Una especie descabezada

Rayón

 

Hace un par de años recuerdo haber escrito un artículo en un medio, en el que decía que cuando acababa la media veda siempre había unas palabras que se repetían y mucho en todos los medios del sector y en las tertulias caceras. Esas palabras eran que la paloma había salvado la media veda, que gracias a ella los cazadores habíamos podido matar un poco el gusanillo en esa época estival.

Pues bien, también en los últimos años se han dicho otras muy parecidas que solían repetirse mucho cuando acababa la temporada montera. Tanto en los diferentes medios del sector como entre los cazadores se repetía una y otra vez que los marranos habían salvado muchas monterías, es más, se llegó a decir en más de una ocasión que el marrano había incluso salvado alguna temporada. Pero es que en los dos últimos años no sólo se llegaron a repetir esas palabras, sino que además algunos aseguraban que el marrano había sido el rey en la mayoría de las monterías.

Pero miren por donde, que al final de la pasada temporada lo que han dicho tanto los medios del sector como la mayoría de los cazadores ha sido algo bien distinto, pues cuando acabó la temporada lo que dijo todo el mundo es que el marrano había sufrido una terrible regresión.

Algunos han dicho que el jabalí bajó en las fincas donde ellos montearon un veinte por ciento; otros han comentado que en las zonas donde cazaron, esa regresión se podía decir que había sido de un cincuenta por ciento. Pero los más perjudicados por esta regresión, han llegado a decir que en determinadas zonas de Castilla León y Castilla La Mancha donde el marrano hizo las delicias de muchos cazadores en los dos últimos años, este pasado casi no se ha visto.

Yo realmente no me atrevo a dar cifras concretas de esta regresión que ha sufrido el jabalí, pues me han llegado tantas que no sé a cual dar fe, así que me las voy a reservar por miedo a equivocarles. Pero lo que sí tengo muy claro, es que esa regresión ha sido muy acusada y alarmante en muchas zonas de nuestra geografía, sobre todo en Castilla León, y que para nada se debe a una epidemia sufrida por este animal.

De lo anterior es de donde deduzco, que los propietarios de cotos, organizadores de cacerías y nosotros los cazadores debemos hacer una detenida y seria reflexión de la situación en que al parecer se encuentra el jabalí, para darle lógicamente una rápida solución. Aunque algunos, los más rápidos en casi todo, ya dicen haberla hecho y haber sacado una conclusión de ella, aunque yo creo que lo que hacen, (como casi siempre) es arrimar todo lo que pueden las ascuas a su sardina, pues dicen que esa regresión se debe a la cantidad de esperas que se le han hecho a este animal en los últimos tiempos, algo con lo que yo no estoy totalmente de acuerdo, pues aunque este sea uno de los problemas, no creo que sea el único y aún menos el mas importante.

Yo creo que lo que ha pasado en los últimos años con el jabalí en algunas zonas de nuestra geografía es lo mismo que pasa con una esponja demasiado impregnada en agua cuando se oprime con demasiada fuerza, la esponja suelta demasiada agua y pronto la tira toda, y el jabalí (igual que otra cualquier especie) cuando se presiona demasiado pierde muchos más ejemplares de los que se van criando.

Digo lo anterior por una sencilla y clara razón, porque hace unos años el jabalí en esas nuevas zonas que fue colonizando y donde se expandió con bastante facilidad, se cazaba de una forma moderada. Se hacía solo entre los socios de algún que otro coto y entre los propietarios de otros y sus amigos, pero en pequeños ganchos o batidas donde sólo se abatían algunos ejemplares de los que los habían colonizado. Por otro lado, hace unos años (no más de diez) en las grandes extensiones de algunas comarcas Castellanas solo se daban unas cuantas monterías comerciales, es decir, que solo se monteaban unas cuantas manchas, pudiendo así este animal buscar refugio y tranquilidad en zonas de monte cercanas.

Pero resulta, que estas formas de cazar el jabalí en esas zonas donde antaño no había demasiado arraigo montero duraron muy poco, justo lo que algunos propietarios de cotos y algunas sociedades locales de cazadores tardaron en darse cuenta del dinero que podían arrancarle a este animal a través de las llamadas monterías comerciales.

De ahí es de donde yo creo que viene todo, de los jorobados intereses que rápidamente despierta la caza hasta al más tonto del lugar, pues hasta en cotos donde hasta hace "cuatro días" sólo se cazaba menor, se empezaron a dar monterías comerciales. Pero claro, no como se suelen dar en cotos de mayor bien gestionados, ni mucho menos, se empezaron a dar a mogollón y sin dejar ni un solo rincón donde el jabalí pudiera buscar y encontrar un mínimo de tranquilidad. Pero es que además las monterías que se suelen dar en este tipo de cotos son de las que se acorralan una montonera de hectáreas con ochenta o cien escopetas y no se deja salir de ellas ni a un lagarto sin su correspondiente tiro. Y no se da una sola montería al año, no, se dan todas las que se puede, pues así se hacen más rentables los terrenos. Así que no se extrañen de que en esas zonas los pobres jabalíes además de ser cada vez más pequeños sean más escasos, pues no se les deja vivir en paz en todo el año, cuando todos sabemos que para que esta especie se asiente en un terreno ha de contar con comida, agua y un mínimo de descanso o tranquilidad.

De todas formas, los motivos que antes comentaba que podían estar provocando esa gran regresión del jabalí en esas zonas o comarcas donde tanto se ha hecho notar, se pueden ver lógicos si comparamos esas zonas con otras donde este animal sigue en clara expansión. En muchas zonas de la Comunidad Catalana (por ejemplo) y en otras de algunas otras comunidades donde el jabalí se caza actualmente como se cazaba no hace demasiado tiempo en Castilla León y en la zona norte de Castilla la Mancha, en pequeños ganchos o batidas y con unos cuantos perros en vez de con una montonera de rahalas, y batiendo pequeñas zonas, sus poblaciones no sólo se han mantenido estables, sino que como más atrás decía, siguen creciendo.

Otro grave problema que tiene esta especie en esas zonas donde últimamente se le ha dado demasiada "caña", es que cada vez está más descabezada, pues se mata todo lo que sacan los perros de las manchas hasta los puestos, algo fácil de comprobar si nos fijamos en los tapetes o alfombras que se exponen al final de las monterías cochineras y que aparecen en fotos en las distintas revistas del sector cacero. De ahí que piense que cada vez va a ser más difícil conseguir un buen trofeo de este animal. Y no digo esto último solamente porque a mí me lo parezca, ya que según han dicho algunas personas después de haber hecho un serio estudio de este animal y de la situación por la que está pasando, el jabalí en la mayoría de las zonas monteras de nuestra geografía no supera mucho los dos años de edad como media.

Todos estos problemas por los que yo tengo entendido que está pasando el jabalí podían tener solución con una buena gestión sobre él. Pero claro, gestionar el jabalí todos sabemos que aparte de dificultoso puede resultar muy poco rentable para las personas que lo intenten hacer. Dificultoso por lo móviles o errantes que normalmente son sus poblaciones, pues todos sabemos que en zonas donde un día se han concentrado al siguiente han desaparecido de forma casi caprichosa. Digo caprichosa porque a veces lo hacen sin que haya nada que lo justifique, motivo por el que resulta (además de por otros) muy difícil censar sus poblaciones de forma fiable. Tan solo es fácil por los rastros tan escandalosos que dejan saber de su presencia en una determinada zona, pero en la mayoría de los casos muy poco más, de ahí que sean tan poco fiables las predicciones de resultados hechas antes de cualquier montería comercial dirigida a esta especie. A no ser, claro está, que la cacería se de en uno de esos cercones de los que ni las ratas pueden escapar. Otra cuestión que hace difícil la gestión de este animal es que no se le pueden hacer (como se le hacen a otras especies) una adecuada caza selectiva a través de recechos u otra modalidad parecida con la que se puedan equilibrar de forma adecuada sus poblaciones.

Y en cuanto a lo poco rentable que puede resultar su gestión, no creo que haga falta que les diga los motivos, aunque como más importante diré, que los gastos y trabajo de una buena gestión a este animal pueden dar sus frutos en las fincas vecinas y no en la que se realizó. Pero es que además hay otra cosa que hace poco rentable la gestión de esta especie, y es que las monterías u otros tipos de cacerías comerciales que se dan al jabalí suelen ser mucho más baratas y por tanto menos rentables que las dirigidas a otras especies mayores de caza. El jabalí (aunque digan lo contrario) para la gran mayoría de cazadores de mayor que pagan altas cantidades de dinero por tomar parte en una montería suele ser una especie secundaria, nunca la pieza reina de ellas como puede ser el venado.

Todo lo anterior es lo que yo pienso que está rebajando a pasos de gigante las poblaciones de este animal en muchas zonas de nuestra geografía más que otra cosa, pues aunque en esperas también se abatan muchos de estos animales y sea una de las causas de su regresión, yo creo que no es la única y, aún menos, la más importante, así que no creo que haya que culpar tanto a los esperistas de la acusada regresión que ha sufrido el jabalí en nuestras sierras. Porque claro, al que lo haga, al que acuse como mayores culpables a los cazadores que practican esperas de esa regresión, se le puede ver bien visto el plumero montero y que arrima con demasiado descaro el ascua a su sardina. Además, yo creo que cada uno (mientras lo haga de forma ética y legal) en su coto o pagando por hacerlo puede cazar el jabalí como más le guste, no creo que a estas alturas vamos a ser tan egoístas como para querer que todos los cazadores cacen el jabalí solamente como a nosotros nos gustaría que lo hicieran. Eso sí, en lo que debemos estar todos de acuerdo es en que ninguna especie cazable debe ser vista nunca por ningún cazador como una esponja impregnada en agua que se pueda exprimir hasta sacarle su última gota, ya que esa visión por parte nuestra de cualquier especie puede acabar con ella mucho antes de lo que podamos imaginar, algo que últimamente me parece que nos ha pasado un poco con el jabalí.


Un saludo.

Rayón.

 

Comentarios (0)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: Las "escuelas de ladrillo" | Kodiak
Artículo anterior: Una cuestión de Justicia Legal: los Derechos de la Caza | ACCSA
Otros artículos de Rayón
Sobre las esperas nocturnas al jabalí (17/09/2002)
¿Qué pasa con la vacuna? (21/09/2002)
La frase que siempre se repite (10/10/2002)
En la antesala (20/10/2002)
Nos ha visto la loba (10/11/2002)
La Caza de ayer y de hoy (14/11/2002)
¿Timadores o...? (30/01/2003)
Pobre "gatito" (15/02/2003)
¿Una modalidad falta de ética? ¿Por qué? (07/05/2003)
¿Admiración? a cada uno la que merezca… (09/05/2003)
Cada cosa en su tiempo y sitio (09/06/2003)
Qué pena de calibre (08/07/2003)
Los zorzales y sus cambios (01/02/2006)
¿Qué eliminar primero, modalidades o «cazadores»? (28/05/2007)
¿Por genética o por necesidad? (11/08/2007)
Artículos relacionados con 'Gestión'
Sobre Gestión y Repoblaciones | Kodiak
La frase que siempre se repite | Rayón
Jabalíes, Federación y una propuesta | Kodiak
Perdices anilladas | José Luis Garrido
Pobre "gatito" | Rayón
A vueltas con las perdices, nos faltan técnicos... Prácticos | Kodiak
La reforma del PAC y la caza | Eli
El jabalí, sin padrinos | José Luis Garrido
Las "escuelas de ladrillo" | Kodiak
Los malditos cupos | Bécassier
Manolito, el Lute y las escuelas de ladrillo | Kodiak
La Caza en el Parque del Teide | Teide
Sueltas duras y blandas | Jesús Nadal
Lo que tendríamos que hacer para mejorar los cotos | Jesús Nadal
¿Sabemos de Caza? | Kodiak
Estrategias para mejorar la gestión de la caza menor | Jesús Nadal
El corzo en Catalunya. Temporada 03/04 | Antoni Quer - Josep Mir
Especialistas en Control de Predadores | José Luis Garrido
¿Qué es el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos? | Equipo IREC
Los movimientos de la Codorniz | Equipo UdL-UB
Las razones de edad de las codornices al final del verano | Equipo UdL-UB
Los G.I.C., ¿Solución a la gestión del jabalí? | Kodiak
Reforzamientos con sueltas blandas | Jesús Nadal
El futuro de la Perdiz Roja | Jesús Nadal
Fracaso reproductor | Jesús Nadal
Desarrollo rural, agrosistemas y caza menor | Jesús Nadal
Repoblar conejos sin vacunar | José Ignacio Ñudi
Resultados del Programa FEDENCA de anillamiento de codornices | Equipo UdL-UB
Anillas de esperanza y compromiso para conocer mejor a la codorniz | Leonardo de la Fuente
El Isard, o lo que queda de él | Jordi Fabà
El milagro de Melonares | José Ignacio Ñudi
Diagnóstico de la población de codorniz | Equipo UdL-UB
Gestión de pastos para la caza menor | Alfonso S. Miguel y Jaime Muñoz
Repoblación y anillamiento | M.A. Arnau - J. Coronado
Sierra Nevada y Sierra de Gádor: Ex-Paraíso de la Cabra Montés | Juan Ignacio Gázquez
Especies introducidas de caza mayor | Jorge Cassinello
¿Son compatibles las esperas con las monterías cochineras? | Santiago Segovia
Claves de las repoblaciones de perdiz roja en verano y otoño | J. A. Pérez Garrido
Celo y algo más | Patricio Mateos-Quesada
Híbridos: Detección de la introgresión genética en especies autóctonas de animales salvajes | Javier Cañón
Tiempo de gestionar | Patricio Mateos-Quesada
La berrea | J. Pérez y L. Castillo
De mal en mejor | Sebastián Torres
Octubre corcero | Patricio Mateos-Quesada
Conductas poblacionales | Patricio Mateos-Quesada
Época de diferencias | Patricio Mateos-Quesada
Combates y holganza | Patricio Mateos-Quesada
Poblaciones de liebres, su problemática y gestión | J. Palacios, M. Rodríguez y T. Yanes
Problemática de la perdiz roja | José Antonio Pérez, Carlos Díez y Daniel Bartolomé
Divergencias norte-sur | Patricio Mateos-Quesada
El sacudir del invierno | Patricio Mateos-Quesada
Gestionar conejos | Comité Científico de WAVES
Causas y soluciones para las enfermedades emergentes | C. Gortázar, M. Boadella y J. Vicente
Resurgen los machos | Patricio Mateos-Quesada
El inicio del ciclo vital | Patricio Mateos-Quesada
El control de predadores como herramienta de gestión | Comité Científico de WAVES
Las pautas de gestión de un buen guarda | Samuel Morillo
Tras los pasos del duende | Patricio Mateos-Quesada
El descaste del conejo | Comité Científico de WAVES
Muflones: Cómo lograr una repoblación exitosa | Fernando Benito
La codorniz en España | Jesús Nadal
La supervivencia de los mejores | Patricio Mateos-Quesada
La salvación de la bellota | Patricio Mateos-Quesada
Cabos sueltos | Grupo Vigilancia y Gestión
El apogeo del celo | Patricio Mateos-Quesada
La deriva de los sexos | Patricio Mateos-Quesada
Escasez y abundancia al tiempo | Patricio Mateos-Quesada
Recomendaciones para un cazador en época de veda | José Luis del Monte
Réquiem por las liebres: culpable, la Administración | Miguel Ángel Romero
Partos y trofeos, por separado | Patricio Mateos-Quesada
Aumentar densidades | Patricio Mateos-Quesada
El renuevo poblacional | Patricio Mateos-Quesada
El despertar de abril | Patricio Mateos-Quesada
¿Cómo censar al corzo? | Patricio Mateos-Quesada
Más conejos sin sueltas ni vacunas | Departamento de Zoología Universidad de Córdoba
Examen de supervivencia | Patricio Mateos-Quesada
Luces y sombras | Pedro Fernández-Llario
Cómo controlar con efectividad los depredadores | Miguel Ángel Romero
Primero ver, comprobar y luego contratar | Cristóbal De Gregorio
Se establece el control para el cañar y la tórtola turca en Valencia | Víctor Mascarell
La importancia del SIGPAC en la caza | Pablo R. Pinilla
Cómo afecta la maquinaria agrícola en los procesos de reproducción y cría | Jesús Llorente
Primeros datos de la temporada de becada | C.C.B. - Fedenca
Cervus elaphus: distribución, hábitat y densidad | Antonio Díaz de los Reyes
Las Ensanchas: la cuna de la patirroja | Leopoldo del Valle
La gestión sostenible de la becada | Carlos Irujo
El collarum, el más eficaz y selectivo | Francisco Aranda y otros
La pérdida de biodiversidad, la agricultura y la actividad cinegética | Jesús Llorente
Una buena herramienta de gestión | Manuel Romero
Asociación de Tramperos de España | Albert Roura
¡Nos vamos de caza de conejos con hurón! | Miguel Ángel Romero
Expertos en especies | Víctor Mascarell
Una apuesta de futuro: La caza social como elemento dinamizador del medio rural | Jaime Veiga Fontán
Apoyo a la FOP en la mejora del hábitat osero en Asturias | FOP
Vacuna recombinante | Antonio Mata
La certificación de la calidad cinegética | CRCP
Caza sostenible: ¿cupos sí? ¿cupos no? | José Luis Garrido
Ojeos bien organizados a los conejos | Miguel F. Soler
El polimórfico trofeo del macho montés | Antonio Díaz de los Reyes
El MARM se columpia una vez más | Juan Miguel Sánchez Roig
Sembrar para recoger | Alberto Covarsi Guijarro
Dos años de divulgación del conocimiento científico | Jerónimo Torres y Juan Carranza
Fototrampeo de especies cinegéticas | Secretaría Técnica de Ciencia y Caza
Directrices para la gestión sostenible de la caza en Europa | CRCP
La carne de caza | Secretaría Técnica de Ciencia y Caza
Cálculo de sostenibilidad de la perdiz roja | José Miguel Montoya Oliver
Indicadores de alerta en la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Proyecto Roding | Club de Cazadores de Becada - CCB
Censos de gestión y censos de ordenación en la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Censos de cazadores en la gestión de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Momento de controlar la abundancia de depredadores | Jesús Llorente
¿Están sensiblizados los agricultores con el medio y la caza? | José Lafuente
¿Quién se atreve a cortar la melena al león? | José Lafuente
Cálculo de los censos de ordenación de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
La marginalización de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
PAC, naturaleza y caza | Jesús Nadal
Trofeos de caza sin problemas en las aduanas | Fernando Terán
Conejos y liebres, siempre un problema | Miguel Ángel Romero
«Cosas ciertas» en los derechos del cazador y en la caza de la perdiz | José Miguel Montoya Oliver
Propuesta de Criterios e Indicadores de Calidad Cinegética | María Luisa Mesón García
Malos tiempos. ¿Qué es cazar? | Antonio Díaz de los Reyes
Capacidad de carga. ¿Cuántos animales en un coto? | José Miguel Montoya Oliver
La licencia única de caza (LUC) empieza a ser una realidad | UNITEGA
Los daños colaterales del jabalí | UNITEGA
Los animales en el monte | José Miguel Montoya Oliver
La paridera en cérvidos | CRCP
El análisis social en la ordenación cinegética | José Miguel Montoya Oliver
La caza social | UNAC
Jabalí, torcaz y bellota | José Miguel Montoya Oliver
El veneno en nuestros campos | Federación de Caza de Castilla y León
¿Se extingue la perdiz? | José Miguel Montoya Oliver
El veneno en nuestros campos (II) | Federación de Caza de Castilla y León
¿Es la caza un recurso natural renovable? | José Miguel Montoya Oliver
El declive de la perdiz roja (I) | José Luis Garrido
Conflictos de riesgos y daños cinegéticos | José Miguel Montoya Oliver
El declive de la perdiz roja (II) | José Luis Garrido
El declive de la perdiz roja (y III) | José Luis Garrido
Proteger la biodiversidad, complejo y caro | Jesús Llorente
Las perdices rojas autóctonas, en picado… | Miguel Ángel Romero
La codorniz y sus expectativas para esta temporada | José Luis Garrido
Sobre las homologaciones: Su actual inutilidad y sus injusticias | Antonio Díaz de los Reyes
Sectaria discriminación en la homologación de trofeos | Antonio Díaz de los Reyes
Proteger la biodiversidad, complejo y caro | Jesús Llorente
La inevitable moratoria de las tórtolas | Enrique Benjumeda
La gestión del ciervo en Navarra | Adecana
El «síndrome del Sus» | Pedro Crespo Bernal
Alternativas para el control de plagas de topillos (I) | José Luis Garrido
Alternativas para el control de plagas de topillos (y II) | José Luis Garrido
Nueva enfermedad hemorrágica del conejo | José Luis Garrido
Necesidad de control de córvidos | José Luis Garrido
El gusano del corzo puede frenar su progreso | José Luis Garrido
La importancia de la formación en la actividad cinegética | Iván Poblador Cabañero
El peligro de las semillas blindadas para las perdices | IREC
La tórtola sigue en crisis | José Luis Garrido
El impacto de la recolección del cereal y la paja en la fauna | Adecana
¿Deberíamos cazar el conejo de monte como gallegos? | Asociación SOS Coello de Monte de Galicia
Dificultades de la fauna avícola asociada a medios agrícolas | José Luis Garrido
Artículos relacionados con 'Jabalí'
Los puestos en la caza del jabalí al rastro | Pardal
Sobre las esperas nocturnas al jabalí | Rayón
Jabalíes, Federación y una propuesta | Kodiak
Cazando con tu enemigo (Reflexiones desde el puesto) | Javier H
El jabalí, sin padrinos | José Luis Garrido
¿Una modalidad falta de ética? ¿Por qué? | Rayón
Una espera con moraleja | Rafael M. Barrachina
Cada cosa en su tiempo y sitio | Rayón
Los G.I.C., ¿Solución a la gestión del jabalí? | Kodiak
Calor, luna y jabalíes: ¿Nos vamos de espera? | I. A. Sánchez
El nuevo amo del monte | Sebastián Torres
Bueno en vez de temprano | Antonio Contreras
La supervivencia de los mejores | Patricio Mateos-Quesada
La hora de la verdad venatoria | Miguel Ángel Romero
La salvación de la bellota | Patricio Mateos-Quesada
El apogeo del celo | Patricio Mateos-Quesada
La deriva de los sexos | Patricio Mateos-Quesada
Escasez y abundancia al tiempo | Patricio Mateos-Quesada
Partos y trofeos, por separado | Patricio Mateos-Quesada
El renuevo poblacional | Patricio Mateos-Quesada
El despertar de abril | Patricio Mateos-Quesada
Concursos de rastro de jabalí | Antonio Bello Giz
La caza del jabalí con perros de traílla | Antonio Bello Giz
Examen de supervivencia | Patricio Mateos-Quesada
Tras los jabalíes con perros de rastro atraillados | Alejandro Lorenzo
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC