Cupo Libre

El oro del campo: los desmogues

Unas de las curiosidades de la naturaleza que más llama mi atención en estas fechas es la época del desmogue. Es el periodo en el cual los cérvidos se desprenden de sus cuernas y empieza el nuevo ciclo de crecimiento. Desde ahora y hasta el mes de agosto aproximadamente, ciervos y gamos comienzan a formar sus nuevas cuernas en un crecimiento lento y que se ve influenciado por varios factores.

08 may. 2017 - 12.171 lecturas - 7 comentarios

Uno de ellos, quizás el más importante, sin inmiscuirnos en temas genéticos, es el que depende directamente de sus fuentes de alimentación. Es por ello que el tiempo y las lluvias son fundamentales para su buen crecimiento. Un año seco es malo para el desarrollo de estos, ya que necesitan los nutrientes que los ricos y frescos pastos les aportan para generar la nueva cornamenta. De aquí es de donde obtienen el calcio y otros minerales necesarios para portar sus galantes trofeos que estarán totalmente formado a finales de verano, y que mostrarán orgullosos en la próxima berrea.



El título de este artículo explica la situación actual de los desmogues, pues en los últimos años han adquirido un alto valor en el mercado debido a la gran demanda que tienen en los países asiáticos. La medicina tradicional de algunos de estos lejanos rincones del mundo les atribuye propiedades curativas contra el cáncer o como potentes afrodisíacos, algo que no está científicamente probado por la medicina moderna.



Con estas premisas, un solo kilo de cuerna puede llegar a alcanzar casi 40€, cuando su precio normal se ha situado en los 15-20 euros.


Estos precios al alza han motivado la aparición de mafias y redes de tráfico ilegal que, atraídas por la codicia y el dinero fácil, no han dudado de asaltar fincas privadas o entrar en almacenes para robar desmogues y luego venderlos de forma ilícita en el mercado negro.



Yo, sin embargo, cuando empieza la primavera suelo ir a la finca de mis tías y dar un paseo por si hay suerte y encuentro alguno. Me gustan mucho como quedan de elementos decorativos en casa, hacer centros con ellos o incluso colgarlos en la pared si encuentras la pareja, aunque es poco probable ya que es difícil dar con ambos. Una forma divertida de pasar una jornada de campo y poder hacer otro tipo de caza en época de veda.



Esperemos que en estas fechas próximas venga un poco de agua, ya que el campo lo necesita y sabrá agradecerlo, porque se está quedando muy seco y no es bueno ni para las futuras parideras, ni para los cérvidos, que verán perjudicado el crecimiento de sus futuras cuernas de cara a la próxima temporada…

 

7 comentarios

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

08 may. 13:26
JC  
He sido una de las victimas de los robos de desmogues, y de trofeos para el mismo fin, pero si tu sigues paseando por
el campo vestida como en este reportaje serás victima de las garrapatas, cuidado que no es broma, cordialmente, JC
08 may. 19:47
bala2
bala2
Lo has dicho muy caballerosamente. A nadie por estas fechas y cómo está el campo de garrapatas, se le ocurre pasear de esa guisa. Salvo que sólo sea para la foto, claro. Y entonces nada tengo que decir, salvo: olé con la juventud
09 may. 16:50
josemiguelmontoyaoli
Mejor será una cazadora guapa y joven que una "ecolojeta" fea, bigotuda y oliendo a pies. ¡Jó, qué machistas somos! Sigue en la brecha Pilar, que haces falta, mucha falta, y encima lo que dices es verdad. Miguel
09 may. 17:31
JC  
¿Donde está el machismo en nuestras intervenciones?, Las garrapatas son unos animalitos peligrosos, en el campo español mucho más peligrosos que los cochinos, quien no entienda el significado del aviso de bala2 y del mio es que solo pisa los campos de fútbol, estoy seguro que Pilar ha entendido el aviso correctamente, más machismo encuentro en la intervención de quien recrimina las anteriores.
Pilar hazme caso y teme a las garrapatas, un cordial saludo, JC
09 may. 22:55
Cupo Libre
Cupo Libre  
¡Muchas gracias por las recomendaciones!
Ese año como había poco pasto, hacía bastante calor y es una dehesa, decidí ponerme este look. Normalmente cuando me meto en el monte voy con pantalón largo. ¡No os preocupéis! jjajajaajajaj.
10 may. 08:35
josemiguelmontoyaoli
No te enfades JC que no iba por ti, ni por bala2, lee lo que digo de las ecolojetas, y verás que hablo de "mi" machismo. Sí insisto (contra nadie), en que hay que rodear de afecto a las escasas mujeres que están en nuestra misma lucha. Perdóname por mi falta de habilidad a la hora de trasmitir con precisión lo que quería decir. Gracias. Miguel
12 may. 12:37
JC  
Estimada Pilar: Tengo una amiga con una melena parecida a la tuya, rubia en este caso, tiene muchos más meses que tu pero sigue siendo una guapa señora, casi tan andaluza como tu, con casa en Ecija y finca de caza en Cardeña, aunque su marido tiene otra muy buena de caza en Zamora, allí mi amiga con su express ha cobrado varios lobos, a esa amiga hace tiempo y en este foro le dediqué el garrapatero cuento que ahora te cuento a ti.

Mi amiga rubia lee estos foros, de cuando en cuando pero los lee, es una amiga desde hace mucho como lo es su marido y lo son ya sus hijos, todos cazadores, en su casa todavía se montea por invitación y a la antigua usanza, la misa en la capilla de la casa es obligatoria, se duerme en la casa de la finca, no se sortea, los trofeos son de la propiedad y la señora de la casa decide si los cede al cazador o se los queda, suele cederlos pero en alguna ocasión, especialmente si se trata de un lobo o un gran cochino, hace pasar un mal rato y en otras evita cualquier conato de discusión por una pieza, además el cocido de después de la montería es de antología regado con “mágnum” de Marques de Riscal, como suele dar una mancha el sábado y otra el domingo uno puede atreverse con la comida del sábado, la del domingo es mucho más ligera y el vino peor y más escaso, y eso no es casualidad.

El domingo pasado cuando ya guardábamos los chismes en el coche, la cazadora dio un grito y empezó a sacudirse la ropa a la par que pegaba saltos, entre los dedos llevaba una garrapata a la que había pillado intentando meterse por su escote, nos la enseñaba furiosa y nerviosa, unos más y otros menos disimulábamos la risa y ella se enfurecía cada vez más con nosotros:

“No os riáis que no tiene ninguna gracia esta garrapata asquerosa, seguro que contagia un montón de enfermedades”.

No pude por menos de contestarle:

“No te preocupes que estas confundida, ese no contagia nada, pues no es garrapata, es garrapato, y tu siempre habrás oído que son las garrapatas y no los garrapatos los que contagian”

Se calmó un tanto en sus saltos e improperios y:

“Mira que te fijas en unas cosas, ¿Pero como sabes tu que es garrapato? ¿En que se diferencian?”

“Fácil, fácil, solo a un garrapato se le ocurre meterse por el camino que llevaba ese”

Afortunadamente los rifles ya estaban en las fundas, si no hubiera sido así yo creo que hoy no estaría escribiendo esto, de todos modos se que se le ha pasado la furia y ahora cuenta la historia del garrapato a todos nuestros conocidos.

Cordialmente, JC
Pilar Escribano
Pilar Escribano es apasionada montera, creadora del blog Cupo Libre. Un espacio dedicado a la caza, la naturaleza, la gastronomía, el turismo cinegético y la moda.

Twitter: @CupoLibre
Instagram: @cupo_libre
Facebook: www.facebook.com/CupoLibre/

RSS