Diario de Caza

Los perros de Juan han enmudecido

Juan es un agricultor catalán que vive en un pequeño pueblo próximo a la ciudad de Tarragona. El pueblo en cuestión tiene una actividad agrícola mayormente vinícola. El aspecto de Juan es el de un agricultor de cuerpo rechoncho, de carácter rudo y a la vez bonachón, que ronda los 80 años, muy aficionado a la caza e incluso tuvo responsabilidades, puesto que fue presidente de una sociedad de cazadores. Es especialista en la caza del conejo, por lo que posee cinco perros de raza pequeña, verdaderos artífices en sacar los conejos de las zarzas.

04 ene. 2009 - 3.399 lecturas - 9 comentarios

Los perros en cuestión los tiene situados en un solar dentro del pueblo, pero apartado de su vivienda familiar. Este hecho le ha conllevado el recibir varias quejas de los vecinos, puesto que los canes en cuestión molestan con sus ladridos, peleas y olores en horas nocturnas, a los que Juan ha hecho siempre caso omiso. Esta cuestión también le ha hecho enemistarse con sus vecinos, que sufren estas molestias.

Una vez finalizada la vendimia, Juan acostumbra a desplazarse unos días a su pueblo natal, en la provincia de Castellón, para recuperarse de la fatiga de las labores del campo. A los pocos días de su ausencia corría el rumor por el pueblo de si Juan se habría llevado los perros, puesto que a éstos no se les oía ladrar.

Al regresar Juan de su viaje, lo primero que hizo fue ir a visitar a sus fieles amigos, los perros. Cuál fue su sorpresa al descubrir el lastimoso espectáculo. Allí yacían sus cinco perros muertos. No daba crédito a lo que veían sus ojos, puesto que estaba convencido de que había dejado suficiente agua y alimento para los ocho días que había estado ausente del pueblo. Inmediatamente se cercioró de ello, convenciéndose de que había suficiente agua y alimento. Con los ojos llorosos, maldiciendo mil y una vez lo que estaba viendo, comprobó el estado de los animales, percatándose por los signos exteriores de vómitos y hemorragias, que habían sido envenenados. Si, los perros de Juan habían enmudecido… para siempre.

La temporada de caza recién empezada había terminado para Juan.

¿Quién envenenó los perros de Juan? ¿Quién emponzoñó tan vilmente con una pócima mortal un cebo para los indefensos animales? La intolerancia, la envidia, la rabia, la desidia, la despreocupación, la falta de comunicación y un sinfín de motivos. Por desgracia hechos como éste se producen con demasiada frecuencia, en todos los ámbitos, tanto urbanos como rurales, donde una mano cobarde, a falta de diálogo, ha intentado solucionar un problema de esta manera tan inhumana. Y el motivo, aunque no lo crean, puede ser cualquiera. Basta el enfrentamiento entre dos personas de cualquier condición. Al final lo paga el animal sin culpa, se lo cuento por propia experiencia. Y duele, señores, duele mucho.

 

9 comentarios

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

07 ene. 2009 21:30
elartedelacaza
felicito de verdad al autor de este texto tan sincero y emotivo, y sobre todo por su razonamiento final ya que no cabe duda de que no hay otra explicación.Lo bueno del caso es que esta gente tan vil y cobarde , si les preguntaras que si son buenos vecinos , te dirian con la cabeza bien alta:``por supuesto ´´
07 ene. 2009 23:58
Chujarro
lo peor que le puede pasar a un buen cazador es que le envenen a sus fieles compañeros,que analize el veneno y sabra quien lo izo y que le haga pagar por ello.
09 ene. 2009 13:33
ms  
Hola Joaquim; acabo de leer tu artículo y me gustaría comentar una cosa.

Con lo único que estoy plénamente de acuerdo es como lo finalizas, con la frase "Al final lo paga el animal sin culpa". Por lo demás, casi todo es cuestionable desde mi punto de vista partiendo en todo momento de lo que comentas; "los tiene situados en un solar dentro del pueblo, pero apartado de su vivienda familiar. Este hecho le ha conllevado el recibir varias quejas de los vecinos, puesto que los canes en cuestión molestan con sus ladridos, peleas y olores en horas nocturnas, a los que Juan ha hecho siempre caso omiso. Esta cuestión también le ha hecho enemistarse con sus vecinos, que sufren estas molestias".

Esos perros relmente los mató Juán, sin ninguna duda para mi. ¿Tú, o alguien ha vivido junto a una recova de podencos, dejados de la mano de dios, alguna vez? ¿sabe alguien lo jodidillo que es aguantar los ladridos nocturnos de 5 perros sin control? ¿quién es capaz de dejar una semana completa sin atender tanto perro?¿te imaginas combinar niños pequeños, trabajo, hipoteca....con ladridos constantes de perros?....vamos, yo es que no los habría envenenado, yo les tiro una bomba a ellos junto al dueño para acabar ántes.
Suena a extrema crueldad el hecho de acabar con la vida de unos perros vía veneno, pero no es menos cruel la selección que Juán habrá hecho durante toda su vida para obteren buenos animales, cosa que ahora no voy a cuestionar.
El hecho es que tener perros conlleva unas responsabilidades, y lógicamente unos riesgos. En este caso yo no buscaría la causa en envidias o similares como habitualmente sucede ENTRE CAZADORES; la causa, por cruel que sea el remedio, justifica perféctamente el resultado final. Supongo que el que los envenenó, que es un desalmado, trataría de usar otras vías antes.....y por experiencia, en el caso contrario, te digo que poco se puede hacer salvo tratar de que el dueño de los perros sea consciente de las molestias y trate de remediar el problema.

Servidor no tiene 5, tiene 7, también en núcleo urbano (separados en 2 parcelas ya que más de 5 es núcleo zoológico y te pueden denunciar por ello) con la diferencia que vivo junto a ellos y sé perfectamente los problemas que generan....y para determinadas personas entiendo que puedan llegar a ser insoportables ya que para mi, que soy el dueño, también me lo han padecido. Pese a llevarme bien con todos los vecinos, también me llega alguna queja que entiendo perféctamente y por mucho collar antiladridos, mucho levantarte a las 5 de la mañana, reventarlos cazando todos los fines de semana del año, bozales.....molestan, y sobre todo en verano.
No descarto que algún día me los envenenen, o roben...o vete tu a saber, esos son los riesgos que conlleva tener algo, y más si es bueno, pero desde luego que dejar animales sólos y "hacer caso omiso" de las quejas de los vecinos multiplica esos riesgos por 1000.

Acabas diciendo que duele, y mucho....pero ¿a quién?. Dudo mucho que una persona a la que le importa una leche las molestias que genera a otras personas le pueda doler tanto la pérdida de unos animales; si quiere un culpable que se mire en un espejo.

Un saludo

09 ene. 2009 17:44
rsj
rsj  
Completamente de acuerdo con tu exposición.

Un saludo
09 ene. 2009 19:20
nomar
nomar
También completamente de acuerdo

Saludos
10 ene. 2009 09:43
MK II
SINCOMENTARIOS, ME DESCUBRO ANTE TÍ MS CHAPO
13 ene. 2009 23:33
"Grivettes"
Te agradezco tus comentarios, ya que enriquecen y visten el articulo. Te voy a matizar unos puntos, dado que en el artículo no me he extendido puesto que lo que pretendo en mis escritos es relatar propias experiencias del mundo de la caza con el propósito de que sirvan de ayuda y reflexión a la gran familia de cazadores. La gran totalidad de mis artículos están publicados en las revistas , La Caza y su mundo y Trofeo- Catalunya. Sin ninguna duda la desidia , la despreocupación y el abandono de sus obligaciones con los vecinos de Juan han propiciado el fatal desenlace del que han sido víctima sus perros. Vivo en una urbanización en pleno campo y como bien dices sobre todo en verano es muy molesto el ruido que ocasionan los perros. A escasos 300mts hay una masía que alberga 13 ò 15 perros de un cazador, todos podencos andaluces, y los vecinos están más que hartos ya que viven a escasos metros .Yo no sé cuantas veces se lo he comentado al dueño. No pone remedio y cualquier día se les puede terminar la paciencia a los vecinos.MS hay personas muy hechas a su manera y no escuchan. Yo tengo tres perras, una podenca mallorquina (13 años )y dos bretonas (1 año y 5 meses),no dicen ni pio, sólo si por la noche merodea algún gato(cuando esto ocurre) dejo suelta la podenca, y los gatos no se acercan en un mes. Los gatos son los grandes causantes de los ladridos de los perros por la noche y en verano, sobre todo si éstos están atados. Pero si mis perras ladraran, las pondría a dormir en el garaje, por supuesto. Pienso que si me molestan a mi pueden molestar a los vecinos, y no vale la pena enemistarse y en evitación de males mayores. La mayoría de las denuncias que entran en los ayuntamientos , entre vecinos es por las molestias de animales de compañía. MS soy Guarda de Caza y Campo, llamé la atención a una señoras que estaban cogiendo avellanas de unas fincas que yo custodiaba. No voy a entrar en detalles, pero a la semana siguiente moría Diana mi perrita Beagle, que hacía las delicias de mis hijos, y que era especialista con los conejos en las zarzas. Esta perra la recogí de la calle, posiblemente huída o abandonada, y pasó a ser uno más de la familia como todos los perros que he tenido. La Diana estaba atada en su casita cerca de la entrada a la casa dentro de la finca, y tuvieron que tirarle el veneno que con rabia no me habían podido dar a mi. Cuando digo que duele, me refiero a mí, a mi mujer y a mis hijos que entonces tenían 4 y 7 años. Ms he sido ponente en varios seminarios dedicados a combatir el uso del veneno que se utiliza ilegalmente contra la fauna. El último en Barcelona con la Fundación para la conservación del Buitre negro. Y es que odio el uso del veneno ilegal. No suelo entrar en los comentarios de mis escritos, pero tu comentario es excelente, puede ayudar al colectivo de compañeros que nos lean, y posiblemente mi añadido esclarezca algún punto de mi artículo .No dejo de pensar en la imagen del último campeonato de caza menor con perro de España, cuando el cazador se vio en sus manos con los perros recién envenenados. Horroroso. Un saludo a todos los que me leen y aportan comentarios positivos y a ti en especial. Gracias
Joaquim
20 ene. 2009 18:30
Pelucho
estoy totalmente deacuerdo con los comentarios de ms
05 feb. 2009 16:32
didax52
didax52
yo digo lo que no te gusta para ti no se lo des a los demas, cuando tienes un animal tienes que preocuparte de no molestar y tienes que estar por ellos aunque son mejores que algunas personas pero no dejan de ser animales yo uno .
Joaquim Vidal Joaquim Vidal es especialista en gestión de Espacios Naturales y Fauna Silvestre

Conversaciones Activas

RSS