Loco por las Armas

Enfermedades del cazador

Un tema que no solemos prestar la atención necesaria… ¡y deberíamos!

13 jun. 2016 - 14.593 lecturas - Un comentario

Hoy en día, la caza ha cambiado muchísimo frente a sus orígenes cuando era básicamente la lucha por la supervivencia.

Hay un momento en que la caza se parte en dos filosofías, la original, la lucha por la supervivencia, frente a la caza como actividad lúdica o deportiva.

Como en todas las actividades a la intemperie, el campo sigue siendo prácticamente el mismo. Obviamente, acercarse al lugar de caza es más rápido y cómodo ahora (coche), y hay un grandísimo cambio: la ropa y el calzado.

La ropa ha evolucionado muchísimo con tejidos de más abrigo, más aislantes y más resistentes a las inclemencias del tiempo, agua, frio, viento… El calzado, quizás aún más. Más resistente, más aislante, mejor agarre o sujeción…

Esto ha minimizado lo más común: catarros, infecciones oculares y auditivas, pulmonias, bronquitis…

Luego tenemos problemas típicos… quemaduras por cañones calientes, pellizcos por cerrojos, palancas, etc., lesiones por caídas y tropezones, catarros variados, bronquitis y derivados, y lo que más sufre de todo… ¡los oídos! Ahora hay multitud de cascos con válvulas de seguridad para evitar lesiones graves en los tímpanos, pero realmente los oídos son los que más sufren (en mi opinión).

Con el tiempo actual, y pensando en la media veda, otro gran problema es el calor y el sol. Aquí lo importante son unas precauciones básicas. Beber y llevar agua (cuidado con los riachuelos y fuentes, que pueden llevar agua en mal estado), darse crema para el sol y llevar un gorro o gorra para evitar el solazo en la cabeza. Evitar las horas de grandes calores (de 12 a 16) y beber frecuentemente (aunque suene a tópico, evitar el alcohol que realmente deshidrata, aunque una cerveza fresca seguro que sienta bien!).

Siempre están las molestísimas picaduras de insectos, concretamente los tábanos suelen ser los peores por voracidad y molestia de las picaduras. Hay quien dice que los repelentes tipo Aután funcionan, otros que no funcionan, yo he probado todo, y si te van a picar, ¡date por picado! Cosas estilo Afterbite funcionan bien en caso de picaduras varias. Atención a culebras y posibilidad de víboras, pero un buen calzado suele evitarnos estos problemas (por otra parte muy aislados).

Recomendaciones básicas:

  • Buen abrigo, el apropiado. En verano, ropa fresca y evitar pantalones cortos para minimizar rozaduras de zarzas, espinos y limitar picaduras.

  • Cuidado con las sudadas y luego enfriarse.

  • Abrigo en la garganta, cabeza y, con mucho frío, oídos.

  • Con calor, gorra/gorro y beber agua frecuentemente.

  • Con mucho sol, ¡protector solar!

  • Buen calzado, importante pies secos y, a poder ser, bien aislados.

  • Gafas de seguridad, no tanto por la naturaleza, pero sí por los restos de polvora en armas semiautomaticas.

  • En lo posible, oídos protegidos.

  • Cuidado con los cerrojos y palancas, accionar con suavidad, y asegurar visualmente que no tenemos un dedo en piezas moviles.

  • Cuidado con quemotazos por cañones.

  • Pisar firme, y descargar el arma o poner seguro en los tránsitos de un lugar a otro, prestar atención en dónde pisamos.

  • Si hay riesgo de lluvia, ropa impermeable y ¡a secarnos cuanto antes!

 

1 comentarios

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

14 jun. 10:57
Orix
Orix   «www.cmsafaris.info»
Si pruebas el Relec, te darás cuenta que hay repelentes contra insectos que sí funcionan.
Joaquín de Lapatza
Cazador por pasión, amante de la naturaleza y gran aficionado a las armas, la óptica y la munición. «Me gusta compartir mis experiencias de caza desde las sensaciones y explicar las cosas de manera sencilla y fácil de entender»

RSS