La opinión de un cazador

Santiago

 

No hace mucho tiempo que se utilizó la circunstancia puntual de la muerte de unos perros de pastor y el posterior encuentro de unos restos de zorros en el monte enclavado dentro del coto de Castillo de Robledo en Soria, que administra la Real Federación Española de Caza para la celebración de campeonatos y una serie de prácticas de la Escuela Española de Caza, para que se montara por los ecologistas una campaña de descrédito en contra de la Federación. En el Juzgado de El Burgo de Osma se archivó el caso.

Posteriormente se encontraron unos cadáveres de aves rapaces en el coto de unos municipios cercanos a Castillejo, aunque no colindantes, y este hecho fue considerado suficiente motivo para que la Junta de Castilla y León, sin poder demostrar la culpabilidad, condenara a los titulares del coto y prohibiera la caza en el mismo por un tiempo no inferior de dos años. Este hecho fue loado en los medios de comunicación por grupos conservacionistas y felicitaron a la Consejería por tal medida.

El 14 de septiembre y el 3 de octubre pasados, se encontraron muertas sendas águilas imperiales en Estepona, que eran motivo de estudio por científicos de la Estación Biológica de Doñana, dependientes del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, las cuales llevaban unos arneses en el cuerpo que soportaban un radioemisor de energía solar y unas anillas en las patas. Y esto no es un hecho aislado, ya que linces, osos etc, han ido muriendo de una u otra forma cuando eran manipulados en los estudios a los que eran sometidos. Pero nadie levanta una voz de protesta, ni nosotros los cazadores. Y yo me pregunto ¿hasta cuando?. Acaso tiene bula estos señores que se autoarrogan de salvadores de las especies en peligro de extinción. ¿Que pasa que no hay denuncias públicas ante sus fallos estrepitosos?.

Cuando suceden hechos como este, una vez mas me enfado conmigo mismo ya que me reafirmo en mi tesis de que la única importancia que algunos dan al problema de las especies de nuestra fauna que sufren un continuo descenso poblacional, por todo cuanto les sobreviene a su forma de vida en los espacios que ocupan ya que se alteran cuando no se anulan, pero a estos les preocupa solamente poder crear un clima de alarma social tal, que proporcione un cascada de subvenciones para la realización de estudios encaminados a la "protección" de la especie motivo del estudio.

Y una nueva pregunta me provoca tal situación, que es el motivo de mi enfado por volver a pensar mal, ¿qué especie se salva con estos estudios, la del animal o la de los que hacen el estudio?.

Y para el que no quiera pensar sobre lo antes mencionado, lo puede hacer sobre lo que ha acontecido este año en nuestros campos, en los que se avistaron muy buenos bandos de perdices, pero a la hora de abrirse la veda nada de nada, ya se está cerrando la caza de la perdiz en muchos cotos. ¿Quien se ha adelantado a los cazadores?.

Si conejo no ha habido y los hospedadores oportunistas de día y noche en el campo tenían que comer…

 

Comentarios (0)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: Cómo rematar un corzo | Kodiak
Artículo anterior: La Caza de ayer y de hoy | Rayón
Artículos relacionados con 'Ecologismo'
Una espera con moraleja | Rafael M. Barrachina
¿Qué se siente cuando se mata un animal? | José Luis Garrido
Futuro incierto para las aves en la UE | Eli
Dinero bien usado, dinero desperdiciado | Julio Puertas
Sobre terrorismo cinegético | Rafael M. Barrachina
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC