El Cazador Conservador

Campeonato de caza sin caza

En estos momentos están encendidas unas luces rojas que nos avisan de las tribulaciones por las que atraviesa la caza menor.

24 nov. 2015 - 5.178 lecturas - 2 comentarios

En el numero 25 de la revista Captiva, de Club de Caza, publiqué un artículo (Adiós perdiz, adiós) en el que analizaba algunos de los factores que han incidido en la escasez actual de perdices, pido disculpas por la autocita, simplemente lo hago para no repetir aquí lo ya dicho.

Quiero en este post recabar la atención sobre una noticia inquietante que apareció en la edición digital de La Opinión de Zamora el pasado día 12.

En una provincia tan cazadora como es la de Zamora, en la edición del Campeonato provincial de caza menor con perro de este año han participado 20 cazadores, de ellos 14 no cazaron nada, bastó cazar una sola perdiz para alcanzar el campeonato. Es de resaltar la inteligencia del campeón de presentarse en el control antes de la hora tope sabiendo que no merecía la pena continuar; y así ganar por tiempo al segundo, que igualmente presentó el magro palmarés de una sola patirroja. En total entre los seis primeros cazadores abatieron dos perdices, una liebre, dos palomas y una codorniz, una pieza para cada uno. El resto, como he dicho, nada.

Salvando las distancias, de provincial a nacional y en el tiempo, comparamos por ejemplo con el tercer título consecutivo de caza menor con perro conseguido por el querido Ismael Tragacete en 1986, se proclamó campeón de España al lograr 3.925 puntos con 25 perdices, un conejo y una codorniz. Fue esta última pieza la que relegó a José Luis Baeza a la segunda posición, con 3.900 puntos y 26 perdices.

Que no se justifique esto como si el campeonato provincial fuera de Segunda División B, sería tanto como argumentar, por la ausencia de piezas, que las categorías inferiores del futbol jugaran sin balón.

Todos los cazadores de menor tenemos que tomar conciencia de la situación actual.

 

2 comentarios

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

24 nov. 2015 19:28
kanucio
Vaya por delante que es evidente que vamos a menos en la caza menor, pero ¿esas 25 perdices eran tan salvajes como las 6 de Zamora??
30 nov. 2015 20:23
Jose Luis Charro  
Estimado Kanucio.

Gracias por tu comentario, que me da pie para hacer una afectuosa aclaración.
Entre los veinte participantes en el campeonato se cazaron seis piezas, entre ellas solamente había dos perdices. Esta escasez hace que el campeonato dependa del azar, y nos muestra la situación actual de la regresión de la caza menor, en general, en España.
He puesto como ejemplo el año 1986 porque aunque ya se criaba perdiz roja en cautiverio, no se había industrializado todavía el proceso, y no se recurría en ningún caso por aquel entonces a la suelta para su caza. A nadie le cabe duda de que las perdices cobradas por nuestro entrañable amigo Tragacete, habían nacido en el campo y eran bravas, pero la comparación va más allá, ya que entre el campeón y el subcampeón cazaron ellos solos 51 perdices, nada que ver por tanto con la situación actual en que entre veinte cazadores solo se pudieron abatir 2 perdices.
Lo cazado en la competición de 1986 es impensable hoy, tampoco sería ético, porque el campo ha cambiado y con ello han variado las poblaciones de fauna silvestre y sus densidades.

Saludos cordiales

José Luis Charro
Jos Luis Charro Caballero
José Luis Charro Caballero. Ingeniero Superior de Montes. Titulado Experto en Caza y Pesca e Investigación Forestal. Manager Internacional y Gestor Cinegético.

RSS