A Vuela Pluma

16 feb. 2007 14:39

60 comentarios
5.549 lecturas

El reclamo, una trampa

La caza de la perdiz con reclamo siempre me pareció una traición más que una tradición, una muerte por la espalda. Si algo semejante ocurriera entre humanos, salvando las distancias, hablaríamos de cobardía. Porque la caza de perdiz con reclamo no es un lance en buena lid. Y por eso no frecuento la jaula.

Sé que éste es asunto delicado, y por eso precisamente me mojo, porque aquí estamos para opinar de lo delicado. Y lo difícil es decir aquí que el reclamo me parece una traición, una trampa diseñada para capturar a los más bravos y encelados del campo, precisamente. Supongo que esos perdigones serán mártires dentro de su especie.

El reclamo tiene indiscutibles ventajas si se aplica como un método selectivo, pero todos sabemos que no suele ser el caso, ni mucho menos. En Francia y en alguna isla balear, se emplean los reclamos para capturar perdices vivas y realizar una selección. Eso sí, pero de lo que estoy hablando es de otra cosa.

Pero que no defienda el reclamo no quiere decir que crea que esta modalidad tenga que abolirse, como un buen integrista del ecologismo seguramente malinterpretaría. Aunque no defienda esta caza, yo la respeto, pero si son jauleros y lo que esperan es comprensión, a mí que no me pregunten. Porque no hay mejor tradición que la de ir de frente. Digo yo.

Y ahora, al hilo de las encuestas: ¿usted qué opina?

60 comentarios

AntiSpam: Para enviar el comentario, por favor,
escribe la palabra de la coordenada D1:

  A B C D
1 elefante urraca liebre corzo
2 oso perdiz zorzal zorro
3 becada ciervo lobo paloma
4 rebeco codorniz torcaz conejo

¿Por qué debo hacer esto?

Al tener que introducir la palabra que aparece en la coordenada nos estás ayudando a evitar los post automatizados realizados por spambots —robots publicitarios que llenan los foros de mensajes no deseados—.

El funcionamiento es muy sencillo: sólo tienes que escribir en el cuadro de texto la palabra que aparece en el cruce de la columna y la fila especificadas. Para más facilidad puedes seleccionar la palabra con el puntero del ratón y arrastrarla hasta el cuadro de texto.

Los usuarios registrados de Club de Caza no necesitan dar este paso.

16 feb. 2007 21:12
viejolince
como no se quien eres no te puedo saludar, pero no importa.
me gustaria hacerte alguna pregunta.
¿eres cazador?, porque si lo eres, creo que lo primero que tendrias que hacer es enterarte de lo que va el tema, y si no lo eres creo que esa opinion la deberias dar en otro sitio.
suponiendo que pertenezcas al club de los cazadores, me gustaria tambien oir o mejor dicho leer tu opinion sobre :
-esperas de guarros
-berrea
-ojeos
enfin un etc. que creo debes de conocer.

un saludo de un aficionado al reclamo.
miguel
16 feb. 2007 21:32
ElMorralero
Terreno resbaladizo, amigo Sebastián. Vaya por delante que estoy a favor del reclamo y, por tanto, entiendo muy bien el resquemor generalizado que existe entre los cuquilleros por los continuos ataques a este arte. Pero, a diferencia de otros defensores del cuco, comprendo que a otras personas no les guste y que lo digan. Es más, aprecio el tono con el que discrepas.
Sólo espero que, si hay debate, continue por los cauces del respeto a la opinión contraria y no aparezcan los típicos energúmenos de siempre que, tanto de un lado como de otro, consideran la legítima discrepancia como un ataque personal.
16 feb. 2007 21:53
Pere
Viejolince, debes ser viejo pues te comienzan a abandonar los sentidos, principalmente la vista. Es broma, no lo tomes a mal, hoy es mi día de carnaval.

Si hubieses tomado el tiempo necesario antes de entrar al trapo, habrías caído en la cuenta de que; en la parte superior derecha de esta pagina o debajo de la pluma a la derecha del titulo del comentario del periodista y cazador Sebastián viene un adjetivo “empedernido”; a la caza se supone.

Bueno el caso es que no veo en Sebastián un ataque hacia el reclamo, ni de lejos, veo una exposición de sus pareceres sobre la modalidad en cuestión, tan solo eso, se podrá compartir o no -de lo poco que he leído de Sebastián digo que me gusta-, pero no saquemos las cosas de madre que después no tiene arreglo.

Date otra oportunidad Viejolince, vuelve a leerlo y de paso lees sus otros dos artículos de opinión: “Cierto optimismo” y “La imagen de la caza”.

Un saludo, Pere.
16 feb. 2007 23:34
viejolince
y pido disculpas, por no haber visto el nombre del autor, en la parte superior....yo llevo dos dias aqui, y él por lo que estoy viendo es asiduo, pues bien, mis saludos sr. sebastian torres, a seguir escribiendo, pero no trate a todos los cazadores con el mismo rasero.
Debe saber que la caceria del reclamo bien realizada, puede ser beneficiosa para una finca, porque puedes elegir que pajaro e incluso hembra puedes quitar de enmedio para mejorar la especie, hay pajaros viejos que no dejan a los jovenes formar pareja, cuando ellos pueden tener hasta dos....
enfin seria muy largo y al final no llegariamos seguro a un entendimiento. A ti Pere darte de nuevo las gracias por tus indicaciones, dices que "no veo un ataque al reclamo, ni de lejos..." cuando le llama "traición..." "muerte por la espalda.." enfin no se que es eso..me gustaria saber su opinion sobre las preguntas que le hacia antes.
un saludo
miguel
16 feb. 2007 23:53
carrasquillas
Amigo Sebastian,creo que te consideras un apasionado a la caza, pero creo que se te olvido poner la modalidad que usted practica con tanto entusiasmo y pasion, pues sea la que fuere,tampoco deja de ser una trampa,porque si analizamos cualquiera de ellas verdaderamente tenemos a un lado el cazador y su arma, y al otro lado el elemento de que dicho cazador se vale para poder capturar o cazar a la pieza, ya que por si solo ,este no seria capaz de poderle en un mano a mano a la pieza , me estoy refiriendo como elementos que nos valemos claro esta a nuestro reclamo de perdiz macho, al perro de rastreo, a la situaciones de querencias de los animales,a los pasos ,a las esperas y a un largo etc., pues sin esto no existiria la caza en cualquiera de sus modalidades. Por todo ello amigo Sebastian ,si te consideras cazador empedernido ,todo lo que dices en tu texto ,desde mi punto de vista esta de mas ,con esta critica te esta criticando tu mismo, si verdaderamente te consideras cazador, caso contrario seria si este articulo viniera de las manos de una persona que no tuviera que ver de caza, lo cual lo respetaria pero no lo campartiria

UN SALUDO A TODOS DE UN VERDADERO CUQUILLERO, QUE RESPETA TODAS LAS MODALIDADES DE CAZA,AUNQUE NO LAS PRACTIQUE.

Carrasquillas.
17 feb. 2007 20:45
piedra
Es la primera vez que participo,y voy a dar mi humilde opinión.Visto como lo cuentan la caza del reclamo se ve asi pero esto no es caza, no se trata de matar, solo culmina el ritual.Para poder hablar de la caza del reclamo hay que vivirla muy cerca de un aficionado,que se desvive por sus pajaros,y el final es tiro que abate el pajaro del campo.Esto es comparable a la cetreria la cual he visto alguna que otra vez el cetrero una vez la rapaz a cojido la pieza corre para que en la pelea no se lastime su animal, pues el tiro que abate a un pajaro del campo es exactamente igual, al final la pieza muerta cuenta solo para engrandecer su reclamo.
UN SALUDO A TODOS SOY UN AFICIONADO AL RECLAMO RETIRADO

17 feb. 2007 23:20
juan
la caza de la prediz con reclamo es como si vas a ver a la novia y el padre en la puerta te da con una tabla en los dientes.
18 feb. 2007 18:29
mazorquito06
Que conste que no practico la caza del reclamo,pero sr.Sebastián,acaso van mas por derecho los que ponen pantallas semanas antes de celebrar un ojeo,para que las perdices las "tomen", o en manos cruzadas cuando ya están totalmente cansadas que se abaten con gran facilidad? perdone,pero no creo que ud. sea un cazador empedernido, sino un demagogo empedernido.
18 feb. 2007 19:21
Luisito
como me apasiona esta pieza de caza, entiendo mucho al amigo sebastian, pues a mi, aunque respeto profundamente el reclamo, pues mi padre de origen extremeño, asi me lo hizo sentir. si que veo una modalidad de caza, que no va conmigo. y por ello no la practico.

respeto que se practique con devocion, lo que no entiendo es que haya cazaderos que se sobre exploten no parando de matar perdices desde octubre a marzo.

creo que el reclamo tenia que ser cotos exclusivamente para ello.

todas las modalidades son respetables, pues cazadores somos, y asi se forjaron desde hace mucho tiempo, donde quizas no existia tanto la etica, sino la inteligencia de saber aproximarse o dejar que se aproximara la pieza en cuestion.
pero hoy dia si que todos tenemos que decir que la modalidad del reclamo no es nada vistosa para la gente que lo ve sin esa pasion que lleva criar esos pajaros, y si se me apura, tiene toques traicioneros, pues el animal no espera la muerte por ningun sitio.

saludos.
18 feb. 2007 20:12
fideoJR
Así es como se ataca siempre a esta modalidad.Simple y llanamente porque no PUEDEN saber que es el reclamo,porque ni lo han vivido, ni han estado todo el año sacrificándose por 7 perdigones,ni se han quedado bolos durante ¡¡¡¡6 TEMPORADAS¡¡¡ simplemente porque las perdices entraban pero no llegaban al sitio correcto,ni han tenido que soportar los insultos y descalificaciones de una panda de IGNORANTES que mejor harían en contar las ocasiones en las que un jaulero ha arremetido contra los ojeos,las monterías,las tiradas de zorzales,patos,palomas,esperas de cochinos, y todas las que se queden en el tintero, y a cual más respetable.Una traición es que haya gente que aún siga diciendo que el reclamo no es selectivo, no lo es sobre perdices recién soltadas, pero sí en zonas de perdiz salvaje, donde es dificil tirar un buen número de pájaros...pero dicen que no hay peor sordo que el que no quiere oír, así que yo me marcho a ejercir mi PASIÓN sin la que no podría vivir, en vez de hablar inútilmente.Si no les gusta el reclamo,muerdanse la mano y descarguen la rabia, pero dejen de recitar fatochadas, sin saber lo que de verdad engloba este ARTE.Un saludo,
Curro
18 feb. 2007 20:44
Fideo
18 feb. 2007 23:57
Sierra
otro que se suma a la lista de detractores del reclamo,¡qué se la va a hacer...!De cuando en cuando aparece la inspiración en estos señores y como no tienen nada mejor que hacer ya que han terminado su temporada, pues hala, a atizarle al reclamo, la mayoría sin tener ni la mas remota idea de lo que están hablando.
Como ya sabemos por dónde vienen, pues lo mejor es pasar de ellos.Ya lo he manifestado varias veces:"no se hizo la miel para la boca del asno".

Por cierto, Sr. Torres.Ya que manifiesta ser periodista, podría cubrir el encuentro de jauleros que vamos a celebrar en Antequera, y de camino aprendería algo, de lo cual no me cabe duda dado que se autoproclama "emperdenido", aunque mucho me temo que lo de cazador habría que verlo.
Saludos
Sierra( jaulero)
19 feb. 2007 01:35
Pion
No creo que sea positivo que nos ataquemos entre nosotros mismo. Somos cazadores independientemente de la modalidad que practiquemos.

Saludos,

Pion. Aficionado al reclamo.
19 feb. 2007 09:24
tibi
cazador, cuya pluma dispara al corazón de otros cazadores, por la espalda y ante un teclado. Tan mártires son estos pájaros, como lo fueron sus compañeros/as caidos/as ante la muestra de nuestro perro o volados por un jornal, hacia la pantalla de un puesto pagado por el sucio dinero.
Para opinar y atacar una modalidad en concreto, hay que conocerla y tener la oportunidad de practicarla, Sr. Empedernido. Limítese, si es tan amable, de escribir de lo que sepa y no ataque, lo que de buen seguro, desconoce. Ya estamos hartos de que la ignorancia nos falte el respeto.
David/Jaulero.
19 feb. 2007 10:23
Pardal
A ver, Sebastián: Estaba bien traído el articulillo, hasta que en los dos últimos párrafos, me da la sensación de que le has visto las orejas al lobo. Vaya, que bien con la muleta pero se te ha atravesao el estoque.
El reclamo debería ser prohibido ipso facto, por el carro de estiércol que arroja sobre el colectivo cazador, en una época en la que para darle gusto al cocido ya están las pastillas avecrem.
Pero en fin....
19 feb. 2007 20:22
luque1955
Parece mentira que un cazador critique una modalidad de caza legal, no lo entiendo, creo que se deben respetar todas, aunque a uno lo le guste una modalidad en particular.
Solo quiero comentar que para mi el RECLAMO, es la modalidad mas bonita y apasionante, de cuantas existen en el mundo, no creo que haya ninguna que se le pueda aproximar.
Un saludo.
19 feb. 2007 21:24
chache
Bueno Sebastian no creo que tengas mucha idea de lo que es la caza del reclamo, yo soy nuevo en el tema del reclamo, y tambien me gusta la caza ha palomata.Te lo digo porque se matan muchas mas perdices en cualquier modalidad de caza que cazando al reclamo. Entonces opina de otra cosa que entiendas más. Un saludo a todos los entendidos a la caza del reclamo. Un saludo del CHACHE.19-2-07
19 feb. 2007 22:10
ACEBUCHAL
Sr. Torres.

Considero sus palabras "traición", "muerte por la espalda", "cobardía"... un insulto a los más de 27.000 cazadores que al menos en Andalucía, practicamos esta modalidad y con ellas deteriora la imagen de la caza en general. Por sus palabras usted no parece cazador "empedernido", aunque salga al campo con escopeta, y no tiene ni puñetera idea de lo que es la caza con reclamo. Por ello no puedo ni tolerar, ni consentir sus palabras. Retírelas por respeto a esos miles de personas. Sepa usted que nunca en este foro un jaulero criticó otra modalidad de caza aunque no la practicara, de esta forma.
Por cierto, creo que nadie le ha pedido su apoyo y la verdad no nos hace falta, sr. "demagogo empedernido".

Saludos y si quiere aprender a cazar con reclamo aquí estamos para enseñarle.
20 feb. 2007 00:22
sanan
Sr.torres "antirreclamo", no se si sabrá, que un cazador de reclamo, no caza por matar como en las demas modalidades. Si usted supiera lo que és hacer un puesto seguro que no opinaria de esa manera. El peor momento que tiene un cazador de puesto o reclamo és, cuando apreta el gatillo de su escopeta y abate al animal, si pudiera darle la vida se la daria, para poder vivir de nuevo esos momentos tan apasionantes de lucha entre el campo y tu reclamo,de como recibe tu pajaro, de como defiende el campo su territorio, de como........
Sr. torres, la temporada pasada (40 dias), abatí, nueve perdices, indulté diecisiete, tuve a tiro de escopeta mas de sesenta.
En una finca cerca de donde yo cazo, el año pasado una sola persona, abatió en ojeo, ochenta y cinco en un solo dia.
Con esas (85) tengo yo para doce temporadas de 40 dias (480 dias de caza con reclamo).
Por favor antes de criminalizar algo, o a alguien informesé o asegurese de lo que quiere y debe decir.
Un saludo de un cuquillero que dá de pié
SANAN.......
20 feb. 2007 12:38
aldo
Quien y porque borro un post escrito por mi?

Exijo respuesta

Gracias

Aldo Rappan
20 feb. 2007 13:03
Sebastián Torres
Nadie ha borrado nada. Compruebe que no se produjo un error y, en todo caso, vuelva a enviar su comentario, por favor. Será un placer.

Sebastián Torres
20 feb. 2007 15:15
aldo
mi post fue escrito en el dia de ayer y, yo mismo me encargué de verificar que hubiera sido tomado por el sistema, desconozco los motivos pero ya no esta. Ahora bien, he de pedir disculpas por haber entrado a participar de una pagina dentro de otra pagina, cosa que ignoraba, ( ya ven cuanto de cibernetica entiendo), "no te irás a dormir cada dia de tu vida sin haber aprendido algo Aldin".

Saludos

Aldo Rappan
20 feb. 2007 20:10
Rafagua
20 feb. 2007 20:24
Rafagua
... con un poco de más profundidad sobre el tema antes de escribir,pero claro es fácil atacar a una minoría y ser aplaudido por la mayoría.
Sepa que casí todos los que prácticamos esta modalidad , lo hacemos ó hemos hecho en otras, y sí se hubiése informado con objetividad hubiera comprobado como es la que menos pájaros se matan, pero más llena al que la practica.


Por favor Sr. Torres antes imformese bién sobre lo que escribe, empapase , y no use los mismos tópicos de siempre, en esta ocasión a pecado usted de ignorante.

Un saludo
Rafagua
21 feb. 2007 21:55
fgl
Solamente te digo que para hablar sin conocer,es mejor que calles la boca y te dediques a tus cazas y tus cosas,y dejes tranquilos a los demas.
22 feb. 2007 00:58
lloufe3
Creo que si queremos avanzar no tiene nada de malo que seamos críticos con nosotros mismos. El señor Torres dice que respeta el reclamo y que incluso bien practicado puede ser beneficioso, pero que por desgracia no es así. Yo opino lo mismo, pero no sólo del reclamo, sino de todas las modalidades de caza, y en particular de la perdiz que es la que me gusta.Acaso respetamos cupos,no le tiramos a la perdiz apeonando etc? Por desgracia no respetamos a nuestra queridísima perdiz, "vamos a por carne", no veo nada malo en criticar y a ser posible expulsar del colectivo cazador a todo el que actúe de esa manera. Sanan es un ejemplo a seguir, pero más escaso que el lince, en mi coto no hay ni uno que haga lo que usted hace, le tiran a todo lo que le entra y a ser posible siempre a la hembra para que después le entre el macho. y si las pueden emparejar para que solo se escuche un disparo mejor que mejor, y así no levantar sospechas para seguir matando. Eso es lo que hay que erradicar y no la práctica del reclamo.
Pero claro eso es pedir peras al olmo.
Un saludo
22 feb. 2007 22:26
paypo
no entiendo como un colectivo tan grande que tienen las mismas pasiones se lleven tan mal entre todos nosotros, a mis 38 años y soñando con la caza desde q tengo uso de razon por las noches sin pegar ojo para q mi padre me llevara con el de caza y no me dejara durmiendo,tengo en mi mente lo q me decia mi padre, hijo la caza es muy embidiosa , pero lo triste es que es entre nosotros mismos,nunca e compartido la caza desde un asiento pero no puedo criticarla , pues nunca la e practicado,y creo q todo tipo de caza tiene q tener un arte.
el reclamo de perdiz creo q si se realizara correctamente seria fantastico y por q en mi coto no lo permite la junta si no yo estaria dispuesto a imbitar a algun reclamero pues hay excesiva cantidad de machos,
yo creo que la solucion es unirnos todos y no mirar si este hace esto o si aquel hace lo otro , meter presion en donde haya q hacerlo por todo lo q tiran al campo q es lo q nos esta dejando sin caza,controlar bien las ordenes de veda y no dejar los cotos q se sobre exploten como se hace en muchos sitios,
un saludo a todos
24 feb. 2007 10:46
FRAN
UN SALUDO, SOY UN GRAN AFICIONADO AL RECLAMO, AUNQUE PRACTICO TODAS LAS MODALIDADES Y NO COMPRENDO COMO ALGUIEN EN VEZ DE ENGRANDECER LA MODALIDAD QUE EL PRATICA, SE PONE A CRITICAR LO QUE HACEN LOS DEMAS Y POR LO QUE HE LEIDO SIN TENER NI LA MAS REMOTA IDEA DE LO QUE ESTA HABLANDO.
SEÑORES ESTAMOS ANTE LA MODALIDAD MAS BONITA Y MAS APASIONANTE DEL MUNDO INCLUSO CON CRITICAS.
A ESPERAR OTRO AÑO.
24 feb. 2007 14:14
breton1964
si traidor sebastian asi te califico como tu calificas a una de las mas bonitas y tradicionales modalidades de caza,ahora espero tu comentario sobre el parany que ya estan sufriendo cazadores valencianos "Cazador"dispara en el otro sentido que en este ya hay dsemasiados agujeros
24 feb. 2007 20:51
rafael de paterna
e leido detenidamente todas las opiniones de todos los socios y no socios y e llegao a la conclusion de que el que sabe de reclamo y le gusta lo defiende a muerte y el que no tiene nada que poner en el texto pues critica esta modalidad de caza que es la mas antigua soy reclamista siempre lo e sido y lo sigo siendo y si las personas que opinan mal del reclamo que se pase por paterna o por cuarquier otro pueblo que haya . vivido de la caceria y entonces comprendera todas las modalidades de caza señores al que no le guste la caceria que se dedique a otra cosa y no enfaden a los cazadores graciasssssssss
24 feb. 2007 21:25
J. Contreras
Hay que ver. Iba a opinar diciendo que, desde fuera, el reclamo parece lo que opina el señor Torres, pero no, no digo nada, no sea que arda en el infierno eternamente.
Señores del reclamo, no están ustedes un pelín pasados de vueltas? Opinas con una sonrisa y se te revuelven enseñando los dientes y ladrando. Siempre cabreados. Gente más antipática, oyes.
24 feb. 2007 21:40
fideoJR
Señor contreras, antes de decir eso me gustaría verle solamente 1 año entero aguantando y escuchando calumnias infundadas acerca de su práctica, y encima viniendo de gente que no tiene ni pajolera idea.Entonces, llamenos antipaticos
24 feb. 2007 22:15
jugon
24 feb. 2007 22:20
jugon
No pongo lo de Sr. por que no creo que opines con una sonrisa y te hallan ladrado ninguna persona, (solamente lo hacen los perros), quizás seamos antipaticos para ti,(no tanto como tú) pero con educacion.

Juan.
26 feb. 2007 13:01
jesus
mira juan estoy totalmente deacuerdo con tu opinion q si vas a ver a la novia y su padre te da con una tabla estoy deacuerdo, y si vas a comer y te pegan un tiro igual q en las esperas o estas llamando a una chica y te pegan un tiro como en la berrea o te empiezan a asustar para q corras y te pegan un tiro como en los ojeos, soy cazador y entiendo un poco de caza y no me parece justo q quiten la perdiz con reclamo, si la quitan me gustaria q tambien q quitasen otro tipo de caza como son la q te he dicho antes. un saludo. jesus
26 feb. 2007 19:15
El abuelo Frederik
"La enfermedad del ignorante, es ignorar su propia ignorancia"
26 feb. 2007 21:50
CHANTEO
Estimado Sr. :

Permítome transcribir las palabras de un paisano mío de nuestra cuquillera provincia cuya finalidad estriba en significarle con todo mi respeto que el cuco para una estirpe de cazadores modestos es sustancial como la vida misma; que somos cuquilleros como morenos.

Decía mi paisano que Don Quijote tenía como ejercicios el de la caza y la pesca: pero no mantenía ni halcón ni galgos sino algún perdigón manso o algún hurón atrevido.

Hace casi un siglo que Diego Pequeño escribió sobre la caza de perdiz con reclamo. Fue Don Diego andaluz, ingeniero agrónomo y gobernador civil de Albacete: tres buenos títulos para saberlo todo sobre la patirroja. Conocedor del campo y sus secretos, escopeta de postín, cuquillero de excepción, nos dejó con su obra el tratado más completo y riguroso de cuántos se habían publicado sobre esa antigua suerte venatoria, que tanto le apasionó. No fue el primero, ni mucho menos el último; que esto de intentar describir el arte del perdigón, con sus emociones y misterios, sus gozos y desventuras, es tarea que ha cautivado la imaginación del reclamista con aficiones literarias, impulsándole no pocas veces a dejar constancia escrita de sus experiencias y recuerdos, para el deleite propio y el honesto esparcimiento de los demás.

Su libro, que solo se proponía entretener a los partidarios de la jaula y relatar, con profundo conocimiento de lo que llevaba entre las manos, todos los pormenores y secretos de lo que pensaba describir como conjunto de saberes relacionados con el puesto, acabó por convertirse, forzado por las circunstancias, en un vigoroso alegato a favor de los pajariteros, esa vieja tribu tantas veces zarandeada por unos y otros. Pero, al igual que sucede a muchos escritores, Pequeño se vio arrastrado por la dinámica de sus propios argumentos hacia un desenlace muy diferente al que inicialmente se propuso. Quizá porque como decía un gran novelista a Don José -de los Cuenca- cuando te sientas ante unas cuartillas en blanco puedes tener claro el punto de partida, pero nunca el destino final de la tarea que acabas de empezar ni, mucho menos, los ocultos senderos, imprevisibles y misteriosos, por los que la pluma te irá obligando a caminar.

Durante varios años, a finales del pasado siglo, nuestro autor -Don Diego- se entretuvo en tomar notas y recoger abundantes datos, con miras a publicar un trabajo que recopilase las provechosas enseñanzas de su dilatada vida de puestero. Al parecer, confiaba en que la Ley de Caza, que se iba gestionando por entonces, encontrara acomodo por esa modalidad cinegética que, desde antiguo, contaba en toda España con amplio apoyo popular. No sucedió así. La norma, tan deseada, que se proponía actualizar las múltiples, dispersas y trasnochadas disposiciones existentes, de acuerdo con el espíritu de los tiempos, y los adelantos que, en pólvoras y armas, se habían ido introduciendo, prohibió colgar el reclamo. Eso sí: sólo en los terrenos libres; porque los dueños particulares de las fincas destinados a vedados de caza pudieron seguir practicando esas artes, aunque sometidos a determinadas condiciones relativas a tiempos hábiles, licencias para los perdigones y distancias que era preciso guardar en relación con las tierras colindantes.

Al publicarse en 1.902 el esperado texto lega, tan duro con los puestistas, don Diego no lo piensa más: se encierra en la finca “El Santo” y con irritado apresuramiento, se pone a la tarea de terminar la obra, a la que dará un giro decisivo, imprimiendo a sus páginas un encendido carácter polémico y apologético. En ella se rebela contra lo que consideraba sinrazones y torpezas, esgrimiendo en apoyo de sus puntos de vista los más sólidos e hilvanados argumentos. El resultado sería una vibrante defensa de la modesta grey de los partidarios del cuco, frente a los influyentes y poderosos grupos que acaban de lograr que, con las salvedades antedichas, el perdigón continuara fuera de la ley.

A pesar de tan nobles y saludables intenciones, Don José entiende que Pequeño no logró convencer a nadie. Quizá porque, ante esa forma de trastear la perdiz, no caben más que dos actitudes: o se la conoce de verdad, con todos sus variados atractivos, y entonces sobran las páginas dedicadas a su gloria y alabanza; o se la ignora, que es lo más frecuente, y en tal caso es tontería pretender defenderla a fuerza de sesudas y bien dispuestas razones, que no harán la menor mella en quienes no han tenido ocasión de sentir tan singular experiencia, ni se han visto tocados por este venenillo a lo largo de su vida.

Con bien templados ánimos, Pequeño quiso cargar sobre sus hombros –tiempo perdido- la tarea de contener las críticas y alzarse contra el desafuero que, a su manera de ver, suponía la prohibición selectiva y la discriminatoria que acababa de consagrar la nueva ley. Y para acudir a todos estos frentes, echó mano de cuantas ayudas pudo imaginar, desde el testimonio de los más prestigiosos hombres de ciencia hasta el sentir del pueblo llano, venero inagotable de curtidos cazadores. Apoyándose en la autoridad de naturalistas como Buffón, en un ancho conocimiento técnico del campo, en los datos proporcionados por su propia observación y en las opiniones, que tan bien conocía, de centenares de aficionados andaluces y manchegos, preparó un gran alegato contra los arts. 18 y 19 de la nueva ley “esos arts. Que destilan hiel e inquina contra los reclamos”.

El párrafo tercero del tristemente famoso art. 19 daba facultades a la Guardia Civil y a los guardas jurados no sólo para incautarse los reclamos, en el supuesto de infracción, si no para sacrificarlos en presencia de sus dueños: algo que un pajaritero, unido a sus perdigones por tantos gozos e infortunios compartidos, no podía aceptar sin rebelarse contra semejante tropelía. La verdad es que el buen juicio de los encargados de velar por el cumplimiento de texto tan siniestro impidió, la mayoría de las veces, su aplicación en la práctica. Dicho sea en honor suyo y en el de los que, más tarde, acabarían por abolir tan desdichado mandamiento.

No piensa Don José en repetir los razonamientos de Pequeño pues no quiere caer en la tentación de la polémica. Y porque como ya dijo, son innecesarios para los entendidos y resbalarían sin provecho por la piel de los muchos pardales que combaten el puesto. Pero conviene subrayar un aspecto que suele pasarse por alto por quienes escriben a favor o en contra de la jaula: el carácter popular de este ejercicio, de tan larga tradición entre las más humildes escopetas de antes y de ahora, a las que se les privó de la posibilidad de colgar el pájaro en las tierras libres y comunales, únicas donde estaba permitido hacerlo a los modestos cuquilleros de pueblos y cortijadas. De nuevo, la cadena se rompía por sus más pequeños y frágiles eslabones. Como siempre.

¿Caza de ricos, caza de pobres? En nuestra tierra -continúa Don José- el reclamo fue siempre caza de todos. Pero los legisladores se empeñaron en sembrar cizaña y hacer distingos, inútiles por demás, con la intención de complacer a los que estaban arriba, reservando para ellos (con las limitaciones señaladas) el derecho a disfrutar del perdigón sin sobresaltos, mientras que los aficionados de a pie tenían que meterse en el tollo con un ojo puesto en el tanganillo y el otro en la lejanía del camino, por lo que pudiera tronar. Aquella legislación autorizaba lo que Pequeño denominaba la bárbara hecatombe del ojeo, que permitía a un reducido número de privilegiados abatir cientos de perdices en una sola jornada; pero proscribía, sin causas seriasen opinión de Pequeño que lo justificasen, salir al campo con reclamo, esa “distracción democrática al alcance del último menestral”.

Contra esta brillante manifestación de la ley del embudo arremetió el que fuera gobernador civil de Albacete en los siguientes términos: “ Y cuando se blasona de democracia, se prohibe esta inocente distracción bajo futiles pretextos y conceptos erróneos…sed siquiera francos, y arrojando la máscara, declarad con gallardía que solo se persigue el que la caza en los dominios españoles sea en adelante patrimonio exclusivo de potentados y políticos de influencia, borrando así de una plumada, con leyes autocráticas, la gloriosa historia de la conquista de nuestras libertades retornando a los tiempos ominosos en que el derecho de caza era patrimonio exclusivo del señor feudal.”

Medio siglo separa la obra de Pequeño del librito denominado la caza de perdiz con reclamo de Jara Ortega. Don José, jaulista de reconocido prestigio, redactó un breve trabajo en que combinaba sus experiencias en una provincia de tan larga solera como Guadalajara. A nuestro autor le llamó poderosamente la atención de que su prólogo, interesante y particular llevare la rúbrica del Conde de Romanones que despachando la solicitud de Jara Ortega, en una de sus últimas cartas, de 14 febrero 1.950 dijera que aunque hubo sido durante mucho tiempo aficionado a la caza del reclamo, la he aborrecido por que creo que es infame, y para dar mayor firmeza al argumento subrayó la palabra aborrecido con su ya temblorosa mano. Don José Jara tuvo la honradez y la valentía de incluir un facsimil de este pliego al comienzo de la obra –continúa Don José el de los Cuencas- resultando un casi interesante y, en verdad, poco frecuente: el de un viejo reclamista que, con sus amigos alcarreños y toledanos, había practicado esta caza en la juventud, para abandonarla precisamente cuando las facultades físicas de las que nunca estuvo sobrado el Conde de Romanones le comenzaban a flaquear. Otro aristócrata, el famoso Barón de Cortes, con amplia trayectoria de gran señor y merecida fama de experto venador, recorrería el camino contrario. En sus recuerdos de caza sacados a la luz el mismo año en que se restaura en España la monarquía de Alfonso XII, nos relata –dice Don José- como tiempo atrás había publicado un folleto en Valencia en el que se calificaba de “asesinato bochornoso” la muerte de una perdiz en plaza, para luego rectificar y convertirse en ferviente partidario de la sufrida cofradía de los cuquilleros. El barón que dominaba las múltiples facetas de las artes cinegéticas, llegó tarde a esa fiebre de la jaula, para encontrar en ella “las mayores satisfacciones que se puedan imaginar”. Y eso lo dijo quien conocía bien la completa variedad de lances que, en todas sus modalidades le proporcionó la caza.

¿Cuál de nuestros dos veteranos cazadores tenía razón?

Don José está seguro de que, también en este punto, se dividirían las opiniones. Porque según él, el tema del reclamo leva, y ha llevado siempre consigo, el agridulce condimento de la controversia. Los autores que han tomado la pluma en su defensa en estos últimos años, que no son pocos, tratan de probar que la mayoría de los ataques proceden de quienes no saben lo que es un puesto; algo que desconocen pero que, por principio, y sin mayores hondaduras, les parecen que deben rechazar. Asó lo mantienen entre otros, Enríquez Vallejo, el Marqués de Melgarejo o Francisco Enríquez. Don José cree que no vale la pena terciar en esta rancia disputa quizá –sostiene- al haber tenido oportunidad de escribir su libro con una normativa que acepta y regula la práctica del reclamo –como la vigente- de tan hondo arraigo popular en las tierras donde nacimos y nos criamos. Pero algo quiere decir Don José de la fuerza sorprendente de esta pasión; del enorme vigor con que pega a quienes la han saboreado; de la manera que enciende nuestra imaginación, invitándonos a buscar en el monte, en mañanas de escarcha y en tardes de aguacero, o en soleados, y bonancibles y luminosos carasoles, el encuentro con la naturaleza, en la soledad de la sierra; y como desde hace siglos, los españoles han arriesgado honra y fortuna por un placer y una afición, dice Don José, al menos debería merecer el respeto de los demás. Aunque solo sea porque, como decimos en Andalucía, algo tendrá el agua cuando la bendicen.

Es muy antigua la costumbre de concertar de este modo la perdiz. Mucho más, desde luego, que el arcabuz, e incluso la ballesta que en sus orígenes fue tenida por cosa de brujería, cazando la pluma. Después, la pólvora supondría una gran revolución; y con ella las primeras prohibiciones. Quizá la más espectacular fuese la pragmática del príncipe Felipe en 1.552, que prohibió la tenencia y caza del reclamo bajo la pena de seis mil maravedíes y seis meses de destierro. Y a pesar de todo, los aficionados siguieron con su marcha y desafiaron el peso de la ley, poniendo a prueba el celo y las buenas piernas de los agentes encargados de aplicarla en baldíos y serranías.

Tan rigurosa imposición sólo consiguió –faltaría más Don José- excitar el apetito de la fruta vedada, que ahora se ofrecía tan tentadora. Los partidarios del cuco encontraron en ese desafío el aliciente adicional que tan poderoso atractivo ha ejercido para el español de entonces y de siempre: saltarse a la torera códigos y pergaminos, como piense que alguien se la quiere jugar. Y buscar las vueltas a quien pretenda discriminarle en provecho de unos pocos, para reirse en las barbas del lucero del alba y, por descontado, acabar haciendo su real gana. Nunca fue más cierto el dicho popular de que, en nuestro país, las leyes se hacen pero no se cumplen. Así que los cazurros y bravos aldeanos, menudos son estos personajes de paniego y esparteña, manta zamorana y navaja cachicuerna, decidieron continuar haciendo puestos por las sierras andaluzas y los campos de Castilla, contra viento y marea.

Desde antiguo, señor periodista, esta afición había podido con todo: con la ley, con las mojoneras, con los guardas, hasta con las costumbres más respetables. Don José no pretende ensalzar las maravillas de esta caza, porque no lo necesita; ni tampoco defenderla: para qué; o convencer a quienes albergan dudas sobre sus muchos alicientes, que ya no está para homilías; ni salir al paso de quienes, desde los más diversos ángulos, descargan la andanada de sus críticas contra los pacientes pajariteros a quienes, dicho sea de paso, por un oído nos entra y por otro nos sale. Los furtivos cazadores de andar quedo y capa luenga, como los definió Machado, se han movido siempre, desde que existen las perdices entre el entusiasmo de unos y las incomprensiones de otros, sin que les importe demasiado lo que piensen los demás. Porque el perdigón no tiene aficionados sino devotos, y como el flamenco, lleva dentro ese oscuro pellizco de misterio que sólo pega a quienes han tenido la fortuna de sentir su escalofrío. Es muy tarde ya, para que a estas alturas, alguien pretenda decir la última palabra en un debate que dura siglos. Don José no lo piensa intentar, escribiendo tan sólo para quienes quieran hacer junto a él camino, a través de un mundo de bellezas y contrastes, en que se mezclan la serenidad de las llanuras manchegas con la hermosura de los serrijones de Andalucía, entre legalidades e ilegalidades.

Saludos a los cuquilleros.
26 feb. 2007 23:37
Sierra
Gracias de nuevo, Chanteo.Creo que tras la lectura de tu comentario sobran añadiduras.
Los que somos devotos de esta modalidad lo seguimos teniendo muy claro, como tú y Don José Cuenca.
Recomendaría al Sr. Empedernido que leyese el libro de este último, a ver si se queda con algun apunte.
Un abrazo a todos los jauleros.
Sierra
28 feb. 2007 11:01
Perdigacha
Desde los doce años he practicado la caza, ahora tengo cincuenta y dos y mi vida, sin la caza no se lo que seria, cazo solamente la perdiz en la zona norte de la peninsula, es decir perdiz de alta montaña, donde las facultades fisicas tanto del perro como las del cazador, no se deben de descuidar,con esto quiero haceros comprender,en la dinamica que entras, para tratar de vencer a esas perdices que se descuelgan como aviones, y tratar de ser mas listos que ellas.Entro en cuestiòn, siempre he tenido curiosidad por ir y ver todo lo referente a la caza del perdigòn, hace 15 dias tuve la suerte de ser invitado por un amigo.Fue emocionante sentir a la jaula cantar y atraer al campo, se me cortaba la respiraciòn, cada vez que sentia al campo mas cerca, pero cuando llego el momento del disparo, le pedi por favor a mi amigo que no la matara,vi aquel animal tan engañado que me dio pena, no se le estaba dando la oportunidad de defenderse.Todo el lance fuè precioso menos el momento final, por cierto mi amigo me comento que tenia que matarla pues sino para la jaula era malo, si la matò pero os puedo asegurar que cerre los ojos, pues no quise verlo. Creo que no voy a repetir. Un saludo.
28 feb. 2007 22:04
Perico el Chopo
Ritual,caza selectiva,sacrificio...y todo lo que vosotros querais.
Estar sentado 2 horas en un metro cuadrado mirando por una tronera que lo mas que ves son 5 metros cuadrados se le llama caza selectiva,que alguien me explique que tipo de caza selectiva es matar al pajaro valiente,el pajaro que defiende hasta la muerte su territorio.La respuesta me la se!! ese es el pajaro viejo de la zona,el que no deja criar a los jovenes,y pregunto yo,quien dice que ese es el pajaro viejo y cascon? como se puede saver la edad de un pajaro matado en el campo?.
El otro dia en la feria de la perdiz de mi pueblo (San Jose del valle)en la charla de presentacion de la feria un sr.de la Federacion de Caza Andaluza decia que no se le podia llamar celo al celo,ya que esa palabra no gusta al publico,como le llamamos?todos los que conocemos la caza del reclamo sabemos que todo va segun el celo del campo y si no hay celo no hay pelea.Quien cuenta las pajaras y pajaros que hay en un coto?como se sabe que un coto tiene mas pajaros que pajaras?quien cuenta los pajaritos que cojen los furtivos en verano para luego venderlos para el reclamo?quien cuenta las nidadas que se llevan los furtivos para sacar pajaritos con gallinas y venderlos para el reclamo? quien cuenta los pajaritos que se mueren en los cajones de los furtivos y no llegan a reclamo?quien cuenta las vandadas de pajaros cojidas por la noche con el arte en las primeras aguas para vender los machos para el reclamo? Y QUIEN ME CONTESTA ESTAS PREGUNTAS?.
El reclamo,los ojeos,la becada a la espera,las monterias,matar un benao en la berrea,la caza con huron con red,matar en un comedero...deportivamente no es caza.
Esta es mi opinion,y conozco muy bien la caza con reclamo.Me gusta la caza,lo deportivo y lo no deportivo,lo legal y lo no legal.

Saludos para el que los quiera.

Pedro Perez.
Practicante de la caza sin Muerte
02 mar. 2007 23:06
juan
El mismo royo de siempre , todos los años el celo muy malo, no se matan tres perdices,etc.Lo cierto es que en la mitad de los cotos, despues de la temporada de las pocas que se escapan matan otras cuantas, cuando la mayoria estan ya en colleras para criar. y yo no se si se de que escribo creo que si la unica vez que fui, mi padre le mato tres en el mismo puesto a su perdiz.
04 mar. 2007 17:06
moi-jo
Hay modalidades de caza que las acepto aunque no las comarte.
Hace años la sorda se mataba al paso (una modalidad de caza ) .Hasta que fue prohibida.
si continuamos asesinando la caza, dentro de muy poco no quedara donde salir a cazar una sola pieza con el pobre perro.
La perdiz con reclamo es algo parecido a la de matar sordas en los pasos. No tienen ninguna defensa y se matan el cien por cien .
La perdz en su campo y la la sorda en su monte tiene una defensa.
Cuesta mucho mas cazarlas y se matan menos.
Por poner un ejemplo de lo que mas conozco :
una sorda cuesta cazarla de tres a cuatro horas en el monte, mientras que en los pasos se matan en diez minutos . Algo parecido a la perdiz con reclamo que no tiene escapatoria .
Un saludo a todos los cazadores con perro de muestra que respetan la caza y por el bien de todos.
05 mar. 2007 12:15
Juan Carlos (dos tiros es suficiente)
Un saludo a todos/as.
¿Es esto cazar? para mi no lo es, ni lo será nunca,cazar es actuar en igualdad de condiciones con el animal y en su terreno y "ganarlo" si somos capaces por nosotros mismos.Si esto no es así ¿No será que la pieza a sido mejor que nosotros?.¿No es suficiente ventaja nuestro perro, nuestra arma y nuestro instinto? ¿Tenemos que buscar siempre una posición de superioridad declarada respecto a la pieza? Que gratificación tiene esto.Pienso que no hay situación que mas llene a un cazador, que salir al monte, acechar a su pieza y abatirla sin escondites, sin rifles de 300 mts. de alcance, que la pieza sepa que estamos allí y actúe con su instinto, que el lance sea de poder a poder y si somos capaces de abatirla excelente, si no, aceptar nuetra "derrota" y aprender de nuestra pieza huída.
Quiero pensar que esta forma de entender la caza es la de la mayoría del colectivo y también me gustaría pensar que es la forma más respetuosa que tenemos para realizar una selección natural de los mejores animales y de los mejores cazadores.
Un ilusionado con la caza que siempre he vivido en mi familia y que pretendo inculcar a mi hijo. Una TRADICIÓN de siempre.
07 mar. 2007 12:00
Oto
Creo que aquí sólo hay una cosa clara. Una modalidad se practica, habitualmente, porque se ha mamado desde crío y se leva en la sangre; y ante eso no hay razones que valgan. Soy perdicero de los de páramo; de los que matan una perdiz por cada diez kilómetros de barbecho embarrado que atravieso; de los que para la mano y echa una hora si hace falta para cobrar esa perdiz alicortada que te la juega. Y admito que no sería capaz de apiolar un machazo de perdiz hinchado, plantándole cara a ese reclamo del ignora que es un engaño; pero lo mismo que me costaría mucho meterle una bala a un corzo o disparar a una liebre en la cama. Ojo, no estoy comparando; simplemente digo que quien hace esas cosas, deportivas o no, legales o no, es porque las ha mamado; y nadie va a hacerle cambiar de opiníón ni debería intentarlo. Me atrae la caza con reclamo, aunque en Castilla y León no podaos practicarla, pero creo, repito, que a mí se me irían todos los tiros medio metro a la derecha, aunque se me jodiera el perdigón.
08 mar. 2007 13:10
Angel
Ni los alcones cazan en igualdad de condiciones y mucho menos los humanos, sea cual sea la modalidad de caza que se practique, por cierto a mí me gustan todas, y no he practicado nunca el reclamo, una mano de 6 cazadores con sus 6 o 12 perros seguro que será más dañina para la población de perdices que esos mismos cazadores con reclamos, e incluso no me atrevo a decir que fuese más deportiva, creo que hay sitio para todo, y epocas en la vida para todo también, mi admiración para las personas que crian, miman, y cuidan un pajaro.
En cuanto a las poblaciones perdiceras, siempre excasas, lo importante es cuantas se matan y no hacerlo en exceso, lo mismo dá si se hace en ojeo, reclamo, mano, guerra galana, etc.
Un saludo para todos.
09 mar. 2007 11:47
luisl
Morir con dignidad es lo que hace el pájaro en la plaza. Mejor muerte quiero para mí defendiendo mi terreno y galleándome ante otro, aunque sea por la espalda o de lado, que huyendo cobarde ante la mano que me echa de mi terreno y me acosa con perros o voces, ¿por qué es mejor morir de pico huyendo ante un puesto? ¿No se matan por la espalda cazando en mano o al salto? ¿Por qué mejor un perro que un pájaro? Muchas más y con menos méritos se matan en el resto de cacerías y además no sé porqué tanta necesidad de justificar el reclamo, las de noviembre crían igual que las de febrero, no sé porqué tanto cupo ni tanta restricción de fechas, tal vez la misma vara había que aplicar al resto, seguro habría menos pamplinas en el campo y más cazadores que es lo que falta.
09 mar. 2007 13:51
mori
Lo unico que les gusta a la mayoria de perdigoneros es llenar el zurron.Cuando en la jara, unico refugio de la perdiz, no es tan facil.Diganle que solo maten al macho o que discretamente los espanten al entrar(puesto que solo les interesan ver trabajar al pajaro), te diran con enfasis que se estropea el pajaro,cuando lo unico que estropean es la mochila.
09 mar. 2007 20:59
Fiorito
Si disparar contra una cabra a doscientos metros con un rifle de la leche y una óptica acojonante te parece un crimen, puedes decir exactamente eso sin temor a que una horda de cazadores te fusilen digitalmente. ¿Si hablas mal del reclamo?: buena suerte.
10 mar. 2007 09:54
GANSO-SILVESTRE
PREFIERO ALMOLZAR CON ESTE "SR.", Y CREO QUE ESCRIBIRA OTRO ARTICULO, RETRACTANDOSE DE LO MENCIONADO
14 mar. 2007 23:43
Pepe Rodríguez
Llevo muchisimos años como cazador activo practicante de la menor pero solo me dedico a la perdiz desconociéndo otras modalidades y continuando con éste bello deporte legado de mis ancestros y siguiendo las normas y directrices que me inculcaron desde niño.
Al leer el articulo de D. Miguel Torres me vino a memoria uno de los Mandamiéntos de mis queridos y admirados ancestros: "Nunca dispares a un animal estático".
Escribo desde Canarias dónde no está bién visto dentro de nuestro colectivo y buenas costumbres transmitidas disparar sobre un animal inmóvil o estático.
Saludos.
A1
16 mar. 2007 21:52
diego
es lo unico que me anima a contestarte el pensar que dices lo que dices por ignornacia si es verdad que respetas esa modalidad de caza o acaso te disfrazas de bonachon y haces ese articulo con toda la malaleche del mundo intentando de disimularla con la verborrea que tienes , buenpo decirte que yo no la practico pero la conozco muy bien y a muchos que la practican y es tanto el el esfuerzo y la dedicacion que les tiene , bueno es todo un año de trabajo para 14 dias de caza que luego si lo comtamos como tu dices a traicion , te digo que la traicion es poca por que el jaulero no coge ni el 10% de cualquier cazador en mano , pero te digo mas si el jaulero pudiera hacer como el de la pesca sim muerte seguro que el 100% la haria, saludos diego.
24 mar. 2007 21:22
eprieto
Es mucho mas dificil matar perdices con reclamo, que hacerlo de cualquier otra forma,ademas menos dañino para el campo.
El que conosca el tema que opine.
Fdo. uno que las practica todas.
Saludos.
27 mar. 2007 11:47
patirroja
Sin verguenza , Sebastian no lo interpretes como un insulto todo lo contrario me refiero solamente a la falta de verguenza en publicar un articulo que no tiene pies ni cabeza. Me esplico como bien dices cazador empedernido si fuesen humanos el bando de perdices al que tiras....., si fuesen humanos la monteria a la que vas como se sentiria el guarro o guarrillo Sebastian......, o a lo mejor vas a un ojeo de perdiz Sebastian, como se sentirian si fuesen humanos....... No se Sebaastian no se que clase de modalidad practicas de forma empedernida, pero me da igual si fuesen humanos como tu dices y ademas te digo que no se hasta que punto tu lo puedes ser cuando te permites realizar esta crítica, mejor dicho cazador empedernido atentado crítico.
Creo cazador empederndo de modalidades que no comparas a tus piezas como humanos, solamente las del reclamo. Creo que los aficionados a este ARTE merecemos una disculpa.
29 mar. 2007 09:03
Quiniga
Estimado Chanteo:
Me ha encantado tu artículo, conoces el tema y la historia del perdigon en profundidad, (aunque tu seudónimo no se corresponda con tu personalidad escritora). No me gusta entrar en polémica, maxime cuando llevamos varios siglos debatiendo la caza del reclamo. Por favor, dejennos en paz a aquellos debotos de San Antón, que despues de mimar nuestros reclamos durante once largos meses, conseguimos disfrutar varios días cada temporada y abatir algunas perdices, a costa de fastidiar nuestras posaderas
04 abr. 2007 13:42
SIGLOXXI
Del reclamo es el furtivismo que empieza ahora en abril cogiendo huevos y termina en agosto cogiéndonos a los cotos los últimos perdigones para enjaularlos.
06 abr. 2007 14:14
ALEPUS
EL CAZADOR DE RECLAMO ESTA HIPNOTIZADO POR SU AFICIÓN, ES IMPOSIBLE QUE PUEDA COMRENDER LA FORMA DE CAZA DE ESTA MODALIDAD. SOLAMENTE A UN COMPAÑERO QUE LA PRACTICA, LE HE PODIDO HACER CONFERSAR EN LA INTIMIDAD, QUE ES UN VERDADERO FUSILAMIENTO A LA PERDIZ. IGUAL QUE OTRAS MODALIDADES.
APARTE LOS BUENOS PAJAROS PARA EL PUESTO SON LOS CONSEGUIDOS EN EL MONTE (HUEVOS, PERDIGONES). LOS DE GRANJA ES RARO QUE SALGA UNO BUENO.DICHO POR ELLOS
MISMOS. QUIEN VA A TENER LA VALENTIA DE RECONOCER ESTO EN PÚBLICO. NINGUNO. SIEMPRE INTENTO SER RESPETUOSO CON EL TEMA, PERO NO SE PUEDE DEFENDER LA MODALIDAD BASANDOSE EN QUE ES LA QUE MAS SATISFACION PRODUCE, LA QUE MAS ME GUSTA, LA QUE MENOS MATA ETC......
DECIROS A LOS COMPAÑEROS CUQUILLEROS, QUE ME GUSTARIA DEFENDAIS ESTA MODALIDAD CON MOTIVOS ECOLOGICOS Y NO CON LA SATISFACCIÓN INDIVIDUAL.

SALUDO, SUERTE, Y RESPETO HACIA TODAS LAS OPINIONES.
07 abr. 2007 06:11
perdigacho1
este sr. na mas se ha metido en nuestra pajina para dar por el culo un ratito no tiene ni idea de lo que dice suponiendo que sea cazador un saludos pa los buenos perdigacho1
13 abr. 2007 01:42
sera
con respeto a todos los reclamistas y respetando su opinion, bajo mi punto de vista esta modalidad de caza me parece que no es nada correcta, debido entre otras causas a que la misma es desarroyada en epoca de celo de la especie y no entiendo el porque no se la deja criar tranquila.Lo que si sabemos todos los cazadores luego es quejarnos de que no hay perdices cuando se abre la veda. en fin esto no hay quien lo cambie asi que seguiremos quejandonos otro año mas.
20 abr. 2007 23:42
egea
Sr. TORRES:
Vd.comenta qye el enemigo del cazador no es el ecologista, si no el furtivo.
Le doy la razon en lo concerniente al furtivo, pero le aseguro que el peor enemigo que tenemos los cazadores (sobre todo los aficionados al reclamo) son los propios cazadores empedernidos como Vd. que desconociendo por completo esta modalidad se atreve a condenarla de esta forma.
Ya es hora de unirnos todos los que sentimos la aficion de la caza sea la modalidad que fuere y intentar que los politicos que siempren actuan por los votos sientan una gran preocupacion a la hora de dctar leyes en contra nuestra.
Mucho me temo que si seguimos asi de desunidos nos iran reduciendo poco a poco hasta que no tengamos donde ni como cazar.
Que conste que he practicado todas las modalidades de caza y para mi todas merecen el mayor respeto.
Me parece muy bien que cada uno sea libre de comentar lo que le apetezca pero que no sea pa desunirnos.
UN SALUDO
25 oct. 2010 19:33
Albon
El reclamo no deteriora la especie, la aniquila, eliminando los machos y hembras mas fertiles, que darán unos mejors y mayor numero de pajaros, pero algunos. Pero algunos la minoria de los cazadores no se quieren dar cuenta y lo que es peor nos quieren hacer parecer tontos a los demas, con alusiones al desconocimiento, que se haga un referendun entre los cazadores, la caza es un deporte el que se sienta asesino, que se dedique a matar gorriones detras de una tronera, pero a la reina de la perdiz que la deje en paz y que no le dispare como a un terron de barro.

 

Sebastin Torres
Sebastián Torres: Periodista y cazador empedernido. Sevilla.

«El enemigo del cazador no es el ecologista, sino el furtivo».

«No hay mejor ecologista que un verdadero cazador».

Conversaciones Activas

blogdecaza@hotmail.com

RSS