La caza y los medios de comunicación: Rafael Lurueña

Nuestros compañeros de Cazaworld publicaron el pasado diciembre un espléndido trabajo en el que, después de contactar con diferentes responsables de medios de comunicación cinegéticos, hablan sobre la imagen que la caza tiene en la sociedad actual. Lo que viene a continuación es la entrevista a Rafael Lurueña, responsable de Club de Caza.

Cazaworld | 01/03/2017

3323 lecturas

—¿Cuándo nació el medio de comunicación que dirige y cómo ha evolucionado? ¿Cómo lo definiría?

El origen de Club de Caza se remonta al año 2002, en el que algunos visitantes de cazar.com se juntan cuando esta emblemática web desaparece, montando un nuevo lugar donde poder continuar debatiendo en sus foros y chat, que por aquel entonces era lo que los usuarios de webs de caza utilizaban. Desde sus inicios, Club de Caza aglutinó la comunidad más importante en cuanto a número y calidad de visitantes de internet, lo que unido a poder contar con colaboraciones de empresas, entidades y personajes del mundo de la caza, le permitió posicionarse como medio de referencia entre las páginas de caza en habla hispana, siendo la única que ha sobrevivido y ha sabido mantenerse desde aquellos inicios que compartió con otras como Canana, Fedecaza, o la primera apuesta que la revista Trofeo realizó en aquellos años, y siendo durante mucho tiempo la referencia para todas las que se ponían en marcha. Con la aparición de las redes sociales, y el aumento de empresas y medios interesados en explotar las posibilidades de internet, es un medio que ha sabido adaptarse a los cambios demandados por los usuarios, continuando en la brecha y manteniéndose como la página más veterana del sector.

Definir Club de Caza es complicado. Es un medio que siempre ha carecido del carácter comercial que marca a los medios del sector cinegético en España, lo que le ha dado una independencia a la hora de opinar sobre las empresas y entidades que, por razones comerciales o empresariales, otros medios no pueden tener al no poder enfrentarse con empresas o entidades que tienen un peso importante a la hora de mantenerlas económicamente. Además, siempre ha procurado separarse del aspecto más comercial de la caza y fomentar la formación e información de lo que sucede en el sector, lográndolo mediante colaboradores de lo más dispares y que incluso pertenecen a entidades enfrentadas, lo que ha permitido a los usuarios conocer los distintos puntos de vista que pueden existir en la caza. Club de Caza ha sido siempre un lugar abierto a todas las opiniones, por lo que si hubiese que definir el medio con algunas palabras, posiblemente serían diversidad, objetividad e independencia.

—¿Qué valoración cree que tiene la sociedad actual de la caza?

Distorsionada. La valoración está claramente sesgada por intereses partidistas y una exposición de la caza y otras facetas del mundo rural totalmente desvirtuada y ajena a la realidad. La sociedad urbanita, desconocedora de la realidad rural, se cree lo que le cuentan, llegándole únicamente los valores o situaciones que puntualmente se producen de forma negativa, pero que son las que “venden” desde el punto de vista informativo y social. La sociedad urbana actual solo conoce el mundo rural por los medios generalistas y por tanto solo tiene información desvirtuada y puntual, ya que las noticias no reflejan otra cosa que lo que por una u otra razón, se puede resaltar. Es como conocer de Alepo únicamente su situación en el conflicto actual, sin tener conocimiento alguno de su cultura, su historia, sus religiones, sus tradiciones o su gastronomía.

Por supuesto, habría que tener en cuenta que también dentro del mismo sector existe una valoración de la caza muy distinta de la que las buenas prácticas recomendaría, lo que abre más la brecha entre sociedad cazadora y no cazadora. El problema no solo está en la valoración que se hace de la caza por la sociedad, sino en la valoración que los propios cazadores tienen de la caza.

—¿Cree que la imagen que tiene la sociedad de la caza ha cambiado? Si es así, ¿cuáles podrían haber sido los motivos?

Esta es una pregunta muy ligada a la anterior. La imagen de la sociedad claro que ha cambiado por dos simples razones: una, que el mundo urbano se ha alejado del rural, y otra, que el único contacto que la sociedad actual tiene con el mundo rural es por medio de las noticias que puede ver en los medios generalistas y que, como ya se ha comentado, nada tienen que ver con la situación real sino que únicamente resaltan aspectos puntuales, generalmente, negativos.

—La imagen de la caza que se da por las redes sociales (RRSS), ¿cómo la valoraría en términos generales?

Exageradamente sesgada. La caza en las redes sociales se ha globalizado, se ha generalizado haciéndose mundial y olvidando que hay “muchas cazas”, o muchos matices dentro de “cada caza”. No son iguales las modalidades, las costumbres, las legislaciones, las artes, ni nada en el mundo de la caza, si tenemos en cuenta las distintas culturas y situaciones dependiendo de un factor clave como es el geográfico. Las redes sociales han juntado a todos los cazadores mezclando en sus opiniones la caza en la Patagonia con la caza en Almería, en Karoo, Düsseldorf o en Lugo, cuando no son iguales, formando un pequeño batiburrillo cinegético que genera confusión y discusiones incluso dentro del sector, como para no generarlas fuera de él. Sin un moderador y con la poca cabeza que tienen muchos al debatir, las redes sociales se han convertido en una casa de locos con miles de personas que quieren imponer sus criterios sin pararse a entender que todo depende en ocasiones del dónde, el cuándo y el quién.

—¿Cómo valoraría la imagen que se transmite a través de medios tradicionales como son los impresos?

Entiendo que la pregunta se refiere a España y entonces opinaré que equivocada, poco didáctica, comercial, y en demasiadas ocasiones poco acertada en sus contenidos por la falta de calidad de quienes escriben o hemos escrito, que muchas veces no tenemos los conocimientos suficientes para poder opinar ni para saber transmitir. Además, hay una clara falta de profesionalidad y de medios adecuados para poder realizar una buena labor de comunicación. Basta con echar un vistazo a los medios y observar que están gestionados por veterinarios, contables, biólogos, ingenieros de montes, comerciales y todo tipo de profesionales ajenos al periodismo. En estas condiciones es imposible que se pueda realizar un buen trabajo de comunicación y transmitir de forma adecuada ningún tipo de valor, imagen, información… absolutamente nada. Los medios de comunicación cinegéticos en España están a años luz de los de otros países con gran tradición cinegética y, por tanto, esa falta de calidad repercute negativamente en la imagen, contenidos y en cualquier fondo que se pretenda divulgar o transmitir.

—La imagen que tiene la sociedad de la caza y del cazador, ¿cree que es producto de lo que se ofrece a través de las RRSS y los medios tradicionales? Si no fuera así, ¿a qué cree que se debe esa imagen?

Solo tiene que subirse uno en un vagón de metro y ver a todo el mundo con el móvil en la mano para entender que la sociedad actual está absorbida por la información vía internet. La sociedad no piensa, no analiza, no valora, sencillamente se cree y repite lo que escucha. Si lo que le transmite internet en concreto, y los medios tradicionales puntualmente, sobre la caza es negativo, la imagen será siempre negativa. Desde el desconocimiento y sin un mínimo análisis de la mayoría de la sociedad de cada información, pero será siempre negativa.

—¿Cree oportuna una defensa activa de la caza o no es necesaria?

Organizada, meticulosa, pensada milimétricamente y muy estudiada. En la sociedad actual lo que se tiene que hacer es vender un producto. Por tanto la defensa de la caza se debe plantear con una visión comercial de venta de producto. Muchas entidades, medios y personas se lanzan a una defensa activa de la caza que siempre termina por volverse contra ellos. La sociedad y las partes interesadas, que actúan de forma más inteligente y preparada, terminan por dar la vuelta a la tortilla y beneficiarse de las campañas en defensa de la caza, generalmente mal enfocadas, para empeorar todavía más su imagen. Faltan profesionales. La buena voluntad no suple el conocimiento, la organización y la calidad necesaria para desarrollar una defensa activa de la caza.

—La imagen de la caza en la sociedad, ¿puede llegar a convertirse en un concepto ampliamente respetado? ¿Cómo podría lograrse esto?

En la actualidad todavía queda gente en Alemania convencida de que Hitler era un gran mandatario… lo que demuestra que Paul Joseph Goebbels fue un genio como ministro de Ilustración Pública y Propaganda. Son innumerables los ejemplos de productos, personas o aspectos, que son verdaderas aberraciones y una buena campaña los convierte en modas. Cualquier producto se puede vender. Y la caza, que puede ser un buen producto, debería de poderse vender bien.

En otro orden de cosas, el sector cinegético debería, lo primero, planteare si vender el producto que ahora tiene o mejorar el producto y luego venderlo. Personalmente sería partidario de mejorar el producto primero para luego vender la caza, no la pachanga dominical que en muchas ocasiones ahora mismo se entiende por caza en este país.

—Cualquier valoración que quiera añadir sobre los conceptos. Caza, imagen, sociedad, medios de comunicación, etc.

La valoración que se debe hacer de esos conceptos es que están todos unidos y vinculados unos a otros. Son como los componentes de un modelo econométrico en el que el movimiento en un sentido de uno de ellos provoca movimientos en los otros. Eso es lo que precisamente han de valorar los que están encuadrados en cada uno de esos conceptos para entender que se han de dar los pasos de forma conjunta para lograr resultados que beneficien a cada uno de esos conceptos y al conjunto de ellos.

Cazaworld

 

 

Leer más
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (203623 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (164617 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (155296 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (116709 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (116191 lecturas)