Diario de Caza

Linces y furtivos

Las lenguas de doble filo, que tanto daño hacen al conservacionismo sensato, se han desatado camino del Rocío para dejar en el aire una difamación que apunta a los cazadores como causantes de la muerte de un lince desaparecido hace un par de meses, aunque no pueden dar el más mínimo detalle al respecto y menos aún demostrarlo.

03 nov. 2008 - 3.855 lecturas - 6 comentarios

La mayoría de los cazadores no tenemos ningún complejo de victima, los que se salen de la ley se borran ellos mismos de la nómina de los cazadores y se apuntan a la de los furtivos. Cada vez que tengo que escribir sobre algún insulto de este tipo a los cazadores, se me cae la canana a los pies pues parece como si tuviéramos que demostrar lo que es obvio y evidente. La Federación Andaluza ha sacado hace unos días una nota de prensa indignada porque un grupo conservacionista, WWW/ADENA, que comparte el proyecto LIFE/06/NAT/E/209 con nuestra entidad deportiva, se ha hecho eco de un dicterio de Juan Romero, representante de Ecologistas en Acción en el Consejo Participativo del EN de Doñana. En aquel consejo del 8 de setiembre, según la noticia, Juan Romero dijo que la muerte de un lince podía haber ocurrido tras una cacería de zorros en la zona. El director del EN de Doñana negó que eso se hubiera producido así, pues Garfio, un lince ibérico (Lynx pardinus), radiomarcado, había dejado de emitir en julio pero ha sido visto después de dejar de emitir; asimismo, informó el responsable del espacio natural que ha ordenado su búsqueda con perros, rastreo aéreo y de huellas, por si se da con el desaparecido. Nadie, excepto Juan Romero, llega a ninguna conclusión, porque ni el SEPRONA, ni la guardería medioambiental, ni nadie, tienen ningún dato para hacer conjeturas y se mueven dentro de la sensatez y el sentido común. Estos son los hechos objetivos.

Aunque todos los años se practica la caza durante varios meses en territorio del lince (excepto sobre conejos para que el querido felino tenga comida) no se producen muertes que pudieran vincular la palabra caza con el delito que supone intentarlo sobre el felino más amenazado del mundo. Yo me pregunto si no es posible que Garfio se haya podido desplazar fuera del radio de detección. Tampoco descarto otras hipótesis. La Federación Andaluza ha apuntado que cualquier elucubración es posible para justificar la necesidad de participación y control en estos proyectos tan generosos de dotación. Puestos a pensar, cualquier planteamiento podía valer. Por supuesto, no descarto la posibilidad del frío y acerado lazo o el trabucazo cabrón de algún furtivo cobarde y matón. Pero jamás será la acción de un cazador. Y menos aún de los de esa tierra andaluza, estando como están, emocionalmente tan comprometidos con el lince ¿Qué busca el representante de Ecologistas en Acción dejando esa maldad difamatoria en el aire?

No es aceptable, y debería ser el inicio de otras acciones, que un difamador de esos que viven, pero dicen que se mueren, a cuenta del lince, denuncie el supuesto de que los cazadores han matado un lince sin aportar ninguna prueba. Menos aún es que otro grupo ecologista serio, como ADENA, copie patrones y diga lo mismo. La insensatez no tiene límite. Pero por estas cosas nosotros no vamos a cambiar de norte. Les va a dar lo mismo. Vamos a seguir protegiendo al lince, al conejo, a la avutarda, a las perdices y a toda la fauna que requiera custodia. Y lo vamos a seguir haciendo como hasta ahora: a nuestra cuenta y cargo. No nos van a desanimar ni eliminar de los grupos de amparo. Es una pena que se hostigue a los cazadores, que pueden ser clave en la recuperación del lince, en una zona donde todos los esfuerzos que se sumen a favor de los de Doñana van a ser pocos. El lince está aquí muy en precario pues la población no se recupera y apenas si se mantiene.

En cuanto a protección legal, el lince goza de todas las posibles. Según el RD 439/90 por el que se regula el Catálogo de Especies Amenazadas, está en la categoría I: En peligro de extinción. La Directiva 92/43/CEE de Conservación de lso Hábitats y de la Fauna y Flora le incluye entre las especies prioritarias (Anexo II) y especies que requieren protección estricta (Anexo IV). El Convenio de Berna le considera también especie estrictamente protegida (Anexo II). El Reglamento CITES 3626/82/CEE le considera como especie en peligro de extinción, con normas de control del máximo rigor. El Libro Rojo de los Vertebrados y la Lista Roja de UICN 1996 le catalogan en peligro. La reciente Ley 42/2007 de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y Biodiversidad le incluye en el anexo de especies amenazadas y en el Art. 55. a) y por estar en peligro de extinción se obliga a realizar en tres años un plan de recuperación.

El problema está en que el lince no levanta cabeza y ha caído en picado desde hace unos años sobre todo en Doñana porque, además del poco ímpetu criador, el virus Fe LV se ha llevado de calle a once linces, además de otras bajas recientes por atropellos. Las poblaciones de lince ibérico en España en 1988 eran de mil cien linces censados; en 1998 quedaban seiscientos y en 2008 no llegan a doscientos. El problema es la escasez del lince, aunque hay una esperanza prudente ya que la población en los últimos siete años casi se ha duplicado gracias a las aportaciones de Andujar-Cardeña.

La tabla siguiente nos da idea de la situación y evolución del lince ibérico:


* En 2007 ha habido una peste, la FeLV, que ha acabado con 11 linces en Doñana y 1 en A-C..

Y no es por falta de dinero. Hubo un proyecto 2002/2006 “Recuperación del lince ibérico en Andalucía” dotado con 9.285.714 euros en el que colaboró la federación andaluza y otro “Conservación del lince ibérico en Montes de Toledo Guadalmena” en el que ha participado la Real Federación Española, dando charlas de sensibilización, haciendo campañas y pagando cotos para no cazar en zonas de lince. Hay ahora en marcha un último proyecto “Conservación y reintroducción del Lince Ibérico en Andalucía”, 2006-2011, dotado con casi 25.972.489 euros (más de 4.320 millones de las antiguas pesetas) al que se han incorporado a las tareas de conservación ADENA/WWF, la SECEM, la fundación BIODIVERSIDAD y otros. En este proyecto siguen colaborando los del anterior, entre ellos, la Federación de caza que sigue haciendo campañas de sensibilización en el entorno de zonas de lince y, sobre todo, en el seno de las sociedades de cazadores.

El dinero que se maneja es el más alto de la historia de la conservación. En estos proyectos, como en tantos otros, hay románticos y federaciones de cazadores que dan todo a cuenta de nada, hay profesionales que trabajan con excelencia y ponen sus conocimientos de gestión más allá de lo que sería exigible y también, esos otros que nos insultan para hacerse imprescindibles.

 

6 comentarios

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

04 nov. 2008 12:05
servindo
Soy un cazador de 38 años que vive y caza en el entorno de Doñana desde mi infancia. Señores, el problema del lince no es otro que la falta de comida (conejos). Qué hacen estos señores ecolo-jetas para remediarlo ? Nada, llenarse los bolsillos, en uno de los cotos a los que petenezco acogido al programa de conservación del lince hicieron hace más de un año tres encerrados para (conejos). En una finca de 1000 han seleccionado para este fin las tres zonas de mayor densidad de conejos de la finca: resultado : no han soltado ni un solo conejo, los que se quedaron dentro sin amparado y encerrados como reses para un matadero, han muerto todos victima de las enfermedades y la predacion (no del lince, ya que es imposible que salte dentro con la configuración que tienen los encerrados) si no de las rapaces.
No hubiera sido más lógico hacer los encerrados en las zonas de la finca sin densidad de conejos para repoblarlos y por supuesto echar los conejos al campo. Esos millones que se pierden por el camino de estas obras sin sentido se podrían emplear en lo fundamental para recuperar el conejo de monte: acelerar el desarrollo de la vacuna, y acondicionar las fincas para que el conejo se desarrolle, desbroce, comida y control de predadores de los que hay exceso (zorros). No nos engañemos, en mi humilde opinion lo que pretenden estos señores es que el lince se mantenga en peligro de extinción eternamente para poder seguir con su medio de vida, trabajar como un cura, sueldo de ministros y vacaciones de maestros. ¡¡ VIVA EL LINCE, PERO QUE VIVA MUY ENFERMO!!
04 nov. 2008 13:51
Venturar
Unos vociferan ¡ Hay que Salvar al Lince! La junta de Andalucia y el consistorio Almonteño auspician y contruyen una Variante en el Rocío. Catalalogada por todos los expertos ecologicos como un atentado medioambiemtal, proyecto financiado por fondos FEDER. Cuando el dinero fluye no hay Lince para proteger , ningun ecologista ha parado las obras , sólo palabras, palabras que se las llevan el viento. Las acciones permanecen.
06 nov. 2008 22:52
PEPE LOPERA
Que forma de mangonear, cada lince (de los 196 censados) nos cuesta a los españoles casi 75 EUROS diarios (segun la dotación de la Junta) "mandagüevos" y como está la economia de los españoles. Con que poquito dinero podían arreglar el tema, aunque fuera echandole todos los dias un conejo a cada uno.
08 nov. 2008 21:35
bala2
bala2
Esta es una de tantas. El ecologismo que se cree en poder de la verdad, sólo vive para sacar tajada del dineral que les reportan todos estos proyectos multimillonarios. Manda huevos que con la miseria mundial y ahora la situación por la que estan pasando nuestros compatriotas, nos gastemos este dineral y le presten más atención al lince que a las personas. Lo que tengo claro es que de su bolsillo no sale una sola perra para nada. ¿Por qué no dicen nada del impacto que las llamadas energías renovables, como paneles solares, molinos eólicos, tiene sobre el medio ambiente? Menudos hipócritas.
09 nov. 2008 14:19
davgom
Hola SR. Garrido, primero hay que informarse antes de escribir y conocer de que se Escribe, Garfío es un lince de cría en cautividad y Salado es el lince que presuntamente a muerto a manos de unos furtivos en su territorio del Rio Guadiamar fuera del área protegida, no creo que difame el hecho de que muera el animal en una cacería de Zorros, ya que hay testigos de Arnalcazar que dicen haber avistado el hecho, el caso es que la persona que lo ha hecho si lo ha hecho es un furtivo y punto, me dá igual del colectivo que sea, si queremos fustigarnos y queremos dar victima, en fin... dá que desconfiar.

un saludo.
15 nov. 2008 20:28
Superviviente
Creo que los cazadores también deberían hacer autocrítica. Un número importante de rapaces es abatido por escopetas. es una realidad, no una difamación. Yo no estoy en contra de la caza, pero es absurdo convertir el monte en campo de tiro y criadero de especies cinegéticas. Yo soy un apasionado de los animales, pero no estoy en contra de la caza si se practica con responsabilidad. Si en un lugar hay poco conejo, ¿ Por qué se dispara a los pocos que se ven? sería lógica otra forma de pensar en la caza. Y , por favor, no echemos la culpa a las rapaces como acabo de leer. Hay que informarse: Por ejemplo, las águilas cazan en terrenos de una dimensión considerable y con cada vez más escasas y al fin y al cabo cazn por pura necesidad natural. Atribuirles culpa alguna sobre la falta de caza es ignorancia.
Y criticaremos mucho a los ecologistas que dicen proteger al lince, pero es que si no lo hacen ellos, no lo van a hacer los demás, lógicamente. El lince es nuestro patrimonio de los montes, hagamos lo posible para que no sea víctimas de la escopeta ya que lo son de otras causas.
Hay lugar para todo, para la caza responsable y para el equilibrio de la fauna. Es más, se necesitan. Aguilas, linces, gatos monteses... también forman parte de nuestro patrimonio. Respetemos lo poco que nos queda, que hay lugar para todo, para nuestra diversión con la escopeta y su lucha por dar de comer a sus crias.
José Luis Garrido José Luis Garrido ha ocupado destacados puestos en la estructura federativa.

Conversaciones Activas

RSS