategas de la “K”, es de sobra conocido.

Pero Vd. todavía no me ha contestado a mi pregunta de ¿qué comen los lobos lo días que no matan ganado? ¿de dónde salen esas grandes capturas de zorros durante campeonatos, en zonas donde apenas hay conejo?. La existencia de canales de alimentación distintos de los naturales o salvajes propicia un exceso poblacional de predadores desproporcionado en relación a la densidad de las presas naturales del medio, y va muy en detrimento de éstas, sobre todo cuando los propietarios del ganado toman medidas o cuando los basureros u otras fuentes proteicas, se corrigen.


Al igual que en muchas especies, las mejores querencias siempre las ocupan los mejores, más expertos, más fuertes, de mayores armas para la disputa de hembras y es lógico que en el interior del bosque se refugien los mejores trofeos, y que nuestros sabuesos levanten los ejemplares periféricos sin perjuicio de que sin considerarnos “trofeómenos”, obtengamos buenas medallas en nuestras batidas contra las que usted, por mucho que diga lo contrario, dispara interesadamente sus dardos dialécticos.

En Francia se empleaban para el corzo –no sé si en la actualidad- “Chevrotines” (postas) u otra munición dispersante o de mayor diámetro de impacto, y no me negará que el riesgo de accidente es mucho mayor con este tipo de munición, es más, algunos accidentes que conozco han venido siempre de cartuchos de más de un proyectil por disparo, hecho comprobado en aquel país tras el análisis de un gran número de accidentes. Fuente: “Revue National de la Chasse” (años 70).


Una vez más se queda corto interpretando lo que hay más allá de la literalidad del “venare - occidare” y recechar es un arte, como lo es también una estrategia bien llevada en las batidas, sintiendo acercarse más y más las ladras hacia uno a medida que se le va acelerando el latir en su pecho, para tratar de meter en la mira la fugaz silueta que cruza en un espacio que siempre nos parece corto.

Me siguen sorprendiendo la serie de contradicciones, ya que ahora dice “Diego”, donde antes dijo “Abril = repugnancia cinegética”

Un saludo y abrazos:
LOLA.