Nos ha visto la loba

Rayón

 

Eso es lo que dice un amigo mío cuando augura o presagia un mal día de caza, que nos ha visto la loba. Y eso es lo que creo que nos ha pasado a todos los cazadores, que actualmente nos está viendo la loba constantemente.

Digo lo anterior, porque ya se están viendo los primeros resultados, pues según dicen ahora que estamos presumiendo de Oficina Nacional de la Caza y de otras defensas para el cazador, resulta que dicen que se han dado de baja como cazadores 300.000. Algo que aunque a algunos les haya parecido una burrada y hayan comentado que no entienden esta "desbandada" del mundo cacero por parte de esos cazadores, a mí personalmente no me ha cogido por sorpresa, pues incluso antes de que algunos medios y personajes del sector lo lanzaran a los cuatro vientos con sentimiento de derrota, yo ya lo venía diciendo en alguno de mis escritos.

Y esto pienso que no era difícil de adivinar para nadie, pues según se está incrementando el precio del derecho a cazar, y la economía de la mayoría de nosotros se va deteriorando a pasos de gigante, era algo fácil de predecir.

Hemos de tener en cuenta que hasta hace poco había muchos cazadores que cazaban en los terrenos libres de algunas comunidades, unos terrenos que han ido desapareciendo por convertirse en nuevos cotos y otros que por ciertos caprichos de alguien se han convertido en zonas no autorizadas para practicar el deporte de la caza.

Ya sé que algunos, o muchos, dicen que está bien que solo se cace en los cotos, y que las autoridades en esta materia prohiben la caza en los terrenos libres para evitar una excesiva presión cinegética, pero de lo que no se dan cuenta al parecer es que ciertas especies no se gestionan en los cotos y que además es donde más presión reciben por el hecho de no ser gestionadas en ellos, pues que yo sepa hay muy pocos donde se les siembre a las migratorias para que éstas críen y se reproduzcan bien.

Pero en lo que no se han fijado muchos de los que dicen eso y las autoridades que prohiben la caza en esos terrenos, es que hoy día no está al alcance de todos poder pagar las burradas que se piden en la mayoría de los cotos cercanos a las grandes urbes por el derecho a cazar. De ahí que ya la mayoría de los cazadores modestos que no tenemos un coto social en nuestro pueblo o el pueblo nos queda a más distancia de la que en un día se puede recorrer, estemos condenados a colgar nuestras escopetas de por vida.

También sé que algunos al leer esto empezaran a poner el ejemplo de los coches de lujo, del caviar y de las angulas, diciendo que hay que resignarse y el que no pueda pagar la caza se tendrá que aguantar sin ella lo mismo que muchos se han aguantado toda la vida sin tener un coche de lujo o sin comer caviar y angulas.

Pero claro, de lo que no se dan cuenta estas personas que dicen esas cosas, es que el caviar y las angulas los pobres no las echamos de menos porque jamás las hemos probado, y que los coches de lujo tampoco los echamos de menos porque tampoco los hemos tenido nunca. Pero la caza es algo distinto, porque precisamente antes de convertirse en un deporte de moda como se ha convertido, y sufrir la tremenda comercialización que ha sufrido ésta en los últimos tiempos, los que más la practicábamos éramos los cazadores modestos de las zonas rurales, incluso en muchos casos los más necesitados por verla como una gran ayuda a su despensa, pues muchos la caza jamás la hemos visto como un deporte o afición, sino como un instinto heredado de nuestros antepasados, ya que en muchas ocasiones la veíamos como la veían ellos, pues salíamos a la sierra viéndola como una gran despensa natural a la que con agradecimiento teníamos que arrancarle parte del sustento proteínico familiar.

De lo anterior es de lo que no se dan cuenta muchos de los que dicen tales cosas, de que la caza los cazadores menos pudientes la echaremos siempre de menos por haber sido los que tiempos pasados más la hemos practicado y cuidado.

Decía cuidado, porque cuando la práctica de la caza no costaba los dinerales de ahora, los cazadores no teníamos que amortizarlos, de ahí que nos conformásemos con mucho menos de lo que ahora se conforman los que la practican a base de fuertes golpes de talonario, pues ellos si han de amortizar esas grandes cantidades que pagan abatiendo grandes perchas o grandes cantidades de reses.

Antaño la mayoría de los cazadores salíamos al campo con un puñado de cartuchos en el bolsillo a por un par de perdices o tres o unos cuantos conejetes, pero para nada pensando en abatir grandes cantidades de piezas. La mentalidad de las grandes perchas les empezó a muchos cazadores con la caza comercial, cuando los campos empezaron a llenarse de tablillas y las ciudades de intermediarios en lo que iba a ser un rentable negocio.

De todas formas, él número de cazadores estoy seguro que irá bajando año tras año, ya que hoy día es muy difícil iniciarse en ella. Antaño un padre sin grandes ingresos podía aficionar a sus hijos a la caza sin miedo alguno a arruinarse, pero se pueden imaginar si a alguien como yo que vive en una gran urbe y de una nómina se le aficionan ahora los hijos a la caza, pues si no puedo pagar una acción en un coto medio decentito, como voy a pagar tres, imposible.

De todas formas yo pienso que cazar nos cuesta tanto dinero debido a que hay mucha gente o intermediarios en ella que piensan que la caza hay que exprimirla como si fuese un limón hasta que suelte su última gota convertida en euro.

Digo lo anterior, porque últimamente me he dedicado a comparar precios sobre lo que cuestan las cosas cuando son para utilizarlas cazando y cuando son para utilizarlas en otra cualquier actividad.

Mis sorpresas han sido muy grandes, pues desde los terrenos que alquilamos para cazar hasta las mismas ropas o calzado, variaban una montonera al alza sobre lo mismo cuando es para utilizarlo en otras actividades.

Resulta que un chaquetón en la sección de caza de cualquier gran superficie es mucho más caro que ese mismo chaquetón en la sección de ropa en general. Unas botas de simple loneta y algo de badana si en su etiqueta pone bota para caza ya es mucho más cara que si no pone nada, es decir, que de comprarla en la sección de caza a comprarla en la de calzado hay una gran diferencia de precio.

Incluso una simple gorra comprada en una tienda de artículos para la caza casi doblaba el precio a otra igual comprada en otro tipo de tienda de ropa.

Pero lo que más me ha llamado la atención, es la diferencia de precio que hay de comprar perdices para repoblar o para una tirada con el de las que ya están peladas, sin vísceras, congeladas, metidas en una bonita caja y bien presentadas en la sección de congelados de un supermercado, pues después de tanta manipulación, éstas valen mucho menos que las que nos dan en la granja vivitas y metidas en una jaula, cuando debería ser al revés si pensamos en la cantidad de mano de obra empleada en las congeladas que podemos comprar en el supermercado.

Hace muy poco vi en un supermercado tres perdices congeladas y metidas en una caja por 2.000 pesetas, y seis codornices por 480. La verdad es que no sé cuanto costarán si vamos a una granja y las pedimos vivas para después "cazarlas", pero estoy seguro que por el simple hecho de ser para cazarlas deben costar mucho más.

Y lo malo es que todo es así, pues alguien debe haber cundido que los cazadores somos todos millonarios, cuando la inmensa mayoría, como yo, somos unos pobrecitos.

Así es que cuando oigo decir que ya somos 300.000 cazadores menos en España, a mi no me sorprende para nada, pues a ver quienes son los que pueden seguir aguantando esas subidas que está sufriendo todo lo que huele a caza, porque lo que soy yo, por supuesto que no.

Pero es que luego tenemos las trabas y más trabas que nos ponen, como pueden ser los exámenes del cazador, el número de licencias a pagar si queremos cazar en más de una autonomía, la imposibilidad de sacar una licencia en algunas autonomías si no podemos justificar ciertas cosas.

Y no digamos si nos paramos a pensar en las criticas que recibimos de una parte de la sociedad, pues si pensamos en ellas y en lo que nos dicen casi se nos pueden quitar las ganas de cazar, pues en algunos casos hasta asesinos nos llaman.

 

Comentarios (1)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

loba
Dagom
24/10/2011 15:15:27
Que decir, todo lo has dicho tu, solo decirte que tienes toda la razón. Un saludo.

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: La Caza de ayer y de hoy | Rayón
Artículo anterior: ¿Una justificación? | Diego
Otros artículos de Rayón
Sobre las esperas nocturnas al jabalí (17/09/2002)
¿Qué pasa con la vacuna? (21/09/2002)
La frase que siempre se repite (10/10/2002)
En la antesala (20/10/2002)
La Caza de ayer y de hoy (14/11/2002)
¿Timadores o...? (30/01/2003)
Pobre "gatito" (15/02/2003)
Una especie descabezada (18/04/2003)
¿Una modalidad falta de ética? ¿Por qué? (07/05/2003)
¿Admiración? a cada uno la que merezca… (09/05/2003)
Cada cosa en su tiempo y sitio (09/06/2003)
Qué pena de calibre (08/07/2003)
Los zorzales y sus cambios (01/02/2006)
¿Qué eliminar primero, modalidades o «cazadores»? (28/05/2007)
¿Por genética o por necesidad? (11/08/2007)
Artículos relacionados con 'Opinión'
La Caza | Diego
¿Una justificación? | Diego
La Caza de ayer y de hoy | Rayón
Razonamientos sobre la Caza | Víctor Mascarell
El amplio mundo de la Caza | Víctor Mascarell
Necesitamos cazar | Murdererfox
¿Qué es la Caza, y sus concepciones? | Víctor Mascarell
Carta abierta a un cazador inactivo | Murdererfox
El cazar, y su propia identidad | Víctor Mascarell
El estilo del cazador | Murdererfox
Caza y telebasura | José Luis Garrido
¿Réquiem por FITAC? | Sierra
Cazar no es matar | Joaquim Vidal
Una asignatura pendiente | Israel H. Tabernero
Problemática actual de la caza en Cataluña | Josep Mauri
Carta abierta a la Consejera de Agricultura de CyL | Santiago Iturmendi
Antropología social de la caza | Ramón J. Soria Breña
Caza y consumo | Víctor Ferri
Miedo escénico | Víctor Ferri
Enseñar (a odiar la caza) al que no sabe | Salvador Calvo Muñoz
Halcones y ley de plomo | Raúl del Pozo
Sombras del pasado | Salvador Calvo Muñoz
¡Por los cazadores! | Pedro Francés Ramón
La caza es más que Ignacio Valle | Aníbal Pérez
Ecoterrorismo en Euskadi: nada de miedo | Geroa
Carta al presidente de la Federación Cántabra de Caza | Julio Sánchez Portilla
El silvestrismo en Cantabria | Asibe
Eco-terrorismo, la sombra animalista | Sabi Fox
Ocho claves para la media veda | José Luis del Monte
ADECACOVA pide agilidad en la adaptación de la normativa de la gripe aviar en la Comunidad Valenciana | Víctor Mascarell
La caza también es escuela | Víctor Ferri
La estrategia del movimiento ecoterrorista en España | GEROA
Fin de un abuso en Canarias | Félix Antonio Mazón Pastor
La caza es caza y no un deporte | Víctor Mascarell
Otro año más | UNITEGA
La Licencia Única hubiera ahorrado millones de euros | Víctor Mascarell
Respeto en el campo | Juan Miguel Sánchez Roig
La caza no es un deporte | Miguel Iñigo Noain
Cada uno por su lado… | UNITEGA
La gestión sostenible de la becada | Carlos Irujo
Majestad… ¡SOCORRO! | Luis Pérez de León
¿Por qué los cotos siguen haciendo planes de caza? | Víctor Mascarell
Salvemos la caza en Navarra | Agustín Goizueta
Las peores faltas del montero | Santiago Segovia
Un Plan Estratégico Estatal… ¿o un estratégico plan? | Víctor Mascarell
Miedo a la libertad | Fernando Tello del Hoyo
Cómo buscar un coto de caza menor | Luis Dávila
Expertos en especies | Víctor Mascarell
La ley del embudo de Galicia | UNITEGA
Galicia 2011: Con licencia para matar | UNITEGA
Mantenimiento y puesta a punto del perdicero en época de veda | Luis Dávila
Los conflictos interinsulares en la redacción de la Orden de Caza de Canarias | José Agustín López Pérez
Otra forma de afrontar el primer día de caza | Luis Dávila
El Plan Estratégico del Patrimonio Natural custodia a la caza | Víctor Mascarell
Cómo cazar en los emparrados o viñas en espaldera | Luis Dávila
La caza social de Galicia: ¿Tiene cabida en la nueva Ley del Deporte? | UNITEGA
¿Cazar por obligación? | UNITEGA
La mujer, pilar de la familia y del mundo rural | Lola Merino Chacón
Contra la caza de corzas en primavera | Felipe Canales Basabe
17.000 accidentes por animales en las carreteras españolas | Víctor Mascarell
¿Y cómo mueren los elefantes? (Una reflexión sobre la muerte) | José Miguel Montoya Oliver
La caza, actividad cinegética del siglo XXI | Cesáreo Martín
Conocimiento y formación contra demagogia y sectarismo en el mundo de la caza | Santiago Iturmendi Maguregui
Mi primo cazador | Cesáreo Martín
Apertura de la veda en el Edén de la caza menor | Antonio Adán Plaza
Subida de tasas a la caza en Castilla y León | Federación de Caza de Castilla y León
Se nos fue uno de los Grandes de la Caza: Joaquín España | Joaquín España Aguado
¿Molestos los agricultores? | Federación de Caza de Castilla y León
Protocolo de actuación en casos de envenenamiento | Federación de Caza de Castilla y León
Una Ley de Caza para los piratas | UNITEGA
La responsabilidad por daños en carreteras y cultivos, en vías de resolución definitiva | Federación de Caza de Castilla y León
Los accidentes se evitan con un manejo seguro del arma | Federación de Caza de Castilla y León
Caza y pesca. Perspectiva básica | José Miguel Montoya Oliver
¿Por qué no se callan? | Lola Merino Chacón
La última de las batallas: la guerra química | Federación de Caza de Castilla y León
APEGA y sus amantes de la perdiz autóctona | Miguel Ángel Arnau
Obsesión sobre la media veda | José Luis Garrido
La propuesta de la caza como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad | Roberto Sánchez Garrido
Las vueltas del nuevo Plan del Lobo | Federación de Caza de Castilla y León
¿Son nuestras las reservas de caza de Castilla y León? | Federación de Caza de Castilla y León
Cazadores: presuntos acusados | UNITEGA
Crónica de un atropello | Fernando Tello del Hoyo
Cuando un tonto coge una linde… | Gustavo Menéndez
Si los cazadores se extinguen alguien tendrá que poner el dinero para estabilizar las poblaciones silvestres | Víctor Mascarell
De cazadores huérfanos y perdices moribundas | Marcos Pedregal
El conejo no se exterminará jamás en Canarias | Juan Miguel Sánchez Roig
La caza no es un juego | Pedro Crespo Bernal
Disfruten del sabor a campo en Navidad | Lola Merino Chacón
Cuando la información a los cazadores indigna | UNITEGA
La caza con rehalas: Trabajo y Seguridad Social | ARRECAL
Marcos Pedregal, el iluminado de la perdiz | Antonio Mota
Fringílidos: Una errónea interpretación causará su prohibición | UNAC
Control de zorros: Modalidades autorizadas. Situación del control con nuevas trampas | José Luis Garrido
Los paracaidistas de la custodia del territorio | Antonio Mota
No al exterminio del arruí alicantino | Raimundo Montero
Sólo interesa la ‘caza’ del voto | Sebastián Torres
La humanización de los perros | UNAC
Larga vida al muflón del Atlas | José Antonio Moreno Ruiz
La fuerza de la razón: Éxito de la manifestación en Sevilla en defensa de la rehala y la montería española | Alfonso Aguado Puig
La caza en Castilla-La Mancha, una mirada con perspectiva | Luis Fernando Villanueva
La ecocondicionalidad para cosechar, recoger la paja y labrar los rastrojos | ADECANA
Codornices de ayer, de hoy y… | Miguel Ángel Romero
La media veda posible | José Luis Garrido
Las claves para la media veda a la codorniz | Fermín Mourenza
¿Por qué debo ir yo a la manifestación? | Mesa en Defensa de la Rehala y la Montería
Buscando soluciones | Gabriel Marco Tejedor
Torcaces y tórtolas, un futuro diferente | José Luis Garrido
Cospedal y su apuesta por el Turismo Cinegético | Lola Merino Chacón
15 de octubre, Día Mundial de la Mujer Rural | Lola Merino Chacón
El jabalí, un problema en muchos lugares de España | José Luis Garrido
El tiempo y la caza | Raúl Guzmán
La perdiz roja, en coma profundo | José Luis Garrido
El silvestrismo acosado | José Luis Garrido
La Navidad, antesala de un año esperanzador | Lola Merino Chacón
Crónica de una muerte anunciada | Roberto Rodríguez
Los cazadores son parte de la solución | Eloy Coello Luis
¿Qué pasa en Castillejo de Robledo? | Colectivo de cazadores de competición
Violencia en las calles | Roberto Rodríguez
Carta abierta a la Directora de SEO Birdlife y al Secretario General de WWF | Luis Fernando Villanueva
Ocho acciones para una caza menor sostenible | José Luis Garrido
Nueva amenaza para los buitres ibéricos | Antoni Margalida y otros
Internet para tontos | Roberto Rodríguez
El lobo desde la distancia | Víctor Ferri
Lo que el viento se llevó | Roberto Rodríguez
La caza del conejo de monte en Galicia y su futuro (Parte 1) | Jaime Veiga Fontán
Una reflexión sobre los enfrentamientos con el ecologismo | Alberto Ramos
¿Y para qué sirve la Dirección General del Medio Natural de la Junta de Castilla y León? | Francisco Javier Fernández Escudero
El despropósito y la destrucción de la cabaña de jabalí en Galicia | Francisco Chan
Una pequeña historia | Ricardo Gasco
La custodia del patrimonio | Víctor Mascarell
La caza del siglo XXI | Consultora Kerétaro
La Ley de Montes, otra oportunidad perdida | Juan Miguel Sánchez Roig
Ni linces ni conejos | José Luis Garrido
Morir matando | Roberto Rodríguez
En defensa de la Caza y los Cazadores | UNAC
Los propios dioses | Roberto Rodríguez
El derecho de participación de la caza social | Víctor Mascarell
Animalistas y prestigio de cazador | José Luis Garrido
Octubre maravilloso | Joaquim Vidal
La faz de cazador de Don Quijote madrugador | Eduardo Coca Vita
Política y caza: Cinco preguntas a los partidos políticos | José Luis Garrido
Carta de un cazador a los Reyes Magos | José Luis Garrido
Pero, ¿veremos patirrojas puras en 2016? | Diego Ruzafa
El lobo y su problemática en Euskadi | Julen Rekondo
Caza social, recreativa y sostenible | Víctor Mascarell
¿Para qué la investigación cinegética? | Julen Rekondo
La caza es mucho más que un deporte | ADECANA
Caza y conservación | Julen Rekondo
Entre rebeldía y bochorno | José Luis Garrido
La caza y su imagen pública | Julen Rekondo
El Gobierno de Canarias, sin rumbo en materia cinegética | Eloy Coello Luis
¿A quién corresponde conservar la fauna silvestre y sus hábitats? | ADECANA
La UNAC se suma a impulsar una alianza del rural | UNAC
Concentración de avutardas | José Luis Garrido
No os esforcéis: no nos entenderán | Joaquim Vidal
La nueva ganadería | Víctor Ferri
Incidente cinegético en el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel | Matías Arroyo
Animales no humanos | José Luis Garrido
Munición de plomo: ¿sí o no? | Julen Rekondo
150.000 cazadores y pescadores de asfalto, por un día | Rodrigo Moreno de Borbón
El lince ibérico, en vías de recuperación | Julen Rekondo
Demasiado medio ambiente | UNAC
En procesión por la Gran Vía | José Luis Garrido
Solos ante el problema | Juan Miguel Sánchez Roig
Los atropellos de fauna cuestan más de cien millones de euros al año en España | Julen Rekondo
Agricultura respetuosa con el medio natural | Federación de Caza de Castilla y León
Retos de la caza social para la gestión de la perdiz roja | Juan Miguel Sánchez Roig
Las perreras municipales no están llenas de perros de caza | UNAC
Control de predación en España: lo que no quieren contarnos | Juan Miguel Sánchez Roig
Con los incendios forestales se pierden más que árboles | Julen Rekondo
Argumentos contra la matanza del arruí español | Raimundo Montero
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC