R.N. de Cazorla, Segura y Las Villas

Rafael M. Barrachina

 

Un da de esta pasada Semana Santa atraves la R.N. de Cazorla, Segura y Las Villas, y march profundamente apenado.

Entré por Cazorla y salí por Corijos Nuevos, con tan solo una parada en cierto hotel que, al menos para mí, es una muestra más del mal gusto hispano. Me detuve en ese hotel, ya que su nombre me sonaba de haberlo visto recomendado en alguna de las guías al uso, y entré por su puerta principal, donde está la recepción. Al penetrar en la estancia me di de bruces con un león que me miraba con sus tristes ojos de cristal desde su pellejo reseco sobre una plataforma pétrea, y, al "desparramar la vista", observé que aquella sala estaba repleta de trofeos de caza africana, desde el hipopótamo al duiker, pasando por el búfalo rojo y los oryx. ¡Sorpresa! ¿Dónde me he metido?

Luego fui a la cafetería y al comedor, y más de lo mismo. Ni un hueco en sus paredes repletas de fotografías de caza y familiares, diplomas y trofeos africanos y españoles en amigable mezcla.

Recogí unos folletos y los leí tomando un refresco en la terraza. La conclusión es que se han creado buenos negocios como consecuencia de la Reserva. Excursiones a caballo y en 4x4, acompañados por expertos guías, a lugares recónditos de la sierra para ver a los animales en su medio, hoteles, restaurantes, chiringuitos, lugares para acampada con sus edificions para darles servicio, etc.

Subí al coche y seguí mi camino buscando La Puerta del Segura para proseguir en dirección al cruce con la carretera nacional de Albacete a Jaén, y mi indignación fue en aumento.

Nos han llenado la Reserva con edificaciones y camping's, y se sigue construyendo. El Tranco está lleno de canoas. Los 4x4 de la guardería y de las "empresas autorizadas" circulan por las pistas forestales, pues tienen las llaves que abren los pasos cerrados por cadenas. Por los otros caminos circula de todo: furgonetas y camiones de reparto, autobuses, autocaravanas, turismos arrastrando casa con ruedas y sin remolque, motocicletas, bicicletas y gente. ¡Mucha gente!, que también se ve por el monte en bulliciosos grupos.

Vamos, que si yo fuera animal montuno, saldría huyendo en busca de la tranquilidad que es necesaria para seguir siendo libre y completar los ciclos vitales. Ya es sabido que para reproducirse necesitan tranquilidad o domesticidad, y de esto último tienen bastante, pues hay lugares que anuncian que desde allí se ven los jabalíes, ¡y es verdad!. Comentan que, al caer la tarde, bajan a las proximidades de chiringuitos, bares, etc. a comer de los desperdicios que dejan. ¡Como las palomas en las plazas públicas! ¡He visto fotografías de jabalíes comiendo trozos de pan de la mano de algún osado turista! Los otros animales que se ven en las excursiones organizadas, también se han habituado a la proximidad del hombre. ¿Quedará alguno salvaje?

Y luego está el otro mal endémico de la Reserva, que es el ganado, y que ya nos ha dado más de un disgusto.

Es posible que esto sea lo que pretenden los "ecologetas". Que las sierras se conviertan en parques zoológicos. Lo que me aterra es que la Administración haya caido en la trampa y consienta que se hayan cometido tantas barbaridades y que se sigan cometiendo en interés de.......¿de quién? ¡De la flora y de la fauna seguro que no! Lo peor de todo esto es que jamás se volverá a recuperar lo que fueron aquellos hermosos parajes, pues lo que se ha hecho mal no se va a derribar, ni hay Gobierno que se atreva a ponerle freno y marcha atrás. Es más fácil que autoricen a que se hagan rallyes por sus carreteras, y campeonatos de motocross y bicicletas de montaña por sus pistas.

Creo que para observar animales cautivos ya hay bastantes zoológicos, que también cumplen otras misiones, y los llamados "safaris", que no dejan de ser zoológicos que se pueden recorrer con automóviles normales.

Si Justo Cuadros, q.e.p.d., y otros guardas que ejercieron allí su sacrificada función pudieran ver en qué se ha convertido "su sierra", "nuestra sierra", llorarían de pena.

Por lo tanto, y haciéndo uso de mi libertad, me he prometido no volver a estos parajes que tanto he amado.

 

Comentarios (2)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

Sin Ttulo
isidro gonzalez
16/03/2006 21:36:01
Casi que prefiero el recuerdo, de mi primera aparicin en esas sierras all por los 80, con doce aitos, que el reencuentro con la desilusin a los "treintaitantos". Son muchas, las ganas que tengo de volver a visitar el parque pero todo lo que oigo o leo de l me quita la idea. Fue tan grata la experiencia en aquella poca viendo todo lo que vi que el solo hecho de pensar que todo aquello ha sufrido tanto dao y presin me hace pensar en no volver.
Rafael Barrachina-P.N. Cazorla segura y las Villas
jcuadros
26/12/2015 13:18:16
Buenos das Rafael, totalmente de acuerdo contigo en lo que comentas del Parque Natural de Cazorla Segura y las villas.(soy nieto de Justo Cuadros)
Felices Fiestas.
Un Abrazo
Juan Cuadros

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: La cohesin en la jaura de perros de rastro | Pardal
Artículo anterior: Las "escuelas de ladrillo" | Kodiak
Otros artículos de Rafael M. Barrachina
Una espera con moraleja (08/05/2003)
Sobre terrorismo cinegtico (13/09/2005)
Ya no quiero ser Presidente de la RFEC (30/09/2005)
Artículos relacionados con 'Caza'
El presente de la Caza | Pipo
La frase que siempre se repite | Rayn
El dinero de la caza | Jos Luis Garrido
Timadores o...? | Rayn
En defensa de la caza: tica | Virguez
Una cuestin de Justicia Legal: los Derechos de la Caza | ACCSA
Admiracin? a cada uno la que merezca | Rayn
El primer da de caza | Jos Luis Garrido
Qu se siente cuando se mata un animal? | Jos Luis Garrido
El delito del furtivismo | Cesreo Martn
El bosque de Sherwood | Pardal
Medio natural: Gran parque de atracciones? | Joaquim Vidal
Sabemos de Caza? | Kodiak
Aprender a cazar con perro | Jess Nadal
Efecto negativo de la Ley de Caza andaluza | Jos Carlos Taviel
Paisajes eco-compatibles | Jess Nadal
Dinero bien usado, dinero desperdiciado | Julio Puertas
Sobre terrorismo cinegtico | Rafael M. Barrachina
Ya no quiero ser Presidente de la RFEC | Rafael M. Barrachina
Los zorzales y sus cambios | Rayn
Caceras por inters? | Diego Ruzafa
Corzos y atropellos: qu hacer para evitarlos | Asociacin del Corzo Espaol
Mucho texto y pocos contenidos | Kodiak
La revolucin insecticida y el progreso | Juan Jerez
Una trayectoria ejemplar | Jos Luis Garrido
Cmo aprender de los perdiceros veteranos | Miguel F. Soler
Morir por la caza | Jos Luis Garrido
Es sana la carne de caza? | Jess SEVILLANO y otros
10 consejos para cazar conejos en verano | Paco Mateo
Por gentica o por necesidad? | Rayn
La caza en su estado puro | Dmaso Jorreto
Las antidas: un grupo en expansin | Palacios, Rodrguez y Yanes
La caza es verde | La Caza y su Mundo
Cada ao hay ms torcaces | Miguel ngel Romero
Cuando el cazador hace de maestro | Miguel F. Soler
Piezas plomeadas, dnde las busco? | Juan Salvador Calzas Prados
Corazn de len | Antonio Mata
Es compatible la caza de conejos y becadas? | Miguel F. Soler
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC