Armas de Mujer

Cuestión de actitud

Casi todo en la vida es una cuestión de actitud. Y de estilo. En una sociedad globalizada que se mueve como una manada, distinguirse resulta cada vez más y más difícil, por tanto cobra mayor valor, si cabe, ese dicho de «ser, es ser diferente»… y es que cazar también puede ser guay.

18 ago. 2014 - 9.661 lecturas - 6 comentarios

A poco que nos paremos a pensar, la caza aúna unos cuantos de los valores ensalzados por la sociedad actual a través de noticiarios, encuestas sociológicas y revistas de moda entre otros. A saber: vida saludable al aire libre, comida cardiosaludable, conservacionismo, respeto a las tradiciones. ¿Y qué me dicen del estilo? Moda country style, viajes a destinos exóticos, paisajes relajantes, fines de semana con encanto, tiendas de caza en plena milla de oro madrileña, joyas, al menos sin forma de oso, bolsos de piel y hasta botas de caucho con nombre de caza que eran para caza, hasta que las calzó en un lluvioso evento público una top model y desaparecieron del mundo de la caza. Ahora las llevan todas las colegialas y ejecutivas, incluso en tiempo seco —¡que incomodidad!— y las publicita Tamara Falcó. Hablando de ella, sería algo ñoño pero efectista en formato reality un ‘We love hunting’.

Pero disculpen, que me pierdo. Además de lo dicho anteriormente, no podemos dejar de mencionar ni por un momento la pasta que nuestro humilde sector, en términos de impuestos, ahorro a la administración en mantenimiento ambiental o puestos de trabajo directos, genera. O lo que resumiendo podría llamarse «Sostenibilidad». A que mola, ¿eh?

¿Qué más se puede pedir para estar en la pomada? Pues sí, aún hay más. Todavía no hemos aludido al sacrosanto término que todo lo hace superior en este país: «Cultura». Concepto amplio donde los haya, indispensable en cualquier sociedad avanzada, pero tan manido…

Pero centrándonos sobre lo que nos ocupa, la caza, también vamos sobraos. Basta darse una vueltecita por el Museo del Prado viendo reyes en plena faena, diosas arqueras y bodegones diversos, o bien leer un trocito de ese patrimonio de la hispanidad que solo un pequeño porcentaje de la población ha leído. Sí, sí, me refiero al Quijote, en concreto al capítulo XXXIII —un ahora colega me dio los datos; sí, lo admito, yo soy de los de la parte que no lo ha leído, como casi todos, pero ya he dicho que lo mío es vender rifles—.

Todos ellos argumentos más que suficientes para formar parte del repertorio de cualquier revista de moda o programa de actualidad general. No cabe duda de que podemos ser cool.

Sin embargo, lejos de serlo, por el contrario somos unos proscritos sociales rodeados de una imagen negativa como colectivo, entre carca y agresivo, polarizada de señoritos a aldeanos. Y francamente, a pesar del orgullo que podamos sentir por nuestra afición, sin importarnos el qué dirán (que siempre importa) por muy hartos de la ignorancia de la sociedad acerca de lides cinegéticas, de la criticada falta de apoyo institucional —cada vez el apoyo es mayor, por suerte— o de que «la caza si no existiera, habría que inventarla», hay algo que hacemos mal.

Como decía al principio, actitud y estilo. Debemos por tanto dejar de quejarnos y reconocer que como colectivo hay algo que debemos cambiar, por nuestra cuenta, con o sin ayuda. Somos muchos y tenemos recursos, utilicémoslos adecuadamente. Y segundo, y urgente, debemos librarnos de esa pátina oxidada que nos precede y demostremos al mundo lo que de verdad somos.

En mi primer y anterior post decía que, lejos de ser timoratos, debemos hacer de esto de la caza una forma que nos distinga y, de paso, pulirnos un poquito. Vestirnos bien, decorar con trofeos de caza sin pasarse. Recomendar restaurantes que cocinan caza, dejar de ser soeces y fanfarrones y dejar aparcado algún que otro estigma del fondo de armario del cazador bastante cuartelero, y con valentía y apasionamiento moderado hablar de ello más allá de nuestro círculo de habituales que también comparte afición y sentimiento. En el trabajo, en el bar, en el club de golf, de tiendas y por supuesto con los amigos del padel. Querer es poder.

Sin ser pagada de mí misma, y entiéndaseme bien, ojalá este fuera el blog de la pija de turno, frívola y chorrera, pero leído por varios cientos de miles de personas de todos los ámbitos, eso significaría popularidad y aceptación social. Y más: poder para cambiar las cosas.

Tenemos razones no solo para ser necesarios, sino para ser deseables como grupo. Así que ya saben, fenomenales lectores, empiecen a viralizar este espíritu. Por si acaso no funciona, todavía conservo la esperanza de que algún ojeador de tendencias nos encuentre apetecibles y, al encender la tele, me encuentre un día que la caza es protagonista de Zoom Tendencias o, casi mejor, de la segunda parte de 8 apellidos de donde sean, que mala y todo como es, mira que la peliculita ha quitao prejuicios.

Como decía Escarlata: «Ahora no puedo pensar en ello, me volvería loca si lo hiciera. Ya lo pensaré mañana»… Entre tanto creo que lo mejor será contratar a un buen publicista que nos recupere para la sociedad.

 

6 comentarios
18 ago. 2014 18:50
JC  
Muy señora mía: Con todo respeto pero ..... que alguien se atreva a escribir en castellano, y hacerlo para su difusión pública, sin haber leido El Quijote es algo dificil de entender, afortunadamente es cosa facil de solucionar, aproveche lo que falta de agosto y lealo despacio, seguro que le gustará hacerlo; si habla de estar en "la pomada" no diga estar entre los que no han leido "El Quijote" esa pomada nos es pomada es un unguento mal mezclado y totalmente ineficaz, por favor pongase del lado donde según dice no estan casi todos, le aseguro que los del ese lado son más adecuados para escribir en castellano, aunque sean menos sus opiniones pesan más.
Cordialmente, JC
20 ago. 2014 10:16
valhalla
valhalla  
Discrepemos JC

Si a los que han leído el Quijote, le restamos a aquellos que lo hemos leído obligados en la escuela antaño, seguramente se quedarían muy pocos, eruditos todos, que por placer, optasen por leer el quijote, yo mismo no escogería esa opción, pues para un escolar poco avezado a la concentración como yo, simplemente fue un suplicio de obligado cumplimento, como lo fue La Regenta por ejemplo, otro recuerdo tengo de nuestro mas ilustre anónimo, El Lazarillo de Tormes, que lo recuerdo seguramente como el primer libro que una vez empezado quise terminar....., no ha llovido.....

Si en los 70 - 80, le quitamos la lectura obligatoria, nos quedaremos con escasos capaces para plasmar en castellano sus pensares, y peor hoy, que como no hagan una versión para twitter creo que mi tocayo físico, el caballero de la triste figura, pasará a mejor vida literaria, terminando en el olvido el libro en lengua castellana traducido a mas lenguas e instalado en mas escuelas allende los mares.

Por tanto no seré yo quien juzgue lo escrito en función de lo leído, me limitaré a estar de acuerdo con Lola en cuanto a la necesidad de explicar qué hacemos los cazadores, cuales son los beneficios de lo que hacemos, lo necesario que es lo que hacemos, y no solo aquí entre cazadores, si no en otros círculos como hace años que hago o intento hacer.

Además JC, puede que Lola haya leído La Galatea, Tirant Lo Blanc o Amadís de Gaula, que el propio manco salvó de su delirios de pirómano, por lo que si fuese así, lo consideraría suficiente penitencia como para dar rienda suelta a su pluma.

Abrazos

20 ago. 2014 17:04
JC  
Querido Quijote Andorrano: Veo que has encontrado a una Dulcinea a quien defender, bien hecho, este gigante, un poco exagerado lo de gigante pero abulto bastante, disfrazado de molino de viento espera tu embestida lanza en ristre y cubierto con la vacía del barbero, no me defenderé os espero a ambos para discutir el asunto ante ese magnum de Marqués de Riscal que te debo, espero convencer a la dama de que lea El Quijote, para mi desde siempre el verdadero protagonista es Sancho, debe ser por afinidad de cintura.
Estoy de acuerdo en lo de las lecturas obligatorias, mala cosa todo lo obligatorio, pero … leer El Quijote para quien escribe en castellano no es obligatorio, es obligado, como decía alguien “…. Cosas veredes Sancho que faran fablar las piedras ….” Una joven dama, atacada por un maduro y chinchorrón sujeto, más que maduro a punto de caer del árbol, y defendida por un pirenaico asilvestrado, a pesar de haber leído El Quijote.
Por otra parte soy cliente, muy cliente, de la empresa para la que trabaja Doña Lola, y creo que le deben regalar una buena edición de El Quijote, a mi, por el consejo, con un séptimo cañón para mi K95 me conformo.
Por cierto aprovechando estos días de agosto me he metido a ordenar mis achiperres cinegéticos y acabo de encontrar unas monturas nuevas para el HK del 30.06 que tuve hace años, si te interesan te las mando para ese adminiculo que tienes que carece hasta de punto de mira.
Doña Lola ha encontrado un paladín que la defenderá con efectividad, por lo tanto este cobarde sujeto se retira de la liza y pide disculpas por haber intervenido y osado darle un consejo, discúlpeme por favor pero ….por favor lea El Quijote.
Con un cordial saludo para Doña Lola y un abrazo para el hombre de los montes y los valles, se despide este que lo es, JC
Postdata: Preferiría darle el abrazo a Doña Lola y enviarle el saludo cordial al montaras sujeto pero no creo haber hecho los méritos suficientes.
20 ago. 2014 18:23
valhalla
valhalla  
Queda poco de eso ya, mi buen Sancho, pues cuerdos como al final, se han vuelto todos, no hace mucho, en visita oficial al padre de mi santa, allá en la Mota del Cuervo, entre el Balcón de la Mancha y El Toboso, y fue allí en El Toboso donde tuvo a bien averiarse mi rocín alemán por primera vez, y eso que recién salía de la cuadra.

Será tierra mas llana que la mía, pero no por eso menos ruda, de esa parada obligada recuerdo la tasca donde me encerré...... simplemente espectacular, fantástica gente, y aunque les veo mas leyendo la hoja dominical del párroco, que a Cervantes en versión reducida, diré en su defensa que a vino en jara de barro no les tumba el mejor de los gigantes, y como la perspectiva la da el viajar, añado que siendo ciertamente asilvestrado en mi tierra, sentado allí, por un momento me creí licenciado.

Acepto, sin dudar, que el hilo conductor no es otro que el buen Sancho, igualmente acepto gustoso las monturas, pues es cierto que carezco de ellas, dalas a recaudo de ese que osa molestar al Barón con firmas y dedicatorias, y aguarda maduro en el árbol sin caer, que de ese vino, a poco que pueda, daremos cuenta este año.

Abrazos

21 ago. 2014 19:51
Cerrojo  
Vuelta la burra al trigo.

En su primer escrito, al que dí respuesta en el foro de Caza, decía: “... haría más por la caza que...” y yo la animaba a que lo hiciese porque nos faltan líderes con ideas dispuestas a realizarlas.

Y ahora sale repitiendo lo que “artículos sesudos escritos por los mismos de siempre” están hartos de repetir. Aunque, eso sí, empleando “guay”, “mola”, “quitao”, “cool”, y dándole la vara al Ingenioso hidalgo don Quijote de La Mancha de un modo que, al menos para mí, resulta desagradable. Ese texto ha sido mi libro de cabecera muchos veranos y, por supuesto, lo he leído varias veces, a lo que no le doy ningún mérito ni ello hace que me sienta diferente a los que lo leyeron obligados. Lo mismo me sucede con “Veinte años de caza mayor” y con su maravilloso prólogo, y algunos otros títulos de grandes maestros de la literatura universal, cinegética y no. Ahora estoy a vueltas con “A humanidade contra as cordas” que es una obra magnífica de un brasileño, doctor en derecho internacional, que presenta un análisis profundo y muy documentado sobre la crisis económica, la globalización, y el deterioro del medio ambiente, planteando soluciones interesantes.

Y volviendo al artículo, Ud. pide a los cazadores algo que los distinga, que se pulan, que vistan bien, que decoren con trofeos de caza, que recomienden restaurantes donde se sirva carne de caza, y hablar de ella en el club de golf, de tiendas y con los amigos del padel. Me pregunto, señora mía, en qué país vive Ud. ¿Acaso existe chupiguay o el mundo de Yupi?

Créame si le digo que la inmensa mayoría de los cazadores españoles no ha tocado jamás un palo de golf ni una pala de padel, pero conocen otras cosas más útiles para su subsistencia y su ocio, tienen la piel curtida por el sol, la lluvia y el viento, y se mueven por el campo posiblemente con más soltura que Ud. por “la milla de oro madrileña”

Y eso de que “la caza si no existiera, habría que inventarla” es una majadería, afortunadamente no suya, que no por repetida es cierta. Si la caza no hubiera existido desde los primeros años, la humanidad no estaría al nivel que está. Las proteínas animales fueron el motor de la evolución humana, y esas proteínas las conseguían los cazadores, como consiguieron el vestido, y el desarrollo de las armas y con ellas el comienzo de la metalurgia, etc.

Sobre lo de contratar a un buen publicista, ya le apunté que Risto Mejide, ese al que Ud. llama friki, es un gran comunicador, conocido, polémico, y con indudable presencia e influencia en los medios. Vea si es capaz de convencerlo.

No quisiera que entendiese mis escritos como un ataque personal, pues no lo son. Dijo ser capaz de hacer mucho por la caza y simplemente no lo veo. De todos modos, seguiré leyendo lo que escriba porque me produce emociones, me hace pasa de la risa al llanto y viceversa.

Igualmente, no se confunda, no es una cuestión de actitud sino de aptitud, lo mismo que popularidad no significa aceptación social ni, mucho menos, poder.

Y como no puede ser de otro modo, reciba mi respetuoso saludo en la espera de que el siempre elegante JC y el más incisivo Valhalla, autores de muchos y sesudos escritos así como de otros de gran divertimento, no me reten a duelo por mis opiniones.

Rafael M. Barrachina
22 ago. 2014 10:08
valhalla
valhalla  
Una opinión, que ni reta, ni duele.

Vaya por delante que ni conozco a Lola, que lo pongo a secas porque si añado Doña no queda tan guay, ni soy cliente suyo, ni puedo serlo, porque sus fierros y complementos en mi país los importa otro, por tanto ni quiero ni pretendo nada.

Quizás al no estar quemado aún por los intentos fallidos para mejorar en algo la caza, pues soy vago y comodón, y cada día que pasa..... más, o por no haber tenido problema alguno con los fierros que la señora cool distribuye, veo sus escritos de forma distinta.

Puede que en ellos yo entienda cosas distintas a las que tu entiendes, y de eso se trata al fin y al cabo, y es cierto que su tono moderno y el uso de sus vocablos, sin ningún lugar a dudas, totalmente a posta, rezuman a pija incisiva que busca, entre otras cosas, nuestra reacción, sea cual sea, se trata de eso también, de reaccionar.

Aclaro que pija no es ningún menosprecio, válgame Dios, cuando llegué a Barcelona con 18 años, me pilló una doctora pija de 38 años recién separada que me pegaba unos meneos que aún no he recuperado el peso, por lo que si he de escoger entre eso y su opuesta, hippy jovencita, que para quitarle la ropa interior necesitas un martillo y un cincel, no tengas dudas, yo la pija.

Lola dice que nos falta actitud, y no es un reproche, es una realidad, dice que necesitamos reaccionar, que necesitamos posicionarnos, dejar de escondernos y lo mas difícil, y añado imposible, jugar nuestras cartas como colectivo, en eso estoy totalmente de acuerdo, en lo que discreparía sería en qué cartas hay que jugar, y eso es bueno, porque cada uno tiene su prisma.

A lo mejor el solemne error de la caza en España ha sido que los propios cazadores hacemos ver que no existe, hace poco que polemizamos con los anti caza, y lo hacemos mal, de forma individual, soez y muchas veces barriobajera, lo que genera un efecto peor para la caza, si, si, somos toscos, no estamos acostumbrados a usar los mimos medios y verbos que nuestra competencia, joven y con ganas de exterminarnos, e inexorablemente nos quedamos cada vez mas atrás.

Bienvenida seas Lola, bienvenido sea otro punto de vista, y gracias, ni que sea por haber sacado a Rafael del agujero donde se había metido, que verlo por aquí es mas caro que llevar a cenar a Sancho.

Abrazos
Lola Fernández
Lola Fernández es responsable de marketing, entre otros cargos, en Excopesa, traficante legal de armas y cazadora accidental.

RSS