Desde mi Tronera

Los cormoranes dan la puntilla final a las truchas autóctonas

Quejarnos de que los cormoranes nos comen la cada vez menor pesca continental que nos va quedando es una forma muy simplista de no coger el toro por los cuernos. Es un problema grave, pues los cormoranes son demasiados y encima cada año se quedan más a criar en España.

10 feb. 2016 - 2.781 lecturas - 8 comentarios

Pero vamos a analizar, muy someramente, el contexto en el que nos movemos antes de esconder semejante problema con el simplismo de decir: «¡Hay que ver lo que comen estos bichos!».

En China les tienen domesticados, les ponen una argolla al cuello para que no puedan tragarse al pez y, con unos cuantos por barca, a los pescadores no les hacen falta redes y se ganan bien ganado tanto el sustento de los cormoranes como el de ellos mismos. Si bien es cierto que, salvo en remotas aldeas donde las tradiciones imperan, esta pesca, ahora, está orientada al turismo. ¿Y? No, señores míos, no, la cosa es más grave de lo que parece y su negligencia en España se enclava en un contexto de lesa patria.


A PESAR DE UNA ABUNDANCIA CADA VEZ MAYOR, NO SON ESPECIES CAZABLES

Cuando observo desde mi puesto palomero en Montoria (Álava) la cantidad de cormoranes grandes que entran a la Península Ibérica, no se me va de la cabeza lo que comerán esas toneladas y toneladas de aves que no se pueden cazar en toda Europa por no estar en la desactualizada, intocable, dictatorial, anticuada y mal confeccionada vulgarmente denominada Directiva Aves (DIRECTIVA 2009/147/CE DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 30 de noviembre de 2009 relativa a la conservación de las aves silvestres).

Un servidor de ustedes, que soy yo, tiene sobradas razones que le avalan en lo conveniente que sería que nuestras poco probas e incompetentes autoridades se dieran una vuelta por los lugares de pasa o por los dormideros de los cormoranes para luego proceder en consecuencia. No me atrevo a pedirles: en conciencia, pues —los políticos—, en su inmensa mayoría, carecen de ella. Oigan, que los técnicos visitan los dormideros y como tales saben el problema que tenemos, pero los políticos no quieren ruidos con los de siempre.

Llegados a este punto, hay que precisar que ningún cormorán está en la lista de especies cazables, no, pero no hay lugar en Europa donde no se autorice su caza (matanza) por daños a la ictiofauna. Lo que pasa es que en unos países se les autoriza a los cazadores y en otros a los celadores, funcionarios estos últimos que muchos de ellos no son cazadores, con el peligro que ello entraña en el manejo de las armas.

Un servidor de ustedes, que soy yo, no termina de comprender cómo en España se pone tanto celo en cumplir una memez, que por muchos que se abatan jamás se van a extinguir. O sea, ponen mucho celo en SALVAR AL CORMORÁN y no en avanzar en la calidad de las aguas continentales, tanto es así, que España ya ha sido apercibida y denunciada por la UE en varias ocasiones.


LAS AGUAS CONTINENTALES ESPAÑOLAS ESTÁN CONTAMINADAS Y MAL UTILIZADAS SEGÚN LA UE

Sistemáticamente España ha venido retrasando la entrega a Europa de la documentación pertinente e inherente a las cuencas hidrográficas y como ha incumplido esto igual que otras muchas cosas, las multas y apercibimientos le han llovido de la UE haciendo caso omiso de todo ello. Aquí sólo parece un grave desacato el incumplimiento del vejete que con su espingarda, se confunde, y en vez de abatir un zorzal abate una alondra (especie esta última cazable en Francia y en otros países de Europa). Está visto y comprobado que España cree que por poner ese sempiterno celo en perseguir a quienes no le van a plantar cara, ya tiene la partida ganada.

Pero en Europa ya nos van conociendo y a España no le valen los cuentos propios de los vendedores de crecepelo. Pues en 2013 ya nos apercibieron de que el plazo para poner en vigor las disposiciones de todos conocidas en lo que se refiere a las cuencas hidrográficas ya había finalizado el muy pasado 22 de mayo de 2010 y nosotros no habíamos enviado ni una. En el año 2011 nos dieron un ultimátum para presentar los planes de gestión de cuencas hidrográficas. Y en el año 2012 Europa nos volvió a condenar. Y se vista el santo como se vista, en este caso con pirotecnia informativa y legulella, todavía no se han terminado de entregar los planes de marras.

Es largo de pormenorizar lo que podemos ver todos los días, pero sepan que, dada nuestra dejadez y mala conservación de las aguas continentales superficiales y subterráneas, a primeros de 2016 la UE va a evaluar las cuencas hidrográficas españolas. Sí. La presidenta de la comisión de Peticiones de la Eurocámara, Cecilia Wikström, anunció la visita después de una audiencia en la que escuchó las quejas de varios denunciantes sobre el estado de varios ríos españoles.

En España se ven las masas de agua, tanto superficiales como subterráneas (acuíferos), como fuentes de alimentación para la agricultura y la ganadería. PUNTO. Y eso preocupa a una Europa muy sensibilizada con los bioindicadores de los ríos que en España no podemos comprobar por carecer de ellos.

No voy a entrar en cómo los ríos en España van por debajo del caudal mínimo debido a los riegos, de la existencia de azudes cuando hace siglos que no se utilizan los molinos, batanes o fraguas. De la falta de escalas salmoneras en las presas, de los vertidos incontrolados, de los efectos de dragados, canalizaciones, rectificaciones y cortas de vegetación, de las técnicas de restauración y de un largo etcétera que detallaré a su debido tiempo.


DESOBEDECEMOS A EUROPA MAREANDO LA PERDIZ PARA NO ELIMINARF LAS ESPECIES ALÓCTONAS QUE MATAN A LAS AUTÓCTONAS

Tranquilos, que no voy a darles la brasa con la plaga de mejillones cebra o la de los caracoles manzana. No. No va de eso el tema. Pero permítanme recordarles que el cangrejo rojo americano (Procambarus clarkii) y el también cangrejo americano señal (Pacifastacus leniusculus) están considerados alóctonos y ambos son portadores del hongo denominado Afanomicosis y, por ende, son especies a erradicar por dos motivos: Uno, por ser aprobada su erradicación en Europa. Dos, en aras de una expansión del cangrejo autóctono (Austropotamobius pallipes), que ya empieza a expandirse poco a poco y sin la ayuda de nadie. Pero España no hace ni caso. Se dedica a perpetuar los alóctonos mediante permisos especiales con tasas dinerarias, reglamentos insultantes como la de matarles a pie de rio, etc. etc. (ya escribí al respecto en esta web).

Mientras, España entera los mantiene en sus parques y figuras similares para que no se mueran de hambre las distintas especies avícolas y animales, contando, cómo no, hasta con el cormorán grande. Cuando llegue de Europa o de una organización española una denuncia en condiciones, nuestras especies tendrán que buscase la vida en los basureros como lo hacen en la actualidad las gaviotas, las garzas, las cigüeñas y un montón de aves más. O… tendrán que aumentar la pitanza de ciprínidos u otra ictiofauna que no aguanta tanto la contaminación como los cangrejos americanos ¿Qué pasará cuando llegue 2020, año en el que los residuos deben de reciclarse en su totalidad para convertirlos en bienes? Pues que España hará lo mismo que con lo de las cuencas hidrográficas o morirían toneladas de aves de casi todas las especies. Algún día escribiré sobre las muchas denuncias que soporta España y de un miedo cerval que tenemos a estos temas los cazadores y pescadores como consecuencia de carecer de organizaciones congruentes y DECENTES.

Oigan, que en Vitoria tenemos un Parque Natural en el que me paso horas fotografiando y contemplando los animales y los vegetales, pero —en ocasiones— la contaminación mata a las aves y a los cuadrúpedos. Sí, me estoy refiriendo al Parque de Salburua de Vitoria Gasteiz. Un parque hecho con buena voluntad, no lo dudo, pero con muchos fallos que poco a poco se van subsanando.

La mayor parte de las masas de agua continentales estancas (pantanos) sufren de una eutrofización disimulada y las corrientes están contaminadas en su inmensa mayoría y, con la cultura fluvial que hay en España, la receptibilidad de las autoridades sería nula si se le va con temas tales como:

● Remodelación morfológica de los cauces
● Restauración de riberas
● Repoblaciones de las orillas con vegetación acuática
● Respetar los márgenes en lo que a medidas se refiere
● Repoblaciones de riberas
● Restauraciones de cauces sumergidos
● Actuaciones para la mejora de frezaderos
● Actuaciones para la mejora de alimentos de la ictiofauna
● Actuaciones para mejorar la temperatura de las aguas
● Limpieza de sedimentos finos
● Etc. etc.

Miren ustedes, ni en Doñana se respetan las más elementales medidas para conservar el ecosistema. Como para ir a las confederaciones hidrográficas o a las administraciones con cantinelas tales. Seguro que de inmediato la queja sería archivada en la papelera. Y si les ponen una denuncia, la pagan y a otra cosa. AQUÍ NUNCA PASA NADA.


LAS LEYES DE PESCA EN ESPAÑA

En España todavía está vigente la muy preautonómica Ley de Pesca Fluvial de 20 de febrero de 1942 y el Reglamento aprobado por Decreto de 6 de abril de 1943. Si bien es cierto que en varias autonomías se ha confeccionado una nueva ley, no es menos cierto que en lugares tales como en las tres diputaciones forales de Euskadi seguimos con la citada ley del 42, aun cuando todos los años se hagan decretos de vedas para el cangrejo y para la trucha, entre otras.

Las nuevas leyes autonómicas ni están homogeneizadas ni coordinadas desde que cesaron en sus magníficas funciones a Xesús Marquina Olmedo. Jefe de Caza y Pesca de la Junta de Galicia y verdadero motor del Comité Interautonómico de Caza y Pesca Continental que ya hace un año o más que no se reúne para nada.

¿Qué les parece desidia tal?


LOS FREZADEROS DE TRUCHAS AUTÓCTONAS EN ESPAÑA Y SU SAQUEO POR LOS CORMORANES

Miren ustedes. En España estamos atravesando una situación tal que estamos a punto de cargarnos las especies más emblemáticas de la Patria. Y no me refiero al lince o al oso pardo, que para esos hay subvenciones y ya tienen cuidado de que no les ocurra lo que al último bucardo. En España corre peligro de desaparición la perdiz roja, el gorrión, sí, he escrito el GORRIÓN, y la trucha autóctona entre otras muchas especies. Pues a pesar de no dejarles ni una sola baza para defenderse, saben valerse para luchar con todo su ser a fin de no desparecer a pesar de nuestra insistencia macabra y farisea.

Todavía hay pequeños ríos en España donde se cría la trucha autóctona, que la echada es igual que las perdices de granja, no cría. Pues de lo contrario se les terminaba el negocio a los granjeros. Y… al igual que las perdices rojas, no soportan la contaminación, pero todavía hay personas y autoridades que hacen las cosas bien pensando en las generaciones venideras y en las propias especies sin recibir por ello loas o euros. Tanto es así, que a la chita callando adecúan los frezaderos de la trucha autóctona en lugares recónditos o muy a la vista de todos para evitar acciones de sobra conocidas. Digo en lugares recónditos para los humanos, pero no para los cormoranes que enseguida se aprenden el lugar y se personan allá más puntuales que las truchas para, cuando lleguen, zampárselas sin miramiento alguno.

Les voy a poner un ejemplo tan singular cómo fácil de comprobar tanto a través de mis imágenes como visitando tan precioso y bien documentado lugar. Pues bien. De todos es conocido que el río Carrión en casi todo su cauce es uno de los mejores ríos trucheros de España. Y lo es más cuanto más cerca del nacimiento nos encontremos, habida cuenta de que, por el momento, la montaña no está tan contaminada como el labrantío.

Pues bien. En el precioso pueblo minero de Velilla del Río Carrión (Palencia), tienen a pie de río un precioso centro de interpretación y, debajo del citado, han restaurado el río tanto en sus riberas como en su cauce teniendo en cuenta que pasa por una población de la que han desterrado esa costumbre medieval tan española de echar todo lo que sobra al río para que se pudra dentro o se lo lleve la corriente lejos del insolidario que lo tira. Bueno, también se echan líquidos industriales y agrícolas sobrantes que dan al traste con la ictiofauna y, si la empresa es grande, todo queda en agua de borrajas.

Vayamos al grano. A la restauración no le falta de nada, tiene habilitado debajo del puente, que no se llevó la corriente, un frezadero hecho con mucha sabiduría. Frezadero muy bien dotado con grava, gravilla y gravillón en su justa medida y dispersión para que las truchas tapen los huevos después de haber sido fecundado el lugar por el esperma de los machos. Es más, hasta han tenido en cuenta las corrientes y han puesto unas piedras muy adecuadas para parar la fuerza del río, caso de que la trucha lo requiera. Pues bien, antes de la inauguración ya aparecieron los cormoranes para hacer de las suyas donde no se les echa ni a palos. Probados todos los métodos han dado en poner cuerdas trasversales a fin de que el cormorán no pueda meterse, pero el muy mamón es como las comadrejas y además puede nadar muchos metros calculando distancias como un verdadero topógrafo con sus aparatos. Les han grabado con videocámaras. Han protestado y… los cormoranes siguen haciendo de las suyas como consecuencia de que ya en los pueblos rurales no hay niños para endosarles una buena pedrada, y si ven a un mayor disparar con la escopeta sin cien permisos y doscientas venias, le llevan a Dueñas (cárcel).

Que conste que lo de Velilla del Río Carrión es una forma altruista de proceder que sólo se lleva a cabo por verdaderas sociedades de amantes de las aguas continentales que no quieren que su patrimonio desaparezca por la pereza administrativa del político de sillón.

Me referido a las truchas, pero los cormoranes grandes comen absolutamente de todo lo que haya bajo las aguas. Es uno de los mayores depredadores del mundo. En Asturias les traen locos con los salmones y, en los parques naturales, humedales y demás figuras oficiales, tienen a dieta al resto de aves que se alimentan de lo mismo que ellos, pero no con tanta mala leche.

 

8 comentarios

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

11 feb. 20:26
+3
josemiguelmontoyaoli
Mi admirado amigo Miguel Angel:

Voy a decir una inconveniencia, políticamente incorrecta (gracias a Dios). A mí me divierte el hacerlo.

El cormorán debe declararse a extinguir en el interior peninsular, porque es aquí una especie exótica e invasora.

Es exótica, porque la exoticidad de una especie no depende de su pasaporte, sino de su presencia ancestral, o no, en un ecosistema. Hoy está en el interior peninsular, porque la pesca de nuestras costas está absolutamente esquilmada por la sobre-pesca (este el problema real) y tiene que venir a comer dentro; pero es una especie claramente exótica aquí, en los ecosistemas interiores. Cormorán quiere decir cuervo marino, porque eso es exactamente: un ave marina. No es un ave continental, sino que ha tenido de adaptarse (con inteligencia de "cuervo") a sus escasas perspectivas de supervivencia en nuestras costas (y en otras costas en las que pasa lo mismo y respecto a las que "esa Europa" también mira hacia otro lado).

Es invasora, porque a cada hay más, muchas más que las soportables, y porque causa daños graves y sin cuento, en ríos, embalses y pisciculturas. Sobre la biomasa y sobre la diversidad de las especies piscícolas.

Sí, digo que es tan exótica e invasora como la perca sol o el pez gato o el cangrejo rojo de las marismas. Traída por el hombre, sí por el hombre, por esquilme de la pesca costera. Bien sabemos todos que repoblar no suele ser el camino, y que estas vías, más bien indirectas, suelen ser mucho más eficaces, para bien y para mal. ¿No hay otras especies, "sacras" para el ecologismo, que las andamos repoblado mediante los vertederos de basuras?

La Naturaleza, todo el medio rural en su más amplio sentido, precisa del manejo del Hombre; pero le estamos dando solo laxitud y abandono. Sigamos luchando, aunque nos comiencen a fallar ya las fuerzas; porque es el deber de los que amamos a la Naturaleza y a nuestra gente del campo.

Un afectuoso agrazo. Miguel
13 feb. 13:53
+3
chemamuri
Muy interesante Miguel Ángel. Pero como comentas, los cormoranes solo son un pequeño problema más. Me alegra volver a leer tus conocimientos y te lo agradezco.

Un abrazo
14 feb. 08:56
Fuente Andrino  
Josemiguelmontoyaoli, mi muy respetado y querido José Miguel Montoya Oliver. Qué un ingeniero superior y querido profesor de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Montes en Madrid, se digne dirigirse a mí para enseñarme sin la arrogancia de los necios, es una excepción que en esta nuestra España no es fácil de encontrar salvo en metes preclaras al servicio de un pueblo que ni les agradece ni les paga lo que valen y hasta les envidia por lo que son.
Dice usted más en su corto artículo, señor Montoya, que yo en mi parrafada. Lo mío es como consecuencia de observar mucho el campo, y, como usted muy bien sabe, no es lo mismo información que conocimiento. Usted, señor Montoya, tiene ambas cosas, pero yo carezco de una base reglada que me permita llegar a altas cotas. Usted la tiene. Yo, soy un hombre que se forjó en el convento como consecuencia de las cosas del comer, pues en casa durante los inviernos no llegaba para todos y en verano faltaban manos. Por lo que nada más saltar del trillo tenía que leer el Beatus Ille, aun cuando a mi me gustaba más el Padre Isla y San Juan de la Cruz. Lo que ocurre, Señor Montoya, es que yo he seguido el sino de mis ancestros durante toda mi vida y con un ojo puesto en la Naturaleza en todas sus vertientes, jamás he dajado de estudiar otras materias siendo informático en España cuando no existía la carrera hasta el viernes, que por fin puse punto final a 42 años de trabajo en la misma institución y como ocupé durante más de 25 años cargos directivos, sufrí persecución –cómo no- por los cuatro hideputas que siempre tuvieron bajo la bota a la inmensa mayoría de un pueblo que, salvo las citadas excepciones, es bueno, muy bueno, pero practica el silencio de los corderos.
Tienes toda la razón, TODA. Y tomo nota…
Quedo a su disposición y le ruego acepte este abrazo sincero de admiración
14 feb. 09:17
Fuente Andrino  
Mi querido amigo CHEMAMURI, eres tan amable como siempre conmigo, pues sé de sobra que todo lo que escribo yo y más, puedes hacerlo tú. No obstante, te agradezco de corazón tu incondicional apoyo a sabiendas de que sabes que soy un hombre normal que caza y pesca desde niño y además sin dárselas de fotógrafo, obtiene imágenes como por ejemplo todas las de este post y otras más que no ha podido publicar el nuevo webmáster (Antonio Adán) por falta de espacio. Este nuevo webmáster es un buen profesional y el anterior también lo era y lo seguirá siendo.
Hombre, por desgracia en este País, en las demasiadas publicaciones de caza no ven con buenos ojos que metamos cosas de pesca aun cuando las citadas estén relacionadas con la caza, pero … qué razón tienes. Si el campo está contaminado, los ríos … están más. Y encima no cumple España ni una sola directiva de Europa. ¿A santo de qué nos tocan las narices con la directiva aves cuando el resto de directivas, tato o más importantes que la citada, se las pasan por el arco de triunfo?.
Ya me gustaría escribir del tema, mi dilecto y caro amigo, ya me gustaría escribir de berros, de micología, y hasta de aquellas plantas medicinales que utilizábamos hasta para hacer escobas … Es más, si tienes la ocasión y vas a cualquier país de Europa, no hay ni una sola revista que no tenga un artículo de lo citado y hasta de gastronomía, pues “perdiz-liebre—perro-conejo” da de sí para poco y su recorrido no es muy grande salvo para aquellas que más que revistas de caza se han convertido en pasquines políticos.
Hombre, con el apoyo de personas de tu valía, ya escribiría. Aun cuando quienes entienden que la única solución para la salud de los ríos y demás masas de aguas incluidos los mares y los océanos es la pesca sin muerte y me pondrían a parir. En ese País todo son intereses de forma directa o indirecta. Y cómo se enriquecen los muy mamones que empiezan llevando llenos de bolsillos los pantalones y diciendo que no a todo. Luego son las más sumisos.
Todos en este País no vamos a tener la sabiduría de don José Miguel Montoya Oliver, pero creo que hasta estamos obligados en beneficio de nuestras generaciones futuras de –por lo menos- informarnos.
UN ABRAZO Y YA SABES QUE ESTOY A TU ENTERA DISPOSICIÓN.
15 feb. 09:13
+6
josemiguelmontoyaoli
Gracias. Un fuerte abrazo.

Están re-editándonos (a Marisa y a Mí) el libro de "Fundamentos de la Tecnología de la Sostenibilidad" (una edición no comercial, pues estas materias no tienen todavía un mercado). En él abordamos todos los recursos naturales renovables como uno solo, a efectos de su obligado e imprescindible manejo por parte del Hombre. Caza y pesca son una misma cosa de imposible deslinde (tu artículo es una prueba palpable), como también son iguales a los bosques, a los pastos, y a las especies y espacios protegidos. El ecosistema es único y no cabe desmontarlo en piezas, porque luego nunca sabremos remontarlo. Te debo ese libro y otro sobre Sociología rural que saldrá más o menos a la vez, y te lo haré (te lo haremos) llegar lo antes que pueda (podamos) tenerlo en la mano.
15 feb. 09:51
Fuente Andrino  
Dos libros, José Miguel, importantes sin duda para esta nuestra España cuyos pueblos agonizan. Unas publicaciones sumamente necesarias, sin duda, para librarnos de esa vergüenza de ser de pueblo que para hacernos emigrar a la capital, nos hicieron pasar a través de los personajillos que utilizaron para ridiculizaron.
Unas publicaciones sumamente necesarias para una España rural que agoniza con el silencio cómplice de los sucesivos gobiernos que no son ni chicha ni limoná. Esta nuestra España rural “Y SUS VALORES” necesita estar respaldada por personas de tu categoría moral e intelectual.
Mi querido y siempre admirado doctor Ingeniero de Montes. Este hombre, ya: viejo, feo, católico y sentimental como decía de él don Ramón María del Valle Inclán, vibra con el sacrosanto devenir de su Tierra de Campos Castellana y mira con lo que me he desayunado esta mañana. Nosotros, los humildes, no mentimos sobre lo que amamos aun cuando nos maltrataron y lo que escribimos, lo hacemos con tino tal y como puedes comprobar en la dirección que seguidamente te detallo.

http://www.diariopalentino.es/noticia/Z55392507-BC52-54A9-0ED66DBCA4481E38/20160215/defensa/especie/autoctona

Un abrazo, mi respetado y siempre seguido referente.
16 feb. 09:28
+3
josemiguelmontoyaoli
Gracias D. Miguel Ángel, mi admirado y querido amigo.

Marisa hizo un estudio sobre los daños de los cormoranes en las pisciculturas extensivas asociadas a las salinas costeras (concretamente en Santa Pola, Alicante). Los resultados fueron aterradores, en consumo directo y en daños y deterioros (heridas) a los animales. Antecedentes parecidos había en las salinas gaditanas. Perdimos el juicio que peritábamos, pero forzamos una cierta racionalización en la administración (que gracias a Dios era ya proclive a buscar una solución). Miguel Gomis (Ingeniero responsable de caza en Alicante) tendrá una información más actualizada y mejor que la mía.

Pienso que los problemas se multiplican en los frezaderos, muy en especial sobre aquellas especies, como la trucha, cuya freza se adelanta y se realiza en aguas de cierta altitud, siempre escasas y claras, donde quedan absolutamente indefensas frente a la acción de estos crueles depredadores (las pobrecillas se adelantan y remontan para evitar la acción de los ciprínidos sobre sus huevos y alevines y... ¡Ya ves!).

Aquí en Madrid, hay un lago "geriátrico" (sólo nos dejan pescar a los viejos) y en sus árboles nubes de cormoranes. Las carpas abundan, pero nunca se ha pescado una pequeña. La reproducción de estos prolíficos peces está totalmente cortada por estos infelices "cuervos marinos" a los que el hombre ha expulsado de sus maravillosos hábitats costeros. Hasta cierto límite también los cormoranes son víctimas de lo que está pasando con nuestra pesca marina. Una vez más la naturaleza precisa de un manejo racional y bien calculado: en el mar en pro de la pesca, y en el interior para controlar los daños del cormorán.

Guardo muy buen recuerdo de Velilla, un pueblo codornicero como pocos, gracias por la referencia.

Un fuerte abrazo de tu amigo. Miguel
17 feb. 11:22
Fuente Andrino  
Para quienes no lo sepan, Marisa Mesón es la señora de Miguel Montoya Oliver. Yo, tengo obras venatorias de ambos desde hace muchos años. Marisa es una muy activa bióloga que ha coescrito varios interesantes y muy doctos libros en comandita con su marido.
Velilla del Río Carrión … es un pueblo que tiene caza mayor, caza menor y unas excelentes truchas. Es un pueblo en total declive como consecuencia del cierre de las minas de carbón. Pero el pantano que se hizo para la Central Térmica, es uno de mis lugares preferidos de pesca (desde la presa al puente viejo).
Veo que conoces muy bien la zona, José Miguel. Yo, llevó más de 20 años cazando en Valderrábano y ese año me hice del coto de Saldaña para ir a torcaces cuando cosechan los maizales y no ha ido ni una. Este año la becada ha pintado mal, peor imposible.
Además de las fotos que se han publicado en este post, tengo otras de cormoranes zampándose cangrejos americanos en los humedales de La Nava, Salburua, etc. etc.
Me imagino el estudio de tu señora.
Lo que no he llegado a comprender es como se aprenden los pocos lugares aislados y a cotas elevadas donde quedan cangrejos autóctonos. Das parte, como se decía antes y ni caso.
MUCHAS GRACIAS POR TUS APORTACIONES, QUE, SIN DUDA, SON MÁS VALIOSAS QUE LAS MÍAS.
Miguel ngel Romero Miguel Ángel Romero Ruiz es colaborador habitual de publicaciones cinegéticas.

RSS