Diario de Caza

Un hombre bueno

Parece que fue ayer cuando escribía: «Ha reunido sin quebranto ser un estupendo profesional, gran trabajador y buena persona; pero, como es un baturro de nación, no se le ha mojado nunca la pólvora cuando ha tenido que defender la caza ante los talibanes, o la casa federativa ante esos desahogados que piensan que no tiene dueño. Se quiere jubilar de una vez —va sobrado de edad—, porque tiene que recuperar la familiaridad que le ha impedido un cargo tan absorbente».

28 ene. 2010 - 2.424 lecturas - 6 comentarios

Iniciaba así un escrito en Federcaza (Diciembre de 2006), hablando de Ángel Gracia y tres años después se nos ha ausentado, como del rayo, por un golpe maldito del corazón, este hombre cabal al que yo, al igual que muchos de vosotros, tanto quería. No creí que tendría que escribir de él y ¡ojala! no tengamos que escribir de nadie en estas circunstancias. A Ángel y a los suyos no les ha dado el destino la posibilidad de recuperar los tiempos perdidos de chimenea y familia. Para mayor aflicción, con la intensidad con que se quieren todos ellos, saboreaban en estos tres últimos años lo que se habían perdido en todos los anteriores, con la falta de Ángel, casi siempre lejos por causa federativa.

Decía Oskar, el de La Lista de Schindler, que toda persona que se precie debe ser amigo de un buen médico, un cura tolerante y un secretario eficaz. Yo tengo un médico y amigo excepcional, que me cura o vacuna en campo, entre mano y mano perdicera, un cura tolerante, párroco de Simancas y también cazador, que me deja ganar y no me excomulga por ello y tenía también a Ángel, no de secretario, sino de amigo de siempre, que llevaba conmigo toda una vida de concordia y complicidad. Veinticinco años llevábamos metidos los dos en asuntos federativos, él por oficio y yo por afición desproporcionada. Los últimos diez años buscando consuelo y alivio, entre dos derrotados por la salud, para quitarnos el miedo al cáncer, que parecía que nos iba a llevar en tromba y sin remisión. Pero no; a ninguno de los dos. Y cuando dábamos un golpe de manga porque ya podíamos vender salud, a él le ha fallado lo más grande que tenía. Por esto, Manoli no ha podido entender a Dios.

Ángel y otro grupo de federados, como sabéis, llevábamos lo de FEDENCA, él con cargo de secretario general y yo de director, pero realmente, haciendo los dos el cometido de cualquiera. Habíamos convenido que en la fundación nos jubilaríamos los dos definitivamente.

FEDENCA necesita secretario general, pero es difícil sustituir tantos años de poso federativo. Necesitamos a alguien que esté dispuesto a dedicar su tiempo, su esfuerzo y su saber, de manera altruista para hacer esas cosas por la caza que a Ángel le salían por oficio y parecía que sin esfuerzo. Estaba muy agradecido a la federación que le había pagado generosamente ─ me lo decía siempre ─ y él correspondió con una prolongada dedicación exclusiva. Ahora que podía, la dedicaba gratuitamente su tiempo. Nos lo justificaba así, aunque creo que no le amarraba sólo eso. Quería a la entidad como pocos y tampoco sabía desengancharse de ella.

En la fundación buscaremos un colaborador que actúe como secretario —que es título demasiado ampuloso para quienes no aspiramos a tener secretos—, para que forme equipo en esta sección federativa que hace estudios sobre fauna en defensa de la caza y la naturaleza. Necesitamos a alguien que dé tranquilidad ante la incertidumbre y ánimo ante los resultados adversos, porque en este mundo de decisiones hay que combinar los éxitos de algunos proyectos, con esos otros en los que no vemos el final del túnel. Acertar con la persona dispuesta a compartir el camino dará mucho sosiego a quienes nos hemos quedado un poco solos en esta etapa del hacer federativo, a veces, demasiado complicada. La pérdida de ánimo, sólo nos la puede reponer el tiempo.

Me pedía el alma decir estas cosas y sin querer dar ningún tinte seráfico a Ángel, si que he que deseado transmitir, copiando al poeta, que mi querido amigo, «más que un hombre al uso que sabe su doctrina, era, en el buen sentido de la palabra, bueno».

 

6 comentarios

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

09 abr. 2010 20:14
boqueron
Compañeros desde el año 2OO3 los cazadores que no tenemos recursos economicos para poder pagar un coto estamos esperandos un cambio social en la consejeria del medio Ambiente de la Junta de Andaluia esta chapuza de ley con el cambio de la entrada del nuevo Consejero del Medio Ambiete de la Junta de andalucia los pobres cazadores esperamos el derecho de igualdad para todos los cazadores Andaluces
09 abr. 2010 21:50
el mojarra
que razon tienes boqueron, que la gran mayoria de los cazadores andaluces por culpa de la ley de caza 8!2003 el 85 por ciento de los cazadores con menos recursos economicos al no poder cazar en los terrenos libres de la discordia estamos obligados a dejar nuestra aficion ya que nos obliga esa ley a tener que pagar un coto para seguir cazando. Con la ley de 1979 no teniamos estos problemas los pobres cazadores, ni los agricultores los problemas que se le estan ocasionando a sus cosechas las especies autoctonas que se estan convirtiendo en una plaga. Escopetazo YA en Andalucia y animo compañeros, que todo tiene solucion.
18 abr. 2010 18:49
el raya
sabemos que nuestra solucion esta que la consejeria del medioambiente este representada por personas que miren a los cazadores con el mismo recelo igual que con la ley anterior. Quede claro a todos los compañeros que salgan a la luz publica que no me tachen de lo que no soy, digo la verdad. Esta ley entre otras cosas ha servido para que la caza en Andalucia este en manos de especuladores. Sabeis que se han pagado hasta 300 euros por dia de caza sin respetar las piezas abatidas, y que de estas cantidades mucho tememos que no se declaren al fisco.
15 may. 2010 21:53
alcaravan
Este artículo fué escrito para conocimiento de todos los miles de cazadores andaluces afectados por esa ley de flora y fauna que a través del engaño y la chapuza, dieron vida y aplicación a esa malintencionada legislación a sabienda de los prejuicios extremos que ocasionarían a miles de cazadores en Andalucía y en la que la Federacion andaluza de caza se lucró de nuestra desgracia. Naturalmente, afectando como siempre, al sector mas débil; los de bajo poder adquisitivo.

Señor Garrido: que lo disfrute usted.

-ARTICULO-

¿Quién se beneficia de la Ley de Caza andaluza?
16 may. 2010 20:00
el mojarra
A los pobres cazadores mucho me temo que nos espera un año mas de castigo, sin poder cazar. Amigo Alcaravan tienes toda la razon del mundo en tu escrito. Soy un amigo tuyo que coincidimos en la manifestacion del dia 5 de Agosto del 2005 por las calles de Sevilla convoca dicha manifestacion Adecaza de Andalucia nunca y en nigun momento la federacion andaluza de caza ha estado al lado del cazador modesto solamente ha conseguido su objetivo con esta ley, ponerse al lado de los mas ricos y le importan tres carajos la situacion que esta atravesando el cazador modesto y nos dejamos de demagogia la solucion hubiera estado en quien nos gobierna desde andalucia hubiese tenido en cuenta los daños morales que nos ha ocasionado al cazador modesto y esto no es de izquierda ni de derechas aqui falta la coherencia politica. Amigo alcaravan tu representas al ochenta y cinco por ciento de los cazadores andaluces. Y la federacion andaluza aproximadamente el quince por ciento luego entonces da caña compañero.
17 may. 2010 00:03
alcaravan
Por la forma de expresarse, se nota ha sufrido usted mucho la implantación por ordeno y mando de esta fatídica y dañina ley de flora y fauna andaluza.

Le diré señor 'mojarra', que al igual que usted, existen miles de esperanzados andaluces que sostienen todavía sus mismas ideas sobre este problemón, y no me cabe la menor duda que las urnas cambiarán esa aparente solidez socialista que en estos momentos se está tambaleando y a punto de caer en Andalucía y en el resto de España. Tenga usted esperanza y extienda a través de los medios su postura.

En cuanto a mi forma de pensar sobre el tema, también estoy con usted. Defenderé esta causa; si señor, 'causa', pués fuímos despojados, desamparados, desoídos, ignorados y expulsados como perros y de la peor manera de nuestros campos andaluces por una cuadrilla de ineptos que con nocturnidad y alevosía y en el poder, junto a chupones subvencionados de toda clase, enjendraron esta ley impopular sin previa consulta con los estamentos sociales. El beneficio de esa absurda ley trampa quedó solo para los señores ‘sociolistos’, potentados y como no, la (FAC), órgano federativo que se benefició a nuestra costa, sacando buena tajada al asociarse con los truhanes políticos que están machacando y saqueando Andalucía desde hace 30 años. Señor ‘mojarra’, esto no durará mucho.

Desde este libre foro de opiniones, le animo a usted y a todos esos miles de cazadores andaluces desvalidos por los miembros de este feudo andaluz, se revuelvan contra ellos a través de la palabra y luchen por la verdad y la justicia. Seguro que el triunfo está próximo. Si hay que salir a la calle a reivindicar, no le quepa duda estaré a su lado y junto a esos miles de cazadores andaluces que esperan el triunfo del cambio político en nuestra tierra por una auténtica ley de caza justa para todos.

Reciba un saludo.
José Luis Garrido José Luis Garrido ha ocupado destacados puestos en la estructura federativa.

Conversaciones Activas

RSS