Diario de Caza

Ganadero-lobo, buscando una convivencia viable

El binomio hombre-lobo existe desde el principio de los tiempos, cargado de desencuentros y conflictos a los que ambos sobrevivieron, incluso se produjo un sutil acercamiento al descubrir el hombre, en tiempos ancestrales, que asociándose con él, cazaba más y mejor.

27 jul. 2010 - 4.249 lecturas - 4 comentarios

Con su domesticación, no olvidemos que los perros son descendientes directos del lobo, se produjeron los mayores desencuentros. El lobo doméstico, el perro, auxiliaba al hombre en sus tareas de caza, mientras que el lobo salvaje competía por sus mismas piezas. Este antagonismo se fue agrandando al hacerse el hombre sedentario, ganadero y agricultor, ya que no sólo competían por las piezas salvajes, sino que el lobo se hacía también predador de los animales domésticos, siendo un lastre para su economía.

Con el paso del tiempo los conflictos no disminuyen, al contrario, son mayores, y en la era de la comunicación en que vivimos, más conocidos por la sociedad. Hay algunos aspectos como los referidos a la alimentación y al territorio que merecen algún comentario que nos ayude a entender la situación actual.

En los últimos años, como consecuencia de la extensión del mal de las vacas locas, todas las reses que mueren en las explotaciones ganaderas gallegas, son retiradas para su destrucción. Esos miles de animales, antes pudrían en nuestros montes, y eran una proteína muy asequible para los carnívoros salvajes. Ahora, al no existir esa carne tan accesible, que formaba parte preferente de su alimentación —en la naturaleza también se cumple la ley del mínimo esfuerzo—, el alimento deben buscarlo entre animales vivos, salvajes o domésticos, y por esa misma ley, en líneas generales, el animal doméstico es más accesible que el silvestre. Esta es una de las razones fundamentales del aumento de los ataques del lobo a las ganaderías, en los últimos años.

Galicia es una tierra muy humanizada y con un territorio extremadamente antropizado, en el que el lobo como animal generalista se adapta a la perfección. Hay un hecho reciente que no se puede soslayar: los cambios de uso de la tierra, tanto en los cultivos agrícolas como en los forestales. Las zonas loberas bien delimitadas hasta hace unos años, generalmente boscosas y de montaña, ahora se introducen y se confunden con las zonas ganaderas, sin la existencia de fronteras naturales para el lobo. Por eso su presencia ya no es exclusiva de esas comarcas tradicionalmente loberas. Consecuentemente cabe preguntarse si el lobo podrá seguir colonizando determinados territorios debido a su configuración agrícola, ganadera y poblacional, porque la conflictividad que genera su presencia y su actividad parece inasumible por esas gentes con sus legítimos intereses. Existen dudas razonables sobre si la existencia del lobo en muchas áreas, lejos de ser útil para la especie, puede convertirse en un problema para el propio lobo. Es cierto que las zonas loberas deben estar unidas por unos corredores ecológicos, que hagan permeables sus poblaciones en beneficio del cánido, pero una extensión indefinida de los espacios loberos puede no favorecer a la especie y mucho menos al ganadero.

Si reconocemos que el lobo forma parte de nuestro patrimonio natural, y queremos garantizar su existencia futura, se debe mantener una población de lobos que aseguren su supervivencia como especie, pero que a su vez no haga imposible la ganadería como actividad necesaria —tal vez imprescindible— en Galicia. Como casi todo en la naturaleza, esto se consigue buscando equilibrios inestables, pero equilibrios al fin y al cabo.

Es fundamental que se desarrollen las medidas preventivas al menos en dos vertientes, por una parte regulando las poblaciones y por otra aquellas que minoren o eviten los ataques a la cabaña ganadera. Por tanto se hace imprescindible buscar la eficacia en la reducción de los ataques en determinadas zonas ganaderas. Es primordial la colaboración de los cazadores con los ganaderos y la Administración para extraer mediante su caza los ejemplares necesarios, y así regular la densidad de la especie en los términos que estimen los técnicos encargados por la propia Administración de esta tarea. Paralelamente se debe divulgar, extender y fomentar el uso de medidas preventivas tendentes a que, aún con la presencia del lobo, los ataques al ganado sean mucho menores.

De todos modos, el lobo siempre producirá ataques al ganado, y esas consecuencias económicas deberán ser sufragadas por el conjunto de la sociedad, no por los ganaderos que las sufren. En los últimos años en Galicia se avanzó en esta línea, y la Administración habilitó ayudas para los propietarios de ganado que sufren quebrantos. Las ayudas deben tender a soluciones cada vez mas justas y diligentes, una vez comprobada la certeza del ataque.

El futuro del lobo en nuestra tierra pasa por tener garantías de que no va comprometer la existencia de la transcendental figura económica, social y medioambiental del ganadero, todo ello sin ejercer una presión extrema que extinga la especie, siendo tarea de todos encontrar ese punto de convivencia posible entre ganadero y lobo.


José María Gómez Cortón
Presidente da Federación Galega de Caza

 

4 comentarios

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

29 jul. 2010 13:23
JVF
JVF
Sí las efirmaciones que apacen en la dirección que pongo son ciertas espero que por lo menos alguien pida explicaciones a las afirmaciones que en este texto aparecen.........pueden dar lugar a malas interpretaciones.

http://www.elcotodecaza.com/noticia/caza-mayor/feijoo-torear-tiene-un-merito-coger-escopeta-matar-un-animal

Me gustan los toros y la caza, aunque a lo mejor seamos una minoria se nos debe un respeto no somos delincuentes y la actividad cinegética es incluso anterior a las corridas de toros formando tanto o más parte de nuestro PATRIMONIO CULTURAL Y ETNOGRÁFICO.

Atte.
Jaime Veiga Fontán CAZADOR y directivo de una de las sociedades de caza de Galicia.
29 jul. 2010 15:03
JVF
JVF
http://www.farodevigo.es/portada-pontevedra/2010/07/29/feijoo-garantiza-planteara-supriman-corridas-toros-galicia/459933.html
29 jul. 2010 15:36
JVF
JVF
Por desgracia nuestro colectivo está demasiado expuesto a cosas como esta.
El precedente de los toros en Cataluña es un tanto delicado para nuestro colectivo.
Por lo que situaciones especiales requierena de respuestas especiales y una respuesta conjunta de todo el colectivo de cazadores independientemente de que seamos más o menos deportistas o de otra raza.......
Las voces ya empiezan o todos damos el zarpazo como con el reglamento de armas o es probable que la próxima propuesta sea............Dios dirá pero no pinta bien.

Un cazador.
Yo ya he hecho todo lo que estaba en mi mano y enviado todos los correos que debía.
30 jul. 2010 12:17
JVF
JVF
El precedente que sientan los desafortunados comentarios del presidente de la Comunidad Autónoma de Galicia, el cual haciendo uso de un discurso barato y populista, llego a poner en duda nuestra actividad de una manera INSULTANTE Y CLARAMENTE DESPECTIVA y lo que es peor MUY PREOCUPANTE.

No podemos perder de vista que, si no he leído mal, la prohibición de la actividad taurina en Cataluña partió de una iniciativa popular contemplada en el ordenamiento legislativo español por el cual reuniendo una serie de requisitos legales, entre los cuales se encuentra un determinado número de firmas este tipo de iniciativas se puede llevar al Parlamento en este caso el Catalán.
La prohibición ha sentado un peligroso precedente ya que nuestro colectivo al igual que el taurino está seriamente expuesto a este tipo de acciones que pueden partir de un número tremendamente reducido de personas y ser apoyado por el populismo barato de nuestros políticos.

Los cazadores hemos sido atacados y públicamente menospreciados rebajando nuestras ancestrales actividades de extracción de los recursos naturales a las de unos desalmados que merodean por el campo asesinando seres vivientes como si de delincuentes se tratase, siendo la realidad otra bien distinta y llena de normativas aplicables y de restricciones insoportables como pocas actividades limitando siempre nuestra presunción de inocencia. No me tengo que remontar mucho en mis experiencias personales para tener algún desagradable recuerdo sobre esto, ya que en las Jornadas que en el mes de Junio se realizaron en la localidad pontevedresa de Portas en la mesa redonda, personalmente traslade una propuesta para realizar una modificación en las fechas de apertura y de cierre de la caza del conejo en Galicia para ajustarla mejor a la realidad biológica de la especie como públicamente apoyaron los científicos allí presentes ya que hay argumentos más que suficientes para una modificación en la misma ya que la veda actual se ajusta más a una búsqueda de un control de las poblaciones existentes que a un intento de fomentar las mismas.
Hasta aquí todo normal, pero lo malo fue la respuesta PARA Y PARA MUCHOS de los allí presentes las estupideces argumentativas del sr Jesús Marquina resonaron a NO PODEMOS MODIFICAR LA FECHA NO VAYA A SER QUE LOS CAZADORES VALLAIS AL MONTE A MATAR OTRAS ESPECIES QUE NO SEA EL CONEJO, no lo dijo abiertamente pero a mas de uno nos quedo claro lo que quiso decir sabiendo que comenzamos a adiestrar nuestros perros en septiembre y en muchas zonas de España se autoriza el descaste y la media veda ( y en Xinzo de Limia, Ourense)………que pasa que el resto somos DELINCUENTE O QUE COJONES PASA……..yo soy el primero en respetar las normas y el resto del argumento elimina mi presunción de inocencia y pone en duda mi honradez ciudadana.

Es hora que el los cazadores y el resto de sectores implicados demos una muestra de fuerza haciendo uso de las mismas herramientas que se han utilizado en Cataluña con los toros, la iniciativa popular, para llevar al parlamento gallego o al de la nación algún tema en el que los cazadores tenemos mucho que decir, como por ejemplo el control de predadores en Galicia u otro ya más a nivel nacional.

Esto supondría un salto cualitativo que va más allá de un manifestación y claramente despertaría el temor entre la clase política, sería una demostración de fuerza en toda regla.

Se que nuestro colectivo no es de los mas unidos pero aunque sea por una vez utilizando el nombre que nos une y las relaciones intimas que mantenemos con otros sectores tenemos que ser capaces entre nosotros de dejar a un lado las cornadas y el medirnos el tamaños de nuestros rabos en el campo para afrontar un interés común cara el futuro…….si es que queremos tener alguno.

Atte.

Jaime Veiga Fontán.

Federación Galega de Caza Blog de la Federación Galega de Caza

Conversaciones Activas

RSS