Diario de Caza

Genética y ética cinegética

El posible nuevo récord nacional de venado ha vuelto a reabrir el debate sobre los animales que estamos cazando y esa hipergestión cinegética que no tiene límites. El pasado 21 de diciembre los análisis genéticos dijeron que el venado abatido por José Recio es ibérico y por tanto este ejemplar se convierte en el nuevo record nacional de la especie.

03 may. 2011 - 2.730 lecturas - 3 comentarios

Esta prueba genética, impuesta por la Junta Nacional de Homologación a los venados que se quieran homologar y superen los 200 puntos, es condición ineludible. Con esto se quiere evitar la entrada de venados con sangre europea que ponga en peligro nuestra subespecie, distinta entre otras cosas porque permaneció aislada del resto de venados europeos durante la última glaciación.

Por tanto, despejadas las dudas sobre la genética de este venado, aunque muchos opinen que su cuerna no es la habitual de nuestros venados.

Desde luego que no lo es porque ese venado fue traído de vareto, de la finca Lugones, que lleva años seleccionando y vendiendo ejemplares a muchas fincas españolas. Es una finca-granja en la que, desde hace tiempo, se viene haciendo una rigurosa selección de sus ejemplares. Tanto es así que muchos varetos de esta finca presentan una cuerna que ya quisieran para sí veteranos venados de fincas abiertas.

Pero qué duda cabe que la posible llegada de este venado al primer lugar de la lista nacional vuelve a reabrir el debate sobre la caza. ¿Es caza abatir un animal que vino de otra finca mejorado por una selección que hizo el hombre? O por concretar: ¿Es lícito que además se convierta en el récord nacional?

Se supone que la caza es, o ha sido desde siempre, la captura de un animal salvaje modelado por la naturaleza desde el principio de sus días. Pero las cosas han cambiado y ya hay matices. ¿Qué pasa con un animal que, criado y seleccionado en una granja, al cabo de varios años es abatido en una finca en buena lid? Pues todo dependerá del trato que se le haya dado, porque no es lo mismo un venado que, soltado en una finca de vareto, se haya tenido que buscar la vida, a otro que lo hayan tenido toda su vida en un cercadito comiendo chucherías y desparasitado cada cuatro meses.

Y entre estos extremos hay miles de posibilidades. Por esa regla de tres, puede haber venados nacidos en una finca que hayan tenido una crianza mucho más artificial.

La caza ha dejado ya de ser, en gran parte del mundo, un fruto que se le roba a la naturaleza. Habría que empezar a hablar ya, porque es una realidad, de ganadería cinegética, en la que los gestores buscan el más difícil todavía, algo que choca el con res nullius que sigue imperando en España.

Los avances técnicos, sobre todo en genética y alimentación, están trastocando todo. Lo único que debe permanecer inalterable para que a la caza se le siga llamando así es que los animales sigan conservando instinto salvaje, y la única manera de conseguirlo es que vivan en libertad interactuando con el medio y por supuesto que haya lance cinegético, porque de otra manera poca diferencia habría con lo que hace cualquier matadero; sólo cambia el escenario.

El problema está en cómo cuantificar estos matices, algo muy complicado cuando el lance ocurre en cualquier finca de España sin otros testigos que el animal y el cazador.

En cualquier caso, la Junta Nacional tendría que ser quizá más severa a la hora de homologar determinados animales, sobre todo por el agravio comparativo que puede existir entre unos animales que nacieron y vivieron en libertad, y otros cuya biografía estuvo siempre muy ligada a los hombres. No sé cómo, pero urge ese debate.

Si de lo que se trata es de valorar una cornamenta, las matemáticas no fallan, pero detrás de cualquier cornamenta hay una historia que debería ser tenida en cuenta. Una solución podría estar en la certificación cinegética. Una finca certificada es una garantía de que sus animales han nacido y se han desarrollado en un ecosistema natural. Como en otros muchos recursos renovables, la certificación podría ser una solución para casos como éste.

 

3 comentarios

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

04 may. 2011 12:09
+1
Luisito
Luisito   «La caza sin esfuerzo y sacrificio... nunca será caza.»
si, al final es simplemente todo se torna hacia la ética, y hacia los valores que le damos a las capturas, pero lo que es indudable que el premio para el ecazador se va tornando cada vez más hacia el trofeo, arrebatando cada día un poco mas al resto de detalles que la caza conlleva...
Sin entrar en que hay que valorar más, es una consecuencia de una realidad... si el máximo valor es el trofeo, en un negocio como lo que es la caza hoy día, el mximo valor se otorgará a la finca que mejores trofeos obtenga, y luego hayá en la ética de cada cual la manera que fueron obtenidos esos trofeos, tanto en lo cinegético y concerniente puramente al lance, como en lo concerniente a cria, alimentación, protección, y demás visicitudes que jamás o muy poquitas veces puede obtener un animal en libertad...

Creo que hoy día cada uno tiene que hacer autocrítica de lo que quiere, tratar de encontrarlo en este mundo de la caza cada día más dificil, y contentarse con ello... el resto puede dar mucho de que hablar o debatir, pero es querer tapar el Sol con un dedo.
04 may. 2011 13:58
Francisco Chan  
No tengo por costumbre prodigarme en alabanzas, laureos y palmaditas de ánimo a quien, como yo, escribe en esta Web. Si intervengo suele ser para salir en defensa de un compañero columnista, o para discrepar con él.
No discrepo, hoy suscribiría todo lo expuesto por ti. Entro a opinar para que sepas que somos muchos los que hoy abrimos el ordenador y nos alegramos profundamente de lo que supongo una mejoría de tu salud. Tienes por delante muchas tardes de toreo por y para la caza.Este gremio necesita a muchos como tú que lo defienda.
Aunque te he conocido en Periodipesca hace un par de años, al no haber sido presentados, no he encontrado la oportunidad para dirigirme a ti. Perdóname el atrevimiento lo hago en este momento para felicitarte por tu recuperación y por tu artículo. Por esto último lo hago realmente cada vez que callo y no entro a opinar, pues callando otorgo.

Salud y caza, mucha caza….
05 may. 2011 16:10
JVF
JVF
Mire el artículo me parece fantástico de verdad y las reflexiones que hace también pero......a día de hoy

Yo también reflexiono sobre ciertos temas y resulta que cuando pienso en la prensa especializada de este país me sale en términos generales algo tan raro como esto:

"La especie cinegética "cazadores" ha sido vacunada contra la mixo y la vírica.... y en estos años parece que no hemos aprendido que ahora con la misma ética que la se nos puso la vacuna los alquimistas transforman el plomo en oro.....será que nuestro código genético con la vacuna se ha vuelto manso?????

A mi me parece que hace falta algo más de periodismo.....???????? de investigación????? que a veces uno tiene la sensación de estar leyendo la prensa del corazón…..”

Le ruego me disculpe por ser tan duro en mis palabras no se lo tome como algo personal…. A lo mejor es que acabo de leer este artículo

http://www.club-caza.com/actualidad/actualver.asp?nn=2843

y sólo pretendo que usted y otros reflexionen….....

Por el resto reitero mis disculpas a lo mejor es que los cuernos de este venado todavia son salvajes y envisten a veces de manera imprevisible para mantener a salvo el noble nombre de la especie "cinegética".....de ustedes también depende tener un rebaño de ovejas o cazadores......
José Ignacio Ñudi José Ignacio Ñudi es cazador y periodista.

Conversaciones Activas

RSS