Diario de Caza

Despedida desde FEDENCA

Hace unos días que me he despedido de todas las personas que han tenido alguna vinculación con FEDENCA en estos años en los que yo he sido su director. Posiblemente he quedado a algunas personas en olvido involuntario y no los he contado que he dejado FEDENCA. Es a ellos a los que me dirijo desde este escaparate al que llevo asomándome seis años para dar mi opinión.

02 ene. 2013 - 3.685 lecturas - 3 comentarios

Querido amigo

Este escrito acompañaba a una felicitación de esta Navidad de 2012 y lo dirigía a un grupo de personas que, además de ser actores en estos cuatro años para FEDENCA, me habéis regalado vuestra amistad y afecto.

Ha finalizado mi etapa como director general de FEDENCA, por decisión personal, y es obligado despedirme de vosotros de manera oficial, pero nunca me despediré del buen amigo. Mantengo el mismo teléfono, dirección y correos y me sigo ofreciendo como lazarillo en estas tierras de Castilla y León, donde es costumbre de muchas personas estrechar la mano para apalabrar un contrato.

Vivimos en una sociedad más partidaria de hacer despedidas a quien lo deja, que de acoger y amparar al que llega. A mí ya me has hecho todos los honores con tu afecto y respeto en estos años en que hemos trabajado juntos. Ha sido el mejor salario para este puesto. No dudo que en esta ocasión tratarás a Pablo Fernández, nuevo director general, tan bien como sabes hacerlo y me has tratado a mí. El apoyo a Pablo lo es a FEDENCA, que es la entidad a la que estoy muy agradecido porque me ha permitido conocernos, para que tú y yo intimáramos en estas labores de hacer cosas en defensa de la naturaleza y de la caza. Esto mismo pedí cuando dejé otros cargos federativos que he disfrutado en estos años de dedicación a la gestión deportiva y cinegética, siempre sin salario. También he actuado de igual manera en mi anterior etapa laboral ferroviaria.

Después de casi treinta años dedicados a la Federación Española de Caza, he decidido retirarme. Yo me voy con la satisfacción de mi labor cumplida en todos estos años y agradecido a quienes han permitido poder hacer con libertad y confianza lo que me ha gustado tanto. Creo haber respondido a todas las expectativas. La crispación y rotura producida últimamente en el seno de la Real Federación Española de Caza no permiten desarrollar tranquilamente los objetivos de FEDENCA, que tendría muchos problemas para contentar a unos y otros a la vez. Quienes hemos trabajado tantos años por una Federación para todos, nos duele mucho ver como por la contumacia y egoísmo de unos pocos se rompe lo logrado. Yo sólo estaría al lado de quien busque la armonía y entendimiento.

Quiero significar que me voy muy en sintonía con el equipo de trabajo de FEDENCA que en alguna ocasión han padecido mis maneras minuciosas de implicarme y acometer los trabajos. Al final, creo que han visto la buena labor realizada entre todos y agradecen el interés que he puesto en apreciar y observar su dedicación. No hay cosa que frustre más a un buen profesional, que quien dirige lo ignore. La abulia en el mando no ayuda a la perfección y resta aliciente al colaborador. Agradezco especialmente la buena disposición para el trabajo y la excelente respuesta que me he llevado de todos los colaboradores de la plantilla de la Federación.

También agradezco la buena disposición y competencia de quienes habéis dirigido o participado en los proyectos con tanto rigor técnico y profesionalidad, sin ser necesario decir a nadie que en FEDENCA queríamos hacer las cosas muy bien. La calidad profesional da siempre estas respuestas tan positivas sin mayor esfuerzo.

El mismo sentimiento tengo con las personas de la Fundación Biodiversidad y del actual MAGRAMA, que desde el primer día nos habéis dado un trato exquisito y respetuoso, como corresponde a personas de vuestra calidad humana y a profesionales que enorgullecen a la administración. Es el mismo trato que habéis provocado en nosotros como respuesta.

Y por supuesto, lo tengo para todas las personas con actitud amistosa que por uno u otro motivo habéis contactado y colaborado con FEDENCA, en este periodo. Mis sentimientos hacia todos son comunes.

Espero que me recordéis con agrado aunque mi presencia en vuestra profesión o en vuestra actividad haya sido muy efímera. Os pido disculpas si en algún momento ─que lo habrá habido─, por la vorágine que provoca el trabajo, no he seguido bien la pauta que dicta la cordura con que ahora escribo. En todo caso, quiero que sepáis que me tenéis todos de amigo para siempre.

Como me debo a mi gente y a mi tierra voy a terminar mi etapa cazadora y federativa, aquí en Castilla y León. Yo sólo estaré al lado de la armonía y de quien mande un mensaje de reconciliación entre los cazadores.

Estas cosas os las digo a la vez a todos los científicos, técnicos, administradores y amigos por FEDENCA y por la caza. Y habría que cantarlo a voces para ver si acaba lloviendo estilo, decencia y buenas maneras en esta sociedad, para que nadie vea nunca truncados los objetivos honorables y las ilusiones altruistas que algunos siempre hemos puesto para la FEDERACIÓN.

Un fuerte abrazo y lo dicho:¡¡¡FELICES DÍAS!!!

 

3 comentarios

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

05 ene. 2013 10:55
+3
Fuente Andrino  
La caza en España, tal y como la entendemos los cazadores de a píe, tiene un nombre. Y ese nombre es José Luis Garrido Martín. Su ausencia precipitará una hecatombe que ya se está empezando a notar. Y FEDENCA, volverá a ser lo que era. Esto, cada vez va a peor.
Miguel Ángel Romero Ruíz
16 ene. 2013 11:20
+3
Cerrojo  
Estimado D. José Luis:

He leído atentamente su escrito, como todos los que ha ido publicando desde hace mucho tiempo, y, pese a que en alguna ocasión hemos discrepado, me siento moralmente obligado a decirle que lamento profundamente su marcha, aunque espero y deseo reencontrarlo en alguna otra tribuna desde la que pueda continuar su labor. Soy de los que piensan que al igual que los toreros mueren siendo toreros, los maestros lo siguen siendo hasta el final de sus días.

Por otra parte, y aunque parezca una contradicción, me alegro de su dimisión porque creo que está dando un lección de honestidad, seriedad e independencia, que me gustaría que imitaran muchos otros, aunque no por su competencia, como es su caso, sino por su manifiesta incompetencia y por el perjuicio que nos causan.

Reciba mi respeto y no le digo adiós, sino hasta pronto.

Rafael M. Barrachina
28 ene. 2013 10:05
Pptero
Queridos amigos Miguel Angel y Rafael.

Quería daros las gracias por las palabras de calor y cariño que se percibe en vuestros comentarios.

De Miguel Angel, un hombre bueno a quien no tengo que presentar en este foro donde dice grandes verdades documentadas, le mueve siempre el cariño de tantos años de complicidad y respeto entre ambos. Nos unen sendas quijotescas, desde Fuente Andrino a Santovenia de Pisuerga, que también están marcadas en navas y páramos de esta Castilla la Vieja y aunque estamos algo lejos, tenemos los lazos de la amistad muy fuertes. Sus palabras me congratulan porque sé de su cariño y generosidad conmigo; una constante que me hace estar siempre en deuda con él. No me sorprende con su afecto. Me llena de orgullo.

Debo reconocer que quien me ha sorprendido muy gratamente eres tú, Rafael Barrachina (amigo Cerrojo), que demuestras tener grandeza de alma pues la última vez que contactamos en este foro, creo que estuve poco elegante contigo, porque hay veces que me paso de recio. Me has dado una lección que no se me olvida. Tú has sido a uno de los que dirigía este párrafo de mi escrito: “Os pido disculpas si en algún momento —que lo habrá habido—, por la vorágine que provoca…”. Hay que tener mucha calidad humana para responder espontáneamente con tanto afecto y generosidad. Uno aprende cada día. Nos veremos.

Si venís por esta tierra (a Miguel Angel le llevo tirando los tejos varios años y no se deja. Esta primavera a ver avutardas en Valdunquillo, a lo mejor sí) no sólo hago de lazarillo, sino que además invito a un vino, que en esta tierra es excepcional.

Un fuerte abrazo. José Luis Garrido Martín
José Luis Garrido José Luis Garrido ha ocupado destacados puestos en la estructura federativa.

Conversaciones Activas

RSS