La ciencia estudia cuál es la utilidad de las rayas de las cebras

Durante siglos, se ha creído que las rayas que cubren el cuerpo de las cebras les servían para mantener una temperatura media en su caluroso y soleado entorno. Pero recientemente se ha publicado un estudio que echa por tierra esta teoría y apoya otra teoría.

CdC

10/07/2018 | 2043 lecturas

Apoyados en el hecho de que las superficies negras absorben más calor que las claras, se había llegado a la conclusión de que cuando el aire caliente que desprendían las franjas negras chocaba con el aire más fresco que provenía de las más claras, se creaba una especie de corrientes que refrescan a la cebra.

Pero nadie se había aventurado a aplicar la ciencia para probarlo o descartarlo. Hasta ahora. Un equipo de investigadores de la Lund University sueca ha realizado una investigación científica que ha sido publicada en la revista Nature.

Barriles cubiertos por pieles

Este equipo de investigación partió de la premisa de que existen hasta 18 teorías para las posibles funciones de las rayas de las cebras, una de las cuales es enfriar al animal. A partir de aquí, realizaron experimentos de campo y mediciones termográficas para investigar si la termorregulación podría funcionar en los cuerpos con rayas de las cebras.

Para ello, acudieron a barriles de metal llenos de agua cubiertos con pieles de caballo, ganado y cebra y con varios patrones negros, blancos, grises y rayados. Los barriles se instalaron al aire libre durante cuatro meses mientras se medían y registraban las distintas temperaturas en su núcleo. Usando la termografía, se compararon las distribuciones de temperatura de las superficies con las de las cebras vivas.

Los barriles con rayas de cebra iluminadas por el sol reproducían de manera fiel las características de temperatura superficial de las cebras iluminadas por el sol.


Configuración experimental. Se dispusieron seis barriles y una estación meteorológica para estos experimentos de campo. Los barriles se colocaron en un soporte de madera que los mantuvo a una altura de 10 cm por encima del suelo de hierba. Se medían y registraban las temperaturas centrales (fotografía tomada por Gábor Horváth).

Conclusiones

Los investigadores descubrieron que no se registraban diferencias importantes en la temperatura del núcleo entre los barriles rayados y grises, incluso en muchos días calurosos, independientemente de la temperatura del aire y la velocidad del viento. Las temperaturas centrales promedio de los barriles se ordenan de la siguiente manera, en orden ascendente: ganado blanco, gris, cebra real, cebra artificial, caballo gris, ganado negro.

Por este motivo, queda demostrado que las pieles con rayas de cebra no mantienen el cuerpo más frío que las grises, desafiando la hipótesis del papel termorregulador de las rayas de cebra.


Hipótesis del enfriamiento llevado a cabo por las rayas de cebra. De acuerdo con la hipótesis de la termorregulación, a la luz del sol, las rayas negras de cebra son más cálidas que las blancas, por lo que en clima calmo puede haber corrientes de aire ascendentes y descendentes por encima de las franjas anterior y posterior, respectivamente. La investigación demuestra que esta hipótesis es infundada. El dibujo esquemático a rayas de una espalda de cebra fue extraído de una fotografía tomada por Gábor Horváth.

Entonces, ¿para qué sirven las rayas de las cebras?

Estos investigadores partían de cuatro posibles razones de ser en las rayas de las cebras.

1- Antidepredación, como supuesto camuflaje e incluyendo aspectos de confusión visual ante depredadores.

2- Facilitar las interacciones sociales.

3- Frustrar el ataque de las moscas mordedoras (tábanos y otros insectos).

4- Regulación de la temperatura corporal.

En sus conclusiones dejan patente que la última teoría queda descartada. También nombran que la hipótesis 3 ha sido probada experimentalmente y corroborada por observaciones de campo y experimentos, otorgándole la máxima credibilidad.

Estos investigadores refuerzan de esta manera las conclusiones que obtuvieron hace ocho años, cuando parte de este equipo, junto a científicos de Hungría y España, concluyeron en otra investigación que estos insectos atacan más a los animales de piel oscura que a los de piel clara. Eso es debido a la luz polarizada que emiten las superficies oscuras. Pero las rayas blancas de las cebras actuarían como una especie de contrapeso que eliminaría la emisión de esa luz polarizada.

CdC

 

Comentarios

 

Leer más
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (219843 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (185072 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (172071 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (126948 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (119971 lecturas)