A Salto de Mata

20 ago. 2010 12:26

5 comentarios
2.821 lecturas

«Una sociedad democrática avanza cuando prohíbe»

Da qué pensar. La frase en cuestión es fruto de una de esas mentes preclaras predestinadas a salvar humanidades varias con la razón, su razón, por bandera, imponiendo, que no razonando, sus razonamientos: ¡O tragas o deglutes!

La ley de las minorías mayoritarias campa por sus respetos y el que no… ya sabe, contra más llore menos mea. Y eso que el ‘señor’ Puigcercós, autor de semejante estalinista axioma con el que abrimos esta disertación, es progresista, liberal, republicano y de izquierdas ¡Manda… de esos, si Marx o Engels levantaran la cabeza!

Aunque daría para unos cuantos cientos de páginas el indagar en la mente de tanto moralista, salvador, preclaro y descerebrado –cuyo único objetivo no es otro que el de seguir montados en la burra sin doblar el espinazo−, no es cuestión de entrar a su trapo, aunque, la verdad, ganas dan de promover una de sus ILP, Iniciativa Legislativa Popular, entre los de aquí, para preguntar si queremos que se queden, aquí, algunos de los de allí.

Si he sacado a cuento semejante ‘democrático’ disparate, no es sino porque fue pronunciado a raíz de la ya famosa votación que prohíbe, cómo no, la Fiesta Nacional, en una parte del suelo patrio, que, por lo que se palpa, quiere dejar de serlo. Y si realmente, siendo pragmático, me preocupa –aparte de por el afán prohibicionista de esta banda de mesiánicos redentores que nos está tocando sobrevivir− no es por otra cosa que por la parte que me toca. Que nos toca.

Las primarias reacciones, tras lograr lo de los toros, de esos que andan como locos por hincarle el diente a esto lo nuestro, muy crecidos ellos con su ‘triunfo’, fueron las de ponernos en la cruz de su visor y azuzarnos a las hienas de la ILP. Creo recordar, como aviso para navegantes, que cierto grupo de ecotontólogos en movimiento ya tiene una página en la internete recogiendo firmas contra nuestra actividad. Pero lo que realmente empieza a tener visos de alarma es que, por momentos, ya no son sólo los chupa subvenciones los que se despelotan en aras de sus hipócritas ideas –y digo lo de hipócritas porque defender a los toros eliminando la lidia no es sino querer acabar con ellos y porque si están en contra del maltrato animal, como dicen, ¿por qué no han prohibido también sus famosos correbous? ¿O no?−.

En los días siguientes a la polémica prohibición taurina e indagado en casi todos los ‘comentarios’ de casi todos los artículos relacionados con el tema, he leído muchas opiniones de esas que aparecen de corrido en muchos programas de la tele, he sondeado las páginas de los animalistas animales, de los ‘ecologistas sandía’, de los protectores de los excrementos del escarabajo pelotero y de los defensores del colorín patirrojo de la Cochabamba, entre otros cientos defensores de lo indefendible, y en todos, y todos es todos, las muchas opiniones, y muchas son muchísimas, la coincidencia generalizada es que ahora le va tocando el turno a la caza. Pero lo que más me aterra, y dicho queda lo del terror, es que ya no son cuatro esperpentos despelotaos los que expresan sus opiniones. Ahora, tras su ‘flamante triunfo’ con la ILP de la tauromaquia, los que opinan son albañiles, amas de casa, fontaneros, ejecutivos, estudiantes y abuelas haciendo calceta. Cuando vi por primera vez lo de la ILP antitaurina pensé: «¡Ya están los cuatro de siempre con sus protestas en cueros!». Del resultado final ni les hablo.

Si a todo esto le sumamos la oportunidad política, que está a la que salta, como no espabilemos un poco, y visos hay de que no lo haremos, podemos empezar a creernos lo del chiste de Juanito, el del mechero: «¡Date por jodido!». Las desafortunadas declaraciones de Núñez Feijoó, presidente de la Xunta de Galicia, cuestionando hasta la legalidad de la caza (aunque parece ser que luego las ha matizado −tras la reacción de los cazadores− y donde dije digo…), son una muestra palpable de que la espada de Damocles de la ILP está empezando a pender por encima de nuestras cabezas. Y, o la hacemos o nos la hacen.

No puedo resistirme a la tentación, para finalizar, de responder a semejante parida, la del Puigcercós, con un gran latinajo, muy arraigado en el acervo popular: Quod natura non dat salmantica non praestat. Pues eso, senyor Juan.


Publicado en la revista Caza y Safaris del mes de septiembre.

 

5 comentarios
25 ago. 2010 23:55
Igor24
Igor24  
Sr. Mata, permítame dar unos comentarios sobre su artículo. Para empezar, pienso que se vuelca demasiado en los toros y connotaciones políticas e hila poco dentro de lo que a los cazadores nos afecta; este comentario que tiene bastante de objetivo. Además, pienso que se ceba excesivamente en críticas contra algún partido cuando ya sabemos que todos o casi todos son unos chaquetas y cuando interese se pondrán contra la caza; esto es ya más subjetivo.

Lo que no tiene nada de subjetivo es que la tauromaquía, fiestas de los toros, etc. sean Fiesta Nacional. Usted y muchos otros o tienen la perspectiva constreñida a España o interesada y políticamente quieren adjudicar una obligada españolidad a la tauromaquia. Los primeros datos de esta afición datan de cuando España no existía; y aún más claro ¿no hay afición en Portugal, Francia y América? La tauromaquia ni ha nacido en España ni es exclusiva práctica y afición de este País. Un saludo y buena caza.
27 ago. 2010 02:33
A. Mata  
Comentarle, amigo Igor24, que 'nada más lejos de mi intención' que la de hacer connotaciones políticas al respecto. Si bien la descerebrada afirmación que da pie a mi artículo salió de boca de uno de esos 'políticos' que nos gobiernan y de un determinado partido, la intención de mi escrito no es otra, como vengo haciendo tanto tiempo, que la de avisar sobre el panorama que se nos avecina, sí a nosotros los cazadores, ante las circunstancias que se están dando y que, a la vista está, nadie parece querer ver. Razón tiene en su referencia a 'la chaqueta de los políticos', que no todos por suerte, aunque sí escasos, pero ellos van a lo suyo y de ahí éste y algunos de mis otros escritos... o nos ponemos 'las pilas', cosa que dudo cada día más, o nos las van a poner en forma de 'supositorio'. Intenciones tienen y, a la vista está, organización no les falta. Y apoyo político... ¡Ahí está la ILP!
Comentarle que también muy lejos de mis intenciones tener una 'perspectiva constreñida' de la Fiesta Nacional. Aquí cada uno es muy libre, y así nos va, de plantearse sus opiniones sobre 'lo nacional'. Sin embargo, ni usted ni nadie me puede negar, al igual que a un francés, un portugués o un latinoamericano, el derecho a ponerle el calificativo que me venga en gana a la Fiesta de mi nación, mi país y mi patria. No quiero entrar en connotaciones históricas, pero si revisa usted un poquito más la nuestra, la historia de esta nación, encontrará los origines de la Fiesta Nacional y hacia qué otros paises se ha derivado. Eso, claro está, siempre y cuando que no considere usted tauromaquia la leyenda (recogida por Apolodoro de Atenas en su Biblioteca mitológica) del Asterión o Minotauro, en la Cultura Cretense o Minoica, del segundo milenio a.n.e.
Un cordial saludo.
08 sep. 2010 14:01
pablo 65
pues como se metan con la caza pues tambien acabara desapareciendo por que aqui no pasa nada ,si no solo hay que mirar la cantidad de familias que lo estan pasando muy mal por la crisis y tampoco pasa nada a si que a rezar toca que no se metan con ella por que la prohibiran tambien luego los problemas que se deriven de no cazar que los resuelva otro

¿que quiere decir la ultima frase no la entiendo?
10 sep. 2010 08:09
A. Mata  
¿Alguien se cree que 'estos' van a parar? Ya tenemos otra ILP en Andalucía contra los toros... Perp no te preocupes Pablo que siempre habrá 'pistoleros a sueldo' dispuestos a hacer el trabajo sucio. Ya ha pasado. Aquí el caso es prohibir... hasta los bollos de los niños en los colegios, que ya hay que ser gilipollas...
La traducción literal de la última frase es 'Lo que la naturaleza no da, Salamanca no presta', que viene a decir poco más o menos que el que nace tonto, por mucho que vaya a la universidad, se muere tonto... o más en el caso de algunos.
Un cordial saludo.
18 sep. 2010 06:37
erresse
Estimado Antonio Mata
Ante todo perdone mi mal escrivir en Castellano, pero, soy Porugués.
Tenemos ya unas pocas de peticiones públicas en internet para acabar con la fiesta.
Menos mal que en tan solo tres dias las firmas por el si a mantenerla, suplantaran, y mucho, las de las propuestas contrarias, pero no se dá la gente cuenta de que todavia faltarán como unas 90.000 más firmas para validar tal intento que no deberia ni siquiera ser discutible por ser parte integrante de nuestra cultura.
La realidad es que a cada dia lo "politicamente correcto" va ganando más terreno, mientras se está aculturando la gente.
Comparto totalmente su dicho de que "o nos ponemos las pilas, o nos la meten".
Un saludo cordial
Antonio Mata Antonio Mata es redactor de la revista Caza y Safaris.

Conversaciones Activas

RSS