Ingeniería de la tórtola

Con la verdad por delante

José Miguel Montoya Oliver

21/06/2018 | 6371 lecturas

Tórtola

Definitivamente, y con perdón por el exabrupto, los cazadores no sé si somos gilipollas o simplemente tontos del culo. Nos hemos acostado siempre con el enemigo. Nunca estuve en ninguna Reunión, Curso, Coloquio, Seminario y otros saraos en torno a la caza, en la que no fuera obligado invitar a algún mamarracho para jugar a la contemporización con el ecologismo de alpargata o con los ecolojetas de la peseta. Ambos llevan yendo tras la tórtola desde hace muchos años. Ahora ya lo han logrado, y el dinero comienza a fluir hacia sus arcas, y a la de tantos funcionatas de los variopintos organismos públicos de la cosa.

El ecolojeta siempre traiciona: ¡No te acuestes con tu enemigo, idiota!

Me explico: he ido a cientos de rollos de caza, y siempre hubo ecolojetas; también he ido a cientos de rollos ecologistas (sí, desde los tiempos de Franco, cuando apenas éramos unos pocos y no convenía serlo, y menos siendo Ingeniero de Montes, pero con el ecologismo de aquel entonces bien distinto de este «ganado cerril» de ahora). He aprendido con el tiempo dos cosas: que a las reuniones ecologistas no se invitaba nunca a los cazadores, y que el ecolojeta siempre traiciona: ¡No te acuestes con tu enemigo, idiota! Ni agua al enemigo y menos aún al traidor. Por esto digo que hay que ser o gilipollas, o tonto del culo, o las dos cosas a vez (lo más probable es esto último), para hacer lo que hemos venido haciendo: no saber ni siquiera quiénes son los nuestros. Amanecíamos haciendo la cucharita con los de la SEO y otras mamandurrias «sin fines lucrativos».

Photocall

Nos han derrotado. ¡Gol por toda la escuadra! porque nuestros presuntos y presuntuosos líderes son, simple y llanamente, unos paletorros crecidos y hartos de pan. En los últimos meses: arruí, tórtola, parany, fringílidos… ¿Alguien da más? Sí, ya sé, condenas, declaraciones, estudios de parte, convenios, reuniones con algunos altos cargos de la pesebrera… Photocall: qué sonrisas, qué felicidad, cómo nos quieren, cómo nos queremos, nada como el amor, el diálogo y el consenso, lo políticamente correcto… ¡Pero qué pandilla de paletos, coño! ¿Cuándo os hartaréis de hacer el ridículo? Por cierto: qué viejos y qué feos salís en el photocall. Cuando había fotógrafos en los pueblos, las más feas aparecían siempre sonrientes y «ofresías» en sus polvorientos escaparates.

Perdedores

Tendréis todo perdido mientras juguéis con sus cartas

Tendréis todo perdido, mientras juguéis con sus cartas; mientras os dejéis encerrar en ese terreno, de apariencia científica y siempre fácilmente manipulable, en el que lo cualitativo, lo opinable, lo especulativo y la dialéctica priman, y en el que el enemigo se mueve como pez en el agua. Un enemigo que juega con cartas marcadas: mensajes sencillos, claros, lineales, mil veces repetidos, y que se han convertido previamente en mantras sociales a través de las escuelas de cualquier nivel y de los medios de comunicación social.

Por eso he titulado Ingeniería de la Tórtola, porque hay que pasar urgentemente, desde ese tingladete para garrulos y mangantes, a lo cuantitativo (medible), a lo seguro (ratificable) y a lo difícil (cálculos estructurales), y dejarse ya de más paparruchas que nos andan llevando a donde estamos, y encima lo peor está todavía por venir ¡Agarraros que hay curvas! Como las feas del fotógrafo, os acabaréis casando, sí, pero con la Iglesia.

Ya lo sé, alguien se contestará, «este va a lo suyo, a arrimar el ascua a su sardina». Pues no, esas me las como en espeto y en Málaga. Ya dije hace años lo que acabaría pasando, y que nadie me tire de la lengua, porque los peores enemigos que tuve entonces fueron esos mismos cazadores que ahora lloriquean por los rincones, como la Zarzamora, y claro, ahora ya es tarde. Hala: censitos los unos, zoología de catón los otros, mejoritas y bebederos, una de enfermedades, caza sí caza no, el cazador es el mejor ecologista, es cosa de Bruselas, hay que unirse, la culpa es de los agricultores, en el coto de mi pueblo… ¡Joder, qué patio!

Coeficientalización de la tórtola

Bueno, por si a alguien le sirven para algo, nunca nadie ha podido contestar a estos datos técnicos, base del cálculo estructural en la Ingeniería de la Tórtola, que he defendido en múltiples publicaciones, foros y proyectos sobre la tórtola (total pa-ná):

Datos generales

Seis datos generales deberían ser objeto de consenso en mesa de expertos. Los que proponemos e investigamos hoy para la tórtola son:

  • Coeficiente de equivalencia: 0,3 (Dato de naturaleza sociológica).
  • Captabilidad específica: 0,0346 (Dato de naturaleza técnica).
  • Tasa básica: 0,2515 (Dato de naturaleza ecológica).
  • Coeficiente de foraneidad: 1,5 (Dato de naturaleza técnica).
  • Variación de ordenación: 0,05 (Dato de naturaleza ecológico-técnica).

Datos locales

Datos de naturaleza inventarial, sometidos a ensayo y error (modelo heurístico) y por tanto revisables a la escala local de cada coto. Presentes en el manejo de cualquier especie migratoria, y por tanto en la tórtola, son:

  • Coeficiente sociológico: Tipología social de los agentes que captan.
  • Coeficiente de cazabilidad espacial: Dato de naturaleza ecológico-técnica.
  • Coeficiente de periodicidad: Dato de naturaleza técnica.

Conclusión: ¡A por ellos!

Europa habla de modificar el manejo de la tórtola sin saber ni de lo que habla

Ustedes, mis queridos amigos, seguramente no se han enterado mucho de este rollo un tanto pedante de la coeficientalización, ¿verdad? Pues mucho menos se enterarían los bruselinos, los científicos de salón, los ecolojetas de la peseta, o los rastras de la alpargata al Cabrales. Ahí es en donde hay que darles, a golpes de Ingeniería pura y dura, de cálculos estructurales, que luego no nos valdrá el decir tarde, mal y nunca. ¡Ay!

Europa habla de modificar el manejo de la tórtola sin saber ni de lo que habla; pues bueno, pues a tomar la delantera y a hacerlo, que ahí siempre ganaremos, porque la verdad esta del lado de nuestro entrañable colectivo, formado por la mejor gente que es posible encontrar por el campo. A todos y a cada uno nos ampara la verdad, y nuestro deber es hacerla valer. Dejemos de dormir con el enemigo, de salir en el Photocall, y cojamos el vitorino por los cuernos. ¡Olé!

José Miguel Montoya Oliver

 

Comentarios
7 comentarios
21 jun. 13:42
Fuente Andrino  
Mi querido y siempre bien ponderado amigo, respetado profesor y mi principal referente. Ante un post así, a uno se le quitan las ganas de escribir. Tu verdad científica y sumamente contrastada se inició con uno de tus muchos libros (muy consultado por mí) y su posterior devenir tiene su contrapartida en tus sabias aportaciones a la CINEGÉTICA ESPAÑOLA. Yo, siempre tuve claro que la venatoria Española estaba sucia con unos agentes impresentables, con consultores que tienen una pata en las organizaciones ecologistas (ECOLOJETAS) y la otra en la venatoria Española. Estos últimos, son unos inmorales, pues además de no tener muy claro el asunto de los concursos (tema que debería auditarse de inmediato), hacen outsourcing precarizando sueldos y colocando a los hijos incolocables de quienes pueden favorecer sus vergonzosas adjudicaciones.Se dejan utilizar como trampolín y les va de maravilla. Ser honrado y honesto en nuestra España, no merece la pena.
Después de más de 40 años dedicado a la Informática Oficial, 25 de ellos como directivo, no puedo por menos de comulgar con tus sabias y bien documentadas aportaciones. Aun así, yo, a tu lado, soy un monaguillo ante el Papa. Por eso te ruego disculpes mi atrevimiento al dirigirme a ti para darte la enhorabuena por tan buen post.
Pero no esperes nada de esta España nuestra, donde triunfan los canallas y los sabios y hombres buenos van a galeras.
Son muchas las veces en la que a todos los niveles y en los muchos medios con los que colaboro, donde digo y explico que con personas como tú, la biodiversidad tendría al mejor valedor de España, pero ya ves, esa caterva que jamás ganó una oposición ni está titulada en nada como se está viendo ahora, quiere a su ralea por ser más sumisa a la hora de tragar lo que sea.
Yo también acudo a muchos eventos en los cuales siempre me ha venido a la mente lo que hacíamos en los pueblos de Castilla con los malos comediantes. Se apagaba la luz y se les ponía morados a palos. Lo malo es que a veces nos dábamos entre nosotros.
UN ABRAZO MUY FUERTE, ENHORABUENA Y (COMO SIEMPRE) QUEDO A TU ENTERA DISPOSICIÓN (cosa que no creo que hayas dudado jamás).
Miguel Ángel Romero Ruíz

21 jun. 18:25
Lobón  
Pleno y total acuerdo con lo que dice JM.
Uno, también con muchos años de reuniones con cazadores y políticos (consejos de caza, comisiones, juntas consultivas de reservas, etc., etc.) lo tiene bien comprobado y siempre me pareció eso: una gilipollez por la parte de los cazadores y una debilidad –personal y estructural - por la de los políticos. Debilidad originada por los insoslayables (o inconfesables) complejos de los políticos de derechas, que son con los que a uno le ha tocado lidiar.
La presencia de estos elementos y personajillos en las reuniones, incluso oficiales, acaba siempre con que se lo crecen –ellos son los expertos y la verdad absoluta - y los demás meros comparsas. En consecuencia, llevan la voz cantante y terminan redactando las actas.
Unos cuantos de estos, con nombres bien conocidos en todo el país, han acabado en puestos y sueldos oficiales. ¡por quitárselos de encima! - dijeron los políticos. ¡Hay que jo----se!.

A otros les acaban imponiendo medallas… y no puedo recordar al ínclito, sin reírme yo solo, cuando en una reunión, y luego en un artículo de amplia difusión, hablaba de “embarazadas” al referirse a las corzas preñadas.

Metieron el enemigo en casa y ….así les va.
En el momento que vive España, es hora de definir posiciones o una parte importante de nuestro mundo, el rural y la caza con él, acabará desapareciendo.
A un lado o al otro, pero posicionados. Y no se trata de frentismo sino de supervivencia.

J. Lobón (seudónimo)
22 jun. 12:35
coli
Nunca creí que tiraría la toalla, pero ante todo esto presiento que no me quedan muchos años para hacerlo. Cuando consigan que la tórtola no se cace, ¿alguien se preocupará de ella?, creo que no.
Seguramente la especie se esta rarificando, por lo menos en nuestro país, en mi pueblo que no la cazamos casi nada por no decir nada, este año no he visto ni las pocas que cada primavera llegaban para criar en las cercanías del poblado. Se que la caza no tiene la culpa, lo que ocurre es que cuando hay un enfermo grave, cualquier catarro puede empeorar el cuadro.
Si los cazadores o nuestros representantes supiésemos o pudiésemos convencer a esta sociedad urbanita, que nosotros gestionaríamos convenientemente a la especie (con alguna moratoria autoimpuesta también), esta se recuperaría en unos años y no digamos si a todo esto se añadiese una nueva forma de tratar el medio por la agricultura y otras actividades.
Los grupos animalistas que no ecologistas llevan años ganando terreno, los políticos los han dejado ir poniendo pequeños cepos en la legislación que les vienen al pelo cuando alguien hace lo que a ellos no les gusta, solo tienen que acudir a los tribunales para ganar e imponer por la vía judicial lo que va contra toda razón.
Hace años que nos deberíamos haber plantado, huelga de cazadores, en unos pocos años se vería lo necesarios que somos y lo poco que lo son todos estos animalistas profesiones, porque los que agitan estas cosas son profesionales que no se olvide.
29 jun. 09:32
josemiguelmontoyaoli
Mi querido y admirado amigo D. Miguel Ángel Romero Ruiz:

Perdona mi retraso en contestarte. Lo hago principalmente para darte las gracias por tu aprecio y afecto. Siempre recuerdo cómo buscaba tus artículos, hace ya décadas, en las numerosas revistas de caza y de pesca de aquel entonces, porque eran la verdad ecológica y la ciencia profunda del campo real; el de verdad. Fue en una de estas revistas en donde por primera vez nos escribimos públicamente, desde el cariño y el respeto, y donde comenzó a cuajar nuestra amistad que, conociendo el pelaje de cada uno de nosotros, perdurará siempre. Nuestro primer contacto, qué casualidad, fue por razón de la tórtola, como ahora: no decíamos lo mismo, pero pensábamos igual.

Desde entonces el Mundo, y felizmente nosotros mismos, ha y hemos avanzado mucho (seguimos siendo muy jóvenes aún). Al menos en caza algo hemos aportado, o al menos lo hemos intentado (algo que no todos han hecho).

Para que se diviertan los que no nos conocen, les diré que nunca nos hemos visto (aunque sigo creyendo que una vez comimos juntos en una misma mesa, sin saber ninguno de nosotros quién era el otro). La nuestra es una amistad epistolar, como tantas de las que se cuajaron siglos atrás, de mar a mar, con aquellos medios de comunicación tan lentos, tan lentos como un galeón, cuando la palabra de un hombre lo era. Hoy esto es raro, antaño fue incluso habitual; pero la palabra y la verdad es lo que puede unirnos a todos y entre nosotros, o no, con la Palabra y con la Verdad absoluta del de ahí arriba.

Un fuerte abrazo, con todo mi afecto y admiración. Miguel
29 jun. 09:37
josemiguelmontoyaoli
Amigo Lobón:

Gracias. Deberíamos hacer un club de los hartos de quienes hacen como si hacen. En realidad estamos hablando de ellos. ¿Sabes? conocí al que decían que era el verdadero Juan Lobón, que no solo fue un personaje de novela. Comparto contigo mi admiración por el personaje de la novela y por su autor.


Cuenta con mi amistad, si la aceptas. Me parece que eres de esa gente que ni se calla ni falla; especie en extinción en esta país de cagapoquitos.


Un fuerte abrazo. Miguel
29 jun. 09:45
josemiguelmontoyaoli
Amigo Coli:

Tu primer párrafo encierra la verdad de lo que está pasando con la caza menor en España. Simplemente está supramarginalizada y comienza a no interesar a nadie: "Cuando consigan que la tórtola no se cace, ¿alguien se preocupará de ella?, creo que no".

Hay dos colapsos posibles: un colapso biológico, cuando la biología se desploma y es exigible una moratoria; y un colapso estructural, cuando lo que se desploma es la sostenibilidad y es preciso un cambio de modelo de manejo. Estamos con la tórtola en este segundo.

Lo dices claro: el desplome de la sostenibilidad, por fracaso del modelo de manejo seguido, lleva al desinterés social.

El colapso biológico todo el mundo lo ve y lo denuncia, el colapso estructural es solapado y perverso: solo los más avezados lo descubren.


Un saludo. Miguel
01 jul. 23:27
Fuente Andrino  
Querido y respetado amigo José Miguel Montoya Oliver, mi admiración por tus libros y artículos publicados data desde antes de que te despidieras de una revista mediante el título de un famoso tango. Tango … de obligada interpretación en aquellos escenarios que se improvisaban en los pueblos quitándoles las cartolas a dos carros donde el acordeonista y el batería se emocionaban y nos emocionaban interpretando tangos y boleros …
Después, mi docto amigo, llegó a mis manos el libro 1º que citas en la BIBLIOGRAFÍA de la entones Federación Española de Caza 1.992. “La tórtola y la codorniz en España: Estado actual de estas especies cinegéticas”. Estudio previo. (inédito). Pues bien, a partir de ese libro te he seguido tanto a ti, como a tu señora María Luisa Mesón García con quién llevas a cabo muchas publicaciones.
Evidentemente, tu prosa es la de un doctor ingeniero superior de montes que además ejerce como profesor y ha pisado campo bajo varias disciplinas, pero … la entendía a la perfección y un libro que no lo entiendan esas mujeres que lloraban cuando el ciego en vez del acordeón se colgaba la guitarra y cantaba: “La hija de Juan Simón”, no merece la pena de ser leído. Mea culpa, suelo utilizar el Latín y algún que otro desliz como consecuencia reminiscente de un pasado informático de casi 40 años que no lo hubiera soñado cuando dormitaba encima del trillo tirado por semovientes. Pero añoro más mis campos de Castilla haciendo lo que hicieron mis generaciones anteriores y los emulo en lo que puedo. Aun cuando a veces ser autodidacta, altruista o poseer un saber empírico necesita apoyarse en la ciencia y cuando no lo hago o no lo puedo hacer, lo lamento y escribo y digo lo que veo. A veces lo mezclo y lo jodo todo. Pero pido perdón y rectifico de inmediato sin arrugarme jamás ante nada ni ante nadie.
Es verdad. Te admiro y confieso que al escribir muchos artículos he tenido tus publicaciones a la vista. Pero recapacito y pienso: también muchos ingenieros de montes tuvieron los textos del profesor Montoya. ¿Y?.
No me conoces debido a que soy un hombre muy solitario. Cazo, pesco, fotografío, escribo, etc. pero siempre sólo. No me gustan las comilonas ni los “fiestorros” y como no bebo ni fumo, me aburro. Pero no soy pusilánime cuando cojo el micro para dar mis charlas, presentaciones, etc. Ni me acojono en los programas de radio donde estamos varios contertulios, aun cuando ahora sólo hago de forma continua una intervención semanal en ONDA VASCA – Desveda.
UN ABRAZO
PAZ Y BIEN

 

Leer más
Otros artículos de José Miguel Montoya Oliver

Ingeniería de la tórtola
(21/06/2018)

Economía de la caza
(31/05/2018)

Sostenibilidad rural
(22/04/2018)

Lo social y la caza
(15/03/2018)

Restauración de la perdiz: El estado de normalidad
(01/02/2018)

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (219916 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (185158 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (172176 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (127015 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (119980 lecturas)