En la Senda de Diana

Consignas repetidas: aleccionamiento de Goebbels

Últimamente, viendo cuáles son los ídolos de los miles de seguidores por la red… ¡estoy aterrada! Me pregunto qué es lo que se ha estado gestando en la Universidades de nuestra geografía durante estos años… yo sólo puedo ver mentes de corcho, alejadas de la realidad y de la verdadera naturaleza, aunque tampoco puedo culpabilizarles de ello.

03 dic. 2015 - 4.093 lecturas - Un comentario

El lenguaje ha perdido en riqueza y las palabras, que son la base de la estructuración del pensamiento, se emplean de forma arbitraria, equívoca y desordenada, hay una pobreza absoluta de vocabulario y muchas veces la imagen está muy por encima del mensaje.

Es muy difícil hacerse entender y convencer al ignorante, puesto que se trabaja en niveles distintos de conocimiento, además la ignorancia se recrea en su torpeza y es muy atrevida, incluso desafiante y agresiva al carecer de argumentos.

Es muy difícil llegar al que se ha implantado en una postura inamovible del porque sí y porque lo digo yo, los dictadores disfrazados de corderos enarbolando la bandera del buenismo, ese buenismo que identifican con todo, incluso con el mundo natural que desconocen absolutamente, porque la naturaleza es cruel, sanguinaria, defensiva y consecuente en la lucha por la supervivencia.

Se repiten mantras y consignas sin ninguna base: «los animales sólo matan para comer, sólo atacan si se sienten acorralados y heridos, el ser humano es un animal más, el que mata a un animal es un asesino sin escrúpulos, el cazador mata por placer, la caza es maltrato animal…».

Mil y una estupideces supinas repetidas una y otra vez para que calen en las mentes de la plebe, para conseguir alienar a las personas en la verdadera intolerancia, aunque no lo vean. Los métodos de Goebbels otra vez, aquellos que condujeron a elegir al mayor genocida dentro de un régimen democrático. Y… ¡cómo se olvidan los verdaderos principios de la democracia cuando no interesan y convienen!: el respeto por la minorías y sus libertades, porque a veces la mayoría está aborregada por definición.

Hemos sobreprotegido a nuestros jóvenes alejándolos de la realidad y ocultándoles la sangre como si fuese algo a esconder, no nos escandalicemos ahora de que abracen conductas veganas y mal llamadas animalistas pensando que son el verdadero camino de la sensibilidad y de que nos estigmaticen a los cazadores considerándonos unos depravados. No les hemos enseñado a implicarse ni a responsabilizarse, ni les hemos mostrado nuestro verdadero papel de gestión del medio como deber moral y como seres humanos que somos, libres y obligados a respetar la naturaleza, a asumir nuestro papel dentro de la misma y a equilibrar responsablemente sin creernos por encima de nada ni de nadie.

Les hemos apartado del campo, les hemos envuelto en celofán y bandejas de porexpan eximiéndoles de toda implicación y responsabilidad, no les hemos creído preparados ni capaces para asumir conductas maduras y reales. Les hemos hecho creer que el zanco de pollo que se comen volverá a nacerle al pollo.

Espero que no sea demasiado tarde.

 

1 comentarios

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

04 dic. 2015 10:53
josemiguelmontoyaoli
Mª Ángeles:

Mentes de corcho no. El corcho es un material natural y noble. Ya quisieran estos "paletorros" con título universitario tener una mente natural y noble.

El problema no es sólo la repetición monótona y estúpida del mismo lenguaje. Lo que llevó a los crímenes nazis. El problema es que sus mensajes son sencillos y lineales, y los nuestros son complejos mensajes en red de "n" dimensiones. Lo suyo se entiende sólo, lo nuestro exige conocimiento, reflexión y estudio (¡Jo! Me parto de risa). Como muy bien indicas, nuestras universidades son hoy máquinas de emisión de títulos que no prueban habilidad ni capacidad alguna. La quiebra del sistema español de enseñanza, que comenzó con Felipe González y los suyos y que nadie ha sabido cortar, ha llegado ya a la Universidad: pura fábrica de indocumentados, plenos de prejuicios, castrados intelectualmente, e incapaces de hacer algo útil que justifique el pan que tendrán que ganarse si quieren comer a costa del sudor de su frente. Sí, a España no la reconoce ya ni su p... madre, conforme a la profunda, intelectual y premonitoria máxima de Alfonso Guerra. Mal arreglo...

Un afectuoso saludo. Miguel
M ngeles Marcos Alonso
Mª Ángeles Marcos Alonso… Me confieso predadora sin ningún sentimiento de culpabilidad, forma parte de nuestra naturaleza humana, sin falsos pudores… ¡soy de verdad!
La Senda de Diana en Facebook

RSS