Diario de Caza

Seguimos haciendo las cosas mal

Los cazadores no somos todos unos santos, pero no todos los que van a cazar son verdaderos cazadores. He ahí el problema por el que cuando critican nuestra actividad nos ponen en el mismo saco. A mi entender, es bueno para la caza que nuestro colectivo sea numeroso, pero nos perjudica la mala acción de unos pocos.

20 dic. 2006 - 8.140 lecturas - 8 comentarios

Que los cazadores de una sociedad han recuperado no sé cuantas fuentes y arroyos perdidos, apagado tres incendios, acondicionado treinta kilómetros de pistas, o cortafuegos, han limpiado el bosque, replantado y acondicionado hectáreas de terrenos yermos o baldíos o recuperado la vegetación de zonas húmedas, favoreciendo con ello a toda la fauna del lugar —con su dinero—… va, a quién le importa. Pero si un cazador persiguiendo a las urracas molesta a una señora que coge cerezas en su finca, ésta llama hasta los santos apóstoles y arma la de San Quintín. Luego interviene la prensa, claro, es noticia. Señores cazadores, procuremos no dar argumentos a la prensa, puesto que con ello, los otros se frotan las manos.

Les cuento: el segundo día de caza, como es habitual desde hace muchos años, y debido a las altas temperaturas, llegué pronto a casa, sobre las doce. Vivo a las afueras de Tarragona, en una urbanización pegada al bosque, donde hay un coto de caza —del cual fui secretario y guarda de caza—. Este año ha sido bueno en setas, por lo que recogí a mi esposa y empezamos a buscar setas en los alrededores del lugar donde vivo. Saben que lo propio de recoger setas es ir con la cabeza y espalda agachada buscando este manjar. ¡JODER QUE SUSTO! Me dirigía hacia una encina, y a tres palmos de mi cabeza… la foto que ven.

Un zorro, con la cola pelada, y las moscas y avispas que ya cortejaban su pitanza. Imagino que un cazador, la semana anterior, había cazado el zorro —que seguramente comía el pan que echo para gorriones, mirlos y arrendajos, entre otros—. Le vino muy bien la horquilla de la encina para desollar el rabo, y allí quedó el zorro. Si esto lo hubiera hecho en lo más profundo de un barranco, o en lo alto de un cerro, lejos del paso de otros usuarios del bosque, mira. Pero la encina está a cinco metros de un sendero muy transitado en un lugar de mucho valor ambiental y forestal que comunica dos urbanizaciones. Está a veinticinco metros del asfalto y los chalés, y hay dos contenedores. ¡Hombre, un poco de picardía! Claro, no se piensa, diría. Joder macho, que conoces muy bien la zona, y sabes que estás cazando a pocos metros de una zona poblada, sé más discreto. Bien, fui a casa, cogí una bolsa de tamaño industrial y, después de haber examinado el estomago del zorro, lo deposité en el contenedor.

A los pocos días me encontré con dos socios de esa entidad y les hice el comentario. No sé, pero me da la cosa de que uno de ellos es el autor. Llevo más de treinta años trabajando con los cazadores, y creo que acabas conociendo a las personas. ¿Saben aquello de que la cara es el espejo del alma, o que pocas palabras dicen mucho?

No quiero ni pensar que hubieran visto la imagen esas señoras que pasean a veces con chavales por estos senderos. Hasta a mi mujer le pareció grotesca, ella que está acostumbrada a ver y fotografiar zorros, cuando hago necropsias, o todo tipo de caza muerta. La imagen así, de repente, impacta. Igual como cuando encuentras un perro ahorcado en medio del bosque. Parece mentira pero todavía hay alguien que tiene esa costumbre, y eso hoy día afecta. Habrá que esperar que pase esa generación.

Me viene a la memoria una noticia que saltó a la prensa local, que está en Internet, y que trajo de cabeza al presidente de una sociedad de cazadores. El tema era el siguiente:

Foto: un zorro colgado de un árbol, con una pata destrozada y junto a un camino.

Noticia: encontrado un zorro muerto seguramente por un lazo, método ilegal y tal y tal. El cazador lo ha abandonado. Lo descubre paseando un ecologista que lo fotografía, y el grupo lo denuncia a la prensa.

La realidad fue: mes de noviembre, batida de jabalí, entra un zorro a la postura y el cazador, tras abatirlo, lo cuelga en un árbol junto al puesto, en un camino, para que no lo cojan los perros. Primer fallo: dejar el zorro en un camino, a la vista. Siempre aconsejo no dejar ningún animal en el monte. Segundo fallo: se trata de un camino que es muy transitado, ya que es una ruta marcada en un PEIN. Otra cuestión: los lazos, previa autorización por Medio Ambiente, se colocan en primavera, nunca en época de caza. Observen la mala intención de los denunciantes. Otra cuestión relevante y que critico es la de la organización responsable de la batida, parece mentira a estas alturas que tengan estos fallos.

En un anterior artículo (Cazar no es matar) defiendo la caza de sus detractores, pero no tengo reparos en amonestar las acciones incorrectas de las personas que perjudican al colectivo. Hay tipos de caza modernos que no acepto, por ejemplo la caza de bote —o de plástico que describe el Dr. Jesús Nadal—, por citar algo. Y cazadores con los que no puedo compartir mesa, ya que dan al traste los valores éticos que defiendo en la caza. Pienso que hay que ser valientes, tanto cazadores como presidentes de sociedades, y no aceptar en el seno de la entidad a esos que nos hacen quedar mal y sirven en bandeja argumentos para ser noticia que nos perjudican. ¿Tanto cuesta recoger los cartuchos, los restos del bocadillo o el almuerzo, y no dejar rastro de nuestra estancia en el monte? ¿Cuándo dejaran de achacarnos todos los actos vandálicos que se realizan en la naturaleza? Con la frase «esto es cosa de los cazadores» o «seguro que han sido los cazadores».

Leyendo a José Ignacio Ñudi, Rafael R. Barrachina, J. Antonio Sarasketa, José Luis Garrido y otros tantos, te das cuenta de que somos algunos los cazadores, que pensamos en la caza, la trabajamos, y la defendemos desde nuestros distintos puntos cardinales. Y si pudiéramos conseguir aunar estos esfuerzos, le daríamos a la caza, tal como se merece, una buena divulgación.

Animo desde estas líneas a todos los buenos cazadores a seguir educando y transmitiendo lo aprendido de sus padres y abuelos, por una caza natural, conservadora y que realmente sea un aprovechamiento racional de un recurso renovable.

Feliz Navidad a todos.

 

8 comentarios

AntiSpam: Para enviar el comentario, por favor,
escribe la palabra de la coordenada B4:

  A B C D
1 elefante conejo perdiz lobo
2 paloma oso corzo rebeco
3 becada liebre ciervo codorniz
4 urraca torcaz zorzal zorro

¿Por qué debo hacer esto?

Al tener que introducir la palabra que aparece en la coordenada nos estás ayudando a evitar los post automatizados realizados por spambots —robots publicitarios que llenan los foros de mensajes no deseados—.

El funcionamiento es muy sencillo: sólo tienes que escribir en el cuadro de texto la palabra que aparece en el cruce de la columna y la fila especificadas. Para más facilidad puedes seleccionar la palabra con el puntero del ratón y arrastrarla hasta el cuadro de texto.

Los usuarios registrados de Club de Caza no necesitan dar este paso.

23 dic. 2006 11:56
Papillon
Hola Sr Vidal,mire yo creo que el colectivo cazador no lo hace mal del todo,por ejemplo en el caso del zorro que expone,¿está mal matar una animal que es especie cinegética,que seguramente en el coto haya super-población,quedarse el rabo de recuerdo,y dejarlo en el campo para que pase a la cadena trófica?Yo creo que no.
Matarlo,guardarlo en una bolsa de pástico y tirarlo a un vertedero,o eliminar el cuerpo para que ningún reaccionario ecologista lo vea,y así no pueda añadir una mentira mas en su curriculum?Yo creo que eso, si es un error.
No debemos esconder nuestras acciones, totalmente lícitas y naturales,y menos para que esa especie de Talibanes no nos critique.
Echo en falta la educacion ambiental,la que existe está distorsionada,ya directamente desde la más tierna infancia.
Un saludo.

24 dic. 2006 18:15
Roberto
Básicamente estoy de acuerdo en tu comentario. No cuidamos las formas y así nos va. Discrepo con el compañero Papillon en que todo lo legal es válido.Hay cosas de estética, feas y de mal gusto. Por ejemplo, esas batidas que dan algunas cuadrillas y montan en los remolques los guarros cazados y los pasean por autopistas, carreteras, restaurantes de carretera etc. Me parece de muy mal gusto y que puede herir ciertas sensibilidades. No cuesta nada cuidar las formas...
24 dic. 2006 20:40
Papillón
En absoluto digo que todo lo que sea legal es válido,de hecho algunas modalidades de caza,y algunas normativas me parecen una barbaridad.
Cuidar las formas,creo que no implica esconder algo normal,natural e inherente al ser humano désde el comienzo de los tiempos sólo para no herir la sensibilididad de cierto público urbano en su mayor parte,que ha perdido el contacto con el campo y la naturaleza désde hace varias generaciones .
Hace unos dias mientras cambiaba de prado a unas vacas,vi una zorra muerta,en avanzado estado de descomposición,seguramente muerta por algún cazador,pero también pudo haberla matado un lince,ambas cosas son normales en la naturaleza.La naturaleza,el campo,tienen su parte amable, así como su parte "cruel".Creo que es dificil de aceptar por cierto público,que todavia no comprende que seguimos viviendo de la muerte de otros seres aunque ya no persigamos en taparrabos y con lanza ,a las víctimas de las que nos alimentamos.
Un saludo.
25 dic. 2006 22:51
Chimoab
joder, matar un zorro, que es legal 100% y dejarlo en la horquilla de un árbol a la vista de cualquier persona no es muy ético que digamos. Ese animal se puede dejar perfectamente entre la maraña y cuesta hasta menos hacerlo y creo sinceramente que lo mejor sería enterrarlo. No cuesta nada.
26 dic. 2006 12:51
Angel
Hombre, no es una cosa muy agradable la de ver un animal descomponiendose en la horquilla de un arbol. Pero ¿es más etico las mentiras que cuelan los ecologistas para seguir comiendo?
Es cierto que se pueden mejorar nuestras formas. Si el zorro se hubiera dejado en el suelo seguramente "desapareceria" antes y no lo hubieramos visto tan facilmente, no recordandonos que todo ser vivo, por ser vivo, morirá,incluyendonos.
Yo creo que esa es la cuestión, que a esta sociedad no le gusta este tipo de verdades, y se puede constatar en las noticias de los partes.
26 dic. 2006 17:32
El Pinar
Si durante la temporada de caza se te permite la captura de lo que sea, vale, pero el golgarlo al lado de un camino para que toda persona lo vea sea urbanita o montaraz como yo, pues no me parece lo más correcto.
Vivo en el campo tengo animales para consumo y perros de caza, pero cuando capturo un gato salvaje, por ejemplo, no lo cuelgo del pino más alto para que todo dios lo vea, lo oculto no por miedo o rechazo, sino poruqe no estoy sólo en el mundo.
22 may. 2007 18:42
pepe
el metodo mas selectivo para cazar zorros es el lazo con freno ya que cualquier especie protegida que caiga no se ahoga por el freno y puedes soltarla.
en mi coto se esta realizando este control ahora mismo con unos resultados esplendidos.
hay gente que se dedica poner lazos por una pequeña cantidad de dinero
30 ene. 2011 16:30
Alimañero
A ver, leyendo a esos autores que mencionas, de lo único que cualquier apuede darse cuenta es de que son "profesionales" que viven de ello y por tanto defenderán siempre la teta que les da de comer, y en ella sólo verán por tantopl o les convendrá ver, sólo virtudes y bondades...

Por otra parte, la explicación del rechazo generalizado hacia la Caza llamada "deportiva", es muy fácil y se le alcanza a todo el mundo: "Es una actividad cuyo fin único y último es matar seres vivos semejantes con el único fin de divertirse y pasar el rato".
Respecto a lo que dices de esas acciones supuestamente "benéficas" para el Medio Ambiente y la Sociedad e general que vienen realizando los cazadores de los Cotos, no es tal. Lo que hacen lo hacen en tanto y en cuanto, y hasta la medida en que con ello procuren tener más cantidad de ejemplares a los que pegar un tiro, independientemente de las consecuencias para el resto del Medio que ello pueda acarrear.

Afortunadamente, hoy en día ya hay conciencia medioambiental extendida, y se conocen técnicas y actuaciones suficientes y excelentes para manejar el Medio Ambiente, pero de verdad, respetando y favoreciendo ecuánimamente los equilibrios y los procesos, por supuesto que prescindiendo de la Caza y los Cazadores, que si son algo es evidente que una rémora y un obst´saculo indeseable para ello.
Joaquim Vidal Joaquim Vidal es especialista en gestión de Espacios Naturales y Fauna Silvestre

Conversaciones Activas

RSS