Desde mi Tronera

¿Qué están haciendo con las avutardas?

Todo lo que ha escrito, y sigue escribiendo, José Luis Fraile Blanco, PERIODISTA y director de FEDERCAZA, entre otras publicaciones. Decía, que todo lo escrito por tan gran PERIODISTA, desde muchísimo antes de que yo cogiera la pluma para estos menesteres, lo he leído muy atentamente.

07 oct. 2011 - 6.360 lecturas - 11 comentarios

Ambos somos de Palencia. Ambos admiramos a Mariano Haro y a Marcos de Celis (un gran torero palentino malogrado que todavía vive). Ambos fuimos corredores. Ambos somos cazadores. Y, ambos partimos desde la misma provincia. Si bien es cierto que yo, a diferencia de él, partí bastante antes… y desde la más humilde familia labradora de Tierra de Campos. Pero Fraile conmigo jamás hizo distingos de rango. Es más, siempre me ayudó cuando lo necesité. Me voy por las ramas. Quería decirles que mi admirado Fraile, escribió un: conciso, precioso, preciso, nostálgico y bien documentado artículo, titulado: Avutardas, machos y caza.

El otro día, mi admirado y querido amigo Juan Antonio Sarasketa escribía sobre BARBONES. Barbón es el macho de la avutarda, y no yo, que gasto barba desde casi el día de mi primera comunión. Pues bien. Los citados artículos trajeron a mi memoria un asunto desagradable.

Decía, que Fraile y Sarasketa con sendos artículos sobre la avutarda trajeron a mi memoria la ya lejana, barriobajera y torticera historia de dos memos mayúsculos, cuando —ambos a dos— me dijeron que yo: ¡¡¡no había visto en mi vida un SISÓN!!! Cambié de conversación, pero por dentro me acordé de la madre que les parió.

Lo que son las casualidades. Hete tú aquí que ese fin de semana tenía yo un permiso para pescar en el coto de La Serna (Palencia). Enseguida hice el cupo de truchas y pasé el resto del día carrilaneando por caminos, cameras y matando el rato debajo de las choperas. De pronto, me acordé de la afrenta y fui resuelto a fotografiar un pollo de Sisón, pues estábamos a primeros de julio, o por ahí, y ya tenían que haber sacado. Me afané en ello y tuve buena suerte, pues nada más empezar di con un precioso ejemplar de pollo volandero. Imagen que publicó mi admirado y querido amigo José Luis Blanco Fraile en FEDERCAZA. No encuentro la imagen, pero ya la publicaré a su debido tiempo. Y si no la encuentro, buscaré un pollo en los lugares donde sé encontrarlo y les ofreceré a ustedes su imagen, caso de que mi acción no comprometa su vida, claro. Pero sé hacerlo debidamente (con perdón).


AVUTARDAS

Espoleado por este mi desmesurado afán de conocer y de leer hasta la saciedad, compré (y sigo comprando) todos, o la mayoría, de los libros que se refieren a lo nuestro en el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM). Confieso que soy un cliente asiduo del MARM y que me atienden fenomenal. Casi toda la administración de España es buena y honrada. El problema son los funcionarios con ambiciones políticas, o los políticos con ambiciones de notoriedad, cuando se meten a dejar en manos de terceros lo que no se puede delegar. Esto, sin contar con los políticos (o técnicos… los menos) de Urbanismo, a quienes hay que echar de comer aparte.

Bien. Un hombre anclado en el ámbito rural, como yo, lo primero que mira en un libro es lo de su pueblo. ¿O no? Ustedes me perdonarán. Hete tú aquí, que empecé por el Atlas de las aves reproductoras de España en su página 236 y 237 que tratan sobre la avutarda. El cabreo fue monumental. ¡¡¡Por Dios!!! Lo que leía no se correspondía con la realidad que yo venía palpando (nunca mejor escrito) desde hace años. Pero… si el principal problema son las cosechadoras para los pollos. Pero… si el segundo problema, en importancia, es la escasez de saltamontes para los pollos. Saltamontes que, muchas veces, sólo están en las cunetas de caminos y carreteras. Y lo están porque todavía no los pueden arar como hicieron con los de la Mesta bajo la aprobación de los doctos ingenieros de la Concentración Parcelaria (les maldeciré in aeternum). Pero si tan problema como los otros dos, son esos ejemplares viejos que ya ni siquiera hacen nido y que se los ve durante todo el año incordiando a las demás.

En fin. Llegado el momento, tengo intención de formular una pregunta a donde corresponde sobre la gestión de la avutarda en España. Y yo sé cómo se hace. No es una amenaza. Es una realidad. Me temo lo peor. O que no se haga absolutamente nada, o que las gestionen con rifle quienes tenían que quedarse en su casa. No es de extrañar que cada autonomía controle las suyas o ninguna. Yo, voy a pescar cangrejos señal (alóctonos y portadores de la afanomicosis) y me visita el guarda dos o tres veces al día. Voy a matar una vetusta cierva (por falta de cartera) y me lleva el celador en su vehículo y me dice sobre la que debo de disparar. Voy en la época de celo de la avutarda al campo y… no veo a ningún guarda que me pregunte a ver qué es lo que estoy haciendo. Eso no se puede tolerar.

Claro, a la Seo/BirdLive, con miembros que de la vocación hicieron sustanciosa profesión, les sigue interesando que no la administremos quienes sabemos de verdad. Les sigue interesando que no la podamos cazar incluyéndola dentro de unos planes de aprovechamiento cinegético que hay que cambiar. Ellos quieren sus planes para poder seguir chupando del bote. ¡¡¡Especie vulnerable —VU—!!! ¡¡¡Nos ha fastidiado!!! Claro, si echan la culpa al laboreo del campo como factor determinante, se topan de lleno con quien les paga directa o indirectamente y con las cosas de comer no se juega, aun cuando lleven muriéndose las perdices 20 años en España y ni Dios dijera nada hasta que lo hizo FEDENCA el año pasado.

¿Para qué han servido y sirven los planes de aprovechamiento cinegético?: PARA NADA. Si cualquiera del campo lee lo de las avutardas en el citado volumen o accede a ello por Internet para contrastarlo luego con la realidad, no me extraña que los ministerios, diputaciones y demás organizaciones tengan tan poca credibilidad. No es de extrañar que quieran quitar a las diputaciones y mucho más. Oigan, que en el citado catálogo al lado del logotipo del MARM está el de la SEO. ¿No tendríamos que auditar ciertos estudios…? Pero si en España se auditan cuentas de entidades oficiales cuyo presupuesto son tres reales. Pero si esto es un intangible que vale lo que yo no me atrevería a calcular. Insisto: hay que auditar los trabajos y la trazabilidad del dinero público.

Reverdecida mi indignación por pocos (dos), pero doctos artículos juntos. Me veo en la obligación moral de escribir estas cuatro letras. Las escribo por respeto y amor al Mundo Rural al que pertenezco. Y no voy a negarlo, las escribo con el odio africano que me producen quienes nos siguen chuleando.

Otro día, en una gala de la Real Federación Española de Caza, un sujeto estaba hablando de avutardas y, ni corto ni perezoso, me dijo: las avutardas, para que usted me entienda… Le miré de arriba abajo y, con la mirada, creo que le dije que quien tenía que entenderme era él a mí (con perdón). Ese sujeto no sabía que desde hace años me doy una vuelta por donde tengo que dármela y me cuesta poco encontrarme con algún pollastrón de avutarda, que cojo, fotografío y suelto de inmediato. Ojo, que con los que corren riesgo de ser depredados, ni siquiera los fotografío o me paro a contemplarlos. En la NATURALEZA hay que saber estar, de lo contrario lo mejor es dejarla en paz. Las avutardas adultas no se dejan acercar en los llanos ni a la de cuatro. ¿Porqué será…? Este año, tengo un buen equipo fotográfico y espero ofrecerles sus resultados sin molestar a la especie. Están muy escamadas del todo terreno y del humano… ¿Por qué será…?

Santo Dios, con la de avutardas que yo he cogido en esta vida. Y más porque no quise, pues luego, mi madre las guisaba y las viejas no eran un plato apetecible. Lo mismo ocurría con los barbos que pescaba en el río Valdivia (Fuente Andrino) y en el arroyo de la Vallarna (Villaherreros). Al final, no los cogía porque mi madre, que en Gloria esté, nos los ponía para comer. Me era más rentable llevar en el carro de par a algún cazador de la ciudad para que las atizara un trabucazo con unas postas que todavía conservo. De los carros se fiaban. De los hombres en semoviente, poco o nada. Y si te veían andando, se dejaban arrimar un poco más que ahora, pero poco.

Ahora, sin linderas, en los grandes páramos no hay Dios que las entre. Ojo, que avutardas como Dios manda no se abaten tantas. No se crean esas cacerías descritas por ilustres capitalinos que de avutardas no tenían ni idea. Ni de avutardas, ni de ratas de agua, ni de nada que no fuera de oídas. Pues la mayor parte de las veces se marchaban de vacío. No vean lo que nos reíamos cuando querían imitarnos y hasta escribían libros.

No me gusta acercarme a los nidos de avutarda cuando están poniendo, ni cuando están incubando, porque al igual que el alcaraván y sus primos lejanos, los sisones, aborrecen los nidos de inmediato y es una pena. Tampoco suelo coger a los pollos con mis manos, porque su piar, al reternerlos, es un llanto que enternece al corazón humano y llama la atención del zorro. Por eso no me gusta molestarlos aun cuando sé cómo hacerlo, pero no me fío ni de mí mismo. MUCHAS DEFENSAS TIENE QUE TENER UN POLLO PARA QUE YO LE ECHE MANO. Al herir mi orgullo rural quienes se tenían que callar, al principio los fotografiaba hasta con el Diario de Burgos o El Diario Palentino, depende de donde encontrara el pollastrón. ¡¡¡Qué pena de archivo fotográfico el mío!!! ¡¡¡Lo tengo todo desordenado, repetido y algunas veces: desenfocado!!! Menos mal que ahora me voy a poner de lleno al asunto. No está bien que nos desprecien a las personas de campo. Tal vez no sepamos decir palabros hueros, pero si desde niños hemos cazado, a lo mejor somos tontos, no lo sé, unos más que otros, desde luego, pero conocemos el campo como la palma de la mano. Ellos, los cráneos privilegiados que sólo pisaron el campo cuando les llevaban sus papás en el utilitario y luego de la carrera fácil hicieron oficio. Ellos son quienes tenían que contar con nosotros para, entre todos, poner las cosas en su sitio. Así, todos saldríamos ganando.

Sí, es cierto, todos los años mato el gusanillo de buscar pollos de avutarda y cada vez me es más fácil encontrarlos a pesar del maltrato al que están sometidos por el criminal laboreo del campo y por la utilización de agentes químicos de órdago a la grande. Algunas veces, pocas, los cojo con la mano para fotografiarme con ellos y contemplar como pasa el tiempo sobre mi persona año tras año. Y otras… los fotografío corriendo como gamos. No recomiendo a nadie tomarlos con la manos a no ser que sepa o pueda luego proceder con lo que hay que hacer con ellos. Alguna vez, los toma en sus manos mi mujer para yo poder fotografiarlos y así dar testimonio, en su día, de que a mí nadie me va a enseñar nada de sisones o de avutardas. Es lamentable tener que recurrir a acciones tales por mi parte, pero peor está eso de insultar a quienes nacimos en el mundo rural y estamos anclados allá de por vida. Vosotros, bicharraquillos insolentes. Vosotros, ignorantes perillanes. Vosotros sois unos pobres ignorantes a pesar de vuestra facundia estólida propia de Fray Gerundio de Campazas, alias Zotes.


MI RECOGIDA DE PLUMAS DE AVUTARDA

Yo, aun cuando estoy fuertemente arraigado en Euskadi, soy un castellano de los que no reniegan jamás de su tierra de nacencia. Y además, creo que sea compatible con todo lo demás. La Semana Santa Castellana, con sus procesiones por esos ya casi despoblados pueblos de Tierra de Campos, aparte de invitar a la oración, serenan el alma y dan cobijo a los más nobles sentimientos del corazón humano. Por eso, no me las he perdido nunca. Pero claro, esas procesiones son por la tarde o por la noche. Por eso, durante el día tengo por costumbre ir por los caminos recogiendo plumas de las peleas que establecen los barbones para montar. Le he dado el último, y muy abultado sobre de plumas, a mi buen amigo Marcelo Verdeja, el director del programa: SALIMOS DE CAZA, programa con el que colaboro con un tal Cholo (gran pescador y mejor persona), quien es el verdadero destinatario de las citadas plumas. Dicen que con ellas se hacen unas moscas fenomenales y tengo cola de solicitudes. Yo no las utilizo para tales menesteres.

En su día, también le remití unas cuantas a mi siempre bien ponderado José Luis Garrido (presidente de FEDENCA). Y se las envié para que las repartiera entre quienes iban a ver a las avutardas sobre los remolques de los tractores, cosa que a mí no me gusta nada que se haga, y menos que vayan en grupo, pues se las inquieta demasiado. No obstante… a veces no me puedo resistir, y yo lo hago (ustedes me perdonarán). Pero ojo, lo hago guardando las distancias y sin molestar. Es de imaginar que mi amigo Garrido, provisto de buenos prismáticos, lo hará igual. Las avutardas en el mar verde de Tierra de Campos durante el mes de abril son de una belleza incomparable. Ojo, que si levantan el vuelo, algo estamos haciendo mal. Que lo levanten más adelante, es igual, pero en los celos: JAMÁS. Interferir un celo para lo que sea es de un brutal desconocimiento de la NATURALEZA.


¿SE SIGUEN CAZANDO AVUTARDAS?

Pues no… de forma oficial en toda tierra de garbanzos española. Hay unos pocos privilegios de quienes no quiero escribir. A lo mejor la Administración, bajo el eufemismo de control poblacional o milongas por el estilo, lo hace a través de algún matabichos amigo o yo qué sé… qué perillán. Toda la gestión es opaca.

Furtivismo hay, pues AHORA son mucho más esquivas que cuando se podían cazar. Es más, en los lugares de observación, yo me he encontrado casquillos del .22 mágnum y hasta del .270. Me imagino que esos calibres NO los dispararán para cazar totovías, ¿no? Pues para el jabalí no son. Lamentablemente, en Tierra de Campos, no nos quedan árboles ni para asustar al viento, y los espinos los cortan para tapar las cachiperas con armazón metálico que les endosan con falsas promesas algunos cojogestores de cotos. ¡¡¡Qué sinvergüenzas!!! Cortan las zarzas y los espinos para cubrir las cachiperas de hierro, cuando lo que tenían que hacer es plantarlos para recuperar hábitats y propiciar cobijo a las perdices, entre otras aves. Digo yo.

De todas las maneras, jamás en mi vida vi la cantidad de avutardas de ahora.


NOTA FINAL

Ya lo ven, este no es un artículo técnico, ni científico. Es… un artículo visceral. Es un aviso a navegantes para que no se metan con los amantes incondicionales del campo de una cierta edad. Pues, aun cuando nos echaran, hemos tenido tiempo sobrado como para saber más que muchos de los que hacen planes de aprovechamientos de cotos o libros sobre cualquier animal.

Es, también, cómo no, un aviso a furtivos. Pues aun cuando jamás he tenido vocación de chivato, me toca las narices que ciertos personajes muy principales se pasen por el arco de triunfo lo de la veda total y lo del VU. ¿O es que la veda y el VU es sólo para nosotros? A lo mejor, algún día, se cruza algún coche en el camino y se llama a la autoridad. O… se camufla una tabla con puntas en cualquier charco. No sé qué será mejor. Estamos en lo de siempre. Lo mejor es lo de las puntas en una hondonada, y ponerles tibios a pedradas. ¿Qué explicación darían luego? Tengo casos y cosas para contar, pero ya me he excedido bastante.

La mujer que sale en las fotografías con los pollitos en brazos es mi mujer, pues a veces corren como unos condenados y no se dejan fotografiar. Otras, se mimetizan de forma tal, que son difíciles de fotografiar. Pero es fácil sorprenderlos cazando saltamontes por los caminos al amanecer que es cuando los pocos saltamontes que quedan están adormecidos.

 

11 comentarios

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

08 oct. 2011 18:09
Menta
Menta «Mi querida extremadura..»
Nada puedo recriminarle porque escribe usted muy correcto.

y bonitas fotos
08 oct. 2011 23:09
+2
Fuente Andrino  
Muchas gracias MENTA. Mira, te voy a ser sincero y no quiero que pienses que soy presumido, pues a mis años, eso –cuando menos- es un sin sentido, pero las he mandado más bonitas a la redacción y conservo un montón que voy a publicar a su debido tiempo. Me hubiese gustado que publicaran unas de los saltamontes que tan necesarios son para los pollos de avutarda. El día que fallen las hormigas y los saltamontes, no habrá ni avutardas ni perdices en nuestros degradados campos. Los insectos son los alimentos básicos para su crecimiento. Las perdices se zampan a las hormigas que es un primor y cloquean como las gallinas cuando se encuentran un tesoro.
Es curioso, se instrumentan campañas para salvar al halcón peregrino y en mi Tierra son los maquinistas de muchas cosechadoras quienes por amor a los animales van con el ojo puesto en la camada de la máquina. Pero ahora se labora con caras y grandes cosechadoras cuyos maquinistas cobran por hectáreas y no se molestan en absolutamente nada. Ni la administración les limita velocidades, no cosechar por la noche o los lúmenes o candelas de sus potentes focos.

En otro orden de cosas, te ruego que me perdones mi forma árida y ácida de contestarte en mi post anterior. Pues en contra de lo que parezca, valoro las opiniones de quienes se toman la molestia de colaborar y no todo lo que escribo va a gustar. A mí, no siempre me asiste la razón. Yo, soy sumamente visceral y me tomo muy a pecho todo lo que hago y digo. Eso es cierto. Lo que quiero decirte, es que soy un hombre del campo obligado a emigrar para poder comer y que mi punto de vista es siempre rural. Sobre todo ahora de mayor. De todas las maneras, te pido perdón públicamente y en lo sucesivo debatiré de mejores modos y formas. Pues me terminas de dar una lección que me ha puesto triste, por sentirme ridiculizado.

PERDÓN DE CORAZÓN Y MUCHAS GRACIAS POR LA LECCIÓN.
11 oct. 2011 10:38
+1
nosemevauno
En este país se tiene la mala costumbre de gestionar el campo desde los despachos por personas que en numerosas ocasiones no ha pisado el campo en su vida.
saludos
11 oct. 2011 11:52
Fuente Andrino  
Después de casi cuarenta años vinculado a la Administración en todas sus vertientes como informático de profesión que soy, no tengo más remedio que darte la razón. Pero debo de decirte, que yo, he conocido y conozco a funcionarios de valía excepcional destinados a lo nuestro. Pero a muchos de ellos, ciertos sinvergüenzas les arrinconaron aprovechándose de la mala imagen que tiene la caza. Les hicieron la cama prometiendo a los politicastros que ellos lo iban a arreglar todo. Eso fue y es un acoso moral en toda regla de los muchos que, por desgracia, no se denuncian en este nuestro Solarón Patrio. Como consecuencia de lo anteriormente expuesto, y, como la caza es una patata caliente que todos los políticos quieren soltar salvo en época de elecciones, se han colado una serie de sujetos que no saben nada de caza y mucho menos de nuestro mundo rural. Les pasaron a lo nuestro. Al pasarles se cumplió el “Principio de Meter” que él denomina “la sublimación percuciente” y ahí siguen, haciendo cuatro panfletos y rodeados de ecolojetas. Es más, son los intermediarios de los ecolojetas con la Administración a cambio de cuatro migajas para que estemos callados y si saltamos por algo, nos llueven consignas contrarias por todos los lados. El ocio, es creador, decía don Miguel de Unamuno. Y como los ecolojetas están ociosos todo el santo día, no veas como se prodigan en las redes sociales y como las inundan. Es más, al politicastro le convienen unas normas draconianas y fuera de toda lógica en la caza, así van los de los pueblos a pedirles lo razonable y les camelan dándoselo y pidiéndoles el voto. En muchos lugares, un voto de la capital vale equivale a más de 20 rurales. Sabiendo esto, quienes tenían que moverse no se mueven porque la Federación está atada por la subvención del deporte y en muchas de las federaciones territoriales tienen intereses sus gestores. Ten en cuenta que en nuestra federación de caza un cazador no es un voto.

MUCHAS GRACIAS POR TUS DEFERENCIAS PARA CON MI HUMILDE PERSONA.
23 oct. 2011 00:27
Menta
Menta «Mi querida extremadura..»
http://www.club-caza.com/blog/derocheo/postver.asp?p=26

le quedaria agradecida
23 oct. 2011 23:50
Fuente Andrino  
No sé si hago bien en decirte que Juan Pedro Juárez, es muy amigo mío. Y lo es por ser el marido de Amparo Ampuero, la Directora de Linde y Rivera. Amparo, es una mujer excepcional. Mira, son dos personas fenomenales. Yo, he trabajado mucho con su señora en otras revistas y como no trabajo ahora con ella, nadie me va a tachar de pelota. Y mucho menos, ahora, cuando quiero ir dejando paulatinamente de prodigarme en los medios por la cosa de la edad. Por eso te digo, que ella, AMAPARO, es una veterinaria con una cultura fuera de toda duda. Y, sobre todo, una gran compañera. ÉL, Juan Pedro, no le va a la zaga.

Yo creo que Pedro, al estar en un ambiente rural, sí, pero como dueño de una empresa de guardería de cotos de caza y de organización de monterías de un cierto nivel, no se ha parado a pensar en sensibilidades populares, como por ejemplo, las mías. Yo, soy un hombre rural que conozco a fondo el juego de la monterilla. Es un juego propio de pastores y muy arraigado en la casi extinta trashumancia. Consistía (ya no sé si puedo poner: CONSISTE) en que los pastores lanzaran su cachaba (garrota que dice Juan Pedro) y fuera a caer lo más cerca posible a una boina que ponían a 30 o más metros. Era un juego endiablado y sumamente difícil de practicar por neófitos. Yo, lo he intentado con muy malos resultados. ¡¡¡Cómo zumbaban las cachabas lanzadas con una maestría y precisión dignas de encomio!!!

Claro, a la vista de lo escrito anteriormente, tengo que añadir, que yo, sólo utilizo de forma despectiva la boina de los caciques rurales, pero de nadie más. Y lo hago, casi parafraseando a don Ramón María del Valle Inclán, como luego te voy a hacer con don Francisco de Quevedo y Villegas. Las otras boinas, son sagradas; y la cachaba, todavía más. Yo, todavía llevo la de mi familia cuando voy con los galgos a la liebre, y a veces, me acompaño de ella en los campos de mi Castilla del alma para al apretarla con mi mano derecha saber que estoy en comunión con mis muertos. La vida es transigir, perdonar y poco más. Pues media poco entre pañales y mortaja. Pero tanto en ese ayer, como en este hoy cansado, maldigo “in aeternum” a quien atente de forma directa o indirecta contra ese mundo rural del que tuve que emigrar por pobre y en el que ya tengo preparada mi última morada. Allí, antes de pasar a ser difunto, estaré al lado de los de la boina además de con pocos pero doctos libros juntos. Ah, yo, en ocasiones, también gasto boina.

Absolutamente todo lo rural, es sagrado para mí.

UN SALUDO


24 oct. 2011 00:13
Fuente Andrino  
Menta, dado el favor que me haces por tomarme en cuenta, quiero agradecértelo diciéndote que todo lo que escribas, será de máximo interés para mí. Alguna vez diferiremos, pero eso es normal, y espero que no te sienten mal. No decirlo claramente, sería una forma enfermiza de comunicación.

Mira, te he encontrado una web que explica el juego de la MONTERILLA http://www.latanguilla.com/deportes_burgos_otros3.htm

Puestos a decir, te diré que en Castrillo de Villavega (Palencia) hay un galguero (José Luis) dueño del taller mecánico, a quien no cito mucho para que no le vuelvan a robar los galgos quienes todos sabemos. Pues bien. Ese galguero está resucitando juegos populares olvidados. Entre otros, la MONTERILLA.

Yo, me he jubilado con contrato de relevo y tengo muchos diplomas adquiridos durante una azarosa y compleja vida laboral, diplomas y papeles que, normalmente, otros cuelgan en las paredes. Pero yo no los tengo en cuenta por ser todos ellos consecuencia de un trabajo mercenario, pues yo, incluso cuando estaba en el convento (obligado por la necesidad), siempre soñé con trabajar en las labores de mis generaciones viejas. Generaciones pobres, pero honradas a carta cabal. En las repletas estanterías de mis libros, no le falta un lugar de privilegio a la Tuta con sus dos tangos. Juego que he heredado. Te insisto en que soy un amante incondicional de los juegos populares y de las cazas tradicionales. Y salvo los de mi familia, no tengo otros intereses. Pues ni me sobra, ni me falta.

UN SALUDO
25 oct. 2011 11:12
Juan Pedro Juarez  
Muchas gracias por erigirte paladín de este ser arisco que, aunque bien te quiere, lleva ya muchos años sin darte señales de vida, aunque me consta que te interesas por mí a menudo.
En primer lugar, te tengo que pedir perdón, a ti y a todos los insensatos que leen lo que escribo, porque muchas veces lleva a engaño lo que plasmo en esta pantalla, y eso es porque, al igual que cazo y vivo, escribo como si solamente lo leyese yo y, por eso, yo solo me entiendo. Mil perdones. Por otra parte, decirte que hay algo en lo que te equivocas, y es que yo sí voy a la zaga de mi mujer; realmente, soy el mulo que lleva su albarda y, además, orgulloso de poder hacerlo.
Y, ahora, a lo de la boina: por familia, tradición y cercanía, sé algo de boinas, desde aquellas rojas que tan próximas, geográficamente te cogen, pasando por otras blancas que lucía la escolta de algún Jefe del Estado, hasta llegar a alguna negra y verde de las que se calzan de medio lado. Creo que mi respeto hacia ellas y lo que significan, con esto, queda aclarado. Por otra parte, he de contarte que la cachaba la paseo a diario, incluso tengo una de casi dos metros que uso como vara de rececho, y la bilbaína sin capar, así la llamamos aquí, la visto cada vez que en las monterías veo demasiado disfraz de tirolés, más que otra cosa para que quede claro que estamos de montería, aquí, en casa, y no de batida en Centroeuropa.
Pero mira por dónde los ecologistas que me han tocado en liza, arguyen que los cazadores somos unos asesinos retrógrados, anclados en un pasado paleto, y que no avanzamos con el mundo, a lo que yo intenté contestar con lo que el mundo piensa de la caza y elegí una mala forma de llamarlos a ellos retrógrados. Lamento la inducción al error provocada por mi arisca forma de escribir.
Aparte de todo esto, te rogaría que transmitieses al señor Menta mi deseo de que se preocupe por mi persona tanto como yo por la suya. Un fuerte abrazo.
25 oct. 2011 22:57
Fuente Andrino  
Mi querido amigo Juan Pedro, no pensaba que fueras a leerme en este post, pero me reafirmo en todo. Yo, como sabes, quiero mucho a Amparo. Y por mi edad, religiosidad y un montón de factores más, espero que no se malinterprete mi profundo aprecio a Amparo y luego, y te vuelvo a pedir perdón, a ti. De Amparo, sólo puedo decir que es una mujer buena que me ayudo de verdad cuando lo necesité. Y a ti: ¿Qué te voy a decir?. Pues que te aprecio un montón y de corazón.
A mí no me tienes que pedir perdón, pues se de sobra lo que es un calentón y cuando eso ocurre, los que escribimos con el corazón no andamos en remilgos de ninguna clase.
Menta, no sé si hombre o mujer, tiene una sensibilidad a flor de piel y si miras mi anterior post, se metió conmigo también. Pero lo hizo de buena fe y fui tan tonto que no me di cuenta. Mucho me temo que no haya trabajado al lado de político el mismo número de lustros que yo. Jajajajaja...
Claro que me intereso por ti. Cómo no. Y sé que te va bien. Y me alegro un montón.
Pues ya somos dos en utilizar boina. Sí señor.
Los ecologistas ... los cazadores de varios pueblos de Valladolid se quejan de que las cigüeñas se zampan hasta a los conejos y encima les ponen a parir. Tengo imágenes de este año de decenas de cigüeñas detrás de las cosechadoras. Me dan ganas de salir al ruedo. Pero tengo muchos frentes. Ahora estoy con la PASA DE LA TORCAZ y con un montón de encargos editoriales que cogí por si sentía vacío existencial después de mi deseada jubilación con contrato de relevo.
Ya soy abuelo.
El día que pase por Talavera de la Reina te llamo y si no puedes atenderme, me lo dices y Santas Pascuas. Ya sabes lo remiso que soy a molestar.
Un fortísimo abrazo para todos y para vuestra hija, que todavía no conozco. Sé por Amparo, que va a ser altísima, como vosotros.
UN FORTÍSIMO ABRAZO
30 oct. 2011 19:44
Francisco Chan  
Siempre señalando lo cierto, aunque no sea politicamente correcto....
Estamos en una sociedad mediocre a la que no le interesa la verdad Miguel Angel. Una sociedad que solo le interesa lo que resulta estético, nunca te dará la razón, seana abutardas o berberechos. Pero tú no desistas nunca, genios como tú son necesarios para traer algo de luz, entre tanta mediocridad.







30 oct. 2011 22:01
Fuente Andrino  
Mi querido amigo CHAH, yo, soy un pobre hombre que ama profundamente a su Tierra y al que –indebidamente- le castigaron con la cruel emigración. Ya, soy viejo y me siento cansado, pero veo que ningún gobierno de España ha hecho nada por remediar el gran sufrimiento de la ruralidad Española. Y encima, los señoritos de turno, se meten a legislar y a administrar lo que no saben. Poco se meten con los mercados que les tienen a todos los gobiernos de Europa y hasta a los americanos cogidos por salva sea la parte. No. Aquí a lo fácil, como dices tú en tu muy bien formulado artículo de esta misma web. Aquí, a los cazadores y demás sufridores que jamás Dijeron: está boca es mía. Ya está bien.
Y en lo que a genio y buen comunicador se refiere, te considero a ti mucho mejor que yo.
UN ABRAZO
Miguel ngel Romero Miguel Ángel Romero Ruiz es colaborador habitual de publicaciones cinegéticas.

RSS