Modelo R8 de Blaser

Lujoso y elegante

 

Inspirado en el archiconocido R93, su diseño se concluyó en 2008 y, durante dos años, fue sometido a unas pruebas durísimas. Ahora que por fin ha llegado al mercado, no hemos podido resistir la tentación de dispararlo…

Blaser, 17 años después del lanzamiento de su revolucionario rifle R93, ha puesto en circulación el nuevo modelo R8, que cuenta con importantes avances mecánicos interiores si lo comparamos con el anterior modelo, que ha servido de inspiración. Y decimos inspiración porque ambas armas no tienen nada que ver a pesar de su gran parecido ni sus piezas se pueden intercambiar entre sí. Se han tardado cinco años en diseñar este rifle, que estuvo acabado definitivamente en el año 2008 –de este dato deriva su nombre– y ha salido al mercado hace muy pocas semanas.

Excopesa, empresa distribuidora de Blaser en España, nos cedió el pasado mes uno de estos nuevos rifles R8 –Modelo Luxus– para que pudiésemos probarlo. Al desembalarlo nos dimos cuenta de que nos encontrábamos ante algo diferente solamente con ver su magnífico maletín de transporte, ribeteado en todas sus zonas de cierre con piel de color natural que otorgan al conjunto un atractivo y elegante toque. Al abrirlo, observamos una serie de partes que nos recordaron al anterior Modelo R93, pero nada más lejos de la realidad, pues al observar alguna de ellas apreciamos que hay notables diferencias interiores.

 

 

El cierre, también lineal

Al igual que en el R93, la forma de acerrojamiento del R8 es lineal y el principal cambio que percibimos al tenerlo en la mano es que cuenta con un cargador desmontable que, curiosamente, forma un conjunto integrado con el gatillo y su guardamonte. Tanto es así que se puede desmontar completo y separarlo del arma cuando se considere necesario. Al quitar este conjunto el arma no puede cargarse y la palanca del seguro vuelve automáticamente a la posición de desamartillado, debido a lo cual sin este conjunto no podrá ser disparada. Como consecuencia del diseño de este cargador ubicado encima del gatillo se ha conseguido que la longitud total del rifle sea aproximadamente 9 centímetros más corta que en otros rifles de tipo tradicional con cañones del mismo largo.

La báscula o carcasa, fabricada con aleaciones de aluminio aeroespacial, está perfectamente sujeta a la culata y al guardamanos delantero formando un conjunto muy rígido. En ella están entallados los canales-guía para la colocación del cerrojo y en su parte posterior está encajado parte del mecanismo de disparo. Su terminación es de un agradable color gris mate y en ambos laterales las pletinas tienen grabadas unas elegantes escenas de animales en la naturaleza.
El grupo del cerrojo y de los mecanismos de disparo cuenta con un sistema de acerrojamiento radial más largo y robusto que el de su antecesor. Está dotado con un sistema de cierre concéntrico extremadamente resistente mediante el cual la cabeza del cierre, que cuenta con 14 tetones de acerrojamiento, se encaja directamente en un canal entallado en el interior del cañón sin hacer ningún movimiento giratorio.

 

El cañón, de tan sólo 65 centímetros

El cañón está fabricado en acero martillado en frío y cuenta con alza y punto de mira de rampa, ambos con guía de color blanco para su perfecta alineación durante el encare. El diámetro en la zona de recámara es de 31 milímetros y en su parte superior están entalladas cuatro cavidades con formas especiales para la colocación de elementos ópticos. En su parte inferior tiene instaladas dos gruesas barras de acero roscadas cuya función es la de sujetar fuertemente el cañón al mecanismo mediante unas tuercas especiales flotantes, ubicadas en unos soportes insertos en el interior de la culata, de tal forma que el cañón se asienta perfectamente en la cuna de la acción del arma. También en esta zona, y entre estos dos elementos, cuenta con un fresado transversal en el que se encaja una pieza de acero a forma de tope para dar mayor resistencia y seguridad al conjunto, evitando cualquier tipo de movimiento. La zona de la boca de fuego tiene un diámetro de 17 milímetros y está refrentada de forma ligeramente cónica hacia el interior para evitar el deterioro de las estrías ante un posible golpe. Su cañón está perfectamente terminado, como todo el resto del arma, sin la más mínima marca de mecanización, y el acabado es en pavonado negro semi-mate.

 

 

La madera, magnífica

Su madera es de nogal de buenísima calidad —grado 4 en el modelo probado—, cuenta con unas bellas vetas y está perfectamente acabada y dotada con un elegante y fino picado tipo inglés. Su carrillera, de tipo bávaro, es bastante singular y cuenta con un doble acanalamiento de adorno que resulta muy elegante. La parte delantera de su guardamanos, con forma schnabel, está adornada con una pieza de madera de ébano. Cuenta con un ángulo más marcado en el pistolete de su empuñadura que permite una sujeción muy agradable, pudiendo realizar disparos mucho más controlados debido a la posición del dedo en el momento de disparar.

 

Diseño modular

Estas armas ha sido diseñadas y fabricadas siguiendo criterios modulares, mediante los cuales son intercambiables los cañones, guardamanos delanteros, culatas, cerrojos y cabezas de cierres, pudiendo montarse el arma ideal para cada tipo de caza o gusto personal del cazador.

Estos rifles han sido sometidos a unas exhaustivas pruebas de sobrepresión, solicitadas por el fabricante, a partir de 10.000 bares de presión. Fueron realizadas progresivamente hasta alcanzar en algunas series de disparos una presión media de 14.000 bares, sin que se produjera ninguna apertura en el cierre ni daños visibles. Posiblemente éstas hayan sido las pruebas de sobrepresión más extremas que se han realizado hasta la fecha y que nunca han sido soportadas por ningún otro rifle. Los estudios fueron realizados con un rifle con cañón del .375 H&H Magnum. Si tenemos en cuenta que este cartucho, cargado con proyectiles de 300 grains, genera unas presiones medias de unos 3.700 bares, podemos sacar conclusiones nosotros mismos.

 

 

Pruebas en el campo de tiro

El arma que probamos venía junto a un visor Zeiss Victory Varipoint M, de 2,5-10x50, instalado con monturas Blaser. De la mira no es necesario hablar demasiado, pues sus características técnicas y su calidad están sobradamente constatadas. Su tubo es de 30 milímetros, con una longitud de 330 y un peso de 739 gramos —monturas incluidas—. Cuenta con una retícula formada por tres finos postes sobre una cruz filar, en cuyo centro hay un pequeño punto iluminable. Su claridad y nitidez son impresionantes.

Después de montar el arma procedimos a cargarla con cartuchos, tanto separando el conjunto del cargador-gatillo, como directamente desde la parte superior del mecanismo. En cualquiera de los casos los cartuchos se deslizaron de forma muy suave, fácilmente y sin ningún tipo de problemas. Cerramos el arma y pudimos retirarlos suavemente y sin ninguna dificultad: la extracción tanto de vainas vacías como de cartuchos enteros fue perfecta.

Disparamos en la galería de tiro tres cajas de cartuchos diferentes a 100 metros de distancia, tanto de pie, en posiciones similares a las que se puedan dar en situaciones de caza, como apoyados en banco de tiro, donde conseguimos varias agrupaciones inferiores a 25 milímetros. La precisión dada por este cañón resulta impresionante. El retroceso fue muy soportable, a pesar de la potencia del cartucho, y el funcionamiento del gatillo nos pareció excepcionalmente suave, lo que nos permitió realizar muy buenos disparos.

Podemos decir que el R8 es un rifle funcional, manejable, muy equilibrado y preciso, además de estar dotado de unas elegantes líneas. Todo ello, unido a las inmensas posibilidades que le dan sus casi 40 cañones intercambiables, harán de él un rifle deseado por muchos cazadores.

 

Más información

Excopesa 2000-Nobel Sport España
www.excopesa.es
Tél: 987 215 208