Artículos de Diego

¬ŅUna justificaci√≥n?

Diego

Amanec√≠a en la sabana, perd√≥n, amanec√≠a en la terrible estepa rusa, mi amigo recorr√≠a nervioso la estancia, las viejas tablas que formaban el suelo de la caba√Īa de caza, cruj√≠an escandalosa y lastimeramente bajo sus botas. La imagen del enorme oso fundiendo su negrura con la de la noche se repet√≠a una y otra vez en la noche, el hombre de la escopeta de ca√Īones recortados y el peque√Īo perro, hab√≠a mantenido fijo el foco, el gran oso erguido y de espaldas proyectaba su sombra contra la siembra en la que se alimentaba, el fallo parec√≠a imposible, sin embargo el proyectil 300 W M√°gnum, esta vez no encontr√≥ su objetivo.

Opinión.
0
3 de noviembre de 2002

La Caza

Diego

Amanec√≠a en la sabana, mi amigo descorri√≥ la cremallera de su tienda y sali√≥ al exterior, el sol africano ba√Īaba de fuego la interminable llanura, cerr√≥ los ojos, la imagen del gran b√ļfalo desplom√°ndose a escasos metros de sus pies, abatido por el certero disparo de Nik, el profesional, se repet√≠a una y otra vez en su cabeza, todav√≠a sent√≠a el temblor en sus piernas, se habr√≠a percatado aquel alto y rubio cazador de que el intenso terror le hab√≠a atenazado los m√ļsculos, impidi√©ndole disparar sobre el animal herido, record√≥ su sonrisa y el breve movimiento de cabeza a izquierda y derecha y comprendi√≥ que s√≠.

Opinión.
0
12 de octubre de 2002
Categorías
Adiestramiento
Agricultura
Armas
Asociaciones
Caza
Codorniz
Concursos
Conejo
Corzo
E.E.C.
Ecologismo
Equipamiento
Federación
Formación
Galgos
Gestión
Internacional
Jabalí
Legislación
Lince
Modalidades
Montería
Opinión
Paloma
Perdiz
Perros
Reclamo
Tiro
Veterinaria
Zorro

 

 

Autores