Perdices anilladas

Jos Luis Garrido

 

Anillar o no anillar, esa es la cuestin. La perdiz ha pasado de Reina de la caza menor, a ser el caos cinegtico que nos aflige a tantos como aoramos tiempos pasados de generosidad y bravura perdicera. Hablar ahora de perdices de granja, de repoblaciones y de sueltas es el pan nuestro de cada da, porque este idioma encaja perfectamente en un momento en que las perdices de campo, la brava perdiz roja, se nos viene abajo.

En la mayoría de las regiones del norte de España la perdiz siempre fue escasa, pero brava, y aunque queden pocas nos resistimos a echar perdiz de granja. De Madrid hacia abajo el campo siempre fue generoso en perdices y, allí, los negocios cinegéticos no se han resignado a la escasez y han aliviado la penuria perdicera a partir de perdiz doméstica. Como en todo, hay honrosas excepciones de gestores que tienen claro lo que quieren y se resisten al artificio. Caso ejemplar el de esa agrupación AMPER que se crea alrededor de la defensa de nuestra natural y brava perdiz roja en la provincia de Cádiz.

La perdiz de criadero llena el morral, pero se entrega mansueta y no satisface al cazador recio, que busca el reto en la dificultad del lance. Pero, además de mansa, la perdiz de granja cuando es manejada por inexpertos y criadores poco profesionales, es un gran peligro para la amenazada perdiz montaraz que fue siempre orgullo de la caza en España. La claudicación de la perdiz de granja, a que aludíamos, sin ninguna resistencia ni rebeldía, infravalora la caza y disminuye el estímulo del deportista, pero no es donde está el peligro; una perdiz de granja pura y sana, aunque no se adorne de ese atributo singular del valor silvestre de la bravura, es una perdiz admisible que puede ir adquiriendo difidencia si somos capaces de mantenerla viva en el campo el tiempo suficiente como para que, o espabila, o la naturaleza le aplicará inexorablemente la filosofía darwiniana. El grave peligro se presenta porque en el campo se está echando de todo, perdiz criada con ciertas garantías y también, mucha morralla, mucha perdiz hibridada, enferma y portando parásitos extraños. Y los cazadores, que conocemos y hablamos de la situación constantemente, no hacemos nada, o hacemos muy poco, por evitar este bastardeo continuo a la naturaleza. Entre todos estamos acabando con uno de los valores naturales más genuinos de la fauna española.

¿Cómo distinguir al profesional del chapucero contaminador? Creo que ya nos conocemos casi todos. Sería muy bueno poder identificar la denominación de origen, el marchamo que distinga a una perdiz de otra a través de su anilla. La anilla posibilita que el cazador convencido de su bondad pueda solicitar una marca determinada, como se distingue una corbata, o el lechazo churro. Si la perdiz sobrevive una o varias temporadas, la anilla permitiría al gestor del coto poderlo certificar. La anilla evita que nos den gato con aspecto de liebre, además, posibilita los controles legales que requiere el manejo de la fauna y también, la aplicación de cualquier subvención a la actividad, o el pago de impuestos de su transacción comercial. La anilla obligatoria impide en gran medida el negocio a tanto mercachifle que compra una incubadora y suelta lo que de allí salga, para contaminar su coto y los limítrofes.

La anilla tiene algún inconveniente. Hay algunas perdices que en primavera buscan un territorio de calidad y se desplazan incluso hasta 16 Km. según certifican algunos estudios. En cualquier caso, estamos hablando de porcentajes insignificantes y encontrar una anilla entre muchas perdices bravas no quitaría prestigio al coto receptor y menos, sabiendo que esa perdiz ya ha pasado los controles de calidad, además de un invierno en campo y se conoce su procedencia. También puede resultar negativo el coste del anillamiento; pero creo que cualquier administración estaría dispuesta a subvencionar la posibilidad de controlar lo que se suelta al campo. Yo no veo otros problemas. En todo caso, pienso que las bondades de anillar superan holgadamente a los inconvenientes.

Los que no desean controlar sus perdices será porque tienen algo que ocultar. Todo apunta que a nuestros mejores espacios perdiceros se sueltan alrededor de cinco millones de perdices. Los datos de capturas anuales, de tres a cuatro millones de perdices, que manejamos en las estadísticas que entregan cada año las Comunidades Autónomas, nos hacen estimar que hay cerca de dos millones de perdices que no se declaran. Las perdices bravas no hay por qué ocultarlas, ya que es un prestigio que el coto disponga de ellas. Como tienen mala prensa, como norma general, ninguno de los dos implicados en la suelta de perdices quiere darlo a conocer. Ni el organizador, que no quiere descubrir que a lo que se dispara es a un animal lerdo, ni el productor, por razones impositivas obvias.

Las perdices son liberadas de dos maneras: para sueltas y para repoblaciones y estas últimas, bien para reforzar a polladas silvestres, bien como perdices adultas en cercas de aclimatación. Esto es totalmente legal y en muchos territorios imprescindible. Pero la perdiz debería ser patrimonio de la humanidad y su custodia es una responsabilidad de los poderes públicos y también de los cazadores. Y ninguno la estamos protegiendo.

¿Qué hacer para cumplir ese objetivo? Además de otras actuaciones; creo que hemos dado ya el primer paso y la Federación a través de FEDENCA está colaborando en un estudio con el CSIC (Centro Superior de Investigaciones Científicas) que determinará el grado de hibridación de las perdices. Después de que se conozca esto, se establecerá el control de calidad y aquellas granjas que lo deseen y superen las correspondientes auditorías dispondrán de la certificación como suministradora recomendable de perdices. Anillar será, no sólo una exigencia del consumidor, sino, un derecho que reivindicará el criador responsable. Pues si es así, deberíamos empezar cuanto antes.

José Luis Garrido

 

Comentarios (1)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

Sin Ttulo
m.p.
22/02/2006 20:36:19
Hola a todos y un especial saludo al autor del articulo, bueno mi comentario va dirijido al anillamiento de perdices u otras especies cinegeticas criadas en cautividad y soltadas en el medio natural, y lo hago desde el punto de vista del criador ya que me dedico a ello y me siento muy orgulloso de hacerlo, aparte de esta actividad tambien gestiono una empresa que vende caza y represento a traves de una asociacion a un colectivo de 100 criadores.

El tema del anillamiento es como bien dice este articulo muy controvertido, y todos los temas que se tratan aqui son bastante coherentes. La unica salvedad que tengo que hacer con respecto a porque el criador es reticente a anillar no solo es por el tema economioco y, salvo contados casos de criadores no profesionales, tampoco va la cosa por ocultar las perdices. Al menos la opinion generalizada dentro del colectivo de criadores de perdiz y otras especies al que represento es mas bien estetica y explico esto mas detalladamente:

Tengan ustedes en cuenta que cualquier criador que se precie selecciona sus reproductores cuidando hasta el ultimo detalle, color, tamao, forma de la cabeza, etc; despues en la recria se esmera en que la perdiz este sana, desrrolle colores vivos en su pico y patas con una alimentacion a base de productos frescos y sanos; aparte de cuidar todos aquellos aspectos que favorecen la buena adaptacion al medio de sus animales y por supuesto un buen comportamiento cinegetico en la medida de lo posible. Todo esto dicho asi en un parrafo parece sencillo pero no, creanme, esto es una jart de trabajar y de invertir. Y para que se esmera el criador en esto, pues muy sencillo para que sus perdices en el momento de la suelta o repoblacion tengan las minimas diferencias con las silvestres. Entiendo yo que aquel cirador que consigue soltar perdices u otros y que la diferencia no se note, es sin duda un gran criador ya que ha cuidado el estado y aspecto de sus animales hasta el ultimo detalle.

Visto asi podriamos decir que aquel criador que consigue "engaar" al cazador es un buen criador. Pero lejos de engaar en el sentido de ocultar la identidad de las perdices, el criador, al menos la mayoria de los que yo conozco que son bastantes, no se opone a reconocer que la perdiz es de granja y por tanto a que se pueda identificar como tal, si no mas bien a que a sus perdices se les coloque una vulgar anilla y que de un simple vistazo a larga distancia se pueda diferenciar. Esto haria que la opinion del cazador estuviera condicionada, por muy bien que el hubiera hecho su trabajo y por muy buen comportamiento que tengan su perdices en cada uno de los lances.


Ya que la finalidad del anillamiento es identificar a las aves para aspectos de gestion y control sanitario y genetico, no seria mejor, y asi estariamos todos contentos (cazadores y gestores engaados y criadores), sustituir la palabra anillamiento por IDENTIFICACION , o mas bien sustituir las anillas por algun sistemas que tras una sencilla inspeccion visual del ave permita saber si esta es de granja o no y de que granja es, tales como grapas en el ala u otras que las hay de formas multiples y vairadas.

Desde la asociacion que represento ya hemos hecho llegar a la consejeria competente de nuestra comunidad autonoma nuestra preocupacion por este tema, y estamos trabajando en la creacion de un sistema de identificacion que permita saber el lugar de procedencia una vez capturado el animal.

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: El chaleco y la visin de las especies de caza | Adol
Artículo anterior: Cazando con tu enemigo (Reflexiones desde el puesto) | Javier H
Otros artículos de Jos Luis Garrido
El dinero de la caza (22/10/2002)
El jabal, sin padrinos (01/04/2003)
El primer da de caza (11/08/2003)
Qu se siente cuando se mata un animal? (27/08/2003)
Especialistas en Control de Predadores (28/02/2005)
Nuevos cotos en Castilla y Len (12/04/2005)
Caza y telebasura (09/05/2005)
Una trayectoria ejemplar (07/12/2006)
Morir por la caza (14/01/2007)
Caza sostenible: cupos s? cupos no? (15/09/2011)
El declive de la perdiz roja (I) (07/03/2013)
El declive de la perdiz roja (II) (25/03/2013)
El declive de la perdiz roja (y III) (25/04/2013)
La codorniz y sus expectativas para esta temporada (24/06/2013)
Obsesin sobre la media veda (25/07/2013)
Alternativas para el control de plagas de topillos (I) (27/01/2014)
Alternativas para el control de plagas de topillos (y II) (05/02/2014)
Control de zorros: Modalidades autorizadas. Situacin del control con nuevas trampas (27/02/2014)
Nueva enfermedad hemorrgica del conejo (04/05/2014)
Necesidad de control de crvidos (30/05/2014)
El gusano del corzo puede frenar su progreso (10/07/2014)
La media veda posible (12/08/2014)
Torcaces y trtolas, un futuro diferente (22/09/2014)
El jabal, un problema en muchos lugares de Espaa (22/10/2014)
La perdiz roja, en coma profundo (14/11/2014)
El silvestrismo acosado (23/12/2014)
Ocho acciones para una caza menor sostenible (02/02/2015)
Ni linces ni conejos (30/04/2015)
La trtola sigue en crisis (18/06/2015)
Licencia Interautonmica - Examen del Cazador (10/08/2015)
Animalistas y prestigio de cazador (26/08/2015)
La caza menor agoniza (05/11/2015)
Dificultades de la fauna avcola asociada a medios agrcolas (25/11/2015)
Poltica y caza: Cinco preguntas a los partidos polticos (15/12/2015)
Carta de un cazador a los Reyes Magos (11/01/2016)
Cambio climtico y migraciones (08/02/2016)
Qu debemos hacer una vez finalizada una temporada psima de perdiz roja? (02/03/2016)
Entre rebelda y bochorno (01/04/2016)
Concentracin de avutardas (05/05/2016)
Animales no humanos (01/06/2016)
En procesin por la Gran Va (01/07/2016)
Perspectivas sobre la media veda 2016 (I) (05/08/2016)
Perspectivas sobre la media veda 2016 (II) (01/09/2016)
Perspectivas para el periodo hbil de caza menor 2016/2017 (16/09/2016)
El pelo de la caza menor. Perspectivas para el periodo hbil (05/10/2016)
El jabal es un problema grave en muchos territorios (19/10/2016)
El deporte de la caza (02/11/2016)
Meteorologa y caza (11/11/2016)
Control de predadores con nuevas trampas (02/12/2016)
Propuestas para quitar agobio a la caza (03/01/2017)
El impacto de la caza en Espaa segn Ecologistas en Accin (09/02/2017)
La caza sostenible es la nica posible (07/03/2017)
Cazar ms o nada, esta es la cuestin (03/04/2017)
La codorniz, una especie bblica (03/05/2017)
La meteorologa condiciona la temporada de caza (12/06/2017)
Nuevas amenazas para el conejo de monte (30/06/2017)
Previsiones para la media veda 2017 (04/08/2017)
Fipronil: peligro para las perdices (15/08/2017)
La temporada de caza menor que se avecina (28/08/2017)
Estrategia para frenar el declive de la perdiz roja (I) (03/10/2017)
Estrategia para frenar el declive de la perdiz roja (II) (07/11/2017)
Cario y valoracin del perro del cazador (25/12/2017)
Cartas de un cazador a los Reyes Magos (17/01/2018)
Predadores, cada vez ms abundantes (26/02/2018)
La poblacion de crvidos y la necesidad de su control (13/03/2018)
El animalismo est dirigido por diputados y senadores (23/03/2018)
Nos sobran los motivos para salir a la plaza (04/01/2018)
La caza, sector economico. Valoracin de 18 subsectores (15/04/2018)
La primavera de la perdiz roja (07/05/2018)
Las tres especies ms problemticas de la caza mayor (29/06/2018)
Trtola, otra muerte anunciada (03/07/2018)
El Parlamento Andaluz anul el frenes animalista de Podemos (03/08/2018)
Perspectivas temporada caza menor y media veda (2018-2019) (03/09/2018)
Siniestros sufridos por el cazador (12/09/2018)
Reintroduccin de la perdiz roja en Catalua (14/10/2018)
Artículos relacionados con 'Gestin'
Sobre Gestin y Repoblaciones | Kodiak
La frase que siempre se repite | Rayn
Jabales, Federacin y una propuesta | Kodiak
Pobre "gatito" | Rayn
A vueltas con las perdices, nos faltan tcnicos... Prcticos | Kodiak
La reforma del PAC y la caza | Eli
El jabal, sin padrinos | Jos Luis Garrido
Una especie descabezada | Rayn
Las "escuelas de ladrillo" | Kodiak
Los malditos cupos | Bcassier
Manolito, el Lute y las escuelas de ladrillo | Kodiak
La Caza en el Parque del Teide | Teide
Sueltas duras y blandas | Jess Nadal
Lo que tendramos que hacer para mejorar los cotos | Jess Nadal
Sabemos de Caza? | Kodiak
Estrategias para mejorar la gestin de la caza menor | Jess Nadal
El corzo en Catalunya. Temporada 03/04 | Antoni Quer - Josep Mir
Especialistas en Control de Predadores | Jos Luis Garrido
Qu es el Instituto de Investigacin en Recursos Cinegticos? | Equipo IREC
Los movimientos de la Codorniz | Equipo UdL-UB
Las razones de edad de las codornices al final del verano | Equipo UdL-UB
Los G.I.C., Solucin a la gestin del jabal? | Kodiak
Reforzamientos con sueltas blandas | Jess Nadal
El futuro de la Perdiz Roja | Jess Nadal
Fracaso reproductor | Jess Nadal
Desarrollo rural, agrosistemas y caza menor | Jess Nadal
Repoblar conejos sin vacunar | Jos Ignacio udi
Resultados del Programa FEDENCA de anillamiento de codornices | Equipo UdL-UB
Anillas de esperanza y compromiso para conocer mejor a la codorniz | Leonardo de la Fuente
El Isard, o lo que queda de l | Jordi Fab
El milagro de Melonares | Jos Ignacio udi
Diagnstico de la poblacin de codorniz | Equipo UdL-UB
Gestin de pastos para la caza menor | Alfonso S. Miguel y Jaime Muoz
Repoblacin y anillamiento | M.A. Arnau - J. Coronado
Sierra Nevada y Sierra de Gdor: Ex-Paraso de la Cabra Monts | Juan Ignacio Gzquez
Especies introducidas de caza mayor | Jorge Cassinello
Son compatibles las esperas con las monteras cochineras? | Santiago Segovia
Celo y algo ms | Patricio Mateos-Quesada
Hbridos: Deteccin de la introgresin gentica en especies autctonas de animales salvajes | Javier Can
Tiempo de gestionar | Patricio Mateos-Quesada
La berrea | J. Prez y L. Castillo
De mal en mejor | Sebastin Torres
Octubre corcero | Patricio Mateos-Quesada
Conductas poblacionales | Patricio Mateos-Quesada
poca de diferencias | Patricio Mateos-Quesada
Combates y holganza | Patricio Mateos-Quesada
Poblaciones de liebres, su problemtica y gestin | J. Palacios, M. Rodrguez y T. Yanes
Problemtica de la perdiz roja | Jos Antonio Prez, Carlos Dez y Daniel Bartolom
Divergencias norte-sur | Patricio Mateos-Quesada
El sacudir del invierno | Patricio Mateos-Quesada
Gestionar conejos | Comit Cientfico de WAVES
Causas y soluciones para las enfermedades emergentes | C. Gortzar, M. Boadella y J. Vicente
Resurgen los machos | Patricio Mateos-Quesada
El inicio del ciclo vital | Patricio Mateos-Quesada
El control de predadores como herramienta de gestin | Comit Cientfico de WAVES
Las pautas de gestin de un buen guarda | Samuel Morillo
Tras los pasos del duende | Patricio Mateos-Quesada
El descaste del conejo | Comit Cientfico de WAVES
Muflones: Cmo lograr una repoblacin exitosa | Fernando Benito
La codorniz en Espaa | Jess Nadal
La supervivencia de los mejores | Patricio Mateos-Quesada
La salvacin de la bellota | Patricio Mateos-Quesada
Cabos sueltos | Grupo Vigilancia y Gestin
El apogeo del celo | Patricio Mateos-Quesada
La deriva de los sexos | Patricio Mateos-Quesada
Escasez y abundancia al tiempo | Patricio Mateos-Quesada
Recomendaciones para un cazador en poca de veda | Jos Luis del Monte
Rquiem por las liebres: culpable, la Administracin | Miguel ngel Romero
Partos y trofeos, por separado | Patricio Mateos-Quesada
Aumentar densidades | Patricio Mateos-Quesada
El renuevo poblacional | Patricio Mateos-Quesada
El despertar de abril | Patricio Mateos-Quesada
Cmo censar al corzo? | Patricio Mateos-Quesada
Ms conejos sin sueltas ni vacunas | Departamento de Zoologa Universidad de Crdoba
Examen de supervivencia | Patricio Mateos-Quesada
Luces y sombras | Pedro Fernndez-Llario
Cmo controlar con efectividad los depredadores | Miguel ngel Romero
Primero ver, comprobar y luego contratar | Cristbal De Gregorio
Se establece el control para el caar y la trtola turca en Valencia | Vctor Mascarell
La importancia del SIGPAC en la caza | Pablo R. Pinilla
Cmo afecta la maquinaria agrcola en los procesos de reproduccin y cra | Jess Llorente
Primeros datos de la temporada de becada | C.C.B. - Fedenca
Cervus elaphus: distribucin, hbitat y densidad | Antonio Daz de los Reyes
Las Ensanchas: la cuna de la patirroja | Leopoldo del Valle
La gestin sostenible de la becada | Carlos Irujo
El collarum, el ms eficaz y selectivo | Francisco Aranda y otros
La prdida de biodiversidad, la agricultura y la actividad cinegtica | Jess Llorente
Una buena herramienta de gestin | Manuel Romero
Asociacin de Tramperos de Espaa | Albert Roura
Nos vamos de caza de conejos con hurn! | Miguel ngel Romero
Expertos en especies | Vctor Mascarell
Una apuesta de futuro: La caza social como elemento dinamizador del medio rural | Jaime Veiga Fontn
Apoyo a la FOP en la mejora del hbitat osero en Asturias | FOP
Vacuna recombinante | Antonio Mata
La certificacin de la calidad cinegtica | CRCP
Caza sostenible: cupos s? cupos no? | Jos Luis Garrido
Ojeos bien organizados a los conejos | Miguel F. Soler
El polimrfico trofeo del macho monts | Antonio Daz de los Reyes
El MARM se columpia una vez ms | Juan Miguel Snchez Roig
Sembrar para recoger | Alberto Covarsi Guijarro
Dos aos de divulgacin del conocimiento cientfico | Jernimo Torres y Juan Carranza
Fototrampeo de especies cinegticas | Secretara Tcnica de Ciencia y Caza
Directrices para la gestin sostenible de la caza en Europa | CRCP
La carne de caza | Secretara Tcnica de Ciencia y Caza
Clculo de sostenibilidad de la perdiz roja | Jos Miguel Montoya Oliver
Indicadores de alerta en la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
Proyecto Roding | Club de Cazadores de Becada - CCB
Censos de gestin y censos de ordenacin en la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
Censos de cazadores en la gestin de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
Momento de controlar la abundancia de depredadores | Jess Llorente
Estn sensiblizados los agricultores con el medio y la caza? | Jos Lafuente
Quin se atreve a cortar la melena al len? | Jos Lafuente
Clculo de los censos de ordenacin de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
La marginalizacin de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
PAC, naturaleza y caza | Jess Nadal
Trofeos de caza sin problemas en las aduanas | Fernando Tern
Conejos y liebres, siempre un problema | Miguel ngel Romero
Cosas ciertas en los derechos del cazador y en la caza de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
Propuesta de Criterios e Indicadores de Calidad Cinegtica | Mara Luisa Mesn Garca
Malos tiempos. Qu es cazar? | Antonio Daz de los Reyes
Capacidad de carga. Cuntos animales en un coto? | Jos Miguel Montoya Oliver
La licencia nica de caza (LUC) empieza a ser una realidad | UNITEGA
Los daos colaterales del jabal | UNITEGA
Los animales en el monte | Jos Miguel Montoya Oliver
La paridera en crvidos | CRCP
El anlisis social en la ordenacin cinegtica | Jos Miguel Montoya Oliver
La caza social | UNAC
Jabal, torcaz y bellota | Jos Miguel Montoya Oliver
El veneno en nuestros campos | Federacin de Caza de Castilla y Len
Se extingue la perdiz? | Jos Miguel Montoya Oliver
El veneno en nuestros campos (II) | Federacin de Caza de Castilla y Len
Es la caza un recurso natural renovable? | Jos Miguel Montoya Oliver
El declive de la perdiz roja (I) | Jos Luis Garrido
Conflictos de riesgos y daos cinegticos | Jos Miguel Montoya Oliver
El declive de la perdiz roja (II) | Jos Luis Garrido
El declive de la perdiz roja (y III) | Jos Luis Garrido
Proteger la biodiversidad, complejo y caro | Jess Llorente
Las perdices rojas autctonas, en picado | Miguel ngel Romero
La codorniz y sus expectativas para esta temporada | Jos Luis Garrido
Sobre las homologaciones: Su actual inutilidad y sus injusticias | Antonio Daz de los Reyes
Sectaria discriminacin en la homologacin de trofeos | Antonio Daz de los Reyes
Proteger la biodiversidad, complejo y caro | Jess Llorente
La inevitable moratoria de las trtolas | Enrique Benjumeda
La gestin del ciervo en Navarra | Adecana
El sndrome del Sus | Pedro Crespo Bernal
Alternativas para el control de plagas de topillos (I) | Jos Luis Garrido
Alternativas para el control de plagas de topillos (y II) | Jos Luis Garrido
Nueva enfermedad hemorrgica del conejo | Jos Luis Garrido
Necesidad de control de crvidos | Jos Luis Garrido
El gusano del corzo puede frenar su progreso | Jos Luis Garrido
La importancia de la formacin en la actividad cinegtica | Ivn Poblador Cabaero
El peligro de las semillas blindadas para las perdices | IREC
La trtola sigue en crisis | Jos Luis Garrido
El impacto de la recoleccin del cereal y la paja en la fauna | Adecana
Deberamos cazar el conejo de monte como gallegos? | Asociacin SOS Coello de Monte de Galicia
Dificultades de la fauna avcola asociada a medios agrcolas | Jos Luis Garrido
Artículos relacionados con 'Perdiz'
A vueltas con las perdices, nos faltan tcnicos... Prcticos | Kodiak
La reforma del PAC y la caza | Eli
Sueltas duras y blandas | Jess Nadal
El reclamo y los pollitos de perdiz | Manuel Romero
Cuando canta la perdiz | Manuel Romero
Reforzamientos con sueltas blandas | Jess Nadal
El futuro de la Perdiz Roja | Jess Nadal
Fracaso reproductor | Jess Nadal
Aficionados y AFICIONADOS al reclamo | Manuel Romero
Repoblacin y anillamiento | M.A. Arnau - J. Coronado
Cmo aprender de los perdiceros veteranos | Miguel F. Soler
Maullidos suspiros bostezos | Manuel Romero
Defender nuestro derecho a cazar | Miguel A. Daz Garca
Vicios y resabios del reclamo | Damin Fermn Vaquero
Cmo cazar 5 perdices con 25 cartuchos | Miguel F. Soler
Dnde se han metido las perdices? | Miguel F. Soler
Los diferentes cantos del reclamo (VI) | Jos F. Titos Alfaro
Adecuando escenarios | Jos Antonio Berruezo Segura
Perdices y perdiceros de alto rendimiento | Miguel F. Soler
Comienza la temporada de caza! | Miguel A. Daz Garca
Primeros resultados del Proyecto Semillas | IREC
La continuidad de la especie | Rafael Barrachina
Informe de las perdices de Daroca | Jess Nadal
Cosas ciertas en los derechos del cazador y en la caza de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC