Categoria Corzo

Villaviciosa, portal corcero

Adolfo Sanz

Por favor, no me tilden en esta ocasi√≥n de perezoso, ya que, por circunstancias, ser√° la imagen la que mande sobre la palabra en este relato en verde; mejor as√≠, que la fotograf√≠a pueda explicarse por si misma con un apoyo leve del texto. Lo de verde es por Asturias, que, a primeros de mayo, normalmente est√° cubierta por un intenso manto de diversas tonalidades de ese color, a pesar de que en este 2010 y en esas fechas, m√°s que primavera parec√≠a a√ļn invierno.

Corzo.
0
4 de agosto de 2010

Formas de cazar el corzo

Santiago Segovia

Soy consciente de que no debo internarme en el peligroso juego de intentar ense√Īar nada a nuestros lectores sobre como acometer la caza de nuestros corzos, seg√ļn la modalidad de la que se trate.

Corzo.
0
8 de julio de 2010

¬ŅC√≥mo censar al corzo?

Patricio Mateos-Quesada

Nos acercamos a una nueva temporada de la caza del corzo, pero no todos podemos hacerlo bajo similares perspectivas: cazadores, propietarios, gestores e incluso científicos, cada uno bajo su capota, mochila o carpeta, guarda una razón con la que acometer esta nueva temporada.

Gestión, Corzo.
0
30 de abril de 2009

Aumentar densidades

Patricio Mateos-Quesada

La expansi√≥n que ha experimentado el corzo en los √ļltimos a√Īos es bien conocida por los aficionados o estudiosos de este c√©rvido. Desde las poblaciones estables existentes en la Cornisa Cant√°brica se han expandido, y lo siguen haciendo, por todo el sur de los Pirineos hacia el este; y de esas mismas poblaciones, hacia el sur, se introducen paulatinamente por todas aquellas sierras y arboledas con un m√≠nimo de condiciones para albergar a la especie.

Gestión, Corzo.
1
24 de marzo de 2009

Tras los pasos del duende

Patricio Mateos-Quesada

A vueltas con el corzo y ya en los confines de la primavera con el verano, muchos buscan en esta especie un sabor diferente al disfrutado en temporada de la mayor. La caza del corzo supone la antítesis de la algarabía ligada a las pasadas monterías y, el pausado rececho en su busca, nos lleva de la mano al contacto tranquilo e íntimo con la naturaleza.

Gestión, Corzo.
0
24 de julio de 2008

El inicio del ciclo vital

Patricio Mateos-Quesada

Mayo es el mes en el que podemos establecer el inicio del ciclo del corzo desde el punto de vista de la biolog√≠a de la especie. El fin √ļltimo de cada individuo, tanto en machos como en hembras, ser√° perpetuar sus genes en la siguiente generaci√≥n, y las cr√≠as son las depositarias de esa √ļltima voluntad biol√≥gica propia de la especie, la capacidad de sobrevivir de sus progenitores y la destreza del macho a la hora de conseguir un veh√≠culo para sus prop√≥sitos, se materializa en forma de un nuevo ser para la siguiente generaci√≥n.

Gestión, Corzo.
0
29 de mayo de 2008

Resurgen los machos

Patricio Mateos-Quesada

La convergencia parece llegar, por fin, a nuestras poblaciones ibéricas de corzo después de varios meses con notables diferencias en lo referido a sus actividades y a sus momentos biológicos.

Gestión, Corzo.
0
30 de abril de 2008

El sacudir del invierno

Patricio Mateos-Quesada

Ya podemos establecer el paso del período más duro para buena parte de los corzos peninsulares, aunque, como viene siendo habitual en el conjunto de la población ibérica, la más dura para algunos estará por llegar con los calores del estío.

Gestión, Corzo.
1
20 de marzo de 2008

Divergencias norte-sur

Patricio Mateos-Quesada

De nuevo febrero se presenta como un mes donde las diferencias comportamentales entre las poblaciones de corzo, siguen siendo conspicuas. Podemos seguir hablando del corzo del norte y el del sur, del que mantiene una territorialidad anual y del que está sufriendo los mayores rigores invernales de la Península.

Gestión, Corzo.
0
8 de febrero de 2008

Combates y holganza

Patricio Mateos-Quesada

De nuevo nos encontramos en enero con un momento del a√Īo en el que parecen re√Īidas las conductas en las diferentes poblaciones ib√©ricas de corzo, m√°s en lo que respecta a los machos y no tanto en las hembras.

Gestión, Corzo.
0
8 de enero de 2008

√Čpoca de diferencias

Patricio Mateos-Quesada

En el anterior cap√≠tulo sobre la biolog√≠a del corzo aclaramos c√≥mo el clima condicionaba el arranque y final de sus diferentes ciclos. Y si este punto est√° aclarado, ¬Ņqu√© m√°s cuestiones cabr√≠a considerar en relaci√≥n al clima y los ciclos del corzo? Pues precisamente esto: los arranques y los finales de cada ciclo.

Gestión, Corzo.
0
5 de diciembre de 2007

Conductas poblacionales

Patricio Mateos-Quesada

Resulta evidente la diferencia que entre dos poblaciones se establece en la Espa√Īa peninsular a la hora de fijar los patrones b√°sicos de la conducta. Dos poblaciones diferentes sobre todo en aspectos comportamentales que no tanto morfol√≥gicas; a este respecto, cabr√≠a hacer otras consideraciones que no vamos a tratar en este cap√≠tulo.

Gestión, Corzo.
0
21 de noviembre de 2007

Octubre corcero

Patricio Mateos-Quesada

Entramos en época de paréntesis para la especie. Tal y como vimos en el mes anterior, el celo ha finalizado definitivamente y bien podríamos hablar de aquello con lo que tanto relacionamos a esta especie: el silencio.

Gestión, Corzo.
0
10 de octubre de 2007

Tiempo de gestionar

Patricio Mateos-Quesada

Dos intereses diferentes, el de los machos y el de las hembras, que nos conducen a dos circunstancias bien distintas para analizar en el corzo durante el mes de septiembre. Podemos incluso establecer dos puertas que comienzan a cruzar nuestras poblaciones en función del lugar en el que se encuentren dentro del solar peninsular.

Gestión, Corzo.
0
24 de septiembre de 2007

Celo y algo m√°s

Patricio Mateos-Quesada

Hasta bien poco, el sabor de la caza mayor en verano era de √ļnico plato. Cu√°ntas noches llenaba el jabal√≠ las ilusiones de tantos aficionados y calmaba el desasosiego producido por el obligado par√≥n entre ambas temporadas de la mayor: una, la noche de la ronda o el aguardo, y otras mil con la ilusi√≥n de su llegada. Ahora el corzo es parte de esa espera entre ambas temporadas.

Gestión, Corzo.
0
20 de agosto de 2007

10 consejos para tener éxito en los recechos de corzo

J.M.R.

Estamos en plena temporada corcera eso, es algo que se nota en el ambiente que rodea a este mundo de la caza. Mayo hace extensiva a la práctica totalidad de los terrenos de las distintas comunidades autónomas la posibilidad de intentar cobrar ese duende del bosque y nada parece echarnos para atrás: ni las dificultades de su caza, ni los altísimos precios que se pagan por un coto o por un precinto, sobre todo en las zonas de mayor tradición.

Corzo.
3
7 de mayo de 2007

El corzo en la Sierra de San Pedro

Patricio Mateos-Quesada

Es la evoluci√≥n de las poblaciones extreme√Īas de corzo todo un fen√≥meno en el que entran a formar parte numerosas variables relacionadas con la naturaleza. De una poblaci√≥n que debi√≥ ocupar buena parte de nuestras sierras y montes, a principios de los a√Īos ochenta se ve√≠a relegada al √ļnico lugar de Extremadura: los aleda√Īos del pico Villuercas.

Corzo.
0
25 de abril de 2007

El preciado trofeo del corzo

Luis E. Fidalgo

En los √ļltimos a√Īos se est√° produciendo de forma incesante un incremento de la poblaci√≥n de corzos en la Pen√≠nsula Ib√©rica, ocupando, incluso con censos apreciables, comarcas de las que estaban ausentes desde hace tiempo.

Corzo.
0
7 de octubre de 2006

El corzo en Catalunya. Temporada 03/04

Antoni Quer - Josep Mir

En los ultimos 10 a√Īos el corzo ha pasado de ser una especie rara en Catalunya a estar presente en muchas comarcas, en algunos casos por aumento de las peque√Īas poblaciones que quedaban, en otros por la colonizaci√≥n de nuevos territorios por parte de ejemplares procedentes de zonas vecinas y por reintroducciones de corzos de diferentes procedencias.

Gestión, Corzo.
9
28 de septiembre de 2004

Cómo rematar un corzo

Kodiak

Hace unos meses, se abri√≥ en esta p√°gina un foro sobre la forma de rematar corzos. En √©l, coment√© como lo hac√≠a, fruto de un aprendizaje junto a guardas europeos. Me llam√≥ la atenci√≥n (y convenci√≥), la cr√≠tica que el sistema recibi√≥ por parte de alguno de los lectores del foro, que no estaban de acuerdo con su pr√°ctica. Pero desde entonces me quedo la duda, de ¬Ņc√≥mo era posible que profesionales, y adem√°s de pa√≠ses con una tradici√≥n cineg√©tica en la caza de esta especie mucho mayor que la que tenemos en este pa√≠s, pudiesen estar confundidos, tan confundidos, como los comentarios de aquel foro pretend√≠an explicarme?

Corzo.
0
29 de noviembre de 2002
Categorías
Adiestramiento
Agricultura
Armas
Asociaciones
Caza
Codorniz
Concursos
Conejo
Corzo
E.E.C.
Ecologismo
Equipamiento
Federación
Formación
Galgos
Gestión
Internacional
Jabalí
Legislación
Lince
Modalidades
Montería
Opinión
Paloma
Perdiz
Perros
Reclamo
Tiro
Veterinaria
Zorro

 

 

Autores