Diario de Caza

Ni se olvida ni se deja…

La semana pasada vino a verme un amigo «de los de toda la vida», de mi tierra toledana.

11 sep. 2008 - 2.531 lecturas - 10 comentarios

Como la visita duraría el fin de semana, me lo llevé el sábado a la sierra a ver los bichos. El «viejo guerrero» se comportaba como si, de verdad, fuéramos a echar un día de caza.

Hicimos un montón de kilómetros por las pistas forestales. El día nos salió redondo. Vimos machos monteses, cuatro venaos, dos de ellos unos pavos de mucho bigote. Mi amigo iba entusiasmado porque, como yo, sale ya poco de caza. Y es que, según vas perdiendo poder adquisitivo, vas siendo peor cazador. Es la norma.

Nos sentamos en un risco con los prismáticos, una ristra de chorizo picante, media hogaza de pan y la bota del vino… Estaba fresco el día.

Al rato oímos dos venaos pegándose. Huyendo de la quema salieron del matón otros dos más chicos y, al poco, salió corriendo el perdedor y detrás el capo… precioso. Todo ello con los berridos que os imaginaréis los que conocéis el tema…

Hubo un momento en que mi amigo me dijo: «Che, ¿te puedes creer que me tiemblan los prismáticos de la emoción?»… y yo, echándolo a broma y para disimular que hacía ya rato que a mí me pasaba lo mismo, le dije que eso era el Parkinson con un cincuenta por ciento de tinto… Y es que las sensaciones del monte no se olvidan, los olores, los ruidos, los silencios, la emoción, el ver de reojo moverse un bicho a la sombra de los árboles, el presentir por dónde va a aparecer un cochino sin haberlo visto pero ¡¡lo sabes!!… Eso, como dice la canción del viejo amor… «ni se olvida ni se deja».

Luego, cuando ya empezó el sol a aflojar, empezaron a salir del arroyo cochinas con primales y bermejos… vimos treinta y tantos, tan tranquilitos. Hociqueando en los bancales que caían hasta el río.

Y de postre, al tomar una curva, ya de vuelta por una pista, nos sale, de debajo de un viejo cerezo, una marrana con tres rayones corriendo por el camino. Como los pequeños se le quedaban atrás, ella se retenía y en lugar de meterse al monte, cosa rara, los llevamos delante del coche más de doscientos metros… una delicia. Hasta me dio tiempo a hacerles una foto…

En fin…

 

10 comentarios

AntiSpam: Para enviar el comentario, por favor,
escribe la palabra de la coordenada D2:

  A B C D
1 conejo zorro elefante corzo
2 liebre zorzal urraca paloma
3 lobo perdiz oso rebeco
4 codorniz ciervo becada torcaz

¿Por qué debo hacer esto?

Al tener que introducir la palabra que aparece en la coordenada nos estás ayudando a evitar los post automatizados realizados por spambots —robots publicitarios que llenan los foros de mensajes no deseados—.

El funcionamiento es muy sencillo: sólo tienes que escribir en el cuadro de texto la palabra que aparece en el cruce de la columna y la fila especificadas. Para más facilidad puedes seleccionar la palabra con el puntero del ratón y arrastrarla hasta el cuadro de texto.

Los usuarios registrados de Club de Caza no necesitan dar este paso.

11 sep. 2008 22:37
luis barata
Como son bonitas las cosas simples!...
Y como te has ganado el dia!

Un abrazo fuerte,
Luis
11 sep. 2008 23:02
jmcu.a
Es un placer leerte, siempre.
Gracias.
12 sep. 2008 00:32
Jaroa
Jaroa  
¡¡Va por usté maestro!!
Fenomenal,como siempre.
12 sep. 2008 00:42
FL  
En hombros y porla puerta grande, Che.
Has dito tudo, así se siente el monte y la caza.

Un abrazo
12 sep. 2008 10:06
AC «Campiña y Sierra, mis cazaderos.»
Personalmente creo que la caza es un sentimiento y que lo mantienen las emociones, es ir al campo y sentirlo, emocionarte con sus cosas y sus gentes, es vivir la vida de un modo diferente, no digo que peor o mejor que los demas, sino de forma distinta.

Yo tengo un problemón con esto de la sierra y la caza, y es que aparte de asociar y recordar experiencias vividas en determinados lugares, lo hago tambien con las personas que me acompañaron antaño. Por eso no he vuelto a ir a la berrea en la finca la Virgen, sin mi tio "el niño Andres" y sin la visita obligada al maestro Dominguín, no es lo mismo.

Un fuerte abrazo y a disfrutar de esos amigos, sierras y bichos, que la vida es para vivirla y sentirla.

Antonio.
12 sep. 2008 14:20
frankbereta
ES DE AGRADECER LEER QUE EXISTEN MUCHAS PERSONAS QUE SIENTEN EN EL CAMPO LO MISMO QUE YO, DENTRO DE ESTA SOCIEDAD QUE LO UNICO QUE EXISTE ES CONSUMISMO Y CENTROS COMERCIALES, A USTED DON JUAN JOSE GUEVARA UN SALUDO, Y ESPERO QUE SI POR ALGUN MOTIVO EN AÑOS VENIDEROS NO PUDIESE IR AL CAMPO, RECUERDE TODAS LA VIVIENCIAS Y SENSACIONES PARA PODER TRASMITIRNOLAS A TODOS
13 sep. 2008 09:20
Didac.
Que no hay que apretarle tanto al culo de la bota. Preparate quelas gambas y el estola ya están en la alacena.

Un abrazo

Didac
18 sep. 2008 22:19
Abraham
Abraham   «Arrojarle un hueso al perro no es caridad. Caridad es compartir el hueso con el perro cuando estas tan hambriento como él.»
Puede que dejes la caza, pero ella no te dejara jamas a tí. Afortunados los que sienten el monte de la manera que lo sientes tú.
Un abrazo.
21 sep. 2008 13:43
aldo  
Sabes contar tus emociones(que son las nuestras) y sabes leer el campo esta de mas decirlo, pero, lo que mas conmueve a este sudaca es palpar el cariño con que te homenajea la gente.

Bien ganao te lo tienes Don JJ

Saludos, con mi abrazo de siempre
Aldo Rappan

PD, dile al tal Didac que las gambas esas han de tener ya mal olor, es que "amenaza" con ellas desde hace años, el vino...si era de una cierta prosápia quizas haya mejorado, perooooo, las gambas????????????
28 sep. 2008 12:33
Che  
.....así empezaba los sermones el cura de mi pueblo....
Os agradezco mucho vuestros intentos de levantármela.....(me refiero a la moral, claro)pero, ni con ésas.
Gracias ultras a los de ultramar, que tanto afecto les tengo.
En lo concerniente a las gambas de Diego...."más vale no meneallo" que diría D. Quijote. Tienen que estar ya como las que le echaron a Tutankamon en el sarcófago para que el viaje a la otra vida le fuera más llevadera.
Hasta hoy no he podido entrar en la página porque tenía, el chismático éste, roto.
Un abrazo y gracias de nuevo por el intento.
Che
Juan José Guevara Juan José Guevara es reconocido forero de Club de Caza y escribe con el nick de Che.

Conversaciones Activas

RSS