Diario de Caza

Relaciones entre caza y agricultura

Los sistemas agroganaderos son determinantes para el equilibrio faunístico y medioambiental en sus territorios de incidencia.

20 ago. 2010 - 2.334 lecturas - 8 comentarios

La perdiz pardilla (Perdix perdix) se desvanece en nuestras sierras por falta de intervención agrícola y ganadera; por deshumanización de los hábitats ocupados. La perdiz roja silvestre (Alectoris rufa) camina hacia la desaparición en nuestros territorios más humanizados, entre otros varios motivos, por exceso de actividades agrícolas y aplicaciones fitosanitarias. Podríamos resumir que, por exceso y por defecto, la agricultura es determinante para el estado poblacional de nuestras perdices.

Estos meses atrás y a raíz de publicarse los primeros resultados del proyecto semillas que no son concluyentes, pero sí muy llamativos, se ha creado una alarma general y cierta incertidumbre entre los ámbitos que se sienten implicados. Tal vez se nos haya ido la prudencia de la mano de la indignación. Aunque todo apunta en el mismo sentido de gravedad de los datos, ahora, más en frío, y visto cómo ha impactado en los sectores afectados la noticia, creo que sólo es recomendable dar datos tan contundentes cuando estén más contrastados con ensayos más amplios y en situaciones más coincidentes con las naturales, que son más livianas, porque en otro caso estaríamos ya sin perdices.

En algunos medios esa noticia ha tenido derivaciones que apuntan hacia un enfrentamiento inexistente y alguna velada acusación a los agricultores, en general, por los efectos sobre la fauna de los tratamientos aplicados. Nada más injusto. Yo creo que todos entendemos que el manejo de un producto legal se hace por el agricultor sin cargos de conciencia, ni cortapisas, aunque sea mortal. ¿Qué puede saber él? Es lo mismo que si se demostrara que las aspirinas, tomadas con mesura, producen un efecto letal: no podemos culpar al farmacéutico que ha creído que era sólo un analgésico.

A quien todos deberemos pedir productos inocuos es a las empresas productoras del fitosanitario que envenena y explicaciones al ministerio y a las consejerías que tengan atribuidas las responsabilidades sobre control de la contaminación y mantenimiento de la biodiversidad. Como ocurre con todos los calificativos globales, generalizando se peca de injusticia porque en los grandes grupos algunos actuarán de manera ruin, pero siempre habrá otros muchos que lo hagan de forma exquisita. La mayoría de los agricultores son sensibles a lo que pasa con la fauna. La agricultura y la caza siempre han estado hermanadas y, aunque no tengo datos estadísticos, son dos de los gremios con mayor porcentaje de individuos en común. Son actividades afines que se desarrollan en el mismo medio y el dueño de la tierra sigue siendo el propietario de la caza que hay sobre ella. Es necesario aclarar que nadie de nuestro entorno ha culpado en esta ocasión al agricultor, pues no le achacamos la responsabilidad de que un producto autorizado por ley y aplicado en dosis recomendables, pueda resultar perverso.

Dicho lo anterior, creo que es muy bueno para todos, especialmente para las perdices, saber con detalle que existen algunos productos, que ponen las empresas internacionales en manos de los agricultores y, aplicado en ciertas dosis, pueden ser nefastos para ellas. Los cazadores andaluces, según dice Andrés, llevan esta frase conseja en el morral: «matan más las recetas que las escopetas».

Si la premura informativa ha servido para que algún agricultor haya limitado o retirado ya al tiram y al imidacloprid en sus aplicaciones, bendita sea la imprudente noticia. Cualquier agricultor estará deseando que le den otro producto tan eficaz como el indeseable y que no produzca daños. En ese sentido y de la misma manera que los cazadores intentamos dar a conocer que no hay nada que reprochar al agricultor que aplica los productos en las dosis recomendadas, creo que será muy bueno que las asociaciones agrícolas informen internamente sobre la peligrosidad que tienen determinados productos y lo recomendable que es no pasarse un ápice en su concentración aplicable. A partir de ahí, todos tendríamos que solicitar ante las autoridades pertinentes la retirada y sustitución por otros productos inocuos. Y si fuere menester, acudir a otras instancias legales, si no nos hicieran caso. Después, no creo que nadie nos pida a los patrocinadores de investigaciones ocultar algo evidente, si resultara malo para la naturaleza y para la caza. Al contrario, será recomendable darlo a conocer, para impedir o minimizar los malos efectos de su aplicación.

Me figuro que todos los amantes y gestores de las perdices, y los agricultores, estaréis de acuerdo con esto. No hay duda que las empresas de fitosanitarios pondrán de inmediato otro producto en el mercado que sustituya al perverso y cumpla con las directivas de defensa de la fauna, para satisfacción de todos y, sobre todo, para poder seguir ellas en este negocio.

Me ha extrañado que algunos de los que nos hablan de la oportunidad de la noticia y son cazadores, no hayan hecho ninguna alusión a la ausencia de perdices (que es el quid de la cuestión), y que estoy de acuerdo que se debe también a otras variables. La encuesta realizada entre conocedores de la perdiz en España, que hice hace unos años para la revista Federcaza, tiene unos resultados que están totalmente en vigor: La perdiz se acaba por unas diez cuestiones diferentes, aunque las más determinantes son las que en estos momentos estamos estudiando con esos proyectos de investigación (genética, semillas, mapa genético y sanitario, niveles hormonales etc.) que patrocinamos los cazadores federados y a los que ninguno de los que se sienten afectados, nos están ayudando.

 

8 comentarios

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

21 ago. 2010 20:05
JG
JG  
La verdad es que sí, con el tiempo, en frio, las cosas se ven de otra manera.
Sobre las perdices, comentar que en mi zona ha ido desapareciendo, la roja, a medida que se ha ido abandonando la agricultura, igual que comentas que pasa con la pardilla, que en mi zona no existe.

A tu recomendación de solo dar datos tan contundentes cuando estén más contrastados con ensayos más amplios y en situaciones más naturales, añadiría que además se estudien los casos que, a priori, pudieran dar resultados no buscados, y apuntaría que, además del cereal, en España hay otros cultivos muy importantes, olivo y vid, por citar algunos.

Completamente de acuerdo con que, a quien hay que exigir productos menos agresivos para el medio ambiente es a las grandes multinacionales de agroquímicos, teniendo en cuenta que esto, casi con toda seguridad, implicará un mayor coste de producción que repercutirá sobre el producto final y luego, como consumidores, nos afectará. No vayamos a exigir a las empresas de fitosanitarios que los fabriquen y a los agricultores que los usen para luego comprar productos marroquíes que son más baratos, entre otras cosas, porque usan los fitosanitarios que aquí tenemos prohibidos hace años.

Comentar que el agricultor que eche más dosis de la recomendada en cada producto, está perdiendo dinero y, en general, no creo que seamos tan tontos, aunque alguno habrá por ahí, así que las perdices pueden estar tranquilas en ese sentido. Sobre la frase conseja, creo que perfectamente se podrían invertir las recetas y las escopetas dependiendo de si son culinarias, médicas o de otro tipo.

Sobre retirar materias activas, hay que tener antes alternativas, y comentar que alguna de las que ahora se dicen que son tan malas, sustituyen a 3 ó 4 materias mucho más perjudiciales, a ver si las van a retirar y tenemos que volver a las de antes. Concretamente con el imidacloprid, en mi cultivo se resuelve un problema con un solo tratamiento cuando antes ese mismo problema requería al menos 6-7 tratamientos de materias como el metil-parathion, aceites de invierno, arsenito sódico, diacinon y alguno más; ¿Qué preferimos un tratamiento con imidacloprid o 6-7 con las otras materias activas?

Conforme en que hay otras variables que perjudican a la perdiz y, en mi opinión al menos en mi coto, ha sido la gestión que ha hecho la sociedad de cazadores, mil veces más perjudicial que nuestra agricultura, y a los hechos me remito.

Saludos.
23 ago. 2010 19:54
PEPEJUAN  
Creer que al agricultor será cuidadoso con el uso de agroquímicos, es un poco pretencioso sino inocente. Todos sabemos de las bondades del arsenito, el agricultor el primero, y hasta que no se retiro este del mercado los agricultores lo usaban, a sabiendas de que todo lo que mojase o animal que comiese hierba donde se había tratado tenía una muerte segura. Pero esto no importaba, lo importante era aguantar la viña y la yesca.Lo primero para el agricultor es su renta y después viene lo demás. Felizmente se suprimió, bien es verdad sin alternativa fiable, y aún hay agricultores que reclaman el uso y aprobación del mismo.

La peor publicidad para una multinacional de la química , es que su productos maten la biodiversidad y no sean específicos sobre la plaga a tratar, hay es donde hay que trabajar, las compañías de Química no son angelitos de la caridad, y si la gente en general conociese los efectos secundarios de muchos productos químicos que hoy se usan se echaría las manos a la cabeza. De hecho la tendencia en Europa, es a usar cada vez productos más específicos para plagas determinadas y menos agresivos para el resto de seres vivientes, pero esto a veces no se corresponde con la realidad , de hecho el imidacloprid es de los insecticidas más usados en los últimos tiempos y actúa sobre un gran espectro de plagas.

Si en verdad se hacen experimentos, y se llega al conocimiento de que hay productos nocivos para las perdices y demás seres vivientes , la real federación caza española debe denunciarlo y ponerlo en conocimiento de las autoridades sanitarias, por que los agricultores no lo van hacer. La caza no puede existir sin agricultura, pero sí a la inversa, y por muy bien pensados que seamos, los agricultores no van a poner remedio a la disminución de especies en el medio rural , lo creamos o no , les da igual, o al menos no es lo más importante.

Saludos
24 ago. 2010 20:39
JG
JG  
Esta claro que todo el mundo tiene sus prioridades, el agricultor también, y no creo equivocarme si digo, que la principal prioridad de todo el mundo son los garbanzos, si estos dependen de la renta, lógicamente, la principal prioridad de un agricultor es su renta, y la de los albañiles, y la de los electricistas, la de los abogados, la de los que trabajan, la de los que beben fanta, los que beben cocacola..., etc., etc.
Que los productos fitosanitarios son cada vez más selectivos y menos dañinos para el medio ambiente, no creo que no lo discuta nadie, que tienen unos daños colaterales, tampoco se puede discutir, hay que valorar si compensa su uso teniendo en cuenta esos daños secundarios y esto es muy subjetivo (si eres agricultor si compensa, si eres cazador a lo mejor no). Muchas actividades del hombre tienen el mismo inconveniente, cada uno que se aplique al cuento.
No pienses tan mal de los agricultores, hay de todo como en botica, pero también los hay que saben que abusar de un producto puede traerte un desequilibrio que haga que te surjan ataques de otras plagas que pueden ser peor que el que intentabas solucionar con el tratamiento, que además resulta caro, y que elegimos métodos de lucha como la confusión sexual que en principio pueden parecer caros pero realmente son más baratos a la larga.
24 ago. 2010 20:41
JG
JG  
"no creo que lo discuta nadie"
Disculpas
24 ago. 2010 22:30
PEPEJUAN  
Ni mal , ni bien vistos, simplemente es la realidad que he observado en mis largos años de profesión vinculado al campo.

Los agricultores no son químicos, ni tienen porque serlo, pero si deberíamos preocuparnos de los productos que se ponen en sus manos, y también ¿ por que no ? hacer pedagogía del uso de los mismos, en vez de dedicar cuantiosas sumas de dinero en otras tonterías y banalidades.

Si de verdad queremos que le vaya bien al campo,y por ende a la caza, debemos solucionar los problemas de los agricultores, sin tener ” efectos colaterales “ con la biodiversidad que le rodea. Se que esto, tal y como esta planteada la agricultura de hoy en día es muy difícil, de hecho hay estudios que cuanto más mecanización, peor para la fauna, pero hay que ser creativos y también buscar mercados con valor añadido, en los que uno de esos valores sea el respeto por el medio ambiente, y a ser posible sin química o en el peor de los casos con “ química blanda “ ( si es que hay una química blanda, que es muy discutible ) y con una mecanización respetuosa , muchos de los clientes lo valoraran. Al mismo tiempo, conseguimos más caza, más renta para el agricultor, siempre y cuando se haga una gestión adecuada y se tengas miras a largo plazo.

De todas formas, a la caza le va mal , por muchos más factores de los que comentamos aquí, no pretendo demonizar al agricultor, pero creo que puede ayudar mucho a la mejora de los “ agro-sistemas “ , y a veces tengo la sensación que pone muy poca voluntad, pero también nos pasa lo mismo a los cazadores.

Saludos
25 ago. 2010 13:19
JG
JG  
Te puedo decir que mi cultivo tiene un gran valor añadido y que he estado varios años en producción integrada y que a la vista de que todo esto no lo valora el consumidor, al final comercializas pasando de producciones integradas e historias, total te pagan lo mismo y ahorras en etiquetas y dolores de cabeza, a pesar de que sigo produciendo en integrada.
Cuando para mantener tu renta no sirven tus esfuerzos para aumentar el margen en las ventas, no te queda otra que reducir en costes de producción.
Así es que ya me gustaría a mi que lo que tu dices fuera posible, pero mucho me temo que para eso han de pasar muchos años y hasta entonces, tenemos lo que tenemos.
Saludos.
25 ago. 2010 22:16
Joldujo
Joldujo   «Don`t mess with the queen`s guard»
Yo tengo entendido, por lo menos por mi zona así ha sucedido, que todo quien debe manejar productos fitosanitarios, ha tenido que hacerse unos cursillos de formación para obtener un título y poder usar estos productos, por lo que los de por aqui que usan herbicidas o plaguicidos deben tener el pertinente cursillo, formados estan.

El entendimiento entre cazadores y agricultores es difícil, los primero quieren muchas piezas a las que cazar y los segundos quieren rentabilidad en su cosecha y claro, un cazador que ya tiene sus garbanzos seguros, no le importa que un agricultor no los tenga, a cambio de él pasarselo bien durante su escapada cinegética.

Todo el problema reside en esto, prioridades de cada uno.

Saludos
26 ago. 2010 09:10
j.cazador
Sr. Garrido, aunque se que ustedes, los articulistas, no responden a nuestros comentarios, quiero expresarle mi impresión, que puede, como es lógico, ser equivocada.

En este artículo califica la noticia de “imprudente” y manifiesta que los resultados no son concluyentes, pues no están totalmente contrastados en el campo, admitiendo no solo la precipitación de su divulgación, sino la seguridad de que los resultados serán muy diferentes.

En el último número de la revista Federcaza, analiza usted el resultado de los proyectos federativos bajo el título “los últimos proyectos, éxitos y fracasos”, y viene a justificar el buen o mal resultado de los mismos. No voy a entrar a discutir la utilidad real de estos estudios para frenar, lo que usted anuncia como, la desaparición de nuestra perdiz roja silvestre. Pero como presidente de una sociedad de cazadores (federada) le diré que no sirven para nada, solo son datos, cifras y conclusiones. Mientras, nuestros campos se quedan sin perdices por razones que o no denunciamos, o cuando lo hacemos nos arrepentimos de ello.

La Federación Española de Caza (FEC) anuncia con bombo y platillos: proyectos, manifestaciones, iniciativas, cartas al ministro, reuniones, etc. Para tener luego que, en unos casos justificar su fracaso, en otros su precipitación, o aceptar su ineficacia. Lo de la precipitación es una seña de identidad de la FEC y de su Presidente.

La vacuna del conejo, por ejemplo, no tiene justificación alguna, ya que en catorce años no se han dado cuenta de que el proyecto iba camino del fracaso. Yo creo por el contrario, que han manteniendo esta esperanza para enganchar a los federados a una ilusión que, por diferentes motivos fáciles de adivinar, nunca tuvo posibilidades de éxito.

Sr. Garrido, le reconozco su valentía para hablar de los temas sin tapujos y con claridad. Y en las pocas ocasiones en que hemos hablado se le adivina como una persona recta y cabal. Por eso me atrevo a sugerirle que los proyectos que acometa desde FEDENCA, sean rigurosos y con posibilidades de éxito, así como, útiles y rentables para los cazadores federados. Que son quienes los pagan.

Entiendo que la FEC tiene que llevar a cabo iniciativas en este sentido, pero quizás, debiera elegir el camino de la denuncia y la movilización permanente, antes que el populismo de iniciativas que quedan frustradas por su difícil, sino imposible, aplicación a situaciones reales. Tal y como ha ocurrido en este y en otros casos.

Las sociedades de cazadores y las Delegaciones Provinciales de la Federación, libran batallas diarias en defensa de la caza, sortean obstáculos y resuelven problemas constantemente. Y nos sentimos solos, distantes de quienes nos representan al máximo nivel, frustrados cuando leemos este y otros artículos que decantan miedos, fracasos, arrepentimientos, incertidumbres, o mentiras.

Un saludo.
José Luis Garrido José Luis Garrido ha ocupado destacados puestos en la estructura federativa.

Conversaciones Activas

RSS