Diario de caza

24 may. 2012 12:30

6 comentarios
2.723 lecturas

La caza del lobo en Europa

Jorge Bernad

La posible autorización de la caza del lobo al sur del Duero en nuestro país está generando una gran polémica. La Comisión de Medio Ambiente del Senado aprobó por unanimidad, y a propuesta del Partido Popular, que el lobo pase a ser una especie ‘susceptible de medidas de gestión’, tanto al norte como al sur del Duero.

A partir de aquí deberá ser la Comisión Europea la que autorice el cambio del estatus sur del río y que pasaría necesariamente por una modificación de la Directiva 92/43/CEE del Consejo, de 21 de mayo de 1992, relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres. El conflicto surge por las reiteradas quejas de ganaderos de provincias como Segovia, Ávila o Salamanca, que han visto cómo su cabaña ganadera se ha visto muy afectada por el aumento de los ataques de lobos, pasando de unos 400 ataques en 2007 a unos 1.800 en 2011, causando unos daños que se calculan en 1,5 millones de euros.

El problema que se puede plantear, si finalmente el lobo pasa a ser considerado como especie cinegética al sur del Duero, es que tengan que ser los cazadores los que asuman los daños. Los ganaderos dejarán de reclamar a la administración y dirigirán sus demandas a los titulares de los cotos de caza que se encontrarán con la desagradable sorpresa de tener que hacer frente a unas cuantiosas reclamaciones pudiendo hacer poco para evitarlo. La excusa del valor económico que pueda reportar el trofeo del lobo al titular del coto no es creíble, ya que no alcanzará en ningún caso a cubrir las posibles responsabilidades económicas que tendían que afrontar.

El problema de la expansión del lobo en Europa y sus consecuencias ha sido tratado recientemente en una conferencia en el Parlamento Europeo sobre gestión de grandes carnívoros, promovida por el intergrupo Caza Sostenible. En ella se constató que el lobo está aumentando sus poblaciones de forma muy considerable en países como Suecia o Finlandia y colonizando zonas donde se había extinguido hace años en Alemania, Suiza y Francia, generando graves conflictos con los ganaderos e incluso con los cazadores, que han visto cómo las poblaciones de alces, corzos o ciervos están disminuyendo drásticamente.

El objetivo fundamental de la conferencia fue buscar soluciones para compatibilizar este aumento con los intereses de los colectivos afectados. Para ello se reconoció que las poblaciones de lobos deben mantenerse controladas, articulando un sistema efectivo de indemnizaciones a cargo de la administración medioambiental competente. El cazador pasaba a ser, mediante un sistema de cupos, el encargado de controlar las poblaciones. Por supuesto nadie pretendió que fuera el cazador el que asumiera las consecuencias de los daños producidos por el lobo.

Muy interesante fue el ejemplo que se expuso de Montana (Estados Unidos), donde la estricta protección del lobo ha provocado que su población haya aumentado hasta 1.500 ejemplares, decidiendo la administración competente reducirda, con la colaboración de los cazadores, hasta un máximo de 150. Un ejemplo más de cómo le estricta protección de una especie puede llegar a ser incompatible con la conservación de la propia especie.

 

6 comentarios
24 may. 2012 13:53
jmmontoyao@terra.es  
Querido Jorge:

No sé si voy a decir una locura, pero voy a hacerlo.

La caza es una cosa que tiene por objeto la producción de carne (la antigua) o de recreo (la moderna), al tiempo que mantener el equilibrio biológico óptimo para la sostenibilidad.

El manejo del lobo tiene por objeto el mantenimiento de un equilibrio biológico razonable, basado en razones de compatibilidad de la conservación de esta especie con los intereses de ganaderos y cazadores y con la seguridad pública (sanitaria y otras).

El manejo de equilibrios biológico no es el manejo de caza; aunque ambos conduzcan a la necesaidad de "captar" los individuos vivos excedentes en cada caso.

Esa captación debe hacerse de la forma más interesante social y económicamente: cazadores cazando o cazadores gestionando.

No debe ser genéricamente objeto de "caza" pero sí debe ser objeto de "reequilibrio": Manejo de equilibrios biológicos.

Sus daños no son a consecuencia de la gestión cinegética, y por tanto no deben cargar al cazador. Su control sí es un abate que conviene hacer a través de cazadores. Si además se genera dinero, puede usarse en medidas paralelas de manejo del equilibrio biológico en torno a esta especie.

Se trataría de hacer entender a los legisladores que no es lo mismo abatir que cazar, aunque la apariencia sea igual. Cuando se caza se buscan densidades óptimas y rentables para la caza y los cazadores, cuando se manejan equilibrios biológicos se buscan densidades acordes con los intereses de terceros y no de los cazadores.

Un saludo. Miguel
24 may. 2012 20:13
+1
Tarratian
Leído el texto, uno se fija en que la cosa chirría se mire por donde se mire. Se ha puesto en canción a cazadores, ecologistas, políticos europeos... se están haciendo gastar pasta y más pasta en teimpo, viajes, publicaciones, reuniónes... etc

¡¡Y resulta que todo es porque el lobo causa daños por valor de 1,5 millones al año!!

Me parece que la verdadera razón es muy otra, ustedes me perdonarán.
24 may. 2012 21:49
Enhebrador
El criterio de gestión preponderante en recursos naturales, renovables o no, debe ser siempre el de conservación medioambiental (biodiversidad). Eso no tiene vuelta de hoja, afortunadamente hemos progresado hasta eso y no tiene vuelta atrás.

Por tanto, el criterio para la gestión de las poblaciones del lobo ibérico debe estar basado en su "densidad ecológica óptima". Para nada pues debe ser factor ni mira la "densidad cinegética", que siempre es un amaño, una desviación no deseable de aquélla.

Luego si se han de eliminar ejemplares de lobo al Sur del Duero, será en función de ajustar esa "densidad ecológica" determinada previamente. El que las eliminaciones previstas lo sean mediante arma de fuego, o por cualquier otro sistema más idóneo que se llegase a determinar, en topdo caso habrá de ser con esa función y llevado a cabo por personal especializado.
En un momento dado, se podría echar mano de los cazadores "deportivos" existentes para tal fin, siempre que pudiese resultar óptimo.

De lo que se deduce, es obvio, que para nada y por nada el lobo debe ser considerada como "especie cinegética". Sería una aberración tanto legal como medioambiental como sociopolítica.

P.D. El interés de Castilla-León por declarar contra viento y marea como cinegética la especie lobo al sur del Duero, está más que claro que responde única y exclusivamente a intereses comerciales de particulares influyentes en la caza del lobo.
25 may. 2012 10:36
pumuky  
Estimado enhebrador:

Veo que cuando utiliza la expresión "eliminar ejemplares" o "eliminaciones previstas" lo hace de forma eufemística evitando utilizar la palabra "cazar".
En mi corto entender, más allá de toda su jerga administrativa, no veo que lo que se vaya a hacer con estos ejemplares para ajustar su "densidad ecológica" sea otra cosa que cazarlos.
Llegados a este punto, no creo que exista un personal más especializado para dar caza a un animal que un cazador, aunque sea un cazador "deportivo" como Vd. indica.
Pero claro, en plena bonanza, como el dinero corre a espuertas en la Comunidades por las que campa el lobo, es mucho más lógico movilizar recursos que pagamos todos, detraer al "personal especializado" de sus quehaceres, pagar desplazamientos, manutención, etc. que obtener un beneficio económico de esa necesidad.
En este país "lo óptimo" suele tener interpretaciones singulares. Así nos luce el pelo.

Un saludo
25 may. 2012 17:15
bala2
bala2
Lo que resulta paradójico de todo esto, es que si puede ser cierto que siendo especie cinegética, ya sea por interés biológico o crematístico, tengan que ser los cazadores los que paguen los platos rotos si hay que indemnizar por daños. Lo de que personal especializado sea el que se dedique al "control" de las especies, me parece que es no querer decir que tenemos agentes medioambientales, que rifle en ristre se están dedicando a cazar, cuando deberían hacer otra cosa. Creo que ya lo he leído por ahí, pero si dejamos de cazar -por ejemplo un año- nos pagaran por ello o nos lo pedirán por un módico precio, y sobre todo ahora que con la crisis intentan sacar euros de una arcuza a nuestra costa. De todas formas me parece que hay demasiado sensacionalismo en las noticias que se leen sobre plagas y daños. No hay dinero y hay que buscar primos que paguen la escasa rentabilidad del campo.
26 may. 2012 03:25
Igor24
Igor24  
Como se puede entender en el vídeo que les dejo el establecimiento de poblaciones bien asentadas de lobos al sur del Duero, y más al sur, es imprescindible para la supervivencia de la genética que pueden aportar los que quedan en el Sur península, y por consecuencia salvar el lobo en el sur de España, que además significaría un gran avance para los ecosistemas mediterráneos (recuperación del gran predador que controla sin necesidad de intervención humana las poblaciones). Qué casualidad que donde mejores trofeos de ciervo hay en España es donde más lobo hay (La Culebra). ¿No será que el lobo se encarga de fortalecer las poblaciones de ungulados, sin que los humanos movamos un dedo? Protejamos y recuperemos el lobo (e indemnicemos a ganaderos, exigiéndoles también).

http://www.loboiberico.com/index.php?option=com_content&view=article&id=193&Itemid=72
Jorge Bernad Jorge Bernad Danzberger es abogado experto en temas cinegéticos y de medio ambiente.

Conversaciones Activas

Archivo

RSS

Escaparate cinegético Ver más

Línea Härkila Metso
Conjunto Excur de Seeland
Makers&Takers inaugura las rebajas en visión térmica y nocturna